Cirugía Ocular en Madrid

Tratamientos de primer nivel al mejor precio

  • Cirugía Ocular: noticias relacionadas

    ¿Cuánto dura la baja laboral tras una operación de miopía con láser?

    El paciente que se sometió a una cirugía ocular para tratar algún tipo de anomalía o defecto del ojo como la miopía, en la mayoría de los casos, no necesita de una baja laboral, debido a que desde el momento luego de su cirugía quirúrgica, el paciente puede irse por su propio pie de regreso a casa acompañado de un familiar o amigo.

    No obstante, cuando se emplea la técnica Lasik se aconseja descansar durante los dos o tres primeros días después tras la cirugía, así como aplicarse las gotas de lágrima artificial, y aplicarse un mayor número, si el ojo está muy reseco.

    De cualquier manera, el tiempo que se necesita de baja va bastante asociado a las circunstancias de cada paciente, su buena cicatrización y al tipo de operación refractiva que le realizaron.

    En ese sentido, las complicaciones que hayan podido surgir en la misma operación, la cantidad de error refractivo que haya sido necesario corregir, o incluso, el tipo de trabajo que tiene el paciente, son factores determinantes para el periodo de baja de cada paciente. Algunos pacientes regresan al trabajo y a sus actividades cotidianas desde el día siguiente a la operación de miopía ocular.

    Personas que no deben operarse de miopía

    Desafortunadamente casi un 30% de las personas que desean operarse de la miopía con láser, por alguna razón, no pueden hacerlo.

    A continuación explicaremos cuáles son los diversos problemas que impiden que se realicen la cirugía:

    • Por un lado aquellas personas que tienen una córnea muy delgada para hacer el corte,  muy curvas o muy planas.
    • Pacientes con problemas de ojo seco.
    • Personas con cataratas.
    • Pacientes con ojo vago.
    • Enfermedades en la retina y en la córnea.
    • Presión intraocular muy alta.
    • Miopía progresiva o inestable.
    • Mujeres embarazadas o que tengan planeado quedarse en estado.
    • Personas con enfermedades o patologías que puedan afectar a la operación como las cicatrices queloides, enfermedades autoinmunes y lupus eritematoso.
    • Pupilas demasiado grandes, más grandes que el área a tallar con láser, lo que puede ocasionar una defectuosa visión nocturna.
    • Pacientes con lupus, glaucoma, diabetes no son candidatos.

    Los pacientes que usan lentes de contacto deben dejar de utilizarlos antes de la exploración del oftalmólogo al menos durante siete días si son blandas y 10 si son duras o rígidas para que el médico pueda tener unos datos exactos sobre las dioptrías que la persona tiene.

    Deporte tras la operación de miopía

    Las personas que se someten a una cirugía de algún tipo de enfermedad o defecto visual como la miopía deben guardar reposo en los primeros días, el paciente si puede hacer algunas actividades deportivas siempre y cuando use protección ocular, no obstante, debe evitar realizar deportes de contacto físico.

    La operación de miopía con cirugía láser ocular es una operación muy sencilla e indolora para el paciente, pero es una intervención quirúrgica, y por eso es necesario acatar las recomendaciones y pautas para prevenir alguna complicación. Como primer punto, se debe tener en cuenta que el área que se trata está en una zona bastante sensible, por eso se debe proteger de alguna lesión. También, se debe evitar frotar los ojos en las primeras semanas posteriores a la cirugía de miopía, porque eso puede provocar infecciones en los ojos.

    Siempre se aconseja que el paciente se proteja los ojos de los rayos de sol con unas gafas, porque eso puede provocar algunas cicatrices y si el paciente practica natación, tiene que utilizar protectores oculares. El agua del grifo no puede entrar en los ojos, porque tiene cierto riesgo, no tampoco se debe maquillar temporalmente.

    Ventajas de la cirugía ocular de miopía con láser

    1. La primera  de sus ventajas es que es una operación poco invasiva, ya que es rápida, ambulatoria e indolora que se lleva a cabo en un tiempo máximo de 20 minutos para los dos ojos. Se realiza con anestesia tópica, por lo que no causa ningún dolor al paciente.  El paciente sentirá una leve molestia solo cuando se le coloca el speculum, para evitar que se parpadee durante la intervención.
    2. Elimina la utilización definitiva de lentillas o gafas para ver correctamente. La operación de cirugía ocular de miopía hace que el paciente precinda de sus lentillas o gafas en la mayoría de los casos, porque la intervención se encarga de corregir el defecto que tiene la visión, motivo que lleva a usar lentes. Entre mayor graduación se tenga, más grande será el cambio observado, aunque hay que estar conscientes que en estos casos no siempre se consigue eliminar el 100% del defecto y puede que permanezca una pequeña graduación en el ojo, eso sí, no es necesario usar lentes. La independencia de las gafas o lentillas le brindarán al paciente una sensación de libertad porque ya no tendrá que llevarlas consigo. 

