Operación por artroscopia de rodilla con prótesis en Madrid

Centro en estudio en Madrid

Operación por artroscopia de rodilla con prótesis en Madrid
Muy pronto

Olvídate de los dolores y los problemas en las rodillas

La rodilla es una de las articulaciones que más sufre, independientemente de que las causas de estas patologías puedan ser de muy diversa naturaleza, como lesiones deportivas, enfermedades degenerativas como la artritis, traumatismos, exceso de peso, etc. La artroscopia de rodilla en Madrid permite tratar muchas de estas lesiones a través de una cirugía mínimamente invasiva que permite una recuperación mucho más rápida, menos dolorosa y con apenas complicaciones.

Con la ayuda del artroscopio -una pequeña cámara conectada a un monitor de vídeo- que se introduce en la zona mediante una pequeña incisión, el especialista podrá examinar la lesión y tratarla de la forma en que lo requiera el caso específico, ya sea ésta un problema con el menisco, los ligamentos, el cartílago, la rótula, etc. BonoMédico te ofrece a un precio imbatible la posibilidad de acceder a los mejores especialistas para tu artroscopia de rodilla en Madrid.

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica y estudio previo
  • Anestesia epidural o general
  • Artroscopia de rodilla

No incluye

  • Posibles complicaciones fuera del proceso médico normal.

Operación por artroscopia de rodilla con prótesis en Madrid: más información

La artroscopia de rodilla en Madrid es una técnica mínimamente invasiva que emplea una cámara de pequeñas dimensiones -artroscopio- tanto para analizar y diagnosticar como para tratar las lesiones o daños producidos en la zona de la articulación de la rodilla.

La realización de esta intervención garantiza el éxito en su tratamiento mediante el empleo de un artroscopio e instrumental requerido que serán introducidos en el organismo a través de cortes que no superan los siete milímetros.

La articulación de la rodilla

La articulación de la rodilla es una de las más importantes del cuerpo, al tiempo que es también una de las zonas más propensas a dañarse mediante la práctica de deporte, golpes, traumatismos o el propio aumento de peso. Su anatomía es bastante compleja, ya que está formada por una gran variedad de músculos, ligamentos, meniscos, entre otros elementos óseos. 

La artroscopia de rodilla en Madrid es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva para tratar lesiones de esta articulación.

La artroscopia de rodilla en Madrid es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva para tratar lesiones de esta articulación.

La rodilla es una de las zonas del cuerpo que más sufre tanto con la actividad diaria como con la práctica de ejercicio -y con independencia de la edad-, ya que tiene que soportar diferentes movimientos como presiones, giros o torsiones.

Si bien los más pequeños, al estar continuamente en movimiento, son vulnerables ante caídas y lesiones, también lo son las personas de una edad más avanzada, ya que la composición ósea sufre cierto debilitamiento conforme pasan los años.

Es la encargada de unir los dos huesos más largos del cuerpo, el fémur y la tibia, y está formada por un complejo sistema donde huesos, ligamentos, tendones y estructuras cartilaginosas sostienen y permiten algo que nos resulta tan sencillo como andar. Su articulación es más conocida como articulación bisagra, aunque los movimientos que realiza la rodilla son más bien una combinación de rotación y deslizamiento.

Como se trata de una zona más vulnerable y foco de daños y lesiones, su tratamiento se ha ido perfeccionando con el paso del tiempo con la intención de facilitar su rápida curación. Si bien el artroscopio surgió en 1932, fue en la década de los noventa cuando se empezó a comprobar su utilidad con la aparición de cámaras de pequeñas dimensiones y fibra óptica. Además, a finales del siglo pasado surgió la radiofrecuencia, con lo que, desde entonces, los cortes se realizan con mayor precisión.

¿En qué consiste la artroscopia de rodilla en Madrid?

En la actualidad, la artroscopia de rodilla en Madrid es una de las mejores opciones para el tratamiento de la articulación, ya que es diagnóstico y terapeútico a la vez, realiza incisiones de mínimo tamaño, es estéticamente más adecuada y ofrece una recuperación más rápida.

Se trata de una técnica en la que el cirujano introduce un artroscopio a través de pequeños cortes realizados en la superficie de la piel en la zona de la rodilla. La minicámara va ofreciendo imágenes a medida que el especialista analiza la articulación buscando el foco del dolor para su posterior diagnóstico.

La artroscopia de rodilla es al miemo tiempo un método diagnóstico y terapéutico, y además, es una cirugía que apenas deja cicatrices y que permite una rápida recuperación.

Con la finalidad de tener una mayor visión sobre esta zona, el cirujano realizará un máximo de tres cortes alrededor de la rodilla y bombeará agua salada en su interior, con lo que esta parte del cuerpo se hinchará de forma intencionada.

