Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Madrid

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Madrid

Residencias de ancianos en Madrid

 

En las últimas dos décadas se ha creado una importante red pública de centros asistenciales para la tercera edad en España compuesta básicamente por residencias y viviendas públicas y privadas. Las residencias de ancianos de Madrid deben ofrecer unas condiciones mínimas en sus infraestructuras para garantizar que sean funcionales (por ejemplo, en los cuartos de baño) y puedan ofrecer los diferentes servicios de una manera integral, así como disponer de equipos y materiales ergonómicos y contar con personal profesional especializado en geriatría, como psicólogos. Dentro de cada residencia se deberá lograr un ambiente relajado con la adecuada interacción con los residentes, con los familiares y entre ellos mismos (no es inusual el nacimiento de nuevas relaciones entre residentes y que estos vuelvan a rehacer su vida), así como una buena comunicación, y procurarse un envejecimiento activo, con terapias ocupacionales y acceso a las nuevas tecnologías. Conseguir una convivencia armoniosa permite que las personas se sientan cómodas viviendo en el centro. 

Un anciano escribiendo

Un anciano escribiendo

Las residencias para mayores son de tres tipos:

  • Residencias para mayores válidos.
  • Residencias para mayores asistidos.
  • Residencia para mayores mixta.

Las residencias de ancianos de Madrid deberán contar con un reglamento interno que tanto los profesionales como los residentes deben cumplir para un correcto funcionamiento. En este sentido, en los últimos años la actualización y mejora de las residencias no se han limitado a mejorar las infraestructuras sino que también se orientan a garantizar una atención integral de los residentes, con especial atención a los cuidados que ofrecen los profesionales, para lo que es esencial una valoración geriátrica integral. Y es que la adaptación de las residencias de tercera edad a las necesidades de la sociedad del siglo XXI debe estar orientada de trasladar la teoría a la práctica en los procesos de atención y mejora continua en el funcionamiento de los centros, donde se adapte la dinámica organizativa a la satisfacción de los internos ofreciendo sistemas de gestión que garantizan la mejora constante de la calidad en los servicios. Las residencias de ancianos en Madrid deben presentar los siguientes requisitos generales, que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir la mejor residencia:

  • Cumplir con todo el ordenamiento jurídico vigente.
  • Adaptar las infraestructuras de modo que estas no presenten obstáculos ni barreras para el libre desplazamiento de los usuarios.
  • Mantener las instalaciones, así como todo el mobiliario y equipos, en óptimas condiciones.
  • La ubicación de la residencia debe estar en un lugar seguro y salubre.
  • El edificio debe mantener diferenciadas cada una de sus partes y cada sección debe estar comunicada con las demás.
  • Los edificios utilizados para las personas de la tercera edad deberían edificarse exclusivamente en locales de planta baja o primer piso, aunque muchas veces resulta imposible y, si constan de varias plantas, deben tener acceso por medio de escales amplias y ascensores.
  • La ubicación del edificio debe ser estratégica, tener acceso a los servicios públicos y a todas las instalaciones que se necesiten en determinados casos.

La residencia de ancianos en Madrid debe contar, como mínimo, con las siguientes subdivisiones:

  • Administración.
  • Enfermería.
  • Habitaciones.
  • Comedor.
  • Salas para estancias de día.
  • Servicios sanitarios.
  • Centro de recogida de desechos.

Además debe contar con:

  • Cocina.
  • Lavandería.
  • Servicios de mantenimiento.
  • Divisiones complementarias.
  • Sala de terapia.
  • Rehabilitación.
 

Documentos para la persona que se alojará en la residencia

Las personas que se vayan a alojar en el centro así como sus familiares deben contar con la siguiente documentación:

Reglamento interno de la institución: este reglamento debe ser leído tanto por el usuario así como por los familiares antes de aceptar el ingreso en la residencia. El reglamento debe expresar las condiciones de admisión, condiciones económicas, derechos, deberes así como el sistema de visitas y participación en la residencia, posibilidad de tener animales de compañía, etc.

Contrato: Al igual que el documento anterior debe ser leído por el usuario y su familia antes de firmarlo. El contenido de este no debe ser diferente al del reglamento y debe dejar por escrito todos los acuerdos entre ambas partes.

Precios: Los precios deben estar expuestos en un tablón de anuncios. Se deben presentar los precios con y sin IVA, así como la tipología y número de vacantes en la residencia y los servicios que incluye la cuota mensual.

Hojas de reclamaciones: Estas hojas deben estar expuestas en el tablón de anuncios y deben contar con hojas a disposición de los usuarios, además deben facilitarse a los usuarios cuando así lo soliciten.

Entre las infraestructuras y servicios profesionales que no deben faltar en las residencias de ancianos de Madrid se encuentran:

Unidad de terapia ocupacional: unidad que se encarga de la creación de hábitos laborales, formativos o actividades socio-culturales de cada residente, vacaciones, actividades de voluntariado, asistencia a balnearios, etc. La residencia deberá de contar con un número de terapeutas ocupacionales o educadores suficiente en función del número de residentes. Asimismo, se destinará una sala con un mínimo de 16 metros cuadrados y espacio suficiente para que los usuarios asistan a las actividades de convivencia. Las terapias ocupacionales tienen el objetivo de crear hábitos laborales que tengan un enfoque social y cultural destinado a las características de los residentes. Las terapias deben ofrecerse en una sala especial y capacitada para dicha actividad, contar con un espacio suficiente para todas las personas que recibirán la terapia y las funciones que desempeñarán.

Unidad de mantenimiento: Orientada a las labores de conservación en buen estado de las instalaciones y enseres del centro. Dicha unidad deberá de contar con equipo necesario y personal capacitado para la ejecución de sus tareas asignadas.

Unidad de rehabilitación: Está unidad está destinada a facilitar al residente una recuperación rápida en caso de sufrir alguna fractura o de padecer alguna enfermedad como la artritis, ya que son patologías que necesitan de fisioterapia para mejorar la salud. La unidad de rehabilitación deberá de tener un local exclusivo con el equipo necesario para el buen desempeño de sus tareas con espacio suficiente en relación al número de usuarios. En ningún caso este local debe ser inferior a 16 metros cuadrados. El área contará con ventilación natural suficiente y estará equipado con los aparatos apropiados para su función rehabilitadora. Cada tratamiento de rehabilitación deberá ser prescrito y controlado por un médico y serán realizados por personal profesional con la especialización en fisioterapia. También deberá existir una ficha personal con el tratamiento y la evolución de cada paciente la cual deberá firmar el médico responsable y se incorporará al expediente del residente.

Unidad de tanatorio: De igual forma, deberán disponer de una dependencia exclusiva, sin calefacción y con ventilación natural, para uso de velatorio y un local anexo para los familiares. En caso de fallecimiento las residencias de ancianos de Madrid deben contar con personal encargado de las normas higiénicas para la manipulación y traslado de cadáveres. Deberá cumplirse con el protocolo del centro en caso de fallecimientos donde se documentará el diagnostico, tratamiento y la causa de la muerte firmada por un médico, el cual será entregado a los familiares de los residentes.

Las escaleras de los edificios de más de una planta deben contar con ciertas características que determina la Administración competente en cada caso:

  • Deben contar con una anchura determinada entre cada apoyo.
  • La huella de los peldaños debe tener las dimensiones mínimas sin contar con la parte que corresponde a la proyección de la grada superior.
  • La contrahuella debe tener una altura mínima y máxima.
  • Todos los pisos o suelos del edificio debe ser antideslizante.
  • No deben existir bordes o peldaños entre huella y contrahuella para evitar que se den tropiezos.
  • Todos los desniveles que sean más altos de una determinada altura (aprox. 60 centímetros) deberán contar con sujeciones físicas como barandas de apoyo.

Prevención y evacuación en casos de incendios

Cartel usado para señalizar una salida de emergencia

Cartel usado para señalizar una salida de emergencia

El centro debe disponer de un plan de prevención de incendios que haya sido elaborado por técnicos homologados, que tenga el visado de un Colegio Oficial correspondiente y que además sea probada la efectividad de dicho plan. Debe contar con un sistema de iluminación y señalización de emergencia. Todos los residentes y familiares deben tener acceso al plan de evacuación de la residencia, y este plan debe constar con la siguiente documentación:

  • Contar con la normativa escrita, donde el personal de la residencia conozca los riesgos en casos de incendios, así como de los medios de extinción existentes, las vías de evacuación y las instrucciones que el personal debe seguir en caso de una emergencia.
  • Se deben instalar los carteles o gráficos de evacuación en cada habitación que estarán colocados cerca de las puertas de salida y además deben reflejar claramente las vías de evacuación desde la habitación donde están ubicados. También deben señalar los medios de extinción y los puntos de mayor riesgo.
  • Deben estar escritas las normas o las medidas que deben tomar los usuarios en caso de emergencia y estas deben estar colocadas a lado de los gráficos indicados en el punto anterior.

