Pediatras en Málaga

Los mejores especialistas médicos

Lactancia

Lactancia

La alimentación del lactante sano es muy importante por dos motivos: uno, que el niño se encuentra en un periodo de crecimiento, y necesita recibir un aporte plástico además de tener cubiertas sus necesidades basales; otro, porque la alimentación del lactante puede tener repercusiones cuando éste se convierta en un adulto. Es un tema primordial en las consultas de los pediatras de Málaga donde pueden resolverse las dudas más frecuentes en todas las madres.

La lactancia es la alimentación a base de leche. El concepto de lactante abarca el primer año de de vida. Existen tres tipos de lactancia del bebé.

  • Natural o Biológica: leche humana (actualmente materna).
  • Artificial: leche animal (vaca) o vegetal (aceite de soja).
  • Mixta: combinación de las dos anteriores.

De ellas, la lactancia natural, llamada también miológica, es siempre la recomendada y se realiza con leche de mujer. Se denomina materna si la leche procede de la madre, mercenaria si el lactante la recibe de otra mujer (nodriza) y mediante lactario si la leche procede de bancos de leche, donde se recibe de mujeres donantes, se higieniza y se almacena para distribuirla entre los niños que la necesiten. Para cada especie la leche es distinta porque se adapta a las características digestivas de sus miembros. Las proteínas de la leche son importantes porque su concentración está en relación directa con la velocidad de crecimiento de la especie.

Durante mucho tiempo la lactancia materna era la única fuente de alimentación infantil que garantizaba la supervivencia. La aparición de productos dietéticos capaces de sustituir con éxito a la leche de mujer ha conducido, en muchos casos, a un progresivo abandono de la lactancia materna. Los pediatras de Málaga señalan las siguientes causas de abandono de la lactancia materna:

  • Conceptos equivocados: creer que la lactancia natural es una función en regresión para la especie, considerar los pechos solamente como un instrumento erótico o pensar que la lactancia artificial es más segura.
  • Circunstancias laborales: trabajo de la mujer.
  • Presiones sociales: creer que corresponde a las clases sociales más bajas que no pueden permitirse el lujo de una lactancia artificial.
  • Estímulos comerciales: presentan a los niños alimentados artificialmente más gordos, pero lo que realmente ocurre es que están sobrealimentados.
  • Ignorancia de la técnica: sobre todo en primerizas.
  • Falta de interés sanitario: olvidando el apoyo moral que necesita la mujer cuando está dando el pecho o recetando precozmente los anovulatorios que interfieren con la lactancia.

Ventajas de la lactancia materna

La lactancia materna es la más recomendada

La lactancia materna es la más recomendada

La lactancia materna es la más recomendada

  1. La leche humana suministra una ración equilibrada para las necesidades y adaptada a las posibilidades digestivas del niño. Hay que tener presente que el estado nutritivo no es sinónimo de gordura, que sólo indica grasa en exceso y convierte al lactante en un posible futuro obeso.
  2. Menor riesgo de sensibilización alérgica: derivada del carácter homólogo de las proteínas de la leche y de su más fácil digestión y absorción. Se reduce la patología alérgica, tanto la cutánea como la respiratoria y la digestiva.
  3. Mayor protección inmunológica: la presencia de factores antimicrobianos en la leche de mujer proporciona una mayor resistencia frente a las infecciones intestinales y el mejor estado nutritivo protege de las infecciones de tipo general, especialmente de las respiratorias, al estar aumentada la inmunidad general.
  4. Mejor evolución psicológica: tomar el pecho refuerza los lazos afectivos entre la madre y el niño.
  5. Adaptación progresiva a las necesidades del niño: El calostro se produce hasta el cuarto día, es una secreción espesa, muy anaranjada por contener abundantes carotenos, rica en proteínas, minerales e inmunoglobulinas y pobre en hidratos de carbono y grasas. Hasta el décimo día se produce la leche de transición, cuando la mujer empieza a secretarla tiene fiebre, hipotensión cefaleas y los pechos aumentados de tamaño. Hacia el día décimo secreta la leche madura cuya concentración en proteínas va aumentando dentro de la misma toma hasta ser al final de la misma 1,5 veces superior a la del principio, las grasas aumentan 4 veces. La composición de la leche varía además según la madurez del recién nacido. Teniendo un 20% de nitrógeno en las madres de los prematuros y según la capacidad digestiva del niño estando presente la lipasa en la semana 26 de gestación (el niño carece de ella).

Técnica de la lactancia materna

Periodo prenatal: Debe decidirse antes del parto si se va a dar o no el pecho, porque puede ver anomalías anatómicas como pezones retraídos o planos, que pueden solucionarse con diversas maniobras, por ejemplo la tracción manual o con un sacaleches puede hacer que un pezón salga lo suficiente como para permitir luego que el niño pueda succionar.

Fase intraparto: Evitar analgésicos y anestésicos que reducen la capacidad de succión y dificultan el inicio de una lactancia normal.

Periodo postnatal: Como medida fundamental el niño debe ser puesto al pecho a las 3 horas del parto y, desde luego siempre antes de las 12 primeras horas. La segunda medida fundamental consiste en no precipitarse en dar el biberón al recién nacido. Porque la secreción láctea tarda algunos días en ponerse en marcha (5 a 8) y durante éstos lo que se debe hacer es poner al niño frecuentemente al pecho para estimularla. Una tercera norma básica es procurar el vaciamiento del pecho, ya que al principio la succión del niño es insuficiente. Por tanto, los pediatras de Málaga aconsejan que se haga manualmente o con un sacaleches si el niño no es capaz por sí solo.