    Riesgos de la cirugía láser para la miopía

    Aunque no ocurren frecuentemente en los pacientes, sin embargo, pueden llegar a suceder por lo que las personas que se someterán al tratamiento visual deben tener conocimiento de ello.

    Entre los riesgos se pueden mencionar:

    1. Infección de la córnea.
    2. Resequedad en los ojos.
    3. Reducción de la sensibilidad al contraste, incluso cuando el paciente tiene una visión 20/20, los objetos pueden lucir borrosos o grises.
    4. Cicatrización de la córnea o problemas permanentes con la forma de la córnea, lo cual imposibilita el usar lentillas.
    5. Disminución de la visión o pérdida permanente de ésta.
    6. Irritación en los ojos.
    7. Parches rojos o rosados en la parte blanca del ojo (este efecto secundario generalmente es temporal).
    8. Glaucoma: Después de la operación las pruebas para detectar el glaucoma, en algunos casos pueden llegar a ser complicadas.
    9. Aumento o crecimiento del tejido epitelial de la córnea debajo del “flap” corneal. Este efectos secundario es bastante infrecuente, pero de fácil solución. Cuando esto ocurre el cirujano puede realizar tres pasos para corregirlo: Levantar el flap, eliminar las células que crecieron y volver a ubicar el flap en su posición.

    ¿Qué cuidados son necesarios tras la intervención de miopía con láser?

    El periodo postoperatorio de la cirugía de LASIK es rápido. El paciente recuperará la visión rápidamente, a excepción de que se presente un contratiempo ni otra patología relacionada. Sin embargo, con frecuencia su visión tardará algunos días en ser tan definida como la que el paciente tenía cuando usaba gafas o lentes de contacto antes de someterse a la cirugía con láser.

    Durante algunas semanas el paciente puede percibir algunas alteraciones visuales que debe entender como normales:

    1. Disminución de su capacidad visual en condiciones de baja iluminación, es decir, se le dificultará ver bien durante la noche, por lo que se le pide que durante los primeros días no conduzca.

    2. Halos o destellos al mirar directamente hacia alguna luz o foco luminoso.

    3. Ligeros cambios en su capacidad visual durante el tiempo de cicatrización (5 semanas).

    Por eso es importante que después de la cirugía el paciente descanse y evite el contacto del agua con el ojo por cinco días. Por ninguna razón deberá frotarse ni tocarse los ojos operados, por al menos una semana y deberá aplicar gotas antibióticas y antiinflamatorias por el mismo tiempo. Después de ese tiempo de recuperación adiós a los lentes ópticos, y de ahí en adelante los únicos anteojos que usará son los de sol.

    ¿Por qué se realiza el tratamiento de cirugía de miopía con láser?

    La cirugía de miopía con el láser Excímer se realiza con mayor frecuencia en los pacientes que utilizan gafas o lentillas por visión corta (miopía). Además se usan algunas veces para corregir la hipermetropía y el astigmatismo.

    La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA)y la Academia Estadounidense de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology) han desarrollado pautas sobre por qué se realiza el tratamiento de cirugía de miopía con láser, entre las que se mencionan:

    1. Con la cirugía el paciente dejará de utilizar gafas y lentillas, ya que sirve como un sustituto.

    2. En personas con miopía, la cirugía LASIK reduce la curvatura de la córnea cuando está demasiado empinada y así se fortalece el enfoque del ojo.

    3. En personas con hipermetropía que se someten a una cirugía refractiva consiguen tener una córnea más empinada para aumentar el poder de enfoque del ojo.

    4. En personas que tienen astigmatismo se puede corregir con técnicas de cirugía refractiva que moldean porciones de una córnea irregular en forma selectiva, para que sea suave y simétrica. El resultado es que las imágenes se enfocan claramente en la retina.

