Injerto Capilar en Las Palmas

Tratamientos de primer nivel al mejor precio

  • Injerto Capilar: noticias relacionadas

    Por supuesto que se puede corregir un injerto capilar

    Para aquellas personas que hace unos años se sometieron a un injerto capilar, pero que están insatisfechos con los resultados que se lograron, porque tienen un aspecto antiestético, les comentamos que sí es posible corregir un injerto capilar en la actualidad.

    Y es que, muchas personas realizan la preguntan de sí se podrá corregir un injerto capilar que se hicieron en el pasado con el temor de recibir una negativa, sin embargo,  claro que sí se puede y es una cirugía mínimamente invasiva para el paciente; aunque el grado de complejidad si se vuelve más alto para el cirujano, en el sentido de que debe tener mucha experiencia en injerto capilar para que se logren los resultados naturales esperados de esta nueva intervención.

    En la actualidad se emplean con mucho éxito dos técnicas de injerto capilar: Follicular Unit  Extraction (FUE, por sus siglas en inglés) o la denominada técnica Follicular Unit Strip Surgery (FUSS, por sus siglas en inglés) o de la tira, por los resultados excelentes y naturales que se obtienen aplicando la tecnología más desarrollada. 

    Muchas personas no están satisfecha con los resultados obtenidos después de un injerto capilar, debido a que puede suceder que esos trasplantes se realizaron hace mucho tiempo y con técnicas que –aún siendo las mejores empleadas en aquel momento que les hicieron el trasplante de pelo- en la actualidad sus resultados se ven antiestético porque esas técnicas quedaron obsoletas, pero son fácilmente mejorables los resultados aplicando la FUE o la FUSS.

    La importancia de seleccionar un buen cirujano

    Para la nueva intervención de injerto de cabello, el paciente deberá de elegir un buen cirujano, para que se obtengan los resultados naturales esperados. El cirujano debe tener un buen conocimiento técnico, años de experiencia y una buena intuición.

    Injerto de pelo: Cortarse el pelo con la técnica FUE

    Cuando se realiza el injerto de pelo utilizando la técnica de Follicular Unit Extraction (FUE, por sus siglas en inglés) o de extracción individual, sí va a ser preciso el rasurado prácticamente total de la cabeza, o por lo menos de la zona donante, ya que con eso se observarán, seleccionarán y extraerán bien las unidades foliculares que se van a extraer una por una, y que se van a injertar en las zonas despobladas de la cabeza.

    En este caso, como las unidades foliculares se consiguen de forma individual, una a una, para después procesarlas bajo microscopia y colocarlas en las áreas afectadas por la alopecia, sí será necesario rasurar el pelo. De esa forma, se conseguirá cada folículo adecuadamente, por medio de una herramienta especial con la que se extrae cada unidad directamente desde el cuero cabelludo.

    Se puede decir que en la técnica FUE, la herramienta especial llamada sacabocado, lo que hace son pequeños “bocados”, a partir de los cuales se logra extraer una unidad folicular. Uno de los grandes beneficios de esta técnica es que no deja cicatrices de ningún tipo, debido a que no es necesario hace grande incisiones visibles ni tampoco colocar puntos de sutura o grapas, solamente quedan pequeños puntos, lo que no impide que el paciente lleve el cabello bien corto. En pocas semanas, el pelo que quedó en la zona donante cubrirá por completo el área y cualquier marca que pudiese haber quedado será totalmente imperceptible.

    En concreto, en casos de injerto de pelo, el cirujano rasura la zona donante, después aísla el pelo que quiere extraer y con la ayuda del sacabocado realiza una mínima incisión alrededor del folículo. El proceso se hace varias veces y luego con una pinza, extrae las unidades foliculares que serán implantadas.

    Cicatrices tras un trasplante de pelo

    Una de las preguntas más frecuentes de los pacientes cuando acuden a su primera consulta con el cirujano para un trasplante de pelo es si existirá la presencia o ausencia de cicatrices después de un injerto de pelo. Para responder a esa interrogante, se puede decir que eso dependerá especialmente de la técnica capilar con la que se realice el trasplante. Hoy en día, entre los tratamientos de injerto de cabello más frecuentes que se les realizan a los pacientes están la Follicular Unit  Extraction (FUE, por sus siglas en inglés) o la denominada técnica Follicular Unit Strip Surgery (FUSS, por sus siglas en inglés) o de la tira.

    Cicatrices con la técnica FUE

    Con la Técnica Follicular Unit  Extraction (FUE, por sus siglas en inglés) no quedan cicatrices, ya que no se hacen incisiones de gran tamaño que pueden causar que se vean ni mucho menos se hacen suturas porque no hay incisión, en su lugar lo que se usa es un instrumento quirúrgico especial llamado sacabocado microscópico (normalmente de unos 0,8 mm de diámetro) que puede ser manual o automático. Con este tipo de instrumento lo que deja son unas cicatrices microscópicas que no son visibles al ojo humano.

    Cicatrices con la técnica FUSS

    Con la Técnica Follicular Unit Strip Surgery (FUSS, por sus siglas en inglés) o de la tira si se necesita de un bisturí para hacer un corte longitudinal en la piel para extraer una tira de piel con folículos pilosos. Por tanto, con dicha técnica si se deja una cicatriz en el lugar donde se realizó la incisión y la cual se cerró con grapas o puntos de sutura.
    Afortunadamente no es una cicatriz que todo mundo puede ver, sino que se disimula con el cabello adyacente de donde se extrajo la tira.

    Factores que influyen el éxito de trasplante capilar

    En general, las personas pueden conocer algunas de las técnicas que se utilizan para el trasplante capilar, pero es necesario que se conozcan los pasos que se siguen, para que pacientes funciona, cuales son los factores que influyen y que tipo de resultados se obtienen, así la persona puede crearse expectativas reales de los resultados que va obtener.

    El trasplante de cabello consiste es trasladar el cabello de un lugar a otro. Sólo se puede hacer cuando en los laterales o parte posterior de la cabeza todavía existen pelos resistentes a la hormona DHT.  Porque ese tipo de pelo asegura la resistencia a la acción de los andrógenos. Al ser trasplantado a las áreas donde hay calvicie deben tener la resistencia necesaria para permanecer vivo durante toda la vida de la persona que se somete al trasplante capilar.

    Muchas personas piensan que se deben tomar medicamentos para evitar el rechazo del cuerpo al cabello trasplantado y ese es un error muy frecuente. La falta de información hace creer que los trasplantes de cabello se hacen de persona a personas. En la actualidad, un trasplante de pelo sólo puede ser hecho en un mismo paciente, es decir, él es el donante y receptor. El paciente es la misma persona que dona y recibe los folículos pilosos que estos, son el órgano donde reside, vive y crece el cabello. Es así, como se podría llamar al trasplante capilar, autotrasplante. Se hace de esa manera  porque hoy en día se necesita que el folículo sea genéticamente igual para poder realizar el trasplante. A pesar de que se han hecho muchas investigaciones sobre  técnicas para fomentar los trasplantes de cabello entre personas por el momento no es viable que sobrevivan los folículos ajenos a la persona.

    ¿Cuánto tarda en crecer el pelo injertado?

    La evolución normal del pelo trasplantado radica en que una parte del pelo continúa el ciclo de crecimiento normal y otra se cae, pero se sincroniza todo el proceso después del tercer mes desde el trasplante. Desde ese momento, el crecimiento es el normal y va a un ritmo de 1 cm al mes, es por eso que aún pasados nueve meses no se  puede apreciar el resultado definitivo.

    No todos los cabellos crecen pero si el 90% de los injertos. En algunas personas, el