También podrá introducir otro tipo de elementos quirúrgicos para ayudar a su tratamiento. Finalmente, se retira la solución salina, se cierran los cortes por sutura y se cubre con un apósito. Previamente, y con la finalidad de realizar una cirugía sin provocar dolor alguno al paciente, se inyectará anestesia, que en este caso puede ser de tres tipos:

  • Local: Mediante el empleo de este tipo de anestesia el paciente permanece despierto, por lo que cabe la posibilidad de que se le administren además ciertos medicamentos para facilitar la tranquilidad de este. La única zona que quedará adormecida será justamente la de la rodilla.
  • Epidural: Se inyecta directamente sobre la columna vertebral del paciente, por lo que no sentirá nada de cintura hacia abajo. El paciente también será consciente de lo que acontece durante el procedimiento.
  • General: No es muy utilizada, ya que el paciente queda dormido por completo y para tratar la zona de la rodilla tampoco resulta imprescindible.
El postoperatorio de la artroscopia de rodilla en Madrid es sencilla, sin complicaciones destacadas para el paciente.

El postoperatorio de la artroscopia de rodilla en Madrid es sencilla, sin complicaciones destacadas para el paciente.

Una vez terminada la cirugía, el paciente se podrá marchar a casa, lugar en el que deberá permanecer en reposo al menos durante la primera semana. Posteriormente, será su médico el que le recomiende determinados ejercicios destinados a fortalecer la rodilla.

¿Qué lesiones trata la artroscopia de rodilla?

La artroscopia de rodilla en Madrid se realiza para solucionar las diferentes alteraciones que pueden aparecer en esta articulación, es decir, facilita la intervención de meniscos, tendones o de la propia envoltura de la articulación (sinovia). Los daños en esta zona pueden abarcar los siguientes:

  • Rotura o daño del ligamento colateral.
  • Rotura o daño del ligamento cruzado anterior o posterior.
  • Rotura del menisco, cartílago encargado de proteger el espacio existente entre las formaciones óseas de la rodilla.
  • Inflamación o daño de la membrana sinovial.
  • Desalineación de la rótula.
  • Extirpación del quiste de Baker. En este caso se produce una inflamación en la zona trasera de la rodilla que termina por llenarse de líquido. Puede estar causada por artritis.
  • Reparación de defectos del cartílago.
  • Fractura de huesos de la rodilla.
  • Extracción de pequeños trozos de cartílago rotos.

Pasos del preoperatorio

Existen diferentes pasos a realizar antes de someterse a una cirugía de estas características, algunas no van más allá de las recomendaciones básicas. Entre ellas, es importante que el paciente informe a su cirujano tanto de las enfermedades que tenga en ese momento como de los medicamentos que está tomando al respecto. Este paso es bastante importante, ya que algunos fármacos pueden influir de forma negativa en la evolución de la recuperación, pues dificultan la correcta coagulación de la sangre.

Con respecto al alcohol y al tabaco, lo más recomendable es que intente dejar estos hábitos por completo o, en su defecto, unas dos semanas antes de la intervención de artroscopia de rodilla en Madrid, ya que los efectos para una correcta y rápida recuperación también son contraproducentes.

Antes de someterse a esta intervención, el paciente tiene que pasar por un estudio con el que el cirujano pueda valorar el estado de la articulación y cómo reparar el daño.

Llegado el día en el que se realizará la operación también tendrá que tener en cuenta ciertas pautas como mantenerse en ayuno un máximo de doce horas previas a la cirugía y tomar los medicamentos recomendados por su médico.

Proceso de recuperación de la artroscopia de rodilla en Madrid

Al tratarse de una técnica mínimamente invasiva, y una vez sometido a la artroscopia de rodilla en Madrid, el paciente se enfrenta a un período de recuperación que se acorta algo más en el tiempo. Aun así, con independencia del tiempo necesario para volver a su vida normal, cualquier procedimiento requiere de determinados cuidados para facilitar el proceso.

Entre ellos, se pueden destacar los siguientes: 

Los primeros días después de la artroscopia de rodilla en Madrid se recomienda guardar reposo.

Los primeros días después de la artroscopia de rodilla en Madrid se recomienda guardar reposo.

  • Si bien durante los primeros días posteriores a la cirugía se recomienda mantener la pierna tratada en alto y aplicar a ratos frío o placas de hielo en la rodilla, el paciente debe observar con especial atención la inflamación. Si resulta excesiva o se mantiene durante más tiempo de lo normal, debemos pedir consejo al cirujano.
  • La intervención de artroscopia de rodilla en Madrid concluirá con la aplicación de un vendaje que no debe mojarse a la hora de realizar los cuidados higiénicos. Siempre deberá retirarse previo acuerdo con el especialista y cuidar de infecciones las heridas que quedarán de esta forma al aire.
  • Puede darse el caso de que el cirujano recomiende el uso de muletas durante cierto tiempo para no sobrecargar la rodilla tratada.
  • Bajo ningún concepto el paciente deberá automedicarse. Será el propio cirujano el que le recomiende los fármacos específicos tanto para tratar el dolor como para reducir la inflamación.
  • Parte tan importante como los cuidados para la recuperación es la realización de ejercicios que fortalezcan los músculos de la rodilla.