    Después de la cirugía con láser para miopía

    Luego de la cirugía con láser para miopía, el paciente tendrá los siguientes síntomas:

    1. Puede sentir ardor, picazón o la sensación de que usted tiene algo en el paciente. Esa sensación no dura más de seis horas en la mayoría de los casos. Por ningún motivo vaya a frotar el ojo. También para evitar que desee frotar el ojo lo más recomendable es que duerma el día de la intervención quirúrgica.

    2. El médico puede recetar medicamentos para el dolor leve y un sedante.

    3. La visión en general es borrosa o nublada el mismo día de la operación, sin embargo, la borrosidad mejorará al día siguiente.

    4. Como ya mencionamos es fundamental no frotar el ojo después de la cirugía LASIK, para que el colgajo no se mueva de su posición. Durante las primeras seis horas, conserve el ojo cerrado lo más que pueda.

    5. El primer día se le colocará un protector o parche sobre el ojo para proteger el colgajo. Ese mismo parche servirá para prevenir roces o presión sobre el ojo hasta que éste haya tenido suficiente tiempo de sanar (generalmente eso es de un día para otro).

    Candidato para la operación de miopía

    La mayoría de las personas que padecen de hipermetropía, astigmatismo o miopía se han puesto a pensar, en más de alguna ocasión, si realmente cumplen con los requisitos básicos para someterse a una operación láser para corregir su miopía. La intervención láser es cada día más aceptada y en la mayoría de los casos los pacientes quedan muy satisfechos con los resultados que se logran con ella.

    Es importante aclarar que cada caso es único y distinto a los demás, por lo que siempre es necesario consultar con un oftalmólogo para que sea él quien evalúe su caso particular y que le diga si es usted o no un buen candidato para la operación de miopía.

    Los requisitos para ser un buen candidato son:

    1. La edad. La mayoría de cirujanos oftalmólogos prefieren no operar a menores de 21 o 22 años, excepto casos especiales. Esto se debe a que a esa edad, el ojo generalmente no ha terminado de madurar, por lo que el grado de miopía o de hipermetropía aún no se ha estabilizado.

    2. Es necesario conocer el grado de miopía que tiene el paciente. De acuerdo a la graduación que tenga, se debe analizar si la operación de miopía tiene o no sentido.

    Antes de realizarse la operación de miopía con láser

    La cirugía de miopía con láser consiste en modificar la curvatura de la córnea para que las imágenes puedan enfocarse en la retina y la visión sea nítida sin tener que recurrir a usar gafas o lentillas.

    Examen ocular que se realiza antes de la cirugía de miopía con láser

    Previo a la operación de corrección de la visión con láser, el cirujano especialista en láser hará un examen ocular profundo con el objetivo de garantizar que el paciente sea un candidato idóneo para someterse a este tratamiento. Durante la evaluación médica, se realizará una topografía corneal (mapa del ojo). Esta topografía corneal o mapa se usará durante el tratamiento láser, para extraer la cantidad exacta de tejido de la córnea, ayudando a tener los mejores resultados posibles de claridad visual.

    El examen previo a la corrección de la visión con láser debe incluir:

    1. Examen de dilatación para detectar si existen irregularidades oculares,

    2. Mediciones del diámetro de la pupila y del espesor de la córnea,

    3. La medición del error refractivo,

    4. Evaluación de la función lagrimal, y

    5. Una conversación sobre la historia médica del paciente, el estilo de vida y las expectativas.

    Operación de miopía con láser

    La mayoría de los pacientes que se someten a una cirugía láser ocular son personas que sufren de miopía. La miopía se desarrolla cuando el tamaño del eje axial del globo ocular es mayor de lo normal. Este eje axial mide la distancia total desde la parte anterior del ojo a la posterior.

    El láser con el que se realiza la cirugía para corregir la miopía se llama Lasik, que  trabajar en cambiar la óptica de la córnea y, después de la cirugía, muchos de los pacientes de miopía terminan con cero de dioptrías de error refractivo.

    Sin embargo, es importante aclarar que después de la operación con láser donde se han eliminado las dioptrías, el globo ocular continúa siendo miope, debido a que el eje axial continúa siendo demasiado largo. El cambio solo se produce en la córnea, y el resto del ojo permanece inalterado.

    No importa el tamaño del ojo ocular de la persona, ya que todos nacemos con la misma cantidad de retina. En cualquier caso, lo que logra la cirugía refractiva con láser es lograr que el paciente prescinda de gafas y lentillas, es decir, soluciona lo que corrige las gafas o lentillas, pero no elimina el ojo miope ni la necesidad de que hagamos revisiones periódicos.