La copia del Proyecto de Prevención de Incendios y la copia del plan de evacuación deberá ser remitido a la Administración de control de riesgos laborales competente y así quedará en la institución la constancia de dicha documentación. Siempre debe garantizarse la evacuación de los usuarios, y los itinerarios de evacuación deben estar libres de obstáculos en todo momento. Todas las puertas de salida de las residencias de ancianos de Madrid deben contar con un sistema de apertura sencillo, que no dependa de un sistema eléctrico y no deben verse afectadas u obstruidas en caso de emergencia.

 

Reglas de funcionamiento interno

Además de las infraestructuras y áreas que no pueden faltar en las residencias de ancianos, existen otros aspectos que los profesionales de las residencias deberán cumplir en sus tareas diarias para ofrecer un servicio óptimo a los residentes. Las actividades de la vida diaria de los residentes son competencia de varios profesionales ya que la persona mayor, por su avanzada edad y faceta senil (por ejemplo, alguna de las clases de demencia senil o alzhéimer), atraviesa por numerosos cuadros patológicos, crónicos y agudos, (artritis, artrosis, ya sea de cadera o de columna, fibromialgia, pérdidas de audición, o de visión, ictus, etc.) así como también por diversas situaciones sociales, psicológicas, que requieren de especial atención profesional de diferentes disciplinas. Así por ejemplo, un cuadro de anemia puede deberse a una mala alimentación o a una anorexia secundaria a una astenia distímica, o haya que tener una alimentación especial para evitar algunas enfermedades. Ambos diagnósticos pueden determinar su origen en aspectos biológicos o cognitivos, pero el tratamiento y solución al problema requerirá la complementariedad de terapias y resultados de varios especialistas, así como las pruebas diagnósticas (análisis, tests de sangre oculta, etc.) pertinentes.

Las actividades de la vida diaria que realiza la persona mayor en la residencia muchas veces son como un espejo de lo que hace día con día y cuando hay alteraciones en su cotidianidad se percibe rápidamente. El abordaje debe ser multidisciplinario e interdisciplinar, por esa razón deben describirse las disciplinas profesionales que se ocupan del cuidado de la persona mayor.

La higiene personal, el vestido, la alimentación son tareas que el ser humano realiza de forma cotidiana y cuando deja de hacerlas el residente por sus propios medios supone un mayor o menor grado de discapacidad (pérdida de función), lo que conlleva una pérdida de autonomía en la persona. Para que los residentes realicen sus actividades diarias y mantengan su autonomía en las residencias de ancianos de Madrid se ponen en marcha de forma coordinada gran número de programas que trabajan las habilidades de las distintas áreas funcionales de la persona y en este sentido:

La residencia debe promover al máximo la autonomía funcional y personal del residente, respetando los derechos a la intimidad y la privacidad. El profesional debe informar siempre a la persona de la actividad que se va a llevar a cabo. Por ejemplo, cuando vaya a darle un baño deberá informarle de lo que van hacer e ir describiendo paso a paso la actividad. De igual forma, si hay dos profesionales atendiendo al paciente deben de evitar hablar de otros temas mientras le están dando los cuidados, porque la persona se sentirá incómoda.

Debe conseguir un ambiente de confianza en el que los residentes tengan el control de la situación, es decir, que perciban que son ellos mismos los que tienen autonomía en su vida, y que sus acciones son las que determinan los resultados diarios y, por tanto, sus logros o méritos no dependen de otros. Los profesionales deben tomar en cuenta la opinión de los residentes para que eso los haga sentirse respetados y valorados.

Deben tratar al residente respetando su personalidad, ya que hará que sienta que tiene autonomía, la cual no la perderá, incluso cuando ya no pueda tomar decisiones por sí mismo, pero serán sus familiares o un tutor legal asignado quienes lo harán por esa persona.

La alimentación: una actividad diaria que requiere cuidados de varios profesionales. El acto de comer supone un deleite para la gran mayoría y es un medio de interacción social porque al comer con otras personas la comunicación fluye libremente. La alimentación es algo vital para la persona, no cabe ninguna duda que "comer es un placer", pero en la edad avanzada, a veces se puede llegar a perder el apetito. El objetivo de todo profesional en las residencias de ancianos de Madrid será tratar de prevenir, intervenir o recuperar cualquier aspecto que influya de forma negativa en la alimentación del residente, al mismo tiempo que aseguraran un estado nutritivo óptimo. En este sentido son imprescindibles unas precauciones básicas:

La dieta variada y saludable es fundamental

La dieta variada y saludable es fundamental

  • Un entorno adecuado, sin ruidos, con luz suficiente, íntimo, buena temperatura y una decoración atractiva en toda su superficie.
  • La persona encargada de preparar los alimentos deberá de hacer atractiva la comida, con buena presentación y adecuada secuencia de platos.
  • Respetar el tiempo necesario que requiera el residente para comer. No hay que violar ese derecho.
  • Romper con la monotonía. Se puede preparar un menú variado e incluso se debe tomar en cuenta la opinión de los residentes sobre lo que les gustaría comer. Las fechas como festivos y domingos pueden ser ideales para degustar un plato especial.

Otros requisitos según el tipo de residencia

Residencias para mayores válidos. Son centros destinados a la atención social para personas mayores, que tienen la capacidad de valerse por ellas mismas para realizar todas las actividades cotidianas de la vida diaria pero que por algún tipo de circunstancias no pueden residir en su propio domicilio. Las residencias no deben tener obstáculos que impidan la libre movilidad de los usuarios, también deben contar con ascensores cuando el edificio es de dos plantas o más. La residencia debe garantizar los cuidados y vigilancia del estado de salud de la persona que ahí resida, y el personal debe estar capacitado para brindar dichas funciones.

Residencia para mayores asistida. Este tipo de residencias son destinadas a brindar asistencia social a las personas mayores que tienen algún tipo de minusvalía física o psicológica que requiere cuidado ordinario o una atención especial de enfermería o de cuidados médicos (por ejemplo, ante una úlcera por presión o para prevenirla). La residencia debe contar con personal capacitado para realizar las tareas de cuidado y atención individual a cada uno de los residentes del centro. Además la residencia debe garantizar la vigilancia médica que se requiere para el cuidado de la salud, así como para el control y tratamiento de las personas que lo necesitan por parte del personal especializado. También la vigilancia para prevenir las salidas involuntarias.

Residencia para mayores mixta. Es una residencia destinada a la atención de personas mayores que pueden realizar la mayor parte de sus actividades cotidianas ya que pueden valerse por sí mismas, y que además cuentan con una división para la atención de personas afectadas por un nivel de minusvalía física o psicológica. Las personas que estén contratadas en el centro para realizar los cuidados de los internos deben poseer la titulación adecuada para garantizar el cuidado de la salud y vigilar médicamente todos los procesos y terapias existentes.

 

Protocolo de acogida de residentes

Con el protocolo de acogida en las residencias de ancianos se intenta conseguir la total integración del residente en cada centro, así como la implicación de su familia para conseguir el mejor estado anímico del residente y además lograr un entorno casi familiar en el que el residente y su familia estén muy cómodos.

Siempre se diferencian dos tipos de acogida distintas según el factor cognitivo de cada persona residente, y por tanto se diferencian dos tipos:

  1. Residente que no tiene deterioro cognitivo alguno o deterioro cognitivo leve.
  2. Residente que sí tiene un deterioro cognitivo importante

Este protocolo está pensado y va dirigido a los residentes y a sus familiares.

1- RESIDENTES SIN DETERIORO COGNITIVO O CON UN DETERIORO LEVE

Fase pre-ingreso o primera entrevista. Se diferencian dos fases en la primera entrevista:

Primera fase: Lo principal es obtener la máxima información del futuro residente y de su familia. Hay que dirigirse al nuevo residente para que efectúe su presentación y además también nos presente a su familia. Nos comente los motivos de su ingreso en una residencia de ancianos y todas las circunstancias de la decisión de ingresar en la residencia. El personal del centro siempre tendrá una posición de escucha activa intentando realizar preguntas muy abiertas con las que el residente informe de todo lo que se quiera saber. Hay que intentar que la familia participe, pero nunca el futuro residente puede pasar a un segundo plano, para evitar malos entendidos debido a las diferentes opiniones que puedan existir entre los familiares.

Es muy fundamental observar la comunicación verbal y la no verbal del residente mediante una actitud de observación permanente.

Hay que conseguir crear un ambiente agradable en esa primera entrevista, que no se interrumpa con llamadas u otras visitas, logrando un espacio de intimidad que permita la mejor comunicación posible entre el residente y la persona del centro que lo atiende en ese primer día y realiza el ingreso.

Debe explicarse a su familia que normalmente es necesario un periodo de adaptación de al menos 15 o 30 días. Debe insistirse en que el trato que se ofrece al residente, siempre será cordial y familiar. Siempre se llamará de usted al nuevo residente salvo que él mismo pida lo contrario.

Segunda fase: es muy importante explicar todo el funcionamiento de la residencia de ancianos y en especial detalles como:

  • Horario de visita de la familia y actividades con la misma.
  • Horarios de las comidas.
  • Dietas disponibles.
  • Detalle de todos los servicios que se ofrecen: lavandería, podología, peluquería y otros servicios adicionales.
  • Horarios de visita del médico.
  • Todas las actividades lúdicas previstas.
  • Ubicación del buzón de sugerencias y reclamaciones a disposición de residentes y familiares.
  • Organización de la higiene del residente.
  • Precio de la mensualidad.

