Brackets en Madrid

Servicios de primer nivel al mejor precio

    • Brackets

      Ortodoncia con brackets en Madrid para corregir la mala posición de los dientes a un precio inmejorable y en un centro de prestigio.

      • Madrid:

        • Consulta previa en Madrid
        • Tratamiento en Madrid
        MUY
        PRONTO
        Más detalles

Brackets en Madrid

¿Qué son los brackets?

Los brackets en Madrid son piezas de metal, porcelana o zafiro formadas por una base con una malla va colocada sobre la superficie dental. En zona media de los brackets tiene una ranura y unas aletas para lograr la estabilización de las ligaduras que sujetarán el arco al bracket.

Gracias a estos aparatos se corrigen los posibles defectos y anomalías que por alguna causa presenten los dientes.

Gracias a estos aparatos se corrigen los posibles defectos y anomalías que por alguna causa presenten los dientes.

El bracket tiene una parte que ejerce una función activa y otra que hace la parte pasiva de transmitir esa fuerza con la que se logra el movimiento dental.

¿Para qué sirven los brackets?

Los brackets sirven para corregir las alteraciones de forma, relación, posición y función de los dientes respecto al maxilar, mandíbula, cara y posibles trastornos de la función de la masticación.

¿Quién puede ponérselos?

Los brackets se aconsejan para mejorar la mordedura deficiente que puede empezar a producirse entre los 6 y 12 años. Por ese motivo, es un tratamiento muy recomendado entre los 8 y 14 años. Esto es así porque mientras el pequeño crece los resultados obtenidos con los brackets son mejores. Siempre que se tengan los dientes sanos se puede comenzar un tratamiento dental a cualquier edad, por ello, hay adultos que llevan brackets.

El tiempo que hay que estar a tratamiento suele ir entre uno y tres años, dependiendo de cada caso. Después el paciente llevará una especie de aparato retenedor para conservar los dientes en su nueva posición.

Los brackets modernos son más cómodos que los de antes y sus nuevos materiales son de una fuerza más suave y constante con la que mover los dientes y requieren de menos ajustes.

De cualquier forma, será el especialista en ortodoncia el que asesore a la persona sobre el tipo de bracket que le irá mejor tras realizar un estudio cefalométrico y un estudio fotográfico del caso. Así se verá la alteración que hay que solucionar, grado de apiñamiento que presenta el paciente y tiempo que deberá llevar este tratamiento de ortodoncia.

¿Cuándo hay que ponerse brackets?

Si hay un problema de mordida, cuanto antes se pongan los brackets en Madrid, mejor. Normalmente hay que llevar al niño al dentista a partir de los 5 años para que le controle el desarrollo de la boca.

Pero, ¿cuándo debe hacerse una ortodoncia? Los brackets se suelen colocar entre los 9 y 13 años, que es la edad en la que ya se han cambiado los dientes de leche.

Si comienzan pronto con el tratamiento, cuando llegue a la adolescencia tendrá ya la dentadura perfecta.

Sin embargo, muchas veces se colocan brackets a adolescentes con piezas defectuosas para corregir los defectos de la dentadura.

Como no hay una edad mínima y máxima para la ortodoncia, también hay personas adultas que se ponen brackets hoy en día, pero en estos casos el proceso suele ser más molesto. Pues un adulto ya ha terminado su crecimiento y con los brackets se mueve no solo el diente sino toda la estructura de su alrededor y se desplaza el hueso que es lo que más cuesta. Por ello, cuanto antes se mueva el diente, al estar el hueso más inmaduro, mejor será para conseguir un buen resultado.

A pesar de ello, cada vez hay más adultos que se ponen brackets en Madrid para mejorar su sonrisa y recuperar la funcionalidad de su boca (ya que cuando los dientes no están bien alienados la mordida no es buena y conlleva problemas como dolores de:

  • Cabeza.
  • Espalda.
  • Estómago.

Apiñamiento dental

Este problema se produce cuando los dientes se amontonan en la boca del paciente porque no tienen espacio en el hueso para colocarse.

Mediante una ortodoncia con brackets en Madrid se consiguen solucionar numerosos problemas dentales.

Mediante una ortodoncia con brackets en Madrid se consiguen solucionar numerosos problemas dentales.

