Safenectomía o fleboextracción (operación de varices) en Madrid

Centro en estudio en Madrid

Safenectomía o fleboextracción (operación de varices) en Madrid
Muy pronto

BonoMédico ofrece los mejores especialistas y el mejor precio para tu operación de varices en Madrid

Lucir unas piernas bonitas y librarte de las molestias que causan las varices es ahora mucho más fácil con BonoMédico, que te ofrece para tu operación de varices en Madrid.

Existen diferentes técnicas para llevar a cabo la operación, siendo la extracción de las venas safenas el método más usado. En este caso, será necesario una estancia hospitalaria de reposo. Como resultado, tus piernas luciran más bonitas y saludables.

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Safenectomía o fleboextracción (operación de varices) en Madrid: más información

La operación para eliminar varices

Antes de contarte brevemente cómo es la operación de varices en Madrid, vamos a ver qué son las varices:

Los miembros inferiores (piernas) tienen dos sistemas venosos: el profundo y el superficial. El sistema venoso profundo es el más importante para la circulación y se ubica por dentro de los músculos, mientras que el sistema venoso superficial transcurre justo debajo de la piel y es el que ocasiona las varices. Este sistema superficial tiene dos varices principales en cada miembro inferior, las cuales se denominan: la vena safena interna y la vena safena externa.

La vena safena interna inicia en el lado interno del tobillo y sube por el lado interno de la pierna y el muslo hasta llegar a la ingle.

La vena safena externa inicia en la cara externa del tobillo y recorre hasta detrás de la rodilla. Pero además, existen múltiples venas secundarias o colaterales.

Sin embargo, el problema se presenta con las venas cuando aparecen las varices. Las principales causas y factores de riesgo de las varices atienden a aquella alteración provocada básicamente por problemas circulatorios y que a su vez causan inflamación y dilatación de las venas.

Las venas varicosas son venas inflamadas, retorcidas y dolorosas que se han llenado de sangre, y usualmente, se desarrollan en los miembros inferiores. Generalmente, las válvulas en las venas mantienen la sangre fluyendo, de forma que no se acumula en ninguna parte, pero las válvulas en las venas varicosas están dañadas, lo que hace que las venas permanezcan llenas de sangre, especialmente cuando la persona está de pie.

Aunque lo ideal sería prevenir las varices, una vez se hayan detectado y se emita un diagnóstico de las varices, se procurará en primer lugar tratarlas y curarlas con remedios caseros. No obstante, existen ciertas clases de varices que requieren de medidas más drásticas.

Para solucionarlas existen varios tipos de operaciones de varices en Madrid. Para elegir una u otra se tendrá en cuenta el grado que ha alcanzado la patología en su caso en concreto y a las características propias. Sin embargo, en líneas generales y dentro de las técnicas para eliminar varices, podemos decir que para las venas más grandes y graves la técnica más utilizada nomalmente es la convencional de safenectomía, más conocida en inglés como “Stripping”. 

La safenectomía es necesaria cuando está enferma la desembocadura de alguna vena safena en el sistema venoso profundo, cuando hay un reflujo severo, es decir, cuando las válvulas de la vena funcionan de forma inadecuada.

Algunas razones para llevar a cabo la operación de varices convencional utilizando la técnica safenectomía pueden ser tanto médicas como estéticas, ya que uno de los principales síntomas de las varices es la pigmentación de la piel de las piernas.

Los síntomas más relevantes que llevan a indicar la cirugía de varices con la técnica safenectomía son:

  • Varicotrombosis: Es la formación de coágulos en el interior de las venas de las extremidades inferiores, lo cual no permite el flujo normal de la sangre.
  • Flebitis: Es una agravación de la varicotrombosis, lo que significa que tiene una inflamación en las venas, por causa de los coágulos y trombos en la venas.
  • Hemorragias:  Esto es una consecuencia de los problemas anteriormente explicados, ya que existe la posibilidad de que debido a la dilatación y la inflamación que tienen las venas se rompan provocando una hemorragia de la misma.
Las razones para llevar a cabo una cirugía de varices pueden ser tanto médicas como estéticas.

Las razones para llevar a cabo una cirugía de varices pueden ser tanto médicas como estéticas.

¿Qué es la safenectomía?

