Himenoplastia (reconstrucción del himen) en Madrid

Centro en estudio en Madrid

Himenoplastia (reconstrucción del himen) en Madrid
Muy pronto

Recupera la virginidad con esta cirugía. Garantía y seguridad

Ahora puedes recuperar la virginidad con una Himenoplastia o reconstrucción del himen en Madrid al mejor precio y con los mejores especialistas en Cirugía Plástica.

La himenoplastia es una intervención quirúrgica muy corta que restaura el himen femenino mediante una sutura sencilla. El himen es una membrana muy delgada y frágil que se encuentra en el límite de unión del conducto vaginal. Se puede romper al practicar relaciones sexuales por vez primera, pero también por practicar ciertos deportes, golpes...

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica.
  • Sedación e Himenoplastia.
  • Ingreso hospitalario en régimen ambulatorio.
  • Visitas de control postoperatorias.

No incluye

  • Pruebas preoperatorias.
  • Tratamientos ante hipotéticas complicaciones que se salgan del proceso quirúrgico normal.

Himenoplastia (reconstrucción del himen) en Madrid: más información

La himenoplastia en Madrid es una cirugía para reconstruir el himen de la mujer.

La himenoplastia en Madrid es una cirugía para reconstruir el himen de la mujer.

Himenoplastia en Madrid

La himenoplastia en Madrid es una intervención quirúrgica que consiste en reparar o reconstruir el himen femenino y que, en un principio, surgió como una solución para aquellas mujeres que, sin ser vírgenes, querían (o necesitaban) aparentar que lo eran. Si bien se trata de una práctica más común entre mujeres cuya cultura o religión le da una importancia vital a la virginidad, en los últimos años esta cirugía íntima se está haciendo popular en contextos sociales muy dispares y por motivos personales muy diversos.

En España y Europa en general, posiblemente la demanda de la himenoplastia se ha incrementado por la inmigración, ya que, el segmento de población femenina de origen musulmán es mayor. La mayoría de los cirujanos plásticos que ofrecen la himenoplastia, lo hacen con mucha discreción y preservando en todo momento la intimidad de las pacientes, conscientes de la probabilidad de que muchas de las mujeres que acuden a las consultas para una reconstrucción de himen lo hagan para evitar las consecuencias que en su entorno cultural implica que la mujer haya perdido la virginidad antes del matrimonio.

Pero, ¿qué es el himen y cómo se reconstruye? ¿Tiene alguna función biológica? ¿Por qué se le da importancia? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que puede que muchas personas se hagan en torno a este asunto y que se irán desgranando a lo largo del presente artículo, junto con otras cuestiones como las técnicas que se utilizan para la himenoplastia o los posibles riesgos de esta intervención.

¿Qué es el himen?

Empezaremos por el principio tratando de explicar qué es el himen femenino. El himen es una fina y frágil membrana en forma de anillo que cubre parcialmente la vagina, encontrándose en el límite de unión del conducto vaginal. Su función es proteger los genitales femeninos de posibles infecciones externas, especialmente en las niñas, pues según los especialistas, conforme la vagina se va desarrollando genera su propia flora antigérmenes, con lo que el himen se hace más débil y pierde su utilidad. 

También hay expertos que defienden que el himen no es más que un resquicio en la formación del aparato genital femenino, es decir, que el himen son los restos que quedan después de que en el proceso de desarrollo de los genitales, las paredes del conducto vaginal se separen.

Sea como sea, el himen suele tener un color rosado y puede variar de forma, tamaño y textura, dando lugar a varios tipos, muchos de los cuales pueden conducir a problemas médicos que deben ser atendidos:

  • Himen microperforar: es aquel que solo tiene una abertura muy pequeña. Es posible que, por ejemplo, una mujer pueda introducir un tampón pero no sea capaz de eliminarlo. Una cirugía menor ayuda a ampliar este tipo de himen.
  • Himen imperforado: este puede conducir a un problema grave, puesto que el himen cubre por completo la vagina impidiendo, entre otras cosas, el sangrado de la menstruación. La mujer tendría los síntomas menstruales sin sangrado, lo que puede provocar infecciones. Suele diagnosticarse durante la adolescencia, aunque también es posible que se detecte al nacer o en la infancia, y requiere de una operación quirúrgica.
  • Himen septadas: se da cuando hay una o más bandas de tejido grueso que cubren la abertura de la vagina. Dificulta las relaciones sexuales, pero no necesariamente.

La himenoplastia en Madrid se conoce popularmente como la cirugía para recuperar la virginidad, lo que hace necesario el esclarecimiento de algunas cuestiones vinculadas a la relación entre el himen y la virginidad, pues en torno a esto se conservan hoy en día muchos mitos. Por ejemplo, existe la creencia, errónea, de que todas las mujeres tienen, necesariamente, su himen intacto hasta que mantienen su primera relación sexual (de lo que se deduce que, si el himen está roto o no hay himen, la mujer no es virgen). Pero esto puede no ser así en absoluto.