Este problema se puede solucionar con los brackets en Madrid o cualquier otro tratamiento de ortodoncia si el apiñamiento dental no es muy grave. Cuando son de carácter grave, los apiñamientos pueden requerir extraer piezas dentales o exodoncia para conseguir espacio y colocar bien los demás dientes. Cuando esto pasa, el dentista suele elegir algún premolar o incisivo inferior.

Cualquier tipo de apiñamiento requerirá que el paciente use un aparato de retención al terminar su ortodoncia, si no quiere que vuelvan a apiñarse los dientes.

Prognatismo dental

Es la mandíbula prominente que puede ser parte del contorno facial normal al nacer o fruto de afecciones hereditarias como el síndrome de Crouzon o el síndrome de nevo de células basales. También ocurre en niños y adultos que sufren enfermedades como gigantismo o acromegalia.

Si se trata de niño puede curarse, pero no en todos los casos.

Si el prognatismo es leve o afecta más a los dientes que a la mandíbula podrá ser tratado con ortodoncia cuando el niño es más mayor. Pero el uso de brackets será en ese caso fundamental.

Retrognatismo

Se conoce con este nombre a la posición más retraída de lo normal que tiene la mandíbula de algunas personas y que se debe a un deficiente crecimiento mandibular. Es algo que se aprecia a simple vista y que se refleja con el maxilar superior más adelantado que el inferior. De tal forma que la persona que lo sufre no puede cerrar bien la boca ya que los dientes superiores e inferiores no encajan.

Los brackets pueden ayudar si se detecta durante la infancia y se sufre de forma leve.

Los brackets también se utilizarán después de la cirugía ortognática en casos más graves, si bien solo se emplearán de noche.

Mordida abierta

Es aquel tipo de mordida que se caracteriza porque no hay contacto entre los dientes de la arcada superior e inferior, quedando espacio entre ello o quedando enfrentados.

El conseguir un diagnóstico precoz es esencial para que el tratamiento sea lo más sencillo posible y este también dependerá de la edad del paciente.

En este caso, el uso de brackets en Madrid también servirá siempre y cuando se haga en adolescentes que están en fase de crecimiento, ya que así se conseguirá tirar de los dientes hacia arriba y equilibrar la mordida.

En casos severos habrá que utilizar la cirugía pues no servirá la ortodoncia por sí sola.

Mordida cruzada

Es la que se produce cuando los dientes se encuentran mal alineados y también se conoce con el nombre de maloclusión. Se puede dar en distintas zonas de la boca:

  • Mordida anterior.
  • Posterior.
  • Unilateral.
  • Bilateral.

Su origen puede ser diverso ya que se puede producir durante el crecimiento, por factores genéticos, por llevar cierto tipo de alimentación, hábitos o una respiración bucal.

Es recomendable iniciar esta clase de tratamientos a una edad temprana, aunque también puede someterse a ellos las personas adultas.

Es recomendable iniciar esta clase de tratamientos a una edad temprana, aunque también puede someterse a ellos las personas adultas.

Estos tipos de mordidas dentales, si se cogen a tiempo, pueden corregirse con ciertas clases de ortodoncia y combinarlas con algún aparato para mejorar la mordida. Pero en casos más graves, la única solución posible será la quirúrgica.

Mordida tijera

En este caso también hay una maloclusión pero es menos frecuente que las mordidas cruzadas. Se trata de una rara mordida en tijera de una medio arcada cuyo origen es la mandíbula por inclinación de los dientes posteriores inferiores hacia lingual o por asimetría de la mandíbula.

El tratamiento con brackets en Madrid en este tipo de mordidas es muy limitado y poco efectivo.

Mordida borde a borde

En este tipo de mordida hay una alteración al igual que en los casos anteriores, pero que se caracteriza porque hay un contacto de las cúspides al morder. Esto significa que hay contacto entre la mordida cruzada y la normal.

Esto supone que hay una mala mordida entre los dientes anteriores (incisivos) que se produce cuando estos dientes contacta borde a borde siempre al masticar y además están torcidos. Ello genera un gran desgaste dental que empeora con los años y que solo puede solucionarse con ortodoncia como el uso de brackets.

Diastemas

Se conoce con este nombre a la separación excesiva entre dientes.

Este tipo de defecto dental no produce muchos problemas ni es malo por sí mismo, siempre y cuando el paciente lleve una buena higiene bucal.