La hoja de pre-ingreso debe reflejar la siguiente información:

  • Informes médicos acerca del historial sanitario del residente, la medicación que toma, fotocopia del DNI, fotocopia de la cartilla de la Seguridad Social.
  • Detalle de todos sus enseres y su ropa marcada.
  • Datos personales del residente.
  • Datos personales del familiar que será su responsable.
  • Teléfonos de contacto de los familiares.

Es importante advertir de la importancia de los objetos personales como las fotos. Siempre debe insistirse en que pueden pedir ayuda al personal del centro siempre que lo necesiten. La persona que realiza la entrevista enseñará todas las instalaciones del centro tanto al residente como a su familia. Tras cada visita se resolverán todas las dudas que puedan haber aparecido. Una vez resueltas, se fija una fecha para el ingreso.

Este primer contacto con el residente y su familia es fundamental para dar una buena imagen de la residencia y mejorar la relación futura del residente con el personal del centro.

Fase de ingreso: Llegado el día del ingreso debe darse una atención especial y muy personal al recién llegado. La familia debe ser muy consciente de que el residente se ha mudado a un nuevo domicilio y que la labor de su personal será conseguir que la estancia sea lo más agradable posible.

Debe insistirse en la enorme importancia que tiene para el residente recibir visitas de sus familiares y amigos, que normalmente pueden ir a comer al centro si avisan con tiempo.

La persona responsable del centro que les atienda durante el ingreso les recibe primero en su despacho, donde preguntará por el estado anímico del nuevo residente en los días anteriores al ingreso. Siempre se le asignará una persona encargada de tutelar su ingreso.

En este primer momento del ingreso siempre se revisa que aporta todo lo que se le ha pedido y de que esté todo correcto. Si está todo bien, se firmará el contrato y se facilita a los familiares el reglamento de régimen interior además de una copia del contrato para su revisión con tranquilidad. Los familiares podrán preguntar cualquier duda que les surja sobre el contrato.

Se deben respetar todos los sentimientos y los recuerdos que puedan aparecer por la ansiedad que provoca esta nueva situación.

Una vez firmado el contrato, se les vuelve a mostrar las instalaciones, se presentará a los demás residentes y a todos los trabajadores del centro encargados de su cuidado.

Una vez hechas todas las presentaciones se acompañará al nuevo residente y su familia a la habitación que se le haya asignado, y si es compartida se le presentará primero a su compañero/a de habitación. Una vez presentados se les dejará solos en la habitación para que puedan ordenar todos sus objetos personales.

2- RESIDENTES CON DETERIORO COGNITIVO

Si existe deterioro cognitivo cambia totalmente el trabajo a realizar en el centro, ya que toda la información necesaria será aportada solamente por la familia que será la única que puede tomar cualquier decisión sobre el cuidado del residente.

  • Fase preingreso: debido a sus limitaciones el residente no podrá estar presente en la primera entrevista y su familia deberá proporcionar toda la información sobre su situación. Toda la fase del pre-ingreso se llevará a cabo igual que con una persona sin deterioro cognitivo pero hablando solo con la familia en lugar de con el residente.
  • Fase de ingreso: En el momento del ingreso siempre se presentará el personal al residente y si fuera posible se le pedirá que nos presente a toda su familia. Esta pequeña prueba nos dará información acerca del nivel cognitivo que esa persona tiene. También nos dará una orientación acerca de qué tipo de comunicación verbal podremos utilizar con él.

Las conversaciones deben utilizar frases muy cortas y claras y siempre con un tono de voz muy suave. Como a todos los demás residentes se le tratará siempre de usted y por su nombre.

El resto del proceso de acogida en la residencia de ancianos de Madrid será idéntico al de un residente sin deterioro cognitivo.

Tras el ingreso siempre se realiza una exploración física para evaluar su estado general y se concertará una cita con el médico en un plazo máximo de 24 horas.

En el momento del ingreso, el centro debe tomar los siguientes datos:

  • Datos personales.
  • Datos médicos y sanitarios como las enfermedades que padece y haya padecido, las alergias, la medicación que toma, las posibles necesidades de atención en la enfermería y si tiene alguna limitación en su dieta diaria.
  • Se valorará su independencia o dependencia funcional.

En las primeras semanas siempre se realiza la valoración inicial que debe incluir:

  • La valoración acerca de su dependencia o independencia en su desarrollo de las actividades de la vida diaria.
  • Su valoración cognitiva.
  • Su evaluación psicomotora
  • Análisis de la existencia del riesgo de úlceras.
  • Una ficha con todos sus datos de necesidades de enfermería.
  • Una ficha con sus datos funcionales físicos.
  • Una ficha con la valoración de su capacidad para relacionarse.
  • Análisis de su actitud y su motivación para participar las actividades de la residencia.

Los primeros días en el centro son siempre los más importantes para el nuevo residente. En esos días siempre debe sentirse escuchado, bien acompañado y muy querido. Cada día se debe mantener una pequeña conversación para detectar sus inquietudes, necesidades, posibles quejas o simplemente sentirse atendido. En estas pequeñas charlas se le pregunta por sus aficiones, qué le gusta hacer y se le debe informar de todas las actividades programadas en el centro, animándolo a participar en ellas.

Antes de que transcurran los dos primeros meses siempre se realiza un plan de atención personalizado de cada residente, que comprenda todas las disciplinas, fijando objetivos claros y creando una planificación de todas las actuaciones con el residente.

Se debe insistir a la familia de la necesidad de mantener un contacto por teléfono lo más frecuente posible, para que sienta muy cerca a su familia. Ese contacto siempre se facilita en todo lo posible y también se facilitará mantener el contacto con todos sus amigos y vecinos, que siempre podrán acudir verle al centro y a disfrutar de un buen rato con ellos, incluso comer juntos y salir a pasear fuera del centro.

Se planificará un régimen de visitas de los responsables del centro con los familiares para mantenerles informados del estado general del residente. También es muy importante conocer cómo están viviendo los familiares esta situación, y por tanto es muy importante escucharlos, intentar entender todos sus problemas que tengan que ver con el residente, ya que conocerlos permitirá mejorar la relación y un mejor cuidado de su familiar.

Siempre debe mantenerse informados a los familiares de todas las actividades que se realicen como fiestas y actividades extras a las que serán invitados.

Es importante conocer la opinión de los residentes y de los familiares mediante la realización de encuestas con los residentes sin deterioro cognitivo o deterioro cognitivo leve y con los familiares si se trata de residentes con deterioro cognitivo grave.

Pasado el primer año debe realizarse la evaluación de todos los objetivos planificados, también debe hacerse un nuevo estudio cognitivo, emocional y funcional para analizar la evolución del residente y en función de los datos analizados fijar nuevos objetivos con todas las actuaciones necesarias.

Todos los centros y residencias de ancianos seleccionados por BonoMédico garantizan a sus residentes un servicio de la mayor calidad al mejor precio. Seguridad y tranquilidad garantizadas tanto para el residentes como para sus familiares. Se esfuerzan a diario en mejorar numerosos aspectos de su funcionamiento. 

Las residencias seleccionadas cumplen y en muchos casos exceden con las normativa vigente en las siguientes materias: 

SIN BARRERAS ARQUITECTONICAS: Adaptación de las barreras arquitectónicas a las limitaciones físicas de sus residentes, con amplios espacios en pasillos, escaleras, ascensores, baños y habitaciones. Con esta adaptación se garantiza la máxima accesibilidad.

CONFORT CLIMÁTICO: Climatización de todas las habitaciones y zonas comunes.

SEGURIDAD: Máxima seguridad con elementos de protección en baños y camas, pasamanos en pasillos y ascensores, timbres de aviso y llamada, suelos antideslizantes en baños y pasillos.

SEÑALIZACIÓN: Adecuada señalización en todo el centro con carteles y avisos en todas las zonas comunes que ayuden a la correcta orientación de los residentes que lo necesiten.

AUTONOMÍA: Promoción y mantenimiento de la total autonomía física de los residentes.

ATENCIÓN SANITARIA: Control y seguimiento de las necesidades médicas y sanitarias de los residentes.

ATENCIÓN EMOCIONAL: Control y seguimiento de las necesidades afectivas de los residentes.

TERAPIA OCUPACIONAL: Desarrollo de programas de desarrollo personal con especial dedicación a programas de terapia ocupacional.

SERVICIOS BÁSICOS: Servicios básicos del centro

  • Alojamiento en habitación individual o doble.

  • Asistencia personalizada en las tareas de aseo, higiene y cuidado personal.

  • Dietas personalizadas adaptadas a las necesidades de cada residente.

  • Servicio de limpieza y lavandería.

SERVICIOS MÉDICOS: Servicios médicos y sanitarios del centro 

  • Valoración médica integral y personalizada.

  • Servicio continuado de enfermería.

  • Servicio de atención médica.

  • Servicio de farmacología.

  • Seguimiento de los tratamientos farmacológicos de los residentes.

