Cardiólogos en Málaga

Los mejores especialistas médicos

Cardiólogos desarrollan nuevas terapias para el infarto de miocardio

Cardiólogos desarrollan nuevas terapias para el infarto de miocardio

La causa principal del infarto de miocardio es la falta de riego sanguíneo debido a una obstrucción de las venas que desembocan en ese músculo. Como consecuencia de esta falta de riego se produce la muerte progresiva de sus células (necrosis) y la zona afectada se transforma en una cicatriz, incapaz de funcionar ni de latir. Si la zona afectada es muy grande, el músculo resulta incapaz de realizar su función y el individuo fallece. En los casos de pequeñas cicatrices que conllevan la paralización de una zona del corazón, existen estudios orientados a una terapia genética basada en la utilización de tres genes, que inyectados en un corazón infartado, pueden llegar a convertir la cicatriz de nuevo en músculo funcional.

Estas pruebas han funcionado en animales regenerando los vasos sanguíneos, paso fundamental para una correcta irrigación del músculo. Los ensayos están en una fase inicial y su validez en animales no garantiza su efectividad en humanos. Como paso previo se va a ensayar esta terapia con animales de mayor tamaño y se analizarán si su utilización puede tener efectos secundarios como la aparición de tumores.

Por otro lado, los cardiólogos han descubierto que la hormona FGF21, también llamada hormona quemagrasa, además de sus efectos beneficiosos contra la diabetes y la obesidad tiene efectos cardioprotectores ya que se ha constatado que su ausencia va aparejada a una mayor aparición de patologías cardíacas. Esta hormona se produce en el hígado para frenar la grasa pero se ha observado que también se genera en el corazón como mecanismo de protección ante posibles incidentes cardiovasculares. Este hallazgo abre la puerta a nuevas posibles terapias así como al desarrollo de tratamientos específicos de carácter preventivo. Los cardiólogos de Málaga advierten de la necesidad de tomar este tipo de noticias con la debida cautela para no generar esperanzas a corto plazo.

En BonoMédico contamos con los mejores cardiólogos en Málaga que le asesorarán sobre este asunto.

Las Valvulopatías

Las Valvulopatías

La presión arterial del corazón se suele llevar a cabo utilizando el método auscultatorio y se consideran como normales los valores comprendidos entre 12 y 15 mmHg para la sistólica o máxima y entre 7 y 9 para la diastólica o mínima. Fundamentalmente, la presión sistólica depende de la magnitud del volumen/latido y de la elasticidad de las grandes arterias y es mayor cuanto más alto sea el volumen/latido y cuanto menos elásticas sean las arterias y la presión diastólica de las resistencias periféricas, es decir, del calibre de las arteriolas, que aumenta al disminuir este calibre; la presión diastólica disminuye cuando la sangre abandona el lecho vascular arterial durante la diástole, por refluir al ventrículo, en la insuficiencia aórtica o escapar a las venas en las fístulas arteriovenosas, por ejemplo.

El estudio radiológico del corazón por los cardiólogos de Málaga puede ser realizado mediante radioscopia o radiografía; la primera es más funcional, pues permite comprobar los movimientos de los diversos segmentos cardiovasculares, en tanto que la radiografía ofrece las ventajas de que puede ser observada con toda detención y de que es un documento gráfico. El objeto de este estudio es diverso: comprobar el estado de los vasos hiliares y pulmonares, observar calcificaciones en las válvulas o en el pericardio, etc., pero, fundamentalmente, sirve para descubrir el agrandamiento de las cavidades, que se manifiesta mediante la prominencia de los bordes de la sombra cardíaca.

La función de las válvulas cardíacas es permitir el paso de la sangre de una cavidad a otra con el mínimo esfuerzo para el miocardio y evitar que refluya, es decir, garantizar que la corriente sanguínea siga siempre la dirección normal. Las lesiones valvulares repercuten desfavorablemente sobre la función cardiaca. El trastorno puede consistir en que la válvula sea incapaz de abrirse como en condiciones normales para dar paso a la sangre o estenosis valvular, o bien en que no logre ocluir el orificio y, por tanto, permita el reflujo de sangre a la cavidad situada por detrás o insuficiencia valvular. Tanto la estenosis como la insuficiencia las clasifican los cardiólogos de Málaga en absolutas o relativas; en el primer caso el trastorno deriva de una auténtica lesión valvular y en las relativas las válvulas son normales, pero en la estenosis el orificio es estrecho por estar elevado el flujo que le debe atravesar y en la insuficiencia no se cierra adecuadamente porque se ha dilatado el anillo en el que se insertan las valvas.