    Las pruebas preoperatorias, ¿resultan dolorosas?

    En absoluto. La totalidad de las pruebas necesarias antes de la intervención no conllevan dolor alguno, ya que no resultan invasivas y, por regla general, su duración no se extiende más allá de las dos horas. Además, se emplean avanzados dispositivos a través de los cuales existe la posibilidad de ejecutar al mismo tiempo distintas mediciones, lo que se traduce en rapidez y simplicidad de las pruebas. Dichos aparatos no entran en contacto con la superficie ocular durante el análisis, por lo que no es necesario realizar ningún corte o incisión.

    Lo que sí se considera aconsejable es que el paciente asista a consulta con la compañía de algún familiar o conocido, debido a que hay pruebas que precisan -mediante un colirio- la dilatación de la pupila, con la consiguiente reducción visual durante unas pocas horas. Si el estado del ojo del afectado se considera apto para poder practicarle la operación, se le facilitará un formulario de consentimiento y en el cual se le explica con detalle cuáles son las principales ventajas y complicaciones de esta cirugía. Al firmar dicho formulario, se entiende que el paciente comprende perfectamente en qué consiste y cuál es el coste de la intervención.

    ¿Cuáles son las principales ventajas de la cirugía ocular de miopía?

    • Se realiza de manera ambulatoria, en pocos minutos y el paciente no experimenta dolor alguno. Tan solo la colocación del speculum, dispositivo empleado para impedir el parpadeo mientras dura la intervención, supone alguna molestia -aunque moderada-. La duración de la operación no se extiende más allá de la media hora -ambos ojos- y las molestias derivadas de la misma se eliminan al día siguiente.
    • Salvo en contadas ocasiones, la utilización de gafas o lentillas desaparece permanentemente, con el consiguiente desahogo y libertad para el paciente. A mayor graduación, la diferencia será superior y no en todos los casos se logra corregir el defecto en su totalidad, por lo que existe la posibilidad de que quede una ligera graduación.
    • Al ser una intervención de gran simpleza, requiere únicamente de revisiones por parte del especialista y no precisa de ingreso hospitalario ni de fase postoperatoria.
    • Intervenir ambos ojos al mismo tiempo no supone ningún tipo de dificultad.
    • La recuperación es enormemente rápida, pues la práctica totalidad de los pacientes recuperan casi la visión completa ya durante el primer día, por lo que recuperan sin problema sus actividades rutinarias.
    • Dejar de utilizar gafas supone una mejora estética notable.

    ¿Resulta dolorosa la operación de miopía?

    Si bien es cierto que en contadas veces causa leves molestias similares a las que se sienten al entrar una mota de polvo en el ojo, la operación de cirugía con láser de miopía no puede considerarse en absoluto como dolorosa.

    En este sentido, señalar que el paciente, mientras dura el procedimiento quirúrgico, no siente nada, ya que la intervención se practica aplicando sobre la córnea algunas gotas de anestesia tópica mediante la que el ojo de desensibiliza.

    No debemos olvidar que, dentro de la evolución experimentada por la medicina en los últimos tiempos, la oftalmología se sitúa como uno de las especialidades a la cabeza en este aspecto, especialmente en lo que a la utilización del láser se refiere.

    La intervención es, asimismo, muy rápida -su duración no se extiende más allá de varios minutos- y la persona puede abandonar por su propio pie el centro hospitalario unos 30 minutos después.

    Así, el paciente podrá retomar sus actividades diarias al día siguiente de la operación sin ningún tipo de problema. Eso sí, deberá tener en cuenta las posteriores revisiones a las cuales debe presentarse -al día, a la semana, al mes y al trimestre-.

    ¿Son compatibles un embarazo y la operación de miopía?

    Las facultades de visión del ojo pueden verse afectadas durante el embarazo e incluso la lactancia, por lo cual no se aconseja a las mujeres embarazadas someterse a cirugía láser para tratar su miopía. Las medidas del ojo pueden verse modificadas durante el periodo de embarazo y el resultado alcanzado puede estar condicionado, por lo que lo más recomendable es esperar para practicar una intervención de miopía con láser.

    Una vez transcurridos el embarazo y la lactancia, la paciente podrá visitar al oftalmólogo e iniciar así el proceso analítico que confirme la idoneidad para practicarse esta cirugía con láser.

    En el sector visual, las técnicas empleadas han experimentado una considerable evolución en los últimos tiempos, por lo que cada vez más se consideran una muy válida alternativa si se pretende acabar con ciertas dificultades de visión.

