Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Murcia

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Murcia

Residencias de ancianos en Murcia

Las residencias para ancianos en Murcia son instituciones que brindan asistencia especializada con el objetivo de ser una opción de alojamiento, ya sea de forma temporal o permanente, para personas mayores que por cualquier motivo necesitan un nuevo lugar donde residir, donde puedan relacionarse y recibir una atención especializada e integral en beneficio de su desarrollo como persona.

El tiempo libre que actualmente tienen muchas personas tras la jubilación se ha convertido en un área que ha centrado la atención tanto de la administración pública así como de instituciones de carácter privado que tienen relación con los adultos mayores. Como se sabe, cuando llega el momento de la jubilación toda persona tiene en mente ¿qué sucederá después? Puesto que el tiempo que empleaba en su trabajo ahora puede convertirse en eternas horas libres que no están destinadas a realizar ningún tipo de actividad, y además en muchos casos los familiares de dichas personas tampoco tienen la disponibilidad del tiempo necesario para acompañarlos o cuidarlos. A pesar de que evidentemente existen patologías como la artrosis -sea de cadera, sea de columna, etc.- o las dificultades de audición comunes a esa edad, actualmente muchas de las personas que se jubilan aún cuentan con unas magníficas condiciones de salud y una buena condición física, así que esto les permite mantener un nivel de vida bastante activo. Por la naturaleza de los trabajos que se realizaban hace 100 años, la esperanza de vida no era mayor a 50 años y llegar a la jubilación era un gran desafío, o las personas llegaban a la jubilación pero con un desgaste físico extremo que no les permitía gozar de la condición de jubilados. Hoy en día con los avances tecnológicos y sanitarios, las nuevas formas de trabajo y un mejor cuidado personal, se ha producido un gran aumento en la esperanza de vida y esto ha provocado que el número de personas jubiladas haya aumentado en gran medida con respecto al número de población total.

Esta es una de las razones del aumento de las residencias de ancianos en Murcia destinadas a cuidar a personas jubiladas y ya mayores, así como a emplear su tiempo en actividades que los hagan sentirse útiles y que fomenten su comunicación y relación con los demás.

Al contrario que los centros de día, tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son la valoración del uso de sujeciones físicas, de hospitalización, de casos de defunción, etc.

Las residencias para mayores deben garantizar ciertos derechos, que son inherentes a la persona y que deben fundamentarse en la dignidad e integridad del ser humano.

Privacidad e intimidad

Una anciana en su habitación

Una anciana en su habitación

Se debe garantizar que la persona residente cuente con lo siguiente:

  • Siempre que lo desee, pueda utilizar su habitación ya sea solo o con sus familiares.
  • Pueda cerrar la puerta de su habitación.
  • Que pueda elegir el personal que desea que le atienda.
  • Que se respete su vida privada.
  • Que tenga acceso a las llamadas telefónicas en privado.
  • Que pueda guardar bajo llave todos sus objetos personales y de valor.
  • Que se garantice la privacidad de los expedientes personales.

Independencia

Se debe garantizar que:

  • Cada persona pueda expresar libremente sus opiniones, y a no ser juzgado por sus gustos y preferencias.
  • Que disponga del tiempo necesario y suficiente para realizar todas las actividades cotidianas que puede realizar por sí mismo.
  • Las personas que están en condiciones de inmovilización deben estar revisadas por un médico y personal especializado.
  • Las personas deben ser atendidas de forma que siempre tengan buena presencia física, que estén vestidos, aseados y peinados.
  • Las personas que se encuentre en condición de residentes deben haber optado libremente la permanencia en el centro.
  • Los empleados del centro deben llamarlos por su nombre y de una manera respetuosa.

Libertad de elección

Las residencias de ancianos en Murcia deben garantizar que:

  • Cada persona pueda elegir libremente los lugares donde quiere permanecer dentro de la institución.
  • Cada residente debe contar con un horario propio, que le brinde el tiempo necesario para realizar sus actividades cotidianas como levantarse, comer, terapias, dormir, entre otras.
  • La persona pueda abandonar la residencia cuando por algún motivo ya no se sienta cómoda; eso no obstante no quita que la residencia deba tener protocolos de prevención de salidas involuntarias.