En primer lugar, es importante subrayar que aunque la mayoría de las mujeres nacen con himen, hay algunas en las que esto no es así. Por otro lado, el himen no solo se rompe durante la primera relación sexual, sino que también se puede romper realizando determinadas actividades deportivas o físicas (gimnasia, bailando, montando en bicicleta o a caballo...), por algún golpe o caída o, simplemente, con un tampón o como consecuencia de un flujo menstrual excesivo.

Además, hay que decir que no es necesario que haya penetración para que el himen se rompa, ya que esto puede suceder con la masturbación. En cuanto al sangrado que, supuestamente, debe existir cuando el himen femenino se rompe, habría que aclarar que este no tiene por qué ser abundante ni notable, sino que es posible que pase totalmente desapercibido o que no exista (lo que le sucede al 44% de las mujeres). Por último, precisar que algunas mujeres mantienen su himen incluso después de haber mantenido relaciones sexuales.

¿Cómo es la reconstrución del himen?

La operación de himenoplastia en Madrid es sencilla y no suele conllevar complicaciones graves. Son varias las técnicas que se pueden utilizar para la reconstrucción del himen femenino, pero generalmente la intervención consiste en coser los restos del himen o, si no los hay, diseñar uno nuevo utilizando el tejido de las paredes de la vagina.

Con la himenoplastia en Madrid se consigue recuperar la virginidad con una cirugía sencilla y rápida.

Con la himenoplastia en Madrid se consigue recuperar la virginidad con una cirugía sencilla y rápida.

De esta manera se consigue recuperar el himen con una intervención sencilla y corta, cuya duración oscila normalmente entre los 45 minutos y una hora. Se realiza con anestesia local y, si es necesario, algún tipo de sedación para mantener relajada a la paciente durante el proceso. La mujer recibe el alta pasadas unas horas tras la cirugía, sin que sea necesario el ingreso hospitalario. Además, las cicatrices que quedan son mínimas, prácticamente imperceptibles.

Durante la operación el cirujano tendrá la precaución de no cerrar por completo la abertura de la vagina, para lo que dejará un pequeño orificio para que puedan salir los fluidos corporales como la menstruación.

Técnicas de himenoplastia en Madrid

Existen varias técnicas para la reconstrucción o recuperación del himen. Las más comunes son las siguientes:

  • La más sencilla es la que consiste en unir o coser los restos que queden del himen. Su principal ventaja es que se trata de una intervención corta, que se realiza con anestesia local y con una recuperación rápida para la paciente. Se considera la reconstrucción del himen original, aunque en la mayoría de los casos solo es posible si se realiza poco después de la rotura del mismo. El inconveniente es la fragilidad del resultado, lo que aconseja a someterse a ella poco tiempo antes de que se vayan a mantener relaciones sexuales.
  • Otro de los métodos más comunes de himenoplastia en Madrid es aquella que se realiza cuando no hay himen o no quedan restos del mismo. Su principal ventaja es que no solo es natural, sino también más duradero. Consiste en una cirugía plástica en la que se hace un himen nuevo uniendo el tejido de las paredes vaginales, para lo cual es necesario realizar una incisión a ambos lados de la mucosa que recubre la vagina (el epitelio vaginal). En este caso, se recomienda a las pacientes estar entre 15 días y un mes sin mantener relaciones sexuales, hasta que los puntos de sutura se caigan y los tejidos se recuperen.

Como medidas 'temporales' para la reconstrución del himen a corto plazo, se puede hacer referencia a las dos técnicas que a continuación se explican:

  • Una se conoce como Alloplant, una sustancia hecha de material biológico desgarrable que se implanta en la entrada de la vagina y cuya finalidad es imitar el himen virginal, es decir, el sangrado que la rotura de esta membrana debe producir durante el primer coito. Al igual que en el primer caso, se debe hacer poco tiempo antes de mantener relaciones.
  • Con el mismo objetivo que en el caso anterior, se puede crear una especie de membrana con irrigación sanguínea. En ocasiones, esta técnica incluye una cápsula gelatinosa compuesta por una sustancia que imita la sangre y que ha sido diseñada en un laboratorio.

Riesgos de la himenoplastia

Como se ha dicho antes, la himenoplastia en Madrid es una intervención menor con pocas complicaciones. Aún así, como cualquier proceso quirúrgico, esta cirugía íntima también tiene algunos riesgos:

  • Inflamación.
  • Infección en la zona tratada.
  • Hemorragias.
  • Dolor y molestias.
  • Posibles daños en la vejiga o el recto.

Para evitar los riesgos y favorecer la recuperación después de la reconstrucción de himen, la paciente deberá seguir todas las indicaciones del cirujano. En este sentido, se recomienda guardar reposo durante las primeras 24 horas después de la operación de himenoplastia en Madrid, así como utilizar toallitas sanitarias las primeras 48 horas, por si hay algún sangrado. Después de esto, la paciente podrá recuperar su actividad diaria sin complicaciones, pero deberá evitar practicar cualquier tipo de actividad sexual al menos durante el primer mes.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.