  • Servicios de fisioterapia y rehabilitación con salas de rehabilitación y gimnasio.

ATENCIÓN INTEGRAL: Atención integral a los residentes 

  • Servicios religiosos.

  • Ayuda en la tramitación de documentación y obtención de ayudas.

  • Programas de ayuda psicológica.

  • Programas individualizados de estimulación cognitiva, lenguaje y memoria. 

  • Programas de terapia ocupacional.

  • Numerosas actividades de ocio.

  • Servicio de peluquería.

  • Servicio de podología.

  • Cafetería (no disponible en todos los centros)

  • Excursiones programadas y adaptadas a las necesidades de los residentes.

  • Actividades en periodo navideño (villancicos, belenes, comidas especiales)

 

Principios básicos que rigen la actividad de las residencias de ancianos seleccionadas por Bonomédico:

  • Se esfuerzan cada día en mejorar la satisfacción de sus residentes y sus familiares.

  • Planifican a corto y medio plazo la atención prestada a cada residente revisándola a medida que vaya envejeciendo o a medida que se vaya produciendo su deterioro físico o mental.

  • Todos los profesionales de las residencias de ancianos intentan ofrecer la máxima calidad en los servicios que presta cada uno: dirección, personal de administración y recepción, vigilancia nocturna, el personal sanitario, los cuidadores, personal de cocina, personal de limpieza, etc.

  • Tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son el protocolo de acogida, de hospitalización, de salidas del centro, de funcionamiento en centros de día, de conductas agresivas, etc.

  • Aumentar los servicios prestados al residente: intentan añadir servicios en la medida de sus posibilidades como ampliar horarios de visitas, aumentar las excursiones, etc.

  • Valoración y respeto de la individualidad de cada residente con detalles como la personalización de la decoración de las habitaciones, adaptación del menú, libertad de horarios de entrada y salida para los residentes válidos,etc.

  • Formación continua de todos los empleados siempre orientada a un mejor servicio y atención de los residentes.

ENCUESTAS DE SATISFACCIÓN A LOS RESIDENTES: Se presta especial atención a los aspectos que suelen ser los mejor valorados en las encuestas de satisfacción de residentes como los siguientes:

  • Horario de entrada y salida de residentes sin limitaciones

  • Que el centro permita optar entre habitación individual o doble.

  • Libertad para recibir visitas de los familiares en la habitación.

  • Autorización a los residentes para personalizar su habitación con objetos personales como cuadros, fotos, espejos.

  • Posibilidad de elegir el menú de las comidas.

  • Un amplio catálogo de actividades: excursiones, pintura, ejercicio físico, taller de baile.

  • Libertad para salir de la residencia con carácter temporal para visitar a la familia o realizar un viaje.

Protocolo de ingreso en las residencias de ancianos

La sociedad actual en la que los horarios de trabajo son difíciles de compaginar con la familia, el cuidado de los hijos y también el de los abuelos hacen necesario poder recurrir a residencias de ancianos en el caso de que necesitemos atender de forma adecuada a nuestros mayores. La decisión de tener que ingresar a un padre, madre o abuelo en una residencia de ancianos entraña muchas emociones de culpa y de abandono. Pero lejos de esto, dichos centros son la mejor opción de la que podemos disponer para que los ancianos estén bien cuidados tanto a nivel de sanidad como personal. El conocer los protocolos que rigen el funcionamiento de estos centros y tener un mayor conocimiento y cercanía a ellos, tranquiliza mucho a los familiares de estas personas. A continuación expondremos estos protocolos que son necesarios para poder organizar la vida de estos ancianos y de sus familias.

Antes del ingreso en la residencia                                                    

Asistencia social

Existe un departamento de Asistencia social en estos centros geriátricos, donde el profesional (asistente social), habiendo sido informado de forma fehaciente de la entrada del nuevo residente o mayor, realizará una serie de trámites para que todo salga lo mejor posible. Dichos trámites serán:

  • Contactar con la persona mayor.
  • Contactar con la familia del nuevo residente o con sus responsables.
  • Si es necesario, visitará a la persona mayor en su casa.
  • Recopilará y guardará el historial médico, con todos los análisis del nuevo residente.
  • Aconsejará a la persona mayor a que lleve sus recuerdos personales más íntimos e importantes.

Se informará sobre cómo se encuentra la persona mayor investigando con otras fuentes sobre este tema. Para ello se realizará un escrito detallado en el que figuren los siguientes datos:

  • Biografía del nuevo residente con sus antecedentes familiares, personales, sociales, el lugar en el que trabajó, vivió, y todo sobre su vida pasada en general.
  • Situación actual en la que se encuentra esta persona.
  • Lugar o centro anterior del que ha venido.
  • El motivo por el que ingresa en esta institución.

Dicho escrito informativo constatará como se encuentra emocional y físicamente esta persona durante estos encuentros y reflejará de forma cuantitativa la capacidad que tiene para realizar sus labores diarias.

Posteriormente, se cerrará la hora y día en la que el nuevo residente ingresará tanto con él como con su familia.

Deberá hacerse todo con un mínimo de 72 horas de antelación. Todos los departamentos de la residencia estarán al tanto de la persona mayor al entregar el informe, la información que este tiene y la fecha y hora en la que ingresará.

Para terminar este apartado, señalar que el asistente social se ocupará personalmente de gestionar y organizar la ropa de la persona mayor donde aparecerá marcada el nombre de esta.

Otros departamentos de la residencia

Cuando los otros departamentos de la residencia tenga el informe que ha realizado el asistente social y conozcan su contenido se prepararán para recibir a esta nueva persona de la forma más adecuada.

El departamento de Enfermería, mediante su personal sanitario, enfermera o enfermero, informará a los demás profesionales de planta del ingreso de un nuevo residente y también de todos los datos que consideren importantes para que su bienvenida sea lo mejor posible.

Enfermero de la unidad

La primera cosa que hará será comprobar el estado de la habitación para que se encuentre en las mejores condiciones posibles para recibir a esta nueva persona: cama hecha, toallas limpias y en su lugar, jabón, etc.

A continuación se informará al residente que ocupe esa habitación que desde una fecha determinada tendrá un nuevo compañero de habitación.

Por otro lado, se encargará de selección a otro residente, que puede ser o no el compañero de habitación, para que le ayude durante los primeros días a conocer cómo funcional el centro.

Para terminar, seleccionará al ayudante que se encargará del nuevo residente durante las primeras horas en las que entre en contacto con esta situación.

El ingreso

Área de asistencia social

Este departamento recibirá en la entrada de la residencia a la nueva persona mayor que ingreso, así como a sus acompañantes.

Una vez se encuentre en el interior del centro irán al despacho del asistente social con el objetivo de completar los datos que falten así como recoger todos los informes médicos y mantener un corto diálogo tanto con el nuevo residente como con los familiares o responsables de éste.

Después se completa la ficha social con la información personal y número de teléfono de contacto de familiares y amigos más cercanos. También se guardarán la Cartilla de la Seguridad Social y el DNI y se harán las correspondientes fotocopias para que puedan disponer de ella en la planta.

Realizada todas estas gestiones, los familiares o acompañantes y el residente recibirán la denominada tarjeta de bienvenida.

Para terminar, el departamento de asistencia social solicitará la presencia del enfermero o enfermera para que dé la bienvenida y conozca al anciano y lo acompañe a su planta.

Llegada a la planta

Una vez en la planta, el enfermero realizará las presentaciones oportunas con el resto de profesionales (médicos, auxiliares, limpiadoras) informando al residente de cómo se llama cada uno, las tareas que realiza y dónde pueden localizarlo.

Posteriormente presentará al anciano a sus compañeros de habitación, de mesa y de planta.

Después de haber acompañado al nuevo residente a su habitación y éste haya podido ver la misma, tanto uno de los auxiliares como su familia colocarán su ropa en el armario. Gracias a esto se sabrá si el nuevo residente dispone de ropa suficiente y, en caso de que no sea así, se informará al asistente social para que actúe de la forma más inmediata posible.

Antes de que entre el nuevo residente en la habitación, el enfermero pondrá una pegatina en la que aparecerá el nombre del residente.

Por último, el enfermero hablará con el médico para decirle en qué estado de salud ha podido ver a esta persona mayor que se incorpora a su centro.

Unidad de medicina

En línea con lo expuesto en el párrafo anterior, comentar que el médico y el enfermero tras una conversación con el residente y sus responsables realizará una recopilación de los datos de salud más significativos de esta persona para confeccionar su huevo historial donde se recojan:

  • Enfermedad actual
  • Alergias
  • Antecedentes de enfermedades
  • Alimentación
  • Deambulación
  • Continencia
  • Otras pruebas (electrocardiograma, análisis de sangre y orina, exploraciones, etc.).

Hecho esto, se pasará por escrito, lo antes posible, a Enfermería y Rehabilitación los tratamientos que debe seguir esta persona.

Cuando el nuevo residente ingrese, el médico de planta podrá ir con otro colega médico de otra planta si cree que es necesario.

El médico responsable de la unidad médica expondrá durante una reunión el historial clínico completo del nuevo paciente-residente.

Unidad de psicogeriatría

En este departamento se realizará la entrevista personal y la valoración psicogeriátrica.