Las funciones de la enfermería

El desempeño del rol de enfermero/a está ligado con los cuidados suministrados y debe cumplir con las siguientes características:

  • Debe existir diferencia con los cuidados empleados por no profesionales.
  • Se debe basar en principios éticos, científicos y humanos.
  • Las intervenciones de asistencia siempre deben estar basadas en evidencia científica.
  • Ser responsable en todo momento.
  • Analizar con instrumentos y conocimiento enfermeros en función de respuestas humanas previamente identificadas.
  • Identificar las situaciones de riesgo y prevenirlas.
  • Identificar patrones de comportamiento inapropiados en situaciones de salud y buscar la solución apropiada. Todo esto se puede realizar a través de la valoración geriátrica integral.
 

Todo esto permite:

  • Ofrecer cuidados individualizados.
  • Promover el autocuidado.
  • Evitar la dependencia, impulsando las propias capacidades.
  • Mejorar la calidad de vida de cada una de las personas.
  • Evitar el gasto excesivo tanto para las personas así como para la institución.
  • Atender y brindar asistencia a la persona de la tercera edad y a su familia en el proceso del fallecimiento.
  • Conocer las necesidades de todo el proceso de formación de enfermería.
  • Participar de forma activa y potencial en su formación continua.
  • Crear actividades de educación para la salud con los residentes y sus familiares.
  • Actualizarse a través de actividades de formación continuas enfocadas a las áreas de desarrollo asistencial.
  • Asistencia en la gestión de los cuidados a los residentes.
  • La organización de enfermería en el diseño y ejecución de los cuidados.
  • Elaboración de informes para analizar los problemas que han sido identificados como consecuencias de acuerdo al plan de acción previamente diseñado.

Los familiares del residente pueden estar tranquilos respecto a la cualificación de los profesionales del centro ante el tratamiento de posibles complicaciones de salud que puedan aparecer, pues cuentan con una serie de protocolos para ello: de alteraciones de nutrición, de actuación ante úlceras por presión -y también de prevención de las mismas-, de rehabilitación-fisioterapia, etc.

Algunas residencias de ancianos en Murcia tienen ciertos problemas que deben ser solventados para mejorar la calidad de vida de las personas que hacen uso de estas instituciones. En primer lugar deben evitar que sus empleados se dediquen exclusivamente a la atención física, y no presten la atención debida a las condiciones psicológicas de los residentes.

Deben evitar que se fomente la dependencia al realizar tareas cotidianas que muchas veces los residentes pueden realizar por sí mismos, ya que esto conlleva a una vida más sedentaria, agravando su salud y afectando gravemente la autoestima de estas personas.

La infantilización es un proceso en el cual se trata a los ancianos como si fueran niños, controlándoles las actividades que realizaran, así como las conductas que presentan. Para los empleados de algunas residencias esto presenta mayor comodidad, porque generalizan los horarios y de una sola vez prestan asistencia a todas las personas por igual, y al mismo tiempo no tienen que atender las necesidades individuales; pero esto afecta gravemente la dignidad de cada persona que ahí se encuentra residiendo.

Siempre se debe tener en cuenta que las personas de la tercera edad han seguido un proceso inevitable de la vida, y que día a día han perdido fuerza y movilidad psicomotriz pero no por ello son personas incapaces, necesitan un poco de ayuda, pero siempre mantienen el mismo valor como seres humanos y se merecen ser tratados como tal, con respeto y dignidad.

Las residencias de ancianos en Murcia deben ser hogares que potencien la independencia, el desarrollo y el autocuidado de cada una de las personas que ahí se encuentren, que cuenten con privacidad, que se trabaje en su autoestima y que mantengan una vida lo más plena posible. Todas estas características asegurarán que la última etapa de vida sea hermosa y digna. Las personas que presten servicio en estas residencias deben ser entregadas, que ayuden a los mayores a sentirse útiles y amados, que no solamente se encuentran esperando el día de su muerte, sino que están gozando de un periodo de descanso después de haber trabajado tantos años.

Como conclusión se puede decir que residencias actuales tienen el conocimiento así como la capacidad para impulsar a las personas de la tercera edad a mantener una vida de autodesarrollo, retrasar la dependencia y mejorar la calidad de vida, fomentando los procesos de aprendizaje y educación en salud.

