Otorrinolaringólogos en Madrid

Los mejores especialistas médicos

Otitis: síntomas y tratamientos

Otitis: síntomas y tratamientos

La otitis es una de las enfermedades infantiles más frecuentes en las atenciones prestadas por los otorrinos de Madrid. Su origen se encuentra en un incorrecto funcionamiento de la llamada trompa de Eustaquio, conducto del oído que une la zona media con la rinofaringe. La causa intrínseca más frecuente suele deberse a alguna alergia o cuadro infeccioso y la causa extrínseca más recurrente es la existencia de vegetaciones. Se producen tanto por cuadros víricos como bacterianos. La otitis suele presentar un cuadro con diversos días de duración y en función de su evolución temporal se clasifica en aguda (menos de 21 días), subaguda (de 21 a 70 días) y crónica (más de 70 días).

Los síntomas más frecuentes descritos por los otorrinos de Madrid en las otitis son el dolor de oído, la fiebre e irritabilidad. El dolor puede llegar a alcanzar cuadros muy intensos que alteran gravemente la calidad de vida del paciente. Como síntomas menos frecuentes se presentan las supuraciones a través del oído con distinta densidad en función de su gravedad (líquidos fluidos y serosos, mucosos o de pus), la sensación de vértigo e incluso parálisis en la cara.

Es muy frecuente en los niños. Se calcula que más del 65% de los menores de 8 años han tenido algún cuadro de otitis media a lo largo de su infancia. No es frecuente una vez superada esa edad. Diversos estudios acreditan que la lactancia materna ayuda a reducir la incidencia de esta enfermedad.

Los medios más frecuentes utilizados por el otorrino para diagnosticarla son el estudio de la historia clínica del niño, la exploración visual y el examen otoscópico incluyendo la revisión de posibles problemas físicos en la nariz y cara que puedan favorecer la obstrucción nasal o del oído. Debe realizarse también una prueba de audición para comprobar si existe algún tipo de problema auditivo provocado por esta enfermedad.

El tratamiento elegido por el otorrrino en Madrid suele basarse en antibióticos específicos para el virus que la haya causado consiguiendo una importante reducción de los síntomas en un plazo de dos días. Si existe mucosidad abundante en el cuadro médico se añaden algún medicamento para la descongestión nasal.

Si las otitis se presentan con mucha frecuencia en los niños se recomienda una pecunia intervención de cirugía para extirpar tejido y la implantación de tubos de drenaje del líquido en el oído.

Tumores de laringe

Tumores de laringe

Tumores benignos de la laringe

Son bastantes raros. La sintomatología que describen los otorrinos de Madrid depende fundamentalmente de la localización:

  • Tumor en glotis: disfonía.
  • Tumor en vestíbulo laríngeo: durante mucho tiempo permanece asintomático pues es una región muda, y lo más significativo son las parestesias (sensación de cuerpo extraño carraspera...), hasta que alcanzan un gran tamaño y pueden ocasionar disnea o alteraciones del timbre.
  • Tumor en región infraglótica: igualmente permanece mucho tiempo silente hasta que se instaura característicamente una disnea; posteriormente se puede asociar parestesias y ligera ronquera.
  • Tumor en región supraglótica: se parece al del vestíbulo laríngeo pero destacando la disfonía.

Los otorrinos de Madrid los dividen en dos grandes grupos:

  1. Mesenquimatosos. Son los más raros. Como variedades tenemos:
    • Lipomas: son pequeños quistes grasos que aparecen muchas veces a nivel del borde libre de la epiglotis ocasionando, sobre todo, pequeñas parectesias laríngeas.
    • Condromas: se establecen a nivel del cartílago cricoides creciendo muy lentamente, si lo hacen hacia fuera no importa, pero si lo hacen hacia dentro se instaura una disnea progresiva.
    • Fibromas: se localizan fundamentalmente en región subglótica.
    • Angiomas: son más frecuentes en el adulto que en el niño, formando parte de una angiomatosis diseminada. Si crecen mucho pueden originar problemas de asfixia.
    • Miomas: son muy raros, con la relativa excepción del mioblastoma de células granulosas.
  2. Epitelioides. Se trata de papilomas, que son fibroepiteliomas benignos (pueden incluirse en parte, por tanto en el grupo I). Son los más frecuentes de los tumores benignos y se distinguen dos tipos distintos en función de la edad:
    • Papiloma duro o del adulto: de localización única, es una lesión precancerosa típica de adultos fumadores. La histología es similar a la de la otra variedad: una vellosidad polipoidea con marcada hiperplasia epitelial y queratinización, y un eje conectivo vascular.
    • Papiloma blando o del niño: también llamado papilomatosis difusa pues se encuentran múltiples papilomas diseminados. Es una reacción inflamatoria de origen viral, siendo responsable un papovavirus del tipo A (o virus del papiloma) lo que los otorrinos de Madrid han demostrado aislando el virus y comprobando que se pueden producir siembras papilomatosas en otras zonas del niño. No se maligniza pero es un proceso que cura con mucha dificultad, recidiva con frecuencia e impide el normal desarrollo de la laringe. Origina cuadros disneicos muy precoces, siendo sujetos que durante toda su infancia hasta la edad adulta son portadores de una cánula respiratoria. Después de la pubertad el proceso desaparece pero el desarrollo laríngeo no se ha producido: es una enfermedad muy grave siendo de etiología benigna. Comienza en edades tempranas, incluso durante la lactancia, siendo lo normal hacia los 5-6 años, y empieza como una disfonía. Una disfonía en esta edad de carácter persistente y progresivo va a obedecer a un tumor, y éste generalmente va a ser un papiloma. El problema es que son niños también muy traviesos, hiperactivos y muy gritadores, por lo que les suma frecuentes disfonías variables de tipo laringítico, que son también difíciles de tratar (pues para el otorrino es difícil conseguir que el niño se calle), teniendo que recurrirse a algún sedante además de los corticoides. Pronto a la disfonía se le asocia una disnea (crónica, de instauración lenta).

