Operación para quitar hemorroides (extirpación) en Málaga

Centro en estudio en Málaga

Operación para quitar hemorroides (extirpación) en Málaga
Muy pronto

BonoMédico te trae la solución para acabar con las hemorroides de una forma definitiva

Con esta operación, podrás disponer de la garantía de los mejores especialistas para tu cirugía de extirpación de hemorroides en Málaga al mejor precio gracias a BonoMédico. La cirugía es la solución más completa para el problema de las molestas almorranas.

La cirugía de extirpación de hemorroides (comúmente conocidas como "almorranas"), consiste en la eliminación de las venas hemorroidales varicosas e inflamadas que salen del ano. Esta dolencia causa molestias, dolor e incluso sangrado. Normalmente se realiza bajo anestesia local y su duración suele ser de entre 30 y 60 minutos. Hay que seguir las indicaciones del cirujano para tener un postoperatorio sin complicaciones.

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica y estudio previo
  • Operación de hemorroides y estancia hospitalaria (si se precisa)

No incluye

  • Posibles complicaciones fuera del proceso quirúrgico normal.

Operación para quitar hemorroides (extirpación) en Málaga: más información

Operar hemorroides en Málaga

Antes de ver cómo es la operación de hemorroides en Málaga, vamos a definir qué son las hemorroides, cuáles son sus tipos, cómo se diagnostican, qué tipos de tratamientos existen y qué complicaciones pueden ocasionar entre otras cuestiones.

¿Qué son las hemorroides?

Son un tipo de almohadillas de tejido hemorroidal inflamado en la parte inferior del recto (que contiene muchas arterias y venas) o en el ano, debido al aumento en la presión de las venas localizadas en ambos sectores. Esa presión provoca abultamiento y la expansión de las venas, causan el sangrado y dolor durante las deposiciones. Las hemorroides son consideradas cúmulos venosos que se localizan en la parte interna del canal anal, el tubo corto que conecta el recto con el exterior.

Las hemorroides son bastantes frecuentes entre la población, son una de las patologías proctológicas que padecen muchas personas y se deben al aumento de la presión en el ano. Muchas veces eso puede ocurrir en el embarazo, el parto o por estreñimiento.

Es necesario aclarar que todas las personas tienen almohadillas de tejido hemorroidal, debido a que su principal función es amortiguar el paso de las heces por ese canal. Sin embargo, algunas personas les sucede que con el trascurso de los años, esos abultamientos van perdiendo estructura, lo que provoca que se vuelvan flácidos o se agranden, ocasionando que, a veces, sangren o se expongan fuera del ano. Cuando eso sucede, se dice que el paciente sufre de hemorroides, las cuales pueden ser de diferentes clases.

Tejido hemorroidal en un estado normal

Los plexos hemorroidales se encuentran en todas las personas. Los plexos hemorroidales realizan una función fundamental en las deposiciones del cuerpo. Los alimentos atraviesan desde el estómago por medio de los intestinos donde se convierten en heces, luego ese excremento recorre el colon hasta llegar al recto donde se guarda para esperar el tiempo adecuado de ser evacuado como desecho a través del ano. Cuando se llega la hora de la expulsión, los tejidos hemorroidales se hinchan con sangre y crecen ligeramente de tamaño. Esta inflamación normal ayuda a resguardar y acolchonar el conducto anal durante la deposición del cuerpo. Al terminar la evacuación, los plexos hemorroidales se desinflaman por sí solos y vuelven a la normalidad.

¿Por qué entonces se transforman en un problema las hemorroides?

Son un problema cuando los plexos hemorroidales o almohadillas ya no hacen su función de desinflamarse de forma natural y regresar a su posición normal. Eso sucede cuando los vasos sanguíneos del tejido hemorroidal sufren una alteración de presión excesiva y provocan que las venas se dilaten permitiendo que el cierre del esfínter anal sea hermético. Algunas de esas venas inflamadas provocan dolor e incomodan a las personas -los típicos síntomas-. La presión que ejercen las venas puede ser consecuencia de un esfuerzo excesivo en las deposiciones. Las hemorroides provocan molestias como sangrado o dolor al sentarse. Algunas causas que favorecen a tener hemorroides dilatadas son los siguientes:

  • Genética (cuando el problema es hereditario, es decir, si en su familia hay personas que han sufrido de hemorroides, las probabilidades de que el paciente padezca se elevan).
  • Diarrea crónica continúa. 
  • Constante estreñimiento crónico.
  • Abuso de comidas, bebidas y especias irritantes: Condimentos, picantes, alcohol, café, chocolate, etc.
  • El embarazo, debido a que el peso del feto ejerce  presión en la pelvis y en el momento del parto.
  • La edad.
  • Pasar demasiadas horas sentado en el trabajo o en el inodoro.
  • Hacer demasiados esfuerzos en el momento de la evacuación de desechos.
  • Ejercicios bruscos que provocan una fuerte presión intraabdominal como las pesas.

¿Cómo se diagnostican las hemorroides?

Al igual que como los demás problemas médicos relacionados con el recto o con el canal anal, el diagnóstico de hemorroides se realiza por medio del examen del tacto rectal y se complementa con el examen visual del ano.

Además de esos dos exámenes, también, se introduce un instrumento luminoso en el canal anal con el que se observa el interior del recto. Ese tubo puede ser un sigmoidoscopio (un tubo largo y flexible) con el que se evalúa la parte baja del intestino grueso; o un anoscopio (un tubo pequeño) con el que se analiza los últimos centímetros del recto.