Todas las residencias de ancianos tienen perfectamente delimitadas sus líneas de actuación ante cualquier circunstancia que pudiese surgir a lo largo de la estancia, y es por ello que establecen una serie de protocolos de ingreso, de adaptación, de estimulación en planta, de psicogeriatría, de casos de conductas agresivas, etc.

PROTOCOLO DE ACOGIDA DE RESIDENTES

Con el protocolo de acogida en las residencias de ancianos se intenta conseguir la total integración del residente en cada centro, así como la implicación de su familia para conseguir el mejor estado anímico del residente y además lograr un entorno casi familiar en el que el residente y su familia estén muy cómodos.

Siempre se diferencian dos tipos de acogida distintas según el factor cognitivo de cada persona residente, y por tanto se diferencian dos tipos:

  1. Residente que no tiene deterioro cognitivo alguno o deterioro cognitivo leve.
  2. Residente que sí tiene un deterioro cognitivo importante

Este protocolo está pensado y va dirigido a los residentes y a sus familiares.

1- RESIDENTES SIN DETERIORO COGNITIVO O CON UN DETERIORO LEVE

Fase pre-ingreso o primera entrevista. Se diferencian dos fases en la primera entrevista:

Primera fase: Lo principal es obtener la máxima información del futuro residente y de su familia. Hay que dirigirse al nuevo residente para que efectúe su presentación y además también nos presente a su familia. Nos comente los motivos de su ingreso en una residencia de ancianos y todas las circunstancias de la decisión de ingresar en la residencia. El personal del centro siempre tendrá una posición de escucha activa intentando realizar preguntas muy abiertas con las que el residente informe de todo lo que se quiera saber. Hay que intentar que la familia participe, pero nunca el futuro residente puede pasar a un segundo plano, para evitar malos entendidos debido a las diferentes opiniones que puedan existir entre los familiares.

Es muy fundamental observar la comunicación verbal y la no verbal del residente mediante una actitud de observación permanente.

Hay que conseguir crear un ambiente agradable en esa primera entrevista, que no se interrumpa con llamadas u otras visitas, logrando un espacio de intimidad que permita la mejor comunicación posible entre el residente y la persona del centro que lo atiende en ese primer día y realiza el ingreso.

Debe explicarse a su familia que normalmente es necesario un periodo de adaptación de al menos 15 o 30 días. Debe insistirse en que el trato que se ofrece al residente, siempre será cordial y familiar. Siempre se llamará de usted al nuevo residente salvo que él mismo pida lo contrario.

Segunda fase: es muy importante explicar todo el funcionamiento de la residencia de ancianos y en especial detalles como:

  • Horario de visita de la familia
  • Horarios de las comidas
  • Dietas disponibles
  • Detalle de todos los servicios que se ofrecen: lavandería, podología, peluquería y otros servicios adicionales
  • Horarios de visita del médico
  • Todas las actividades lúdicas previstas
  • Ubicación del buzón de sugerencias y reclamaciones a disposición de residentes y familiares
  • Organización de la higiene del residente.
  • Precio de la mensualidad

La hoja de pre-ingreso debe reflejar la siguiente información:

  • Informes médicos acerca del historial sanitario del residente, la medicación que toma, fotocopia del D.N.I, fotocopia de la cartilla de la seguridad social
  • Detalle de todos sus enseres y su ropa marcada.
  • Datos personales del residente
  • Datos personales del familiar que será su responsable.
  • Teléfonos de contacto de los familiares.

Es importante advertir de la importancia de los objetos personales como las fotos. Siempre debe insistirse en que pueden pedir ayuda al personal del centro siempre que lo necesiten. La persona que realiza la entrevista enseñará todas las instalaciones del Centro tanto al residente como a su familia. Tras cada visita se resolverán todas las dudas que puedan haber aparecido. Una vez resueltas, se fija una fecha para el ingreso.

Este primer contacto con el residente y su familia es fundamental para dar una buena imagen de la residencia y mejorar la relación futura del residente con el personal del centro.

Fase de ingreso: Llegado el día del ingreso debe darse una atención especial y muy personal al recién llegado. La familia debe ser muy consciente de que el residente se ha mudado a un nuevo domicilio y que la labor de su personal será conseguir que la estancia sea lo más agradable posible.