Pero hay pacientes a los que no les gusta tener tan separados los dientes por lo que van al dentista para corregir este problema.

El tratamiento para los dientes separados dependerá de por qué están así, pues según cada caso se utilizarán brackets en Madrid o férulas Invisalign para solucionar el problema. En algunos casos se pueden combinar dos tratamientos. Eso puede hacerse realizando primero un tratamiento de ortodoncia para alinear bien los dientes y colocar después carillas o reconstrucciones de composite para evitar el espacio entre las piezas dentales.

Mordida cubierta

Es un tipo de mordida que también se conoce como mordida profunda. Se produce cuando hay una sobremordida vertical aumentada donde hay más márgenes incisales dentales superiores e inferiores de lo normal.

Las personas con este problema suele tener características fáciles como:

  • Cabeza más corta y más ancha.
  • Perfil cóncavo.
  • Plano oclusal disminuido.
  • Tercio inferior y dimensión vertical disminuida.
Los brackets en Madrid pueden ser de muy diversos tipos, ajustándose así a las necesidades de cada paciente.

Los brackets en Madrid pueden ser de muy diversos tipos, ajustándose así a las necesidades de cada paciente.

Este tipo de mordida puede provocar patologías periodontales por sobrecarga de fuerzas oclusales, tensión excesiva, problemas funcionales, bruximos e incluso trauma. Además pueden provocar problemas de articulación temporomandibular al afectar a los músculos de la masticación.

Hay muchos tipos de mordida cubierta, como la congénita o la adquirida.

El tratamiento de este tipo de mordida y la posibilidad de recurrir a la utilización de brackets en Madrid dependerá de dónde se localice el problema, si en los dientes alveolares o en el esqueleto.

Colapso de mordida dental

Cuando el paciente pierde uno o varios dientes, después de problemas periodontales o por un accidente los espacios que le quedan si no se tratan a tiempo pueden producir movilidad dental, pérdida del hueso, migración o que los dientes anteriores se vuelquen.

Esto es así porque los dientes tienen un sistema que busca un ajuste perfecto y si se pierde alguna pieza, los dientes que quedan se desplazarán y despegarán de su lugar. Esto hace que el tratamiento con implantes o prótesis dentales sea más difícil de lo habitual ya que no habrá suficiente espacio para colocar estos dientes artificiales. Por ello, podrá abordarse el problema desde un aspecto multidisciplinar donde la periodoncia, ortodoncia y cirugía maxilofacial ayudarán a solucionar de forma global el problema.

Tipos de brackets en Madrid

Los brackets suelen ser una buena opción para mejorar el aspecto de los dientes, sobre todo, ahora que los hay de distintos tipos, alguno de ellos que hacen que pasen prácticamente desapercibidos.

Primero habrá que acudir al odontólogo para que haga un estudio con el que pueda vaticinar los movimientos que realizarán los dientes durante todo el tratamiento hasta colocarse en una posición final. Puesto que si no se tienen en cuenta las fuerzas de los dientes y la de los aparatos que se pongan no se podrá saber las reacciones de los dientes y los movimientos que se harán dentro de la arcada.

Todo ello se podrá solucionar con un estudio de ortodoncia adecuado para realizar un buen diagnóstico y planificar un buen plan de tratamiento.

Gracias a un estudio de ortodoncia se conseguirá la información necesaria para comenzar a trabajar y conseguir los mejores resultados.

Hay que saber que existen los siguientes tipos de brackets:

Brackets de zafiro

La ortodoncia estética o de zafiro es la más utilizada, pues además de surtir el mismo efecto que los brackets tradicionales, cuenta con la gran ventaja de ser transparente y adaptarse al color del diente natural. Todo ello sin mancharse con la comida, el tabaco ni con café, cosa que no les ocurre a los brackets de cerámica.

Brackets de cerámica

Son también muy estéticos puesto que imitan muy bien el color natural del diente. Entre las ventajas de estos brackets en Madrid está la comodidad que suponen y que no causan tanta irritación en las encías y mucosa en comparación con la ortodoncia metálica. También hay que señalar que son muy duros y es difícil que se rompan. Entre sus inconvenientes se encuentra el hecho de precisar de unas gomas blancas que pueden mancharse con el paso del tiempo y al comer afectando de forma negativa a la estética del paciente.