Es la misma fleboextracción o la extirpación venosa, la cual consiste en la cirugía para extirpar venas varicosas de las piernas. Las venas que se extirpan son ésas que son grandes y causan dolor provocando una apariencia antiestética en las piernas. Con la safenectomía se extraen la vena safena mayor o menor y sus ramificaciones.

Cuando se encuentran afectadas por una insuficiencia venosa crónica, dichas venas se hallan perforadas por pequeñas venas que también están dañadas, y que se deberán de ligar después de la intervención.

La cirugía de varices con técnica de safenectomía o fleboextracción completa es más común en mujeres que en hombres y se puede decidir intervenirlas por razones estéticas o por razones médicas importantes como la varicotrombosis, la flebitis, hemorragias, pigmentaciones o úlceras venosas.

Este método se realiza en quirófano, bajo anestesia general o epidural, y es necesaria la hospitalización de uno a tres días, de acuerdo a lo que indique el cirujano.

No siempre es conveniente realizar una safenectomía, debido a que la vena safena siempre debe estar localizada alrededor de la superficie y además hay que ser conscientes de que los resultados de una safenectomía no siempre son definitivos y que la insuficiencia venosa puede volver a aparecer.

La cirugía

La safenectomía consiste en extirpar por completo las venas safenas, bien sean las internas como las externas, las cuales son más vulnerables a sufrir las varices, porque se ubican muy cera de la superficie de la piel. Para realizar la operación de varices por safenectomía se cumplen los siguientes pasos:

  • A la hora de realizar de realizar este tratamiento de operación de varices en Madrid, se emplea anestesia general o anestesia epidural. Una vez decidido cuál es la anestesia a empleársele, al paciente se le coloca en la camilla y se le administra la anestesia. Al mismo tiempo al paciente se le colocará un suero para suministrar a través de él diversas medicaciones, entre ellas calmantes y sedantes, para que el paciente esté tranquilo a la hora de la operación.
  • Luego, el cirujano desinfecta la zona de la ingle y se rasura en los casos que exista demasiado vello en el área, realizando el mismo proceso en el tobillo o la rodilla, todo dependerá de la zona que se vaya a utilizar para extraer la vena.
  •  En la safenectomía convencional, el médico le realizará al paciente una incisión en el comienzo de la vena y otra en la desembocadura de la misma. Para evitar el sangrado liga la vena restante de la parte superior. Después, introduce un cable delgado y flexible especial llamado fleboextractor, por la incisión superior, arrastrando la vena enferma desde el comienzo hasta la desembocadura  (parte inferior) por donde será extraída la vena.
  • Este proceso se realiza las veces que sea necesario hasta extraer todas las venas safenas afectadas. Cuando se da el caso de que la vena safena interna sea la que está enferma, la operación se realiza boca arriba. Las incisiones serán en la cara interna del tobillo y en la ingle, mientras que, cuando se trata de que la vena safena externa sea la enferma, la operación se hará colocando al paciente boca abajo. El paciente tendrá incisiones en la cara externa del tobillo y por detrás de la rodilla.
  • Una vez que hayan sido extraídas las venas safenas enfermas, el cirujano procederá a extraer las venas secundarias detectadas como enfermas por medio de microcirugía.  Al terminar de extraer las venas, el cirujano sutura las incisiones, y se cubren con gasa. Después el médico hará un doble vendaje de las piernas operadas con vendas de gasa y vendas elásticas. Luego el paciente se lleva a la sala de reanimación hasta que se recupere por completo de la anestesia.
  • La duración de la cirugía de varices por safenectomía dura entre una hora y una hora y media. Todo dependerá siempre de la complejidad del caso y de si se realiza en una pierna o en ambas.

Una de las principales ventajas de esta técnica quirúrgica para deshacerse de las varices indeseadas, es que los resultados son inmediatos y muy satisfactorios a corto plazo. Asimismo, la estancia hospitalaria para recuperarse de la operación es relativamente corta y puede ser de 24 horas a 72 horas, todo dependerá de la complejidad del caso del paciente. Incluso existe la posibilidad de que el paciente se retire a descansar a su casa el mismo día de la intervención, pero deberá guardar reposo casi absoluto los primeros días de la operación.

El periodo postoperatorio 

La satisfacción entre las pacientes que se someten a una de estas cirugías es alta.

La satisfacción entre las pacientes que se someten a una de estas cirugías es alta.