Las causas más frecuentes de las valvulopatias son la endocarditis de la fiebre reumática, endocarditis bacterianas, sífilis y traumatismos aunque excepcionalmente son congénitas. Las relativas se establecen cuando aumenta notablemente el flujo, estenosis, o se dilatan las cavidades y, por tanto, se ensanchan los anillos de inserción de las valvas, insuficiencia.

La repercusión hemodinámica y el mecanismo de compensación son distintos en la estenosis y en la insuficiencia: La estenosis supone una sobrecarga de presión para la cavidad situada inmediatamente por detrás de la válvula estrecha, que debe desarrollar más fuerza que en condiciones normales para impulsar a la sangre. La compensación se consigue mediante la hipertrofia, es decir, el aumento de grosor de las fibras musculares de la pared de la cavidad sobrecargada. Si la estenosis afecta a las válvulas semilunares, la hipertrofia de la potente pared de los ventrículos logra la compensación durante mucho tiempo, pero, si interesa a las aurículo-ventriculares, la débil pared de las aurículas no es capaz de compensar el trastorno y, por ello, desde el comienzo se estanca la sangre en las venas que desaguan en las mismas; en este caso el aumento de la presión venosa, derivado de este estancamiento sanguíneo, actúa también como mecanismo compensador, pues ayuda a vencer la estenosis.

La insuficiencia aparece según los cardiólogos de Málaga cuando la válvula es insuficiente y refluye sangre a su través al vaciarse la cavidad situada más allá de la misma. De esta forma la cavidad situada por detrás debe acoger e impulsar la sangre que llega por la vía normal más la procedente del reflujo, es decir, sufre una sobrecarga de volumen. Para compensar el trastorno esta cavidad se dilata e hipertrofia, bien entendido que se trata de una dilatación reguladora, distinta de la dilatación patológica, que tiene lugar cuando la cavidad se hace insuficiente; en este último caso la presión diastólica intracavitaria está aumentada, y en la dilatación reguladora no.

En el caso de la insuficiencia valvular existe, pues, una sangre pendular, que avanza y retrocede con cada ciclo, sin lograr abandonar el corazón. El volumen de esta sangre pendular, índice de la intensidad del trastorno, depende de estos tres factores: extensión de la superficie valvular que permanece abierta cuando debía estar cerrada, resistencia al flujo anterógrado y resistencia al flujo retrógrado; los dos primeros aumentan el reflujo y el tercero le reduce.

Los mecanismos compensadores, hipertrofia y dilatación, llegan a agotarse, fundamentalmente porque el riego coronario no aumenta y, al hacerlo la masa muscular y el trabajo que debe efectuar el miocardio, se hace insuficiente. En el momento en que se establece la descompensación y la cavidad se dilata y, si ya lo estaba, lo hace aún más, pero en este caso se trata de una dilatación patológica, es decir, la cavidad ya no se vacía completamente; dentro de ciertos límites, esta dilatación patológica tiene también el carácter de mecanismo compensador.

Las consecuencias de las valvulopatías observadas por los cardiólogos de Málaga, entre otras, son las siguientes:

  • Los cambios hemodinámicos dan origen a vibraciones anormales, que se traducen en signos auscultatorios, modificaciones de los tonos, aparición de extratonos y, sobre todo, soplos y estremecimientos.
  • La hipertrofia y dilatación compensadoras se hacen evidentes al proceder a la inspección y palpación de la región precordial y al llevar a cabo los estudios radiológico y electrocardiográfico;
  • La alteración hemodinámica tiene repercusiones específicas sobre las circulaciones pulmonar, sistémica y coronaria, fuentes de otra serie de síntomas y signos;
  • Cuando se llega al período de descompensación se desarrollan las manifestaciones de insuficiencia cardiaca

Existen diversas valvulopatías destacando las del corazón izquierdo, por ser las más frecuentes entre los pacientes de los cardiólogos de Málaga:

  • Estenosis Mitral: La dificultad para el paso de la sangre desde la aurícula al ventrículo repercute por detrás y por delante de la válvula mitral estrecha. La repercusión por detrás consiste, en primer lugar, en la hipertrofia de la pared auricular para impulsar a la sangre con más fuerza, pero la eficacia de este mecanismo es muy limitada. Tiene más importancia, a este respecto, el aumento de presión en la aurícula, consecuencia del remanso de la sangre detrás del obstáculo. Pero, como no existe un mecanismo valvular que separe a la aurícula izquierda de las venas pulmonares, la estasis sanguínea y, con ella, la dilatación y el aumento de presión se extienden a las venas pulmonares y, más allá de ellas, a los capilares y a las ramas y al tronco de la arteria pulmonar. De este modo el ventrículo derecho se ve sometido a una sobrecarga de presión, que le obliga a hipertrofiarse, ya que debe vencer mayor resistencia que en condiciones normales para expulsar su sangre. Pero el aumento de la presión hidrostática en los capilares expone al paciente a que, si aquella llega a superar a la presión oncótica, se desarrolle un edema de pulmón. Para evitar esta grave contingencia se establece, por vía refleja, una constricción arteriolar, que, al aumentar la resistencia al flujo por el segmento arteriolar, "protege" a los capilares (a la larga la estenosis arteriolar se consolida, pues se desarrolla una arterioloesclerosis). En contrapartida, la constricción arteriolar contribuye adicionalmente a elevar la presión en la arteria pulmonar y a sobrecargar al ventrículo derecho.

La repercusión por delante supone que la replección del ventrículo izquierdo sea insuficiente y, en consecuencia, esta cavidad se atrofia y el volumen/minuto tiende a descender.

Los síntomas de la estenosis mitral observados por los cardiólogos de Málaga son los siguientes:

estetoscopio

estetoscopio

  • Síntomas derivados de las vibraciones anormales, a las que dan origen las alteraciones hemodinámicas: A este grupo pertenecen los 3 datos al auscultar, percibidos en el foco mitral, que caracterizan a la estenosis mitral: - refuerzo del primer tono, atribuible a que, por el escaso relleno ventricular, la válvula está muy abierta, dentro de sus posibilidades, al comienzo de la sístole ventricular y, en consecuencia, sus valvas deben desplazarse ampliamente; - chasquido de apertura de la mitral que es un extratono situado después del segundo tono normal, que se atribuye a las vibraciones de la válvula al recibir bruscamente, al comienzo de la diástole, el fuerte impulso de la sangre que se encuentra a hiperpresión en la aurícula izquierda. - soplo diastólico con refuerzo presistólico ya que el origen del soplo diastólico es el flujo acelerado de la sangre a través del orificio estrecho; puesto que la presión de la sangre estancada en la aurícula, que es la fuerza impulsora inicial, se va reduciendo progresivamente, también lo hace la intensidad del soplo, pero al final de la diástole vuelve a ser más intenso, pues de nuevo aumenta la velocidad de la sangre, al actuar sobre ella la musculatura de la aurícula, que se contrae en este momento; su timbre es grave, retumbante y en general no se irradia.
  • La hipertrofia y dilatación de la aurícula izquierda pueden ser comprobadas mediante el examen radiológico y el Ecg.
  • Repercusión sobre las circulaciones pulmonar, sistémica y coronaria. La presión arterial sistémica tiende a ser baja, por ser pobre el rendimiento del ventrículo izquierdo y, por el mismo motivo, la circulación coronaria puede ser insuficiente.
  • La estenosis mitral desde el momento en que es suficientemente intensa para tener repercusión hemodinámica está descompensada, pues sobrecarga a la circulación pulmonar. Otra cosa es la descompensación del ventrículo derecho, con la consiguiente insuficiencia cardiaca derecha, que tarda en aparecer y que coincide con una mejoría de las manifestaciones derivadas de la estasis pulmonar, pues ésta disminuye al hacerlo la cantidad de sangre lanzada por el ventrículo derecho al pulmón.
  • El cateterismo cardiaco, permite a los cardiólogos de Málaga valorar el gradiente de presión entre la aurícula y el ventrículo izquierdos durante la diástole y la hipertensión pulmonar.

Especialistas relacionados: cardiólogos en Málaga

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.