Debe insistirse en la enorme importancia que tiene para el residente recibir visitas de sus familiares y amigos, que normalmente pueden ir a comer al centro si avisan con tiempo.

La persona responsable del centro que les atienda durante el ingreso les recibe primero en su despacho, donde preguntará por el estado anímico del nuevo residente en los días anteriores al ingreso. Siempre se le asignará una persona encargada de tutelar su ingreso.

En este primer momento del ingreso siempre se revisa que aporta todo lo que se le ha pedido y de que esté todo correcto. Si está todo bien, se firmará el contrato y se facilita a los familiares el reglamento de régimen interior además de una copia del contrato para su revisión con tranquilidad. Los familiares podrán preguntar cualquier duda que les surja sobre el contrato.

Se deben respetar todos los sentimientos y los recuerdos que puedan aparecer por la ansiedad que provoca esta nueva situación.

Una vez firmado el contrato, se les vuelve a mostrar las instalaciones, se presentará a los demás residentes y a todos los trabajadores del centro encargados de su cuidado.

Una vez hechas todas las presentaciones se acompañará al nuevo residente y su familia a la habitación que se le haya asignado, y si es compartida se le presentará primero a su compañero/a de habitación. Una vez presentados se les dejará solos en la habitación para que puedan ordenar todos sus objetos personales.

2- RESIDENTES CON DETERIORO COGNITIVO

Si existe deterioro cognitivo (demencia senil en cualquiera de sus grados, alzhéimer, etc.) cambia totalmente el trabajo a realizar en el centro ya que toda la información necesaria será aportada solamente por la familia que será la única que puede tomar cualquier decisión sobre el cuidado del residente.

  • Fase preingreso: debido a sus limitaciones el residente no podrá estar presente en la primera entrevista y su familia deberá proporcionar toda la información sobre su situación. Toda la fase del pre-ingreso se llevará a cabo igual que con una persona sin deterioro cognitivo pero hablando sólo con la familia en lugar de con el residente.
  • Fase de ingreso: En el momento del ingreso siempre se presentará el personal al residente y si fuera posible se le pedirá que nos presente a toda su familia. Esta pequeña prueba nos dará información acerca del nivel cognitivo que esa persona tiene. También nos dará una orientación acerca de qué tipo de comunicación verbal podremos utilizar con él.

Las conversaciones deben utilizar frases muy cortas y claras y siempre con un tono de voz muy suave. Como a todos los demás residentes se le tratará siempre de usted y por su nombre.

El resto del proceso de acogida en la residencia de ancianos de Murcia será idéntico al de un residente sin deterioro cognitivo.

Tras el ingreso siempre se realiza una exploración física para evaluar su estado general y se concertará una cita con el médico en un plazo máximo de 24 horas.

En el momento del ingreso, el centro debe tomar los siguientes datos:

  • Datos personales.
  • Datos médicos y sanitarios como las enfermedades que padece y haya padecido, las alergias, la medicación que toma, las posibles necesidades de atención en la enfermería y si tiene alguna limitación en su dieta diaria.
  • Se valorará su independencia o dependencia funcional.

En las primeras semanas siempre se realiza la valoración inicial que debe incluir:

  • La valoración acerca de su dependencia o independencia en su desarrollo de las actividades de la vida diaria.
  • Su valoración cognitiva.
  • Su evaluación psicomotora.
  • Análisis de la existencia del riesgo de úlceras.
  • Una ficha con todos sus datos de necesidades de enfermería.
  • Una ficha con sus datos funcionales físicos.
  • Una ficha con la valoración de su capacidad para relacionarse.
  • Análisis de su actitud y su motivación para participar las actividades de la residencia.

Los primeros días en el centro son siempre los más importantes para el nuevo residente. En esos días siempre debe sentirse escuchado, bien acompañado y muy querido. Cada día se debe mantener una pequeña conversación para detectar sus inquietudes, necesidades, posibles quejas o simplemente sentirse atendido. En estas pequeñas charlas se le pregunta por sus aficiones, qué le gusta hacer y se le debe informar de todas las actividades programadas en el centro, animándolo a participar en ellas.

Antes de que transcurran los dos primeros meses siempre se realiza un plan de atención personalizado de cada residente, que comprenda todas las disciplinas, fijando objetivos claros y creando una planificación de todas las actuaciones con el residente.