La mayoría de los pacientes que se han sometido a la cirugía de varices con la técnica de safenectomía deberán pasar la primera noche internados en el hospital y serán dados de alta en la mañana del siguiente día de la operación. Sin embargo, en los casos más complejos o dependiendo de la evolución del paciente, el cirujano recomendará estar ingresado en el hospital de dos a tres días.

Las vendas se retiran entre las 48 y 72 horas después de la cirugía. No se asuste si usted observa hematomas grandes en los sectores operados, debido a que son completamente normales. Tampoco se asombre si tiene dos o tres incisiones en la piel y muchas “picaduras de mosquitos” en las áreas donde se le efectuó la microcirugía, también eso es completamente normal.

La safenectomía obliga al paciente a que esté, por lo menos, dos semanas en reposo casi absoluto, es decir, en ese tiempo el paciente deberá estar incapacitado en su casa. Además en dicho periodo de tiempo es primordial que el paciente permanezca acostado con los miembros inferiores elevados.

También todos los días deberá colocar los pies en la pared de forma elevada durante 30 minutos y colocar hielo en las zonas operadas.

Como para cerrar las incisiones que le han hecho al paciente se utilizaron puntos de suturas, éstos serán retirados entre los 10 y los 14 días después de la operación.

El tiempo exacto de postoperatorio y recuperación de la operación de varices dependerá de la cantidad y severidad de las mismas, como también de la inflamación que tenga el paciente. Como en toda cirugía la recuperación es individual para cada paciente y no se puede determinar con exactitud el tiempo de reposo que requerirá la persona. En general, la mayoría de pacientes retoman sus actividades de trabajo o estudio aproximadamente a las 2 semanas y su actividad física al mes de la intervención.

Operación para eliminar las varices

El tratamiento adecuado para la operación de varices en Madrid dependerá del tipo de variz que estemos tratando, ya que éstas pueden ir desde varices tronculares (grandes) hasta pequeñas varículas.

En el caso de las varices pequeñas hay varios tratamientos posibles; sin embargo, el que se emplea más actualmente es la esclerosis, cuyo tratamiento consiste en una inyección de una sustancia química en la luz (interior) de la variz que causa una irritación de la pared vascular, y que por dicha irritación se cerrará, transformándose en un cordón que se reabsorberá, hasta que desaparece la variz. A dicha técnica se le conoce también como secar o pinchar la variz.

La esclerosis necesita mucha paciencia por parte del paciente y del cirujano, ya que, para no interferir en la vida laboral o en las actividades diarias, se realiza en varias sesiones, con mucha habilidad por parte del médico, quien debe tener mucha experiencia realizando dicha técnica. La esclerosis tiene la desventaja que, en algunos casos, deja algunas manchas, las cuales, sin embargo, desaparecen con el tiempo.

Para este tipo de varices pequeñas o varículas también hay otros métodos: tratamiento láser quirúrgico, mesoterapia, la electrocoagulación y termoesclerosis, y la crioesclerosis o criocoagulación.

  • Mesoterapia: Trata las piernas afectadas con varices con microinyecciones de medicamento de medicina convencional.
  • Tratamiento con láser quirúrgico:  Es una técnica muy novedosa, sin embargo, no se puede emplear para todas las varicosidades y una de sus desventajas es que deja pequeñas huellas.
  • La electrocoagulación y termoesclerosis: Aunque no deja muchas huellas, puede ser dolorosa.
  • Criocoagulación o crioesclerosis: Es la inyección de una sustancia esclerosante pero a bajas temperaturas. Los resultados son excelentes, sin embargo, tienen el inconveniente del aparataje. 

Varices reticulares o de mediano tamaño

Para el caso de las varices de mediano tamaño, conocidas también como reticulares, éstas pueden eliminadas por medio de la técnica de esclerosis o emplearse la operación de flebectomía ambulatoria, la cual trata de una extirpación de las varices por medio de mínimas incisiones y bajo anestesia local. Generalmente, muchos médicos prefieren emplear este último tratamiento, ya que la esclerosis, en la mayoría de casos, ocasiona muchas complicaciones. 

Varices grandes tronculares

En el caso de las varices tronculares o varices gruesas y grandes, no existe mejor opción que la operación quirúrgica, que se puede realizar bajo anestesia local y de manera ambulatoria. Generalmente, se hace una combinación de la extirpación de las varices realizando pequeños cortes, arrancamiento de los troncos varicosos (stripping) y empleando la técnica de esclerosis en las varices de tamaño pequeño.