Por otra parte, se incluirá en un conjunto determinado de la terapia de grupo al nuevo residente y se le asignará una terapia individual en el caso de que fuera precisa.

Unidad de enfermería

Conocido el nivel de dependencia que el nuevo residente tenga, se atenderán sus necesidades relativas a la higiene personal, nivel de incontinencia, duchas, sueño, programación de curas, disposición de barandillas junto a su cama, si la necesita, y la revisión de podología. Después se completará el historial de enfermería.

El día de ingreso se le pesa y los tres días siguientes se le miden las constantes vitales para comprobar cómo marcha su presión arterial, su frecuencia cardíaca, nivel de azúcar y temperatura.

Las carpetas y vasos de medicación irán convenientemente etiquetados con el nombre del nuevo residente.

En la primera reunión de planta se aprovechará para realizar un análisis del caso en cuestión y se comprobará si se cumple con el protocolo.

Unidad de terapia ocupacional y fisioterapia

Uno de los terapeutas se encargará de presentar al recién llegado la unidad de terapia ocupacional.

Para ello, primero el residente será valorado a nivel de salud (analizando cómo están sus músculos, articulaciones y demás).

Después qué tratamiento se va a realizar para que su salud siga estable o mejore.

Esta valoración del anciano se realiza durante la primera reunión de Actividades de la Vida Diaria.

Hecho todo esto, se le animará a que participe y asista a las tareas.

Unidad de animación

En este departamento se realizan actividades de ocio tales como fiestas, coro, periódicos y otras.

El nuevo residente conocerá toda la agenda de estas actividades y se le recomendará cuáles son mejores para su situación particular, al tiempo que se le animará a que participe.

De esta forma, se conseguirá que se integre y adapte mejor a las actividades que se organicen en planta.

Servicio religioso

El capellán presentará al nuevo residente y le informará de los servicios religiosos que contempla su unidad.

Luego comunicará este nuevo ingreso a todos los voluntarios de este servicio.

Si la persona que llega nueva tiene problemas al andar y no puede desplazarse por su propio pie, se lo dirá al personal de planta para que le ayude a moverse para asistir a misa.

Introducción en el centro geriátrico

Unidad de enfermería

El enfermero responsable se encargará de elegir a un auxiliar y otro anciano para que acompañen al nuevo residente y le enseñen las instalaciones de la casa y los servicios con los que cuenta: cafetería, peluquería, gimnasio, etc.

Asimismo recibirá información sobre horarios y actividades del centro: cuándo hay que levantarse, desayuno, consultas médicas y demás.

También se le dirá a qué médico o enfermero de planta deberá avisar si lo necesita.

Unidad de animación

En este departamento se presentará a todos al nuevo residente en la primera fiesta que se celebre tras la incorporación de éste para que se le dé una cariñosa acogida.

Servicio religioso

El capellán mantendrá un encuentro con el nuevo residente en el que recopilará la mayor información posible para:

Conocer qué tipo de servicio espera y saber sus costumbres

Ofrecerle una completa información acerca de lo que hacen: creencias religiosas, celebraciones litúrgicas, etc.

Mediante conversaciones con el psicoterapeuta, tanto médico como enfermero de planta darán información sobre el trato que le deben ofrecer los voluntarios al nuevo anciano.

Residencias de ancianos en Madrid: noticias relacionadas

Derechos para personas de la tercera edad

Así como todas las personas, las que sobre pasan los 60 años, tienen derechos que se encuentran reconocidos en las constituciones y ordenamientos jurídicos de los países, porque esos se derivan del derecho internacional de los derechos humanos, que tiene como finalidad que los seres humanos vivan de manera integral. En especial, las personas de la tercera edad tienen derecho a:

  • No ser discriminadas solo por su edad.
  • Contar con asesoría jurídica gratuita y que sea oportuna, también contar con un representante legal cuando lo consideren necesario.
  • Tener las oportunidades que faciliten el ejercicio de los derechos en condiciones de igualdad.
  • Expresar su opinión con total libertad y participar en el ámbito familiar y social.
  • Recibir el apoyo de las instituciones creadas para su atención.
  • Mantener las relaciones con su familia.
  • Recibir la atención y la protección que requieran por parte de la familia y de la sociedad.
  • Ser protegidas y defendidas
  • Vivir en lugares seguros en los que puedan satisfacer sus necesidades.
  • Ser tratadas con dignidad y respeto cuando estén detenidos por alguna causa justificada o cuando sean víctimas de delito.

El estrés en la tercera edad

La idea general que se tiene sobre las personas de la tercera edad, es que se jubilan de sus trabajos y podrán disfrutar plenamente de su tiempo libre, conviviendo con sus amigos, descansando placenteramente, leyendo el periódico mientras gozan de una taza de café o toman sus vacaciones en cualquier momento del año. Sin embargo, muchas personas que llegan a la tercera edad se encuentran en el dilema de que deben adquirir nuevas responsabilidades como cuidar de los nietos y puede ser una actividad gratificante pero también puede producirles mucho estrés.

Es más, existen muchas cosas en diferentes ámbitos, que pueden producirles estrés a las personas de la tercera edad, por ejemplo pagar las cuentas con un ingreso fijo, cuidar a familiares enfermos, problemas de salud o cuidar a nietos pequeños. El estrés en exceso puede agravarles sus propios problemas de salud, porque al estar estresados el cuerpo libera hormonas como la adrenalina y el cortisol que afectan a todos los órganos y provocan tensión en los músculos, aumentos del ritmo cardiaco y secreción de insulina, es decir que se ve afectado todo el cuerpo y por eso puede perjudicar la salud en general.

La relevancia de la tercera edad en la actualidad

En la actualidad muchas personas están sobrepasando las barreras cronológicas que se habían establecido como una etapa para la ancianidad, de esa manera se ha convertido el envejecimiento poblacional en un reto muy importante para las sociedades modernas. Con ese incremento de la población mayor las sociedades se han vuelto más responsables en crear programas de atención para las personas de la tercera edad y se enfocan específicamente en el área de la actividad física, porque es fundamental y conlleva muchos beneficios y ventajas, es por eso que existen organismos a nivel internacional que expresan su interés por salvaguardar la atención en los adultos mayores; sin embargo, ese trabajo es poco, ni tampoco sencillo debido a las expectativas, que demandan una atención especial por una posición incluyente, estable y activa productivamente.

Es por eso que resulta imprescindible que en la sociedad también se desarrolle una cultura íntegra de comunicación efectiva con las personas de la tercera edad, a pesar de que los adultos mayores presenten problemas de salud que afecta la comunicación, como la pérdida parcial o total auditiva, siempre necesitan de la comprensión y el amor de otros seres humanos

Falta de hambre en los adultos mayores

La falta de hambre se relaciona mucha veces con el padecimiento de alguna enfermedad y eso es contraproducente porque cuando un adulto mayor está enfermo es cuando más necesita energías y alimentarse sanamente para recuperar la salud. La desnutrición es la peor consecuencia de la falta de apetito. Cuando existen una disminución de apetito las personas de la tercera edad comienzan a perder peso y con el paso del tiempo terminan desnutridos, eso les genera más enfermedades e incluso pueden perder la vida.

Por eso se recomienda que se busquen alternativas para que las personas de la tercera edad se alimenten de la manera correcta, se puede consultar con el médico si las medicinas que está tomando le afectan el apetito y de ser así si es posible cambiarlas, también es necesario evaluar si la falta de apetito se da por sentimientos de aislamiento o soledad, en esos casos lo recomendable es que el adulto mayor no coma solo, que siempre lo acompañe un familiar, un amigo o un vecino y la preparación de los alimentos debe ser sencilla pero con mucho sabor para que no se desmotive y se alegre al comer.

Toma de analgésicos en la tercera edad

Una de las causas más habituales por la que las personas mayores acuden al médico es por el dolor que sienten. En la mayoría de ocasiones, este dolor se presenta en las articulaciones y hay veces que la disminución de kilos y practicar alguna actividad física pueden calmarlo. En caso de que no se logre este propósito, cabe la posibilidad de recurrir a la ingesta de analgésicos.

Existen distintas clases de analgésicos. Los más utilizados suelen ser los AINES -antiinflamatorios no esteroideos-, que abarcan la aspirina, el ibuprofeno o el paracetamol. No obstante, también poseen determinados efectos secundarios como úlceras gastroduodenales que causen hemorragias digestivas. Consulte siempre al doctor, que le indicará cuál de ellos le resultará más conveniente según su caso concreto.

En ocasiones, recetar analgésicos lleva aparejado prescribir protectores estomacales para de este modo impedir que surjan los efectos secundarios mencionados.

Cambios sexuales en los ancianos varones

Conforme transcurren los años, la disminución en los índices de la testorena producida en el hombre origina diversas consecuencias. La modificación fisiológica más evidente en el caso de ellos viene determinada por la erección, que con la senectud pierde rigidez. También aumenta el período refractario, que es el lapso temporal que transcurre entre una erección y otra tras haber alcanzado el orgasmo.