    Por ejemplo, una de las más solicitadas hoy día es la técnica Lasik, mediante la cual se modifica la curvatura de la córnea y se recupera el adecuado enfoque de los objetos. Se realiza de forma ambulatoria, es decir, el paciente no precisa ser ingresado en la clínica y su recuperación resulta bastante llevadera.

    Origen y causas de la miopía

    Resulta evidente que la miopía es consecuencia de una anomalía en la refracción del ojo. Por este motivo, hay dos causas principales determinadas por los especialistas. La primera causa es que la curvatura de la córnea sea muy pronunciada o que el tamaño del globo ocular sea excesivo.

    Asimismo, se ha llegado a la conclusión de que existen otros motivos de tipo genético por los cuales los padres transmiten la miopía a sus hijos. No resulta extraño ver a todos los miembros de una familia con gafas.

    No obstante, estos factores hereditarios no son imprescindibles para que una persona presente miopía. Existen otros motivos basados en estos orígenes:

    • Patológico

    Hay ciertas enfermedades -como la diabetes- que pueden provocar miopía. Sin embargo, y al igual que estas patologías, la miopía no tiene por qué presentar un carácter permanente, es decir, puede desaparecer cuando lo hace la enfermedad. Además, ha habido casos en los que personas que han padecido cataratas, presentan miopía.

    • Sustancias tóxicas

    Se debe extremar la precaución a la hora de manipular productos de limpieza -o incluso usando simples cosméticos-, pues por algún accidente pueden derramarse en el globo ocular ciertas sustancias perjudiciales.

    ¿Cuáles son los síntomas de la miopía?

    A pesar de que deben considerarse además otros indicios, una de las primeras manifestaciones de la miopía es la visión borrosa a larga distancia.

    En otras palabras, una de las reacciones iniciales que experimenta una persona con miopía es su dificultad para ver de lejos, percibe los objetos borrosos y le resulta imposible enfocar.

    Los principales síntomas asociados a la miopía son los siguientes:

    • Fatiga visual o astenopia: Consiste en que, debido en ciertas ocasiones al abuso en la utilización de dispositivos electrónicos -ordenadores, videojuegos, teléfonos móviles, tabletas, etc.-, la persona ha de realizar un esfuerzo visual importante. Este tipo de fatiga puede relacionarse también con otra serie de problemas exteriores -humedad, luz, temperatura, etc.-. En este sentido, el especialista ocular aconseja que el paciente detenga sus actividades un instante, que parpadee en repetidas ocasiones hasta el que ojo logre humedecerse y que mueva los ojos hacia uno y otro lado.
    • Dolores de cabeza o cefaleas: El paciente, con el fin de enfocar los objetos correctamente e intentar ver con claridad, se esfuerza en exceso y esto provoca dolores de cabeza.

    Existen ciertas ocasiones en las que la fatiga visual que sufren los pacientes no es considerada por estos como de demasiada importancia, cuando se trata del primer síntoma que debería alertarle casi en la totalidad de los casos. Es probable que sienta alivio realizando ejercicios como los comentados con anterioridad, pero el efecto de los mismos no es ilimitado y dicha fatiga puede volver a presentarse.

    ¿En qué consiste la cirugía refractiva Lasik?

     La cirugía refractiva es la solución definitiva para defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo). La operación refractiva permite lograr una correcta visión en sustitución de gafas o lentes de contacto.

    La precisión del láser, contribuye a tallar la córnea, moldeando la curvatura a través de la eliminación de las cantidades necesarias de tejido corneal hasta modificar la refracción ocular para conseguir el correcto enfoque de la imagen en la retina.

    La técnica LASIK es la más común, ya que es la apropiada para tratar miopías de entre 1 y 10 dioptrías e hipermetropías de entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo.

    Una de las ventajas es que, la cirugía se efectúa en pocos minutos, sin ningún dolor, debido a que aplican anestesia tópica (por medio de gotas) en los ojos a intervenir y se hace bajo tratamiento ambulatorio.

    ¿Cómo se realiza la cirugía utilizando el láser Excimer?

    El primer paso será desinfectar la zona a operar y aplican las gotas para sedar cada ojo.

    1. Colocan el anillo de succión sobre el globo ocular.

    2. Se crea un disco corneal incompleto por medio de un aparato conocido como microqueratomo.

    3. Se retira el disco corneal y comienza el tratamiento con láser Excimer.