Bracket lingual

Es aquel bracket que va dentro del diente y no se ve. Es decir, forma parte de la ortodoncia invisible y produce el mismo efecto que el tradicional. Suele ser algo incómodo de llevar al estar en contacto con la lengua durante todo el tratamiento y producir llagas en la misma. Requiere de una excelente higiene oral para evitar el cúmulo de bacterias y que se produzcan caries.

¿Cuánto tiempo hay que llevarlos?

Hay determinados aspectos que influyen en la duración total de un tratamiento de ortodoncia.

Hay determinados aspectos que influyen en la duración total de un tratamiento de ortodoncia.

Como vimos en epígrafes anteriores, la duración de una ortodoncia dependerá de distintos aspectos pues varía de paciente en paciente y dependerá de la gravedad del caso.

Actualmente, los avances en odontología dental están haciendo posible acortar los tiempos, pues se están consiguiendo incrementar la velocidad de movimientos de los dientes. De todos modos, el plazo aproximado que se requiere para conseguir unos buenos resultados con los brackets están entre uno y dos años, según cada caso.

¿Cada cuánto hay que acudir a revisión?

Las revisiones se harán cada cuatro semanas una vez iniciado el tratamiento de ortodoncia.

Alimentos que se pueden comer con brackets

Los alimentos que no se aconseja tomar para no dañar a los brackets en Madrid serán:

  • Chicles.
  • Mazorcas de maíz.
  • Palomitas.
  • Manzanas enteras.
  • Alimentos que sean pegajosos.
  • Los muy dulces o azucarados.

El resto de alimentos se podrá tomar sin problemas. En cualquier caso, será el dentista el que indique cuáles son los alimentos prohibidos y recomendados tras una ortodoncia.

Edad para la ortodoncia con brackets

La mejor edad para comenzar el tratamiento estará entre los 8 y los 14 años, pues a esa edad el pequeño aún está creciendo y se pueden conseguir mejores resultados.

También los adultos pueden someterse a un tratamiento de ortodoncia con brackets mientras tengan los dientes sanos.

Cuidado y mantenimiento de los brackets

Los pacientes que lleven aparatos fijos o brackets en Madrid deberán acudir a las visitas establecidas por su ortodoncista y además llevar una serie de pautas de higiene oral muy estrictas para evitar las caries o problemas en las encías.

Lo primero que hará el paciente es concienciarse de que, al llevar brackets, su higiene bucal será más estricta y rigurosa que la de otra persona sin ellos. Es decir, en relación a la limpieza y cepillado durante la ortodoncia, se deberá lavar los dientes después de cada comida para evitar que bacterias y restos de alimentos actúen y se acumulen en dientes y encía. De esta forma podrá prevenir la aparición de caries o patologías de encías y evitará tener mal aliento.

Otras recomendaciones de higiene bucal son:

  • Utilizar colutorios los primeros días con agua templada y dos cucharas de bicarbonato de sodio para acabar con toda la flora bacteriana de la boca.
  • Realizar un cepillado dental basado en movimiento lentos pasando entre los brackets y las encías de forma circular y suave y por todas las piezas dentales. En ese caso el cepillo se colocará en posición vertical.
  • Limpiar la zona interna de dientes y muelas.
  • Emplear un cepillo especial para llegar a la zona lateral de los brackets después de utilizar el cepillo normal. Se trataría de un cepillo específico de ortodoncia.
  • Utilizar un hilo dental especial para este tipo de aparatos que tiene una punta rígida que simula el gesto de enhebrar una aguja. Este tipo de hilo dental ayudará a eliminar por completo los restos más pequeños que queden en la boca.
  • El uso de dentífricos con flúor será una buena opción así como el cepillado más frecuente que el habitual.
Una vez colocados los brackets en Madrid, es necesario seguir una serie de recomendaciones para su cuidado.

Una vez colocados los brackets en Madrid, es necesario seguir una serie de recomendaciones para su cuidado.

En definitiva, el paciente seguirá todas las indicaciones que le dé su ortodoncista para llevar a cabo una higiene oral correcta y adecuada.

Beneficios de la ortodoncia

Esta especialidad se encarga de mejorar la posición de los dientes y proporcionar una oclusión más correcta. Por tanto, los beneficios de la ortodoncia son muchos.