Pese a que lo ideal sería, evidentemente, evitar su aparición, cuando se diagnostican a tiempo las hemorroides, estás pueden ser controladas de forma eficiente sólo con medicamentos como analgésicos y una dieta saludable. En casos moderados, se emplean técnicas mínimamente invasivas como la ligadura elástica. Mientras que la Hemorroidectormía (cirugía de hemorroides) sólo se recomienda en casos muy severos o que presentan cierto grado de complicaciones.

¿Cómo es la operación de hemorroides en Málaga? ¿Qué técnicas existen para operar hemorroides?

No todos los pacientes que sufren de hemorroides requieren del mismo tratamiento y no todos deberán entrar a quirófano para someterse a la operación de hemorroides en Málaga, solo aquellos casos bastante avanzados. Solo alrededor del 20% de los casos se operan. Por eso, a continuación presentamos las diferentes técnicas e incluso la operación.

Tratamientos no quirúrgicos

  • Infiltración esclerosante: Por medio de un proctoscopio se inyecta una sustancia esclerosante en la base de cada una de las hemorroides internas, con ello, el área infiltrada se fibrosa. Este tratamiento se aplica en hemorroides de primero y segundo grado. No requiere de anestesia y se realiza en el consultorio del médico porque es indoloro y ambulatorio.

Es importante aclarar que la infiltración esclerosante es un tratamiento no definitivo y las hemorroides internas se desarrollan con el tiempo.

  • Ligadura con gomas elásticas: Tratamiento que se emplea en las hemorroides de segundo y tercer grado, pero todo depende del grado de prolapso y de la magnitud que las hemorroides tengan. Por ejemplo, si un paciente tiene mucho prolapso y las hemorroides externas son considerables, entonces la ligadura con gomas elásticas no es lo recomendable, sino que lo adecuado es la operación. Las ligaduras con goma elástica han sido diseñadas para que una estrecha goma “ahorque” el tejido de la hemorroide por la base, es decir, que no permite el paso de irrigación sanguínea, por lo que en los días siguientes debido a la falta de irrigación sanguínea necrosará el tejido y se formará una úlcera en el sitio de la ligadura. Trascurridas unas dos semanas, esa úlcera cicatriza. 

La ligadura con gomas elásticas se lleva a cabo en la consulta, es indoloro y no necesita anestesia, ya que se ligan tres grupos de hemorroides al mismo tiempo y en la misma consulta.

Tratamientos quirúrgicos

  • Tratamiento para prolapso y hemorroides (PPH): Se le conoce también como tratamiento Longo, en el cual se extirpa el tejido de la hemorroide interna y parte de la mucosa rectal, utilizando una grapadora que está diseñada especialmente para eso. Las hemorroides internas se engloban, mientras que las externas no.
  • Hemorroidectomía clásica: Consiste en la extirpación quirúrgica de las hemorroides (venas dilatadas) internas y externas. Se considera actualmente como la técnica de elección por ser definitiva y porque va asociada a múltiples beneficios y excelentes resultados a largo plazo. Sin embargo, una de sus grandes desventajas es que produce dolor intenso en el postoperatorio, así como una recuperación lenta, debido a que en la cirugía se hacen tres heridas abiertas que se curan en el postoperatorio. En todos los casos, el cirujano es quien evalúa el estado de las hemorroides y diagnóstica el tratamiento que mejor se adapta para solucionar el problema de cada paciente. 

¿Tiene alguna complicación importante operar de hemorroides en Málaga?

Importante no, pero no vamos a negar que se pueden generar complicaciones. Dependiendo de la técnica quirúrgica empleada (técnica abierta de Milligan-Morgan o técnica cerrada de Ferguson) se pueden derivar algunas complicaciones en el periodo de recuperación como estenosis del conducto anal, incontinencia fecal, fístulas o absceso anal, fisuras crónicas, etc. Además, como se trata de una zona cercana al ano, cuando se llega a dañar el esfínter anal externo, se altera la continencia fecal de la persona. También, como es un área llena de humedad y séptica (microorganismos) por ser un territorio en los que hay heces, es muy vulnerable a que se desarrolle una infección, asimismo también hay mayor riesgo de sangrado.

¿Qué ventajas representa la cirugía con láser para las hemorroides en comparación con la cirugía convencional?

La intervención con láser requiere la misma técnica que la operación convencional de hemorroides en Málaga, aunque el dispositivo que se usa para cortar es diferente; el bisturí puede ser electrocauterio -que es el que se usa en la cirugía convencional- o bisturí láser, pero el láser tiene otra forma de energía. La diferencia entre una y otra es que en el láser se cauterizan las venas, mientras que en la convencional se extirpan con el bisturí. El láser es un tratamiento ambulatorio, mientras que con la cirugía el paciente debe permanecer ingresado de 24 a 48 horas. Además, con el tratamiento láser el paciente tiene un periodo postoperatorio indoloro, mientras que con la cirugía sí es doloroso, sobre todo los primeros días.

Es importante individualizar cada caso, así como explicar a cada paciente las posibilidades de tratamiento que existen para su problema en particular, además de dejar que el paciente tome su propia decisión sobre el tratamiento al que quiere someterse, siempre con la previa recomendación del cirujano.

Al explicar cada uno de los tratamientos, se hace el esfuerzo por esclarecer de qué se trata cada uno y en qué situaciones se pueden emplear en los pacientes.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: cirujanos generales en Málaga

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Especialistas relacionados: cirujanos generales en Málaga

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.