Tumores malignos de la laringe e hipolaringe

Los tumores malignos de laringe son una patología muy observada por los otorrinos de Madrid, en primer lugar porque son muy frecuentes (en el hombre, junto al cáncer de pulmón, es el más importante), segundo porque dentro de su malignidad son relativamente benignos y podemos obtener resultados terapéuticos muy satisfactorios siempre que no se les abandonen a su evolución. Hay que extremar al máximo el diagnóstico precoz. Existen dos grandes grupos de diferente interés:

  1. Extrínsecos: Asientan en la laringe pero crecen hacia fuera.
    • Condrosarcomas cartílagos tiroideos.
    • Miosarcomas.
    • Vertiente externa del seno piriforme: crecen fuera de la laringe pero dentro de la faringe; pueden considerarse tumores de la hipofaringe.
    • Extremo superior de la epiglotis y vallécula que crecen hacia la lengua y el interior de la cavidad oral.
  2. Intrínsecos: Asientan en la laringe y crecen hacia el interior de la misma. Son los más frecuentes.

El Cáncer de Laringe puede tener tres localizaciones según asiente en alguna de las tres regiones laríngeas clásicas: los cánceres de la región supraglótica (refiriéndose sólo al vestíbulo) suponen el 50-60% del total; los de la región glótica el 40% aproximadamente, y los infraglóticos junto con los del ventrículo tan sólo un 10-15%.

Clasificación del cáncer laríngeo según los otorrinos

  • T1: Tumor localizado en una zona dentro de una región (vg, tumor del tamaño de un guisante en una cuerdas vocales).
  • T2: Tumor que interesa una región entera o varias zonas de una región (vg, afecta a toda una cuerdas vocales).
  • T3: Tumor que interesa a más de una región (vg, además de una cuerdas vocales al ventrículo y región supraglótica).
  • T4: Tumor que sobrepasa los límites de la laringe (vg, afecta también a tráquea, tiroides, etc...).
  • N0: No adenopatías palpables.
  • N1: Adenopatías palpables y blandas, no sugerentes de adenopatías neoplásicas (pero tengamos en cuenta que las adenopatías cancerosas inicialmente también son blandas, por lo que es fácil confundirlas con adenopatías inflamatorias).
  • N2: Adenopatías palpables y duras, muy sospechosas de malignidad.
  • M0: No metástasis a distancia.
  • M1: Sí metástasis a distancia

La verdad es que rara vez los otorrinos de Madrid han detectado que se produzcan metástasis a distancia, siendo en cambio, muy frecuentes las regionales. Cuando aparecen a distancia suelen localizarse en pulmón y a veces intracraneales, pero siempre en estadios muy terminales y siempre a expensas de las regionales. La metástasis regionales se realiza en los ganglios de las cadenas laterocervicales: yugular (es el destino más frecuente), espinal (los cánceres altos), cervical transversa (los bajos) y los ganglios pretraqueales. La aparición de metástasis ensombrece el pronóstico. La frecuencia con que se presentan varía mucho de acuerdo con la localización:

  • El del cuerdas vocales metastatiza muy poco y tarde; se debe a que la CV es una estructura casi desprovista de linfáticos, lo que permite al tumor crecer localmente hasta alcanzar tráquea, faringe, etc...Sin llegar a metastatizar.
  • Vestíbulo laríngeo: metastatiza con más rapidez que el interior y lo hace a la cadena ganglionar de la hemilaringe que afecta (con frecuencia a las pretraqueales); si el tumor asienta cerca de la línea media la metástasis pueden ser bilaterales.
  • Los infraglóticos y, sobre todo, los del ventrículo y supraglótico metastatizan mucho más precozmente.

Factores predisponentes:

  • Sexo: Es un cáncer típico del varón (97-98%) aunque tiende a aumentar algo hoy día en mujeres, quizás por el mayor consumo de alcohol y tabaco que hacen éstas.
  • Tabaco: Casi en el 100% de los casos son fumadores.
  • Alcohol: y en general todos los factores irritantes como humo, polvo, polución, etc...
  • Edad: Predomina en las edades medias de la vida, entre los 50-60 años. Es raro en los sujetos menores de 50 años ( y si aparece suele ser de un tipo más maligno pues se metastatiza más precozmente) y en los mayores de 70 años (y si aparece es más benigno).
  • Irradiación previa de la laringe es sujetos jóvenes (hoy día no se hace, pero tiempo atrás era práctica habitual en el tratamiento de la papilomatosis difusa).

Volviendo al factor sexo los otorrinos de Madrid saben que la mayor incidencia del cáncer laríngeo no se debe exclusivamente al mayor consumo de tabaco. En países en los que desde hace ya tiempo la mujer fuma bastante no se ha producido un aumento significativo en la incidencia del cáncer de laringe (En EEUU la tasa actual es de un 6% y en España es del 3%). Esto implica que el factor sexual debe ser más importante que el irritativo (se ha vinculado a que en el hombre la laringe está plenamente desarrollada mientras que en la mujer no; análogamente sucedería respecto a la mujer y el cáncer de mama).

Especialistas relacionados: otorrinolaringólogos en Madrid

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.