Gracias a la ortodoncia y los brackets en Madrid se pueden tener los dientes bien colocados, normalizar la posición y el tamaño de la mandíbula, tener unos dientes más sanos al poder limpiarse mejor y que duren más, conseguir una sonrisa estéticamente más bella y lograr unas digestiones mejores gracias al masticar bien la comida.

Todas estas ventajas hacen que estos tratamientos no constituyan diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños, gracias a los nuevos avances en este sector, en el que cada vez hay aparatos dentales más modernos y versátiles que se pueden utilizar por un amplio espectro de personas.

¿Duelen los brackets? ¿Provocan llagas?

Los brackets si están bien cementados sobre los dientes no duelen. Lo único que puede ocurrir es que en las revisiones al cambiarlos y ajustar las ligaduras y demás se refuerce la tensión para programar nuevos micromovimientos en los dientes y esto genere ciertas molestias pasajeras. Pero nunca dolor como tal. El paciente como mucho experimentará una sensación de presión y ligera sensibilidad al comer que durará unos tres días como mucho. En casos en los que se sienta muy molesto, su odontólogo podrá aconsejarle que tome paracetamol.

Los brackets en Madrid pueden provocar llagas, sobre todo al colocarlos, por la presión que produce el aparato en los tejidos mucosos. Pero conforme avance el tratamiento y el aparato se vaya ajustando, se conseguirán evitar las llagas durante la ortodoncia.

Precio de los brackets en Madrid

Los brackets forman parte de un tratamiento global. Por tanto, en su coste final habrá que incluir varios conceptos que constituirán el precio de una ortodoncia.

Una de las variables determinantes del precio es el estudio de ortodoncia, fundamental para conocer el problema de mordida y alineamiento de los dientes del paciente.

En este presupuesto se incluirán las pruebas necesarias para este estudio (radiografías panorámicas u ortopantomografía lateral de cráneo además del estudio fotográfico del rostro y del interior de la boca para documentar cómo se encuentra el paciente antes de la ortodoncia.

Además de esto, se incluirá el precio de los brackets en Madrid, que será más o menos caro según el tipo elegido. También habrá que añadir el precio de los honorarios del ortodoncista y de los aparatos retenedores, necesarios para que no vuelvan a repetirse los problemas de alineación que se hayan corregido con la ortodoncia cuando ya no se tenga el aparato.

Por tanto, no hay un único precio, pues este dependerá de todos los factores antes señalados y de los problemas concretos del paciente.

Los precios pueden estar entre los 3.000 euros y 7.000 euros según el tipo de brackets que se utilicen y la clínica que lo realice.

¿Qué es la ortodoncia interceptiva?

Existen dos tipos de tratamientos en la ortodoncia: interceptivos y correctivos. Pues bien, la ortodoncia interceptiva es aquella que se encarga de potenciar el crecimiento adecuado de los huesos de la boca. Se basa en la expansión del paladar mediante el ensanchamiento del maxilar, haciendo que la mordida mejore junto al crecimiento de maxilar y mandíbula.

Esto surte muy buen efecto en niños cuyos huesos y músculos están formándose y en crecimiento y donde se puede ejercer fuerzas sobre ellos que favorezcan el crecimiento adecuado y evite alteraciones que con el tiempo sean más difíciles de corregir. Se utiliza para casos de mordida cruzada leves.

¿Qué es la ortodoncia lingual?

El precio de una ortodoncia está compuesto por diferentes variables, por lo que no puede precisarse con facilidad.

El precio de una ortodoncia está compuesto por diferentes variables, por lo que no puede precisarse con facilidad.

La ortodoncia lingual es aquella que consiste en colocar los brackets en la cara interna de los dientes, de tal forma que no se ven de ninguna forma desde fuera.

Este tipo de ortodoncia tiene la gran ventaja de poder utilizarse para cualquier tipo de problemas de las maloclusiones y las malposiciones dentarias, por muy complicados que sean estos. Y al estar personalizada para la boca de cada pacientes sus resultados se ven desde el primer momento.

Aunque uno de sus mayores inconvenientes es que puede resultar algo incómoda, al estar en la parte interna de los dientes, esto no tiene por qué ser así, ya que en algunas clínicas dentales se diseñan a medida los brackets en Madrid para que esto no ocurra y la ortodoncia se adapte por completo al paciente.

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.