Se debe insistir a la familia de la necesidad de mantener un contacto por teléfono lo más frecuente posible, para que sienta muy cerca a su familia. Ese contacto siempre se facilita en todo lo posible y también se facilitará mantener el contacto con todos sus amigos y vecinos, que siempre podrán acudir verle al centro y a disfrutar de un buen rato con ellos, incluso comer juntos y salir a pasear fuera del centro.

Se planificará un régimen de visitas de los responsables del centro con los familiares para mantenerles informados del estado general del residente. También es muy importante conocer cómo están viviendo los familiares esta situación, y por tanto es muy importante escucharlos, intentar entender todos sus problemas que tengan que ver con el residente ya que conocerlos permitirá mejorar la relación y un mejor cuidado de su familiar.

Siempre debe mantenerse informados a los familiares de todas las actividades que se realicen como fiestas y actividades extras a las que serán invitados.

Es importante conocer la opinión de los residentes y de los familiares mediante la realización de encuestas con los residentes sin deterioro cognitivo o deterioro cognitivo leve y con los familiares si se trata de residentes con deterioro cognitivo grave (derivado de algún ictus, por ejemplo).

Pasado el primer año debe realizarse la evaluación de todos los objetivos planificados, también debe hacerse un nuevo estudio cognitivo, emocional y funcional para analizar la evolución del residente y en función de los datos analizados fijar nuevos objetivos con todas las actuaciones necesarias.

Residencias de ancianos en Murcia: noticias relacionadas

Los derechos para las personas de la tercera edad

Las personas de la tercera edad tienen todo el derecho de recibir información sobre las instituciones que prestan servicios para una atención integral. Recibir orientación y capacitación sobre la salud, la higiene y la nutrición, de esa manera favorecen el bienestar físico y mental. Realizar el testamento con toda libertad, sin que intervengan otras personas. Ser integrados a los programas de asistencia social cuando estén en situaciones de riesgo. Recibir atención médica en cualquiera de las instituciones del sistema nacional de salud. Así también tienen derecho a recibir seguridad social que les garantice el derecho a proteger la salid, a la asistencia médica y a los servicios que sean necesarios para tener un bienestar optimo. Este sector de la población puede ser incluido en los programas de educación y capacitación en cualquier de sus niveles para mejorar su calidad de vida.

Así también, las personas de la tercera edad tienen derecho a un trabajo por medio del cual tengan oportunidades en condiciones iguales para su acceso, siempre que las cualidades que posean las personas califiquen para el desempeño y tienen derecho a recibir un ingreso propio para mantener su calidad de vida.

Tratar el estrés en la tercera edad

Se sabe que no es posible evitar el estrés, pero si se puede manejar para preservar la salud y conservar el bienestar. Lo primero que se debe hacer es identificar la causa de estrés y buscar una manera de liberarlo. Algunos consejos son: 

  • Ser positivo, porque los pensamientos positivos pueden hacer la diferencia.
  • Moderar el propio ritmo. No tratar de abarcar demasiadas cosas a la vez, porque se debe ser consciente de las limitaciones.
  • Tener objetivos y expectativas realistas.
  • Dormir lo suficiente. Si tiene problemas para dormir, debe comentarlo con el médico. Si consume bebidas con cafeína y alcohol puede afectar la capacidad para dormir bien por la noche.
  • Hacer ejercicio y tener una dieta alimenticia balanceada. 
  • Planificar el tiempo para sí mismo.
  • Intentar practicar técnicas de relajación.
  • Hablar frecuentemente con algún familiar o amigo o escribir en un diario personal.

Lo que se recomienda, es que la persona realice actividades que le permitan sentirse bien y mejor, actividades que le produzcan alegría y bienestar, de esa manera podrá liberar el estrés y conserva la salud, la independencia, la autoestima y tendrá una vida plena.