En algunos casos, hay médicos que optan por emplear la técnica esclerosa para los grandes troncos varicosos, pero sinceramente, no es lo más adecuado, debido a que normalmente se recanalizan en el futuro, sin contar con las complicaciones que pueden provocar. Por ejemplo, aunque sea excepcionalmente, la esclerosis con espuma que se realiza para varices grandes y aunque se haga bajo control ecográfico, puede causar flebitis grave, lo que puede derivar en trombosis pulmonar. 

La mejor elección: la cirugía

La cirugía consiste en extirpar la vena varicosa (gruesas y grandes) al paciente que se encuentra bajo el efecto de la anestesia. Hay varias técnicas quirúrgicas para la eliminación de la vena varicosa y se emplean de acuerdo a la severidad del caso y la ubicación de las varices.

Todos los tratamientos quirúrgicos incluyen incisiones en la piel y  tras la intervención, la pierna o las piernas se vendan hasta que se curan las heridas. Cuando se retira la venda, el paciente debe llevar medias de compresión al menos por un mes. 

Antes de realizar la operación, es necesario realizarle un estudio preoperatorio al paciente que  incluye generalmente:

  • Radiografía de tórax.
  • Electrocardiograma y análisis de sangre (que incluye: hemograma, estudio de coagulación y bioquímica general).

Para los casos en que haya sospecha de trombosis o en casos de varices complicadas, será necesaria la realización de ecografía Doppler de las piernas.

Las dos cirugías más comunes que se emplean para eliminar varices tronculares (grandes y gruesas) son: la fleboextracción de safena (stripping en inglés) o la flebectomía.

  •  La Fleboextracción de safena: Es la cirugía que se emplea en varices de tamaño medio o grande y consiste en la extirpación por arrancamiento (stripping) de la vena safena interna. Después de la intervención, el paciente permanecerá en el hospital de uno a tres días y luego, al retirarse a casa, debe permanecer en reposo casi completo de siete a 10 días. Este tratamiento para varices tiene excelentes resultados en las piernas. La fleboextracción de safena no es recomendable para pacientes con problemas de obesidad o sobrepeso, debido a que en estas personas  las incisiones en la ingle pueden infectarse más fácilmente.
  • La Flebectomía: También es una operación para varices tronculares, pero menos severas que las que se tratan con la cirugía de fleboextracción de safena, por tanto es menos invasiva. Se hace de forma ambulatoria con anestesia local. Se extraen las varices de tamaño medio y que son visibles, por segmentos por medio de mínimas incisiones.
La cirugía consiste en extirpar la vena varicosa (gruesas y grandes) al paciente que se encuentra bajo el efecto de la anestesia

La cirugía consiste en extirpar la vena varicosa (gruesas y grandes) al paciente que se encuentra bajo el efecto de la anestesia