El cambio en el orgasmo no es tan notorio, pero sí es cierto que desciende el volumen de esperma que se eyacula. Tanto este como los síntomas antes comentados no han de afectar a la actividad sexual del varón, aunque los hay que sienten esta evolución como una pérdida de virilidad que, en determinados casos, puede llegar a ser estresante. Por extensión, puede además perjudicar a la pareja, especialmente cuando hay problemas de comunicación.

En una reducida proporción de la población masculina, llegar a los 60 años de edad provoca:

  • Fatiga.
  • Disminución del apetito sexual.
  • Pérdida de potencia.
  • Irritabilidad.
  • Problemas de concentración.

Diagnóstico del mareo en la tercera edad

Según los facultativos, el mareo puede encuadrarse dentro de uno de estos conceptos principales:

  • Vértigo, sensación de giro o de movimiento.
  • Falta de estabilidad, de equilibrio o de problemas para conservar este.
  • Presíncope o prelipotimia, es decir, sensación de que va a alcanzarse un grado de inconsciencia.
  • Otra serie de sensaciones difusas: falta de seguridad, flotación, aturdimiento, etc.

Por norma general, el reconocimiento físico aporta los aspectos esenciales de su detección. Durante dicho examen, el especialista comprobará la tensión arterial y el pulso, al tiempo que llevará a cabo:

  • Una auscultación del corazón.
  • Un test de piel y mucosas con la finalidad de determinar su coloración.
  • Un examen de la capacidad de visión.
  • Una exploración de oídos.
  • Un análisis neurológico.

Una vez disponga de los resultados, lo más habitual es que también requiera la práctica de un electrocardiograma tras el análisis de sangre.

Las relaciones sociales en la tercera edad

A pesar de que los ancianos se sienten bastante satisfechos con sus relaciones sociales, siempre que habrá que dedicar una mayor atención a las mujeres y a los más mayores para impedir que esa vida social desaparezca.

En relación a las mujeres, sobre todo han de promoverse sus relaciones externas al entorno de su familia, impidiendo de este modo situaciones estresantes. Estas son muy habituales en nuestra sociedad, ya sea porque la mujer cuida de otra persona mayor o porque lo hace con sus nietos, lo cual no siempre es muy recomendable dada su edad y estado de salud.

Respecto a los ancianos de mayor edad, se habrá de velar por evitar que su calidad de vida empeore, más allá de su estado psíquico y físico, mediante empresas de cuidadores profesionales, registrándose en sistemas de telemedicina o incluso entrando a formar parte de una residencia.

Reconocimiento médico en varones desde los 40 años

En España, hoy en día, las causas de fallecimiento más comunes son el cáncer, las enfermedades del corazón y las que afectan al cerebro. Ellas tres suponen casi la mitad de la totalidad de muertes que se producen cada año.

Entre la población masculina, los tipos de cáncer que se presentan con mayor asiduidad son los de:

  • Tráquea, bronquios y pulmón.
  • Estómago.
  • Próstata.

Con la información disponible en la actualidad, puede asegurarse que la mayoría de estos decesos podrían impedirse si se adoptasen medidas para promocionar la salud y prevenir patologías cardiovasculares.

Por ejemplo, una de ellas sería dejar de fumar, pues así se disminuye sustancialmente la mortalidad por cáncer de pulmón (la cual se sitúa en unas 54 personas por cada 100.000 habitantes), ya que están más que demostradas las ventajas derivadas del cese de consumo de tabaco.

Adaptar la casa a personas de la tercera edad

La decisión de cuidar a una persona de la tercera edad en casa es algo que se tiene que conversar en familia, porque existen muchos factores que se deben tener en cuenta. Todo depende del adulto mayor, pero lo básico es darle todos los cuidados fundamentales que se relacionan con la adecuada higiene y con una buena alimentación, lo que significa, que coma cuatro comidas al día y que ingiera al menos siete tazas de líquido. También, se tiene que hacer actividades que incrementen la estimulación física, mental y darle afecto completamente.

Cuando el caso se trata de una persona de la tercera edad postrada completamente en una cama, se tiene que considerar otros factores prioritarios porque ese tipo de personas puede sufrir riesgos asociados a la rigidez de las articulaciones y escaras, por eso es importante que tengan un buen colchón y preocuparse de cambiarlo de posición cada dos horas y que haga ejercicios con ayuda de los familiares. Eso sirve para mantener los rangos articulares, porque si una articulación está mucho tiempo inmovilizada tiende a ponerse rígida, lo que provoca mucho dolor y limitaciones serias en la movilidad.

Converse con su abuelo o abuela, padre o madre de la tercera edad

La etapa de la tercera edad ha llegado al núcleo familiar. Ahora nuestro padre o madre ya cumplieron más de 65 años y es momento de abordar algunos temas relevantes con ellos.

Uno de ellos, es la reorganización del ámbito cotidiano. Es necesario acondicionar el hábitat en función de lo que se requiera en cada momento: por ejemplo si existe reducción visual en la persona, entonces se deberá mejorar la iluminación en cada área de la casa; quitar los obstáculos en el camino de la cama al baño para prevenir tropiezos nocturnos; hacer más seguro el cuarto de baño, ya que en ese lugar es donde se dan la mayor cantidad de caídas (poner piso antideslizantes en la ducha y pasamanos de apoyo).

Para los casos de que el familiar tenga una enfermedad crónica o complicada, los hijos deben conocer el diagnóstico preciso de sus padres. Recurra a un profesional que lo haga sentir conforme y bien informado. Pregunte sobre las características de la enfermedad, su evolución y pronóstico, y las modificaciones que puede tener a nivel de la personalidad y las emociones su padre o madre al momento de padecerla. El ser consciente de los distintos aspectos ayudará a una mejor planificación familiar sobre los cuidados que necesitará el progenitor y quien lo cuidará.

 

El fortalecimiento que brinda la actividad física en la tercera edad

En la actividad física existe una fase de fortalecimiento que al principió será de quince minutos y se incrementa según va mejorando la condición física de la persona de la tercera edad. Se debe recordar que un parámetro sencillo, pero efectivo a considerar es que una liga si se levanta menos de 8 veces es demasiado pesada para comenzar y si se levanta más de 15 veces es demasiado liviana y se debe buscar una liga que levante en un parámetro intermedio.

Este tipo de ejercicios tiene muchos beneficios como:

  • Mejorar la velocidad de la marcha
  • Mantener el peso corporal
  • Mejorar el equilibrio
  • Prevenir caídas
  • Aumentar el nivel de actividad física espontánea
  • Disminuir la depresión
  • Controlar de mejor manera las enfermedades vasculares, la diabetes, la artritis, entre otras.
  • Mantener e incrementar la densidad ósea
  • Mejorar la digestión y prevenir el estreñimiento
  • Fortalecer la musculatura
  • Mejorar los reflejos
  • Mejorar la movilidad articular

Se deben tener algunas consideraciones de cuando se debe reducir la intensidad por ejemplo si se manifiestan vértigos, o tiene una falta de aliento o temblores.

Pruebas para prevenir enfermedades en las personas de la tercera edad

Existen varias pruebas médicas que se deben realizar para prevenir algunas enfermedades que atacan a las personas de la tercera edad, entre esas están:

  • Examen de detección de colesterol: Cuando una persona presenta el colesterol alto es un factor de riesgo porque puede padecer una enfermedad del corazón. Las personas de la tercera edad están en riesgo de padecer enfermedades cardíacas coronarias es por eso que deben hacerse la prueba del colesterol. Además, los niveles de colesterol se pueden medir con una prueba de sangre, algo bastante sencillo de realizar.
  • Examen de detección de cáncer colorecctal: Dos de cada tres de los nuevos tipos de cáncer colorrectal se detectan en personas de más de 65 años de edad. Todos los adultos mayores, deben someterse a esa prueba para detectar cáncer colorrectal. El médico puede brindar información de los tipos de pruebas de detección disponibles.
  • Presión arterial alta: Comúnmente se conoce como hipertensión, y la posibilidad de padecerla incrementa con la edad. Es posible que el médico revise la presión cada vez que se le visite en el consultorio, si no lo hace, solicíteselo, porque es importante.

Controlar la ingesta de medicamentos en las personas de la tercera edad

Las enfermedades crónicas en las personas de la tercera edad los obligan a consumir muchos medicamentos al mismo tiempo. Se debe señalar que su mayoría de los medicamentos tienen efectos colaterales, que pueden repercutir en la salud de la persona o interferir unos fármacos con otros, así se exageran o limitan los efectos. Se recomienda que durante esa etapa se debe llevar un seguimiento de los medicamentos y las dosis, para evitar una sobredosis de medicamentos y sus posibles efectos.

En las personas de la tercera edad el riñón, hígado o el aparato digestivo funcionan de diferente manera  que en una persona joven y por lo tanto, el metabolismo, la absorción o la eliminación de un medicamento son diferentes. Por eso, una dosis común puede resultar en muchas ocasiones excesiva para ellos. Es por eso que los tranquilizantes, los antialérgicos, y algunos antidepresivos, pueden producir fallas en la concentración y en la memoria; como consecuencia, las personas de la tercera edad de 65 están expuestos a este riesgo, de esa manera es que los medicamentos no deben ser usados sin prescripción médica y dosis recomendadas por el especialista.