¿Qué tipo de riesgos conlleva una artroscopia?

Su carácter de poco invasiva en el organismo humano incide en la reducción de complicaciones pero, como en toda intervención que requiere penetrar en el cuerpo, puede conllevar problemas como infecciones, sangrados o hemorragias, daños a nervios, arterias, cartílagos, menisco o tendones, reacciones alérgicas a la anestesia o rigidez en la rodilla.

Si bien la técnica de la artroscopia de rodilla en Madrid nos ofrece exitosos resultados, siempre es aconsejable prevenir cualquier tipo de daño o lesión que pueda aparecer en esta zona, ya que son imprescindibles para garantizar el movimiento. En este sentido, el sobrepeso no favorece una óptima salud para las rodillas, ya que el esfuerzo requerido incide en su propio desgaste.

Todas las operaciones tienen riesgos y entre los de la artroscopia de rodilla destacan los posibles daños en nervios, tendones o arterias de la articulación.

Lo más recomendado en este tipo de casos es poner en marcha cuanto antes unos hábitos de vida saludables, es decir, dieta sana y equilibrada combinada con la rutinaria práctica de ejercicio, aunque especial cuidado debemos tener también a la hora de hacer deporte.

Ejercicios isométricos que fortalezcan los músculos sin forzar la rodilla son los adecuados; sin embargo, el fútbol, tenis, baloncesto o paddle inciden negativamente en el desgaste de esta zona, pudiendo incidir afectar al cartílago y derivando en artrosis, una de las patologías óseas más comunes.

La artrosis de rodilla es una de las principales enfermedades que afectan a los huesos.

La artrosis de rodilla es una de las principales enfermedades que afectan a los huesos.

 Artrosis de rodilla

Conocida también como osteoartritis (osteoporosis en la rodilla), se trata de una patología degenerativa que afecta en su mayoría a personas de mediana edad y caracterizada por la aparición de un tipo de dolor que no se palia con el paso del tiempo sino que va en aumento, aunque el avance de la ciencia consiga reducir las molestias. Suele ser la causa más común para realizar una artroscopia de rodilla en Madrid

Una de las principales causas que provocan la artrosis y este dolor es el propio desgaste del cartílago, encargado de evitar el roce de los huesos. Una vez que este desaparece, las formaciones óseas empiezan a rozarse, conllevando un aumento de dolor y la aparición de espolones en los extremos. 

Junto con la de rodilla, existen otras artrosis como la cervical o de cuello, la de columna, la que afecta a las manos, caderas u hombro.

Además, existen otras causas que inciden en la aparición de la artrosis de rodilla:

  • El paso natural del tiempo, que desgasta las articulaciones.
  • La presión que genera el sobrepeso corporal.
  • Herencia genética.
  • Lesiones deportivas.
  • Realizar la actividad laboral levantando pesos o agachándose de forma constante.

Rotura de menisco

Hacer algunos ejercicios ayudan a la recuperación después de la artroscopia de rodilla en Madrid.

Hacer algunos ejercicios ayudan a la recuperación después de la artroscopia de rodilla en Madrid.

Esta lesión se produce a raíz de un desgarro del cartílago que amortigua la articulación de la rodilla. Nos referimos al menisco fácilmente lesionable al realizar con brusquedad cualquier giro o torcer de forma excesiva la rodilla.

Más comunes en los deportistas de alto rendimiento -como, por ejemplo, los futbolistas-, genera síntomas como hinchazón o inflamación de la zona, dolor en la articulación al andar o al aplicar presión en los huesos o al aparecer cierta resistencia que nos impida agacharnos o doblar las rodillas.

Este tipo de lesiones se puede llegar a diagnosticar sin necesidad de realizar grandes pruebas, ya que el dolor en esta zona puede ser determinado por el especialista al pedirle al paciente simplemente que doble las rodillas para ejercer presión sobre la zona.

Para confirmar el diagnóstico de rotura de menisco y valorar si se requiere una artroscopia de rodilla en Madrid, puede optarse por una resonancia magnética o radiografías. Tras el diagnóstico, es imprescindible inmovilizar la rodilla para sanarla. Las sesiones de fisioterapia facilitarán mucho este proceso.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: traumatólogos en Madrid

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Especialistas relacionados: traumatólogos en Madrid

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.