  • La Flebectomía transiluminada: Es una tratamiento de flebectomía ambulatoria, relativamente nuevo, que emplea una luz intensa con el objetivo de visualizar el aspecto superficial de la vena para poder precisar la colocación y tamaño de todas las venas varicosas. El dispositivo permite al cirujano extraer la vena por medio de una o dos incisiones. Una de las ventajas de este tratamiento es que se reduce la cantidad de incisiones a diferencia de los cortes que se realizan en la flebectomía tradicional.
  • Escleroterapia: Como ya lo mencionamos se combina con la flebectomía o la fleboextracción de safena, pues se emplea en las varices pequeñas. La Escleroterapia son pequeñas inyecciones que se ponen en las varices pequeñas, conocidas como “arañitas” que aparecen en las piernas. Generalmente, se aplican varias inyecciones en varios segmentos de la vena en cada sesión, mientras que el tratamiento completo debe volver a repetirse un año después. Después de recibir el tratamiento de escleroterapia, las piernas se vendan por unos días y luego, al ser retirada la venda, se deben usar medias de compresión durante las primeras tres semanas siguientes. Cada sesión de escleroterapia dura aproximadamente 10 minutos y cuando sólo es esta técnica la que se aplica no es necesaria la anestesia. Sin embargo, cuando se combina con la fleboextracción o flebectomía sí se emplea anestesia.
  • Escleroterapia con espuma: No se suele recomendar este sistema para el tratamiento de las varices tronculares. Es un tratamiento que se ha popularizado en los últimos años, aunque se inventó casi al mismo tiempo que la escleroterapia convencional. En él la espuma se crea mezclando una solución esclerosante jabonosa con gas en una proporción de 1:4. La sustancia que se forma tiene una consistencia similar a la espuma de afeitar cuando se inyecta en la vena. Al entrar en la vena, la espuma desplaza la sangre y entra en contacto directo con las paredes de la vena. La Escleroterapia con espuma estaría contraindicada para las famosas venas “arañitas”, debido a que las complicaciones, por ejemplo coágulos, son más comunes que con el esclerosante puro.
  • Radiofrecuencia ablativa: Se parece al láser, sin embargo, la fuente de calor es distinta. La radiofrecuencia se utiliza para cauterizar (quemar) y al mismo tiempo cerrar las varices. Es un tratamiento de forma ambulatoria. Para la radiofrecuencia ablativa se emplea anestesia local en el área de inserción del catéter por medio del cual se coloca un electrodo de radiofrecuencia que elimina la vena. Una vez hecha la operación se tienen que usar medias de compresión. Algo muy importante a tomar en cuenta luego de recibir el tratamiento de radiofrecuencia ablativa es no viajar en avión hasta que pasen unos días.
  • Presoterapia: Utiliza la presión del aire para hacer un drenaje linfático. El drenaje linfático en piernas y pies se prescribe cuando las varices causan inflamación, hormigueo y pesadez. Es un tratamiento para varices con óptimos resultados y no es invasivo.

La presoterapia consiste en la aplicación de presión en sentido ascendente, es decir, se comienza en los pies hasta llegar al abdomen. Al practicar este método se ejerce presión sobre el área a tratar y así se reanuda el flujo sanguíneo a los compartimientos intravasculares, no permitiendo que aparezcan nuevas varices.

Otro tipo de curación

Para eliminar los síntomas de las varices también se pueden utilizar remedios caseros, pero hay que tener cuidado con este tipo de remedios, pues puede ser que empeoremos la situación en vez de mejorarla.

Así por ejemplo, podemos usar el baño con hierbas y bicarbonato: Se trata de un remedio casero para las varices pequeñas, medianas y grandes en las piernas. Lo primero que se hace es tomar un puñado de manzanillas, uno de menta, uno de laurel y una pizca de bicarbonato. Luego se ponen a hervir dos litros de agua y al retirar del fuego se le agregan todas las hierbas mencionadas. Hay que dejar reposar la preparación durante 5 minutos.

Luego se coloca la infusión en el agua de la tina, se le agrega bicarbonato y se deben sumergir las piernas. Esta preparación de hierbas con bicarbonato minimiza la inflamación causada por las varices y relaja las tensiones presentes en las piernas cansadas.

¿Qué son las varices?

Por definición, una variz es una dilatación anormal de una vena, debido a que la sangre no puede circular de forma adecuada. Una variz es un resultado antiestético que puede producir otro tipo de complicaciones como: trombosis, flebitis o úlceras. Es en las mujeres que aparecen con más frecuencia que en los hombres y se desarrollan en las extremidades inferiores (muslos, pantorrillas y tobillos).  

Algunos especialistas aseguran que las varices aparecen por el ritmo de vida de trabajo,  el embarazo, el fumar y factores genéticos.

¿Por qué se producen las varices?

Cuando por alguna razón o motivo al organismo se le dificulta hacer que la sangre regrese con fluidez al corazón, ésta se va estancando, y el mejor lugar para alojarse es el vaso (la vena) que se va dilatando. En un primer momento, si mejora el retorno venoso esa dilatación desaparece y la vena regresa a su estado normal. Sin embargo, el problema llega cuando ese estado de dilatación dura demasiado tiempo porque el retorno venoso no se restablece y la vena se dilata de forma permanente.

A los vasos dilatados se les conoce como varices, los cuales pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, sin embargo, es más frecuente en las piernas.

Las varices perjudican a 1 de cada 10 personas y se presentan con más frecuencia en mujeres, por los cambios hormonales o principalmente por los embarazos donde se empeora el retorno venoso. Las hormonas de la placenta influyen mucho en la formación de varices. Además, el vientre presiona la vena safena a la altura de la ingle, lo que también influye para la formación de varices.