Tomar una ducha trae beneficios en la tercera edad

Para que una persona de la tercera edad acceda a tomar una ducha es necesario establecer un horario de baño que sea constante. No importa si se contrate un cuidador o el cónyuge le brinde ayuda, es necesario colocar una hora de baño en el calendario para ayudarle a esa persona a que mejore su memoria y que mejore la noción de las actividades de la semana. El baño debería ser un acontecimiento muy esperado y rutinario así como la hora de la comida o de dormir. También es necesario cerciorarse de planear las acciones que se realizarán en el baño, si no se le va ayudar directamente es necesario que se le pregunte en que horario tomará la ducha y de cuántos minutos será esta, para que no genere ansiedad y que la actividad se realice sin problemas.

Si la persona se va bañar sola, una forma sencilla de cerciorarse de que lo haga con frecuencia consiste en revisar el tamaño de la barra de jabón y el nivel de los recipientes que contienen el champú o el jabón líquido para el cuerpo; así se determina si los ha utilizado.

La alimentación se debe cuidar en la tercera edad

A las personas de la tercera edad se les recomienda hacer por lo menos tres comidas al día, sin olvidar el desayuno. Siempre es recomendable comer diariamente diferentes tipos de cereales como arroz, pan, y fideos. El aporte de fibra ayuda a mantener un buen funcionamiento intestinal y minimizar el riesgo de enfermedades crónicas como las enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. También en la tercera edad se deben reducir las calorías de la dieta, porque a esa edad, es menor la actividad física. Las carnes blancas son mejor que las rojas, por eso se deben consumir pavo o pollo, sin piel para que sea menor la grasa. Lo importante es seguir comiendo de todo, porque una dentadura débil no es una suficiente razón para eliminar de la dieta productos que son esenciales. Si ese es el problema, la solución es consumirlo en purés con otro tipo de ingredientes como verduras.

Se recomienda que se haga una compra semanal, de esa manera se planifican los alimentos que se van a comprar, si no desea ir solo puede pedirle a un amigo o familiar que le acompañe a realizar las compras.

Clases de cocina para adultos mayores

En muchos clubes destinados para personas de la tercera edad no se cobra cuota alguna y de esa manera todas las personas tienen la posibilidad de juntarse con personas que están en condiciones similares, y profundizan en ámbitos que les interesan, como son personas que no tienen horarios, se organizan como mejor les parece, en algunas ocasiones se reúnen en algunas instituciones que están a su servicio y en otras se reúnen en la casa de alguno de los miembros. En estos clubes son muchos los talleres que se dan, para que cada persona decida qué es lo que quiere aprender o perfeccionar.

Muchos de estos clubes pretenden que las personas de la tercera edad se mantengan activas, física y mentalmente, eso gira en torno de la satisfacción de un trabajo bien hecho. Los cursos de cocina son uno de los mejore cursos que se pueden recibir porque las personas se mantienen ocupadas no solamente en las clases sino también en sus casas porque pueden llegar a practicar o a innovar los platillos que está acostumbrado a preparar, además eso contribuye en su sana alimentación porque aprenden a combinar vegetales con otras comidas deliciosas.

Trabajos que pueden hacer las personas de la tercera edad

Al llegar a la tercera edad, las personas gozan de tiempo libre que puede ser empleado para ganar un poco de dinero extra, por ejemplo puede poner a disposición de otras personas su servicio de trámites y mandados, que consiste en hacer mandados urgentes, ya sea porque las otras personas tienen limitaciones físicas o porque no tienen tiempo para hacer esas tares, el adulto mayor puede ir a pagar servicios, enviar correspondencia, realizar mensajería, hacer trámites en oficinas, entre otras cosas. La confiabilidad y la discreción son clave para este negocio.

También pueden trabajar de hacer mandados, siempre y cuando no tenga problemas de movilidad o complicaciones con utilizar el transporte público puede trabajar haciendo mandados, mejor aún si dispone de un vehículo, porque se puede transportar con mayor facilidad, así puede llevar a otras personas al banco, al médico o hacer otra diligencia, siempre es necesario recalcar la confianza que inspira para los demás familiares y puede cobrar los honorarios por hora o por día, según sean las actividades que realiza.

Siempre se recomienda que haga estas actividades cuando se encuentre bien de salud y tenga ánimos para trabajar. 

Medicamentos que puede provocar desánimo en el adulto mayor

Es necesario que las personas al cuidado del adulto mayor o sus hijos, nietos o amigos, estén pendientes de supervisar qué tipo de medicamentos está tomando la persona de edad avanzada, para poder comprobar los efectos adversos que pueden tener en la persona. Algunos fármacos que pueden producir depresión al momento de ingerirlos, son:

Aciclovir: se toma para disminuir el dolor y que mejoren más rápido las heridas en el tratamiento del herpes simple y zóster. Sin embargo, tiende a causar depresión.

Barbitúricos: el componente fenobarbital, se toma para controlar las convulsiones, al mismo tiempo que controla la ansiedad, pero pueden provocar depresión.

Bloqueantes beta: atenolol, propanolol o labetalol. Todos son para controlar la hipertensión, arritmias, para la prevención de las crisis de migraña, angina de pecho, glaucoma, etc.

Benzodiacepinas: Clonazepam, lorazepam, se toma para aliviar convulsiones o para manejar la ansiedad en las personas, sin embargo, causan depresión.

Estatinas: se usan para disminuir los niveles de colesterol, pero también puede causar la depresión.

Antiepilépticos: El componente etosuximida, se toma para controlar las crisis de ausencia.

Bromocriptina: se usa en la hiperprolactinemía, acromegalia y en la enfermedad de Parkinson, pero pueden provocar la depresión.

Amarse en la tercera edad es bueno para la salud física y mental

El amor de las personas de la tercera edad se puede tener como una lección en relación al verdadero amor., porque el amor de las personas mayores es un amor verdadero muy generoso, donde no existen sentimiento de egoísmo y donde lo importante es conservar una coherencia. Ellos se enamoran verdaderamente de la persona, de lo que han sido, de lo que son y de lo que serán, porque por muchas diferencias que tengan, de esa manera la esencia sigue siendo la misma.

Así se puede decir, que es un actitud muy envidiable, porque la mayoría de personas jóvenes son escépticos, que consideran que el amor no es para siempre, tienen parejas que se rinden cuando se dan cuenta que la pasión ha huido. En la actualidad se viven amores egocéntricos, en las que los jóvenes piensan en sí mismo y no en el amor, por lo que si practicaran más generosidad y se aprendiera del amor de las personas de la tercera edad, se viviría en pareja de una manera diferente, porque si de algo saben los más mayores es del largo camino de la vida.

Preocupaciones al momento de llegar la jubilación

La preocupación por los jubilados es mayor en la sociedad y también las compañías están más sensibilizadas. Existen compañías que ofrecen a las personas que van a jubilarse, ya sea por voluntad propia, porque se vean afectados por edad o por planes de jubilación anticipada, la opción de recibir asesoría por parte de profesionales especializados para adaptarse a esta nueva etapa de la vida. Esos programas son útiles para acercar la nueva realidad de los trabajadores.

Por ser un proceso muy importante es imprescindible desarrollar una serie de iniciativas que favorezcan la adaptación de los trabajadores a la nueva situación de vida, por eso debe ser atendido y focalizado, un psicólogo orientador en procesos de jubilación será de gran valor y utilidad para favorecer la vivencia de este tránsito vital con éxito. El asesoramiento fundamental va a darse en cuanto a la actitud que debe tener la persona mayor sobre cómo llegar a esa etapa satisfactoriamente lo cual conlleva hacer un repaso de conocimientos acumulados, de vivencias, de experiencias, y del rol que se ha desempeñado como profesional hasta ese momento o de los roles fundamentales desempeñados a lo largo de su vida.

Usar celular es necesario en la actualidad

Muchas veces las personas de la tercera edad sufren de exclusión en la sociedad de consumo, puesto que los productos tecnológicos, entre esos los celulares, son los más publicitados en los medios de comunicación de masas. No obstante, esa publicidad rara vez es protagonizada por personas mayores. Por eso, como es un producto que no va dirigido a ellos, les genera un sentimiento de indiferencia y desinterés hacia los celulares, desconociendo todas las ventajas que eso les podría generar. Además, las personas mayores tienen que hacer un esfuerzo mayor que el resto de la sociedad para adaptarse al mismo ritmo que la tecnología.  Deben formar parte del presente de una manera más activa y visible, para hacer uso de las nuevas tecnologías.

Es necesario que se superen los prejuicios, para demostrarle a la sociedad que la tercera edad no es sinónimo de pasado. De esa manera pueden mejorar su calidad de vida, porque la tecnología también es útil para las necesidades que puedan tener, mantener y ampliar su red de relaciones, con el uso de los celulares y herramientas como el correo electrónico y la mensajería instantánea, agilizan la comunicación con los familiares.