Higiene de las mamas: Lavar el pecho antes y después de la toma con agua hervida para evitar infecciones y escoriaciones, si aparecen estas puede aplicarse una pomada emoliente.

Horario de las tomas: Inicialmente debe seguirse un horario libre, el niño recibirá alimento cuando lo solicite, hasta que aprende a extraer la leche suficiente; con las succiones repetidas aumenta la producción de leche porque se estimula la secreción de Prolactina. Algunos pediatras en Málaga recomiendan que pasado el primer mes es aconsejable una reglamentación de la lactancia para que la madre cuente con un tiempo libre fijo, el vaciamiento del pecho sea completo y el niño tenga tiempo para digerir la leche. Otros, sin embargo, recomiendan las tomas a demanda del bebé.

Duración de la tetada: Depende de la cantidad de leche, si es mucha sólo hay que utilizar un pecho durante 10 o 15 minutos, en cada toma; prolongarla es contraproducente ya que pueden aparecer grietas y escoriaciones en el pecho y además aumenta la aerofagia del niño. Si la leche es poca se dan los dos pechos: el primero durante 10 a 15 minutos y el segundo de 5 a 10 minutos, invirtiendo en la toma siguiente el orden de los pechos para que se vacíen totalmente.

Higiene general: La alimentación debe ser normal, sin aumentar su cantidad, con pocas sustancias excitantes, sin espárragos, cebollas, ajos y col que dan mal sabor y olor a la leche. Es conveniente añadir un suplemento de medio litro de leche al día o de sus derivados lácteos.

Duración de la lactancia: El momento más adecuado para el destete es entre los 6 y 9 meses.

INCIDENCIAS DE LA LACTANCIA MATERNA

Pueden llevar a una supresión temporal de la lactancia pero no justifican su cese y son:

  1. Alteraciones de la mama:
    • Alteraciones anatómicas: Es bastante frecuente la inversión del pezón.
    • Grietas del pezón: Son fisuras de fácil infección e intenso dolor que dan lugar a un reflejo inhibitorio de la secreción con la consecuencia de una posible desnutrición del niño. Cuando aparecen hay que calmar el dolor con una solución anestésica al 10% y favorecer la epitelización con pomadas.
    • Infecciones: galactoforitis, linfangitis y mastitis.
  2. Alteraciones de tipo general:
    • Infecciones generales de la madre: Gripe, tifus, meningitis, hepatitis, etc... que requieren suprimir las tomas durante un tiempo.
    • Menstruación: Se elimina por la leche menotoxina, sustancia que le da mal sabor. Disminuyendo la secreción.
    • Nuevo embarazo: Puede seguir dándose el pecho hasta la semana 20 de gestación.
    • Choques psíquicos.
  3. Hipogalactia: Los pediatras de Málaga distinguen diferentes tipos:
    • Inicial: no se produce la subida de la leche.
    • Precoz: fracasa la instauración de la lactancia en los primeros 15 días.
    • Tardía: aparece hacia el segundo o tercer mes.
    • Por separación materno-filial: puede ocurrir en cualquier momento de la lactancia, por faltarle a la madre el estímulo necesario para mantener la lactogénesis al separarla del niño.
    • Secundaria: mucho más raro es que se deba a enfermedades locales (mama) o generales de la madre o a la toma de medicamentos.

Síntomas de la diarrea infantil

Síntomas de la diarrea infantil

Los pediatras en Málaga señalan a la deshidratación como principal síntoma y complicación de la diarrea infantil, sin descartar otras complicaciones frecuentes como son la hipoglucemia (bajada de azúcar en sangre) o la posible intolerancia a la lactosa tras un daño en la pared del intestino. Aparecen otros síntomas menos frecuentes como las convulsiones o periodos prolongados de heces líquidas.

El peligro real es la deshidratación ya que el pequeño pierde mucho líquido y puede detectarse de manera rápida si se observan algunas señales como llanto sin lágrimas, boca y lengua muy seca, no mojar el pañal, fiebre, desgana, ojos hundidos e incluso piel fría en casos graves. La pérdida de peso es otro indicador muy importante y la frontera de riesgo está en la pérdida del 10%, por encima de esa cifra el pediatra la considera una diarrea grave, entre 5% y 10% es moderada y leve por debajo del 5%.

Ante este cuadro, los pediatras recomiendan la prevención para que no llegue a los niveles descritos y si ocurre esa situación buscar una rápida rehidratación del pequeño. Deben reponerse tanto el agua perdida como las sales minerales. Existen numerosos productos que contienen sales para la rehidratación por vía oral compuestas por potasio, sodio, glucosa y bicarbonato principalmente. Deben evitarse remedios caseros del tipo refrescos o colas ya que no contienen todos los minerales recomendados. En todo caso es fundamental complementar con una adecuada alimentación con complementos nutricionales. En ningún caso debe cortarse o interrumpirse la lactancia materna, que le aportará todo el alimento necesario. Si se pierde el apetito, deben alimentarse al niño en pequeñas dosis, más espaciadas, y con alimentos que le gusten o que no rechace. Las frutas, los hidratos de carbono (arroz, pan, patatas y cereales) y el yogurt son los alimentos más recomendados en estos casos. Si se le está alimentando con biberones y la diarrea persiste más de 15 días debe probarse a cambiar la leche a una sin lactosa por si se trata de un episodio de intolerancia a esta sustancia. Finalizada la diarrea se retomaría la leche normal.

Por último, en cuanto a la posible prevención de la diarrea infantil existe unanimidad entre todos los pediatras de Málaga y el resto del país en la principal medida: la higiene. Lavarse las manos antes de comer o de preparar alimentos así como después de ir al baño, es fundamental.

Especialistas relacionados: pediatras en Málaga

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.