También, las varices, normalmente, tienden a hacerse más grandes con el tiempo, lo que puede provocar que lleguen a ser causas de edemas (inflamación) en las piernas y úlceras varicosas, que a menudo va a acompañado de pigmentación oscura en la piel.

¿Es doloroso el tratamiento?

Las técnicas que actualmente se utilizan para la eliminación de varices en Madrid son indoloras, es decir, que los pacientes no sienten dolor en el periodo de recuperación. Mientras que durante el tratamiento las molestias son mínimas ya que se emplea anestesia local, local más sedación o regional. Se utiliza una cánula muy fina.

¿Es definitivo el tratamiento?

En la mayoría de los casos, el tratamiento es definitivo. Sin embargo, las técnicas que se utilizan hasta hoy no pueden impedir que nuevas varices aparezcan. Es por esa razón, que hay pacientes que con el paso del tiempo pueden volver a recaer y aparecen algunas varices; no obstante, ésas son nuevas varices, que corresponden a venas distintas, en la misma zona. Es por esa razón, que es importante que los pacientes sigan una dieta alimenticia libre de alimentos que favorezcan la aparición de venas varicosas.

Características de los pacientes

No hay límite de edad en las mujeres adultas, sin embargo, la edad media de las pacientes que se someten a los tratamientos para la eliminación de varices está entre 30 y 60 años.

Es importante saber que a las mujeres embarazadas o que están en su periodo de lactancia no se les recomienda realizarse el tratamiento, debido a que es uno de los tratamientos en el que se inyecta una solución que puede perjudicar tanto al feto como a la leche materna. Esto sin mencionar que la anestesia también puede provocar efectos negativos en el feto y la leche materna.  

Este tratamiento no se recomienda para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Este tratamiento no se recomienda para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Los hombres también pueden ser buenos candidatos para este tipo de técnicas, pero los casos en ellos son bastante infrecuentes, debido a que se da más en las mujeres, porque influyen mucho los cambios de elevación hormonal o cuando se está embarazada.

Las pacientes que se van a someter al tratamiento para eliminar las varices deben tener buena salud tanto física como psicológica y que el único problema médico sean las varices.

No deben ser personas fumadoras, y en el caso de serlo, deben ser capaces de abstenerse de fumar durante un tiempo antes de la intervención y durante el periodo de recuperación.

Los candidatos deben de ser conscientes y comprender el tratamiento como también tener expectativas realistas de los resultados. 

Es importante que los pacientes no tengan ningún otro tipo de problema médico y mucho menos que tengan otro tipo de problema relacionado con el sistema vascular.

Cuestiones a tratar con tu cirujano vascular durante la primera visita con él

Para poder tomar una decisión respecto a si ésta es o no la técnica adecuada para mí, lo primero que debe de hacer es estar informada y para ello tiene que concertar una cita con el médico. Los temas imprescindibles que no debe dejar de abordar con su médico son:

  • De acuerdo a mi problema médico en particular ¿Qué tipo de tratamiento sería el más conveniente para mis necesidades: el del láser o el de las inyecciones?
  • ¿Cuáles son los detalles de la técnica que me va a aplicar y cuánto tiempo se tarda en hacerla?
  • ¿Son realistas los resultados que espero?
  • ¿Qué tipo de anestesia se utiliza?
  • ¿Dónde se realiza la técnica?
  • ¿Éste es un centro acreditado en eliminación de varices?
  • ¿Cuál es el nivel de experiencia del médico cirujano vascular que hace la técnica? Hasta la fecha, ¿cuántos tratamientos con esa técnica ha realizado en el último año?
  • ¿Qué me sucederá en el periodo de recuperación? ¿Qué es lo que debo esperar?
  • ¿Cuáles son los riesgos y qué porcentaje de las pacientes tienen complicaciones al someterse a la técnica que me harán a mi?
  • ¿Cuántas sesiones serán necesarias en mi caso particular?
  • ¿Qué pasa si no quedó satisfecha con los resultados al final de tratamiento? ¿Cuál es su política para las correcciones cuando los resultados son insatisfactorios?
  • ¿Cuáles son las opciones de financiación disponibles para este tipo de tratamiento?
  • ¿Cuál es el precio total de la operación, cubriendo todos los honorarios de los médicos y enfermeras, así como el hospital?

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: cirujanos generales en Madrid

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Especialistas relacionados: cirujanos generales en Madrid

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.