Conducir durante la tercera edad

Conducir brinda una sensación de independencia, libertad e interacción con el mundo. Los conductores de la tercera edad se sitúan en el sector de mayor riesgo de cometer infracciones viales y accidentes de tráfico por kilómetro recorrido. Por eso, el deterioro funcional de debe a  trastornos que se relacionan con la edad y son una señal de advertencia para dejar de conducir.

Existe una diversidad de factores que pueden limitar la capacidad de conducir. Entre esos están los cambios que se relacionan con el envejecimiento y los fármacos usados de manera frecuente para tratar las enfermedades de las personas de la tercera edad también pueden afectar en gran medida la capacidad de manejar.

Conducir conlleva ejecutar acciones simultáneas. Estas acciones necesitan varias cualidades importantes, como:

  • Una mente clara
  • Buena visión y audición
  • Atención y concentración mental
  • Reacción rápida
  • Buena movilidad de la parte superior del cuerpo como hombros, espalda y cuello.

Una carencia de alguna de esas cualidades puede afectar negativamente a la capacidad de conducir. Esas carencias pueden tener muchas causas y casi todas estas capacidades se deterioran de una manera u otra cuando las personas comienzan a envejecer.

La tradición del Carnaval

El Carnaval es una tradición que se ha convertid en una fiesta popular internacional. Se celebra después de la navidad y termina el martes de Carnaval, antes de que inicie la cuaresma católica. Es una de las actividades de las que más disfrutan participar las personas de la tercera edad, puesto que pueden participar en muchas de las actividades, conocer a nuevas personas, crear relaciones sociales, participar de los desfiles con sus familiar, ver los bailes, los disfraces, las carrozas, los papelillos, las coronaciones de reinas, participan para ganar sorpresas y disfrutan de los juegos. Cada una de las regiones tiene su forma y estilo de celebrar los carnavales, pero son sus habitantes los que le dan ese toque especial, un calor humano.

Las personas de la tercera edad disfrutan ser tomadas en cuenta para la creación de los disfraces y atuendos, puesto que las mujeres en ese rango de edad tienen mucha habilidad para crear roda y moda, también los hombres mayores tienen experiencia para montar las carrozas y creatividad para aportar nuevas ideas, de esa manera se hace un intercambio generacional y los más jóvenes conviven con los adultos mayores, aprendiendo uno de otros.

Problemas para utilizar la computadora en la tercera edad

Muchas personas de la tercera edad tienen problemas para comprender el lenguaje que generan las tecnologías, eso limita utilizar los avances tecnológicos que pueden ser muy beneficios en esa etapa de la vida. Uno de los beneficios podría ser evitarse las largas colas que se deben hacer en los bancos o los riesgos de la seguridad de la utilización de los cajeros automáticos, sin embargo se podría evitar si supieran como comprar virtualmente sin problemas de desplazamiento y con la plena utilización de sus tarjetas de crédito, celulares, computadoras e internet.

Los problemas no se relacionan con la capacidad cognitiva, sino que han sido producto de una socialización temprana donde ese tipo de artefactos no existían. La educación era diferente, es por eso que se dificulta hacer una lectura multidimensional que los avances tecnológicos exigen. Sin embargo, la tecnología se ha podido incorporar aun con ciertos límites y algunos obstáculos, porque para muchas personas mayores no es amigable y exige una constante actualización. Se incorporan nuevos métodos de comprensión de ese tipo de lenguaje y puede ser ás sencillo para unas personas que otras, aun así, no es imposible su utilización.

Ventajas de hacer taichí en la tercera edad

Noticia número 25

Al practicar taichí todo el cuerpo se involucra y eso permite mantener un buen estado de salud. La práctica de este arte marcial de origen chino previene la deficiencia renal, y tiene muchos beneficios en los sistemas circulatorio, nervioso, digestivo y respiratorio. Mantiene en óptimas condiciones los huesos, se los músculos se tonifican, las articulaciones se flexibilizan y los ligamentos se vuelven más elásticos. Por el contrario, por medio de la práctica del taichí frecuentemente se previene y mejora el estado de ánimo porque se elimina la depresión, angustia y ansiedad, es por eso que se considera como  una herramienta para los tratamientos psicológicos.

El Taichí se puede usar como técnica terapéutica alternativa para las personas de la tercera edad y más para las que necesitan cultivar el cuerpo con un ejercicio que no sea agresivo. Muchos estudios han manifestado, que practicar taichí, puede generar buenos beneficios en la salud del que lo practica. Muchos de esos estudios se hacen con pacientes que practican taichí y que sufren enfermedades crónicas como esclerosis múltiple. Los doctores han descubierto que practicar ese arte marcial mejora la salud del corazón, la flexibilidad y el equilibrio.

La meditación con beneficios para la salud de los ancianos

Cualquier persona puede practicar la meditación a cualquier edad, pero para las personas que sobre pasan más de los 60 años, la meditación es algo muy bueno para su vida, por los grande beneficios a la salud que le genera. La meditación es simple, es económicamente barata practicarla y solo se necesita dedicarle pocos minutos al día. Eso sí, es relevante practicarla todos los día para tener los resultados esperados.

En la actualidad, se siguen realizando estudios para comprender mejor los efectos que tiene la meditación en la salud física y emocional de las personas. Incluso el propio Dalai Lama fundó un instituto  llamado “Mind and Life” (Mente y Vida) que se dedica a investigar los beneficios de meditar.

La meditación trae muchos beneficios para las personas, sobre todo aquellas que padecen de hipertensión (presión arterial alta), a controlar los síntomas del síndrome del colon irritable, y a que se reduzcan los brotes de la colitis ulcerativa.

Mientras que otros estudios afirman que la meditación trae beneficios para reducir el dolor, reduce el riesgo de complicaciones de la enfermedad del corazón, que tanto padecen las personas adultas mayores, alivia la soledad que muchos mayores pueden llegar a sentir.

Las actividades recreativas en los adultos de la tercera edad preservan la independencia

A medida que el cerebro y el cuerpo comienzan a perder sus fortalezas, las actividades para los adultos mayores pueden contribuir a ejercitar sus capacidades cognitivas como físicas de manera que puedan maximizar su autonomía.

Por ejemplo, los rompecabezas ayudan a conectar las neuronas en el cerebro y otras actividades, tales como los álbumes de recortes, juegos de dominó, damas, ajedrez, que ayudan a la memoria, e incluso evitan el Alzheimer.

Las personas mayores están más alertas, incluso que otras personas en otras etapas de la vida y entre más cosas por sí mismas pueden hacer por sí solos, más probabilidades de conservar su autonomía tienen.

La actividad social prolonga la calidad de vida

Las actividades recreativas también contribuyen a que las personas tengan una vida social activa, de hecho un estudio realizado en Londres, menciona que las personas adultas mayores productivas y socialmente activas viven significativamente más que los que no están involucrados en actividades recreativas donde comparten con otras personas de su edad. Las actividades que involucran interacción social de las personas mayores son más relevantes de lo que cualquier persona se podría imaginar.

Los videojuegos son tan eficaces como una consulta médica

Muchas veces se culpa a los juegos electrónicos como una de las causas de enfermedades psicológicas, pero muchos estudios han demostrado que pueden ser una cura. En el 2012 se creó una nueva forma de tratar la depresión, se llama SPARX y es un videojuego que ha sido diseñado para tratar a los niños de una forma más divertida y activa que si solo se someten a un asesoramiento tradicional. El acrónimo es de pensamientos inteligentes, positivos, activos, realistas y de factor “x”, y se basa en las estrategias que se usan para combatir la depresión.

SPARX, es un juego de fantasía en el que las personas de la tercera edad crean avatares con el fin de aplastar aquellos pensamientos negativos y sombríos, y restablecer el orden del mundo virtual. En cada nivel se les enseña a los jugadores los hechos básicos sobre la depresión, estrategias para hacer frente a las emociones negativas y enseña técnicas de relajación.

Se considera que alrededor del 44% de los jugadores SPARX se recupera completamente de la depresión, mientras que el resto de pacientes necesitan de una terapia complementaria para superar sus etapas de depresión.

Los beneficios de los ejercicios aeróbicos

A medida que las personas envejecen se tienen algunas evidencias de modificaciones y se altera  el estado de salud física y sicológica. Esos cambios son progresivos y se ha demostrado en muchas investigaciones, que el ritmo de degeneración se ve modificado con la actividad física. En efecto, los ejercicios aeróbicos pueden contribuir a mantener o mejorar la condición física, los niveles de presión arterial o el estado mental de los ancianos.

Al envejecer se presentan cambios fisiológicos

Según van envejeciendo las personas, se van produciendo modificaciones en el estado de salud, se van alterando las estructuras y se reducen las funciones de las células y los tejidos de todos los sistemas del organismo. Así aparecen cambios que afectan el tamaño y la función de los músculos, la masa metabólica se activa, los riñones, el aparato cardiovascular, los receptores sensoriales, las glándulas sexuales, la respiración, la médula ósea y los glóbulos rojos y el sistema esquelético.

Ese tipo de cambios son progresivos e inevitables, pero se ha demostrado con muchos estudios que el ritmo de algunos se puede modificar con los ejercicios físicos. También, el ejercicio ayuda en el tratamiento y prevención de la osteoporosis.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Madrid

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.