La comunicación es importante para evitar la depresión en los adultos mayores

Conocer a la persona de la tercera edad significa ser receptivo ante las necesidades y posibilidades que presenta, se le tiene que brindar confianza y seguridad para darle un mejor espacio de realización personal. También es importante hacer una planificación de las actividades físicas y recreativas que va a realizar para contrarrestar el sedentarismo, pero todo debe ser acorde a su estado de salud para contribuir al mantenimiento de un cuerpo y una mente sanos y activos. Fomentar una vejez sana, no solamente es tener alimentación, salud, higiene y  un hogar, también es muy importante que tenga una vida útil, que sea independiente y productiva. Continuar viviendo incluido en la sociedad evita la depresión, que es un padecimiento que no solo se debe al envejecimiento sino también a la inactividad y a la falta de afecto de la familia y de la comunidad.

Es importante hablar con los adultos mayores porque ellos siguen siendo creativos, su experiencia y sabiduría aportan ventajas a la resolución de problemas grupales. También comunicarse con personas de la tercera edad asegura una transmisión de valores y fomenta la dignidad en todas las edades.

La hiporexia en la tercera edad

La hiporexia es la falta de apetito, esto se presenta mucho en la tercera edad, lo primero que se debe hacer es detectarla, por eso es importante conocer que está comiendo el adulto mayor y en que proporciones lo hace. Si se descubre que no está comiendo lo suficiente y de manera adecuada es necesario identificar si necesitará solamente de un tratamiento dietético o si también se deberá acompañar con un farmacológico, eso lo determinará un médico profesional.

El trato hacia una persona con falta de apetito debe ser cuidadoso porque si se intenta  que a la fuerza ingiera una gran cantidad de comida, lo que resultará es que se intensificará más el rechazo. Por eso frente a la falta de apetito lo que más se recomienda es seguir una dieta fraccionada, es decir, que coma poco pero frecuentemente y que sean platos enriquecedores. El plato debe contener mucha energías y proteínas, por ejemplo si se hace un puré de verduras se puede usar clara de huevo para que se enriquezca en proteínas o se le puede colocar queso, además de esa manera el plato obtendrá un mejor sabor y lo comerá con gusto.

Cuidar a un adulto mayor en casa

La decisión de cuidar a una persona de la tercera edad en la casa propia es una cuestión que se debe conversar con la familia completa, porque existen varios factores que se deben tener en cuenta. Todo depende de la condición en la que se encuentra la persona de la tercera edad, pero lo básico es darle los cuidados fundamentales que se relacionan con la higiene, la alimentación y la salud. También, es necesario que a la persona de la tercera edad se le aliente a realizar actividades que incrementen la estimulación física, mental y sobre todo mostrarle afecto.

También si una persona mayor está en casa, se debe tener la precaución de evitarle caídas, por medio de una buena iluminación más en áreas de riesgo como escaleras, baño, cocina y dormitorio, os cables eléctricos deben estar pegados a la pared, si los pasos de la persona de la tercera edad es inestable debe utilizar bastón o andador, la persona de la tercera edad debe usar zapatos ajustados con suela antideslizante, las pantuflas son una muy mala opción, pues con ellas es más fácil resbalarse y en la casa se deben colocar pasamanos.

Evite expresiones que dañen la autoestima de sus progenitores

“Qué joven se mira. Parece de 35. No aparenta la edad que realmente tiene”. Cuando una persona hace alguno de estos comentarios aparentemente elogiosos o positivos respecto de una persona de la tercera edad, está expresando implícitamente lo contrario: que lo bueno es ser joven, que la sociedad aprecia más la juventud, y que la vejez es sinónimo de un defecto.

Realmente son frases que reflejan el desconcierto, tanto de las propias personas de edad avanzada, como de sus familiares y seres queridos, ante el envejecimiento. Una incertidumbre que frecuentemente se transforma en la antesala del maltrato a los mayores.

De acuerdo a los expertos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) afirman que el maltrato en los adultos mayores se manifiesta en todas las clases sociales y en cualquier nivel socioeconómico. Lo que más llama la atención, es que en más de la mitad de los casos, los maltratadores son los hijos y, en cerca de un 10% de las ocasiones, están implicados los cónyuges.

Si no encuentra que expresiones  o qué conversar con su padre o madre, entonces busque ayuda de un profesional para que sea él quien le indique cómo hacerlo de forma que no hiera los sentimientos de su padre o madre.

Muchos son los beneficios de la actividad física en la edad adulta

A medida que se envejece se producen evidencias de modificaciones en el estado de salud física y sicológica. Esos cambios son inevitables pero se ha demostrado, que el ritmo de degeneración se puede modificar con la actividad física. En efecto, el ejercicio puede ayudar a mantener la condición física, el estado mental y los niveles de presión arterial de las personas de la tercera edad, porque los cambios están presentes en:

  • La masa metabólica activa
  • Los receptores sensoriales
  • Los riñones
  • El tamaño y función de los músculos
  • La respiración
  • El sistema esquelético
  • El aparato cardiovascular
  • Las glándulas sexuales
  • La médula ósea y los glóbulos rojos

Con la actividad física adecuada, aunque se empiece a la edad de 60 años, se puede incrementar de uno a dos años la esperanza de vida y ayuda a prevenir enfermedades. Se ha descubierto que las dos tercera parte de las personas de la tercera edad practican de manera irregular alguna actividad física. Por causa de la inactividad aparecen los riesgos de enfermedades crónicas como la hipertensión, las cardiovasculares, la diabetes y la depresión.

Ayuda para cuidar a las personas de la tercera edad

Las personas de la tercera edad siempre necesitan un poco de ayuda extra, porque a medida que envejecen, algunas actividades cotidianas se convierten en difíciles o confusas. Labores como las compras,  la limpieza, cocinar y pagar las cuentas se vuelven algo difícil de manejar. El envejecimiento y las enfermedades causan la necesidad de tener a una persona que les preste cuidados parte del tiempo.

Es posible que a cierta edad se comiencen a desarrollar discapacidades cognoscitivas, es por eso que los adultos mayores se vuelven olvidadizos o se confunden con mucha facilidad. Estas circunstancias hacen que vivan en residencias de ancianos o que contraten a alguien que les ayude. Sin importar cuál sea el caso, siempre se requiere del cuidado para mantener la calidad de vida que de otra manera no es posible.

También es bastante penoso ver que una persona cercana tiene dificultades por complicaciones que se relacionan con la edad. Asusta pensar en el momento en que alguien no puede cuidar se así mismo. Eso también les asusta a las personas de la tercera que no desean perder su independencia y calidad de vida. Siempre ayudar con discreción.

Fase de administración de la medicación y seguimiento del tratamiento

Es necesario que se preste atención a cómo será la preparación y la dosificación de la medicación que la persona de la tercera edad tendrá cada día. Los familiares deben comprobar que los adultos mayores han quedado enterados y que siguen las indicaciones para la administración de cada uno de los medicamentos. Comprobar que tienen no solamente los documentos relacionados con la medicación sino también los teléfonos del centro de salud, servicios de urgencias y emergencias, de la familia, entre otros que puedan ser útiles.

Se debe seguir la evolución de los tratamientos correspondientes, e informar al médico si no se encuentran eficaces, o si los resultados que se han obtenido de alguno de ellos no se corresponden con lo esperado. Por eso es bueno recordar lo indicado sobre rasgos específicos de las personas mayores, que se relacionan con la eficacia de la medicación y la propia reacción que tiene el organismo. Si los adultos mayores viven solos, y los familiares no los consideran capacitados, tienen que comunicárselos al personal médico correspondiente para que se busquen alternativas seguras, como el apoyo de enfermería de enlace, servicios sociales o una cuidadora.

Consejos para convencer a un adulto de tomar un baño

Se debe tener en cuenta si la depresión puede ser una de las razones que afecta la higiene, por eso se tiene que consultar con un doctor para conversar sobre la forma en la que algunos fármacos pueden motivar al ser querido para que desee mantener una rutina de higiene saludable. También es de tener en cuenta la forma en la que el pasado de una persona puede influir en los hábitos de limpieza. Según una persona haya sido criada, así pueden ser las expectativas que tenga del baño en la actualidad, una persona de la tercera edad puede haber sido criada con diferentes expectativas que se relacionan a la higiene y que eran diferentes a las costumbres actuales. Lo recomendable es buscar una solución al problema y no mencionar que fue criado de una manera inapropiada, o que en la actualidad existe una manera correcta de bañarse.

Se recomienda ser cuidadoso en todo momento. La terquedad que nace muchas veces de una mala experiencia. La terquedad puede surgir de una enfermedad también o de algún temor. En cualquier caso, se debe ser comprensivo con las necesidades de higiene reales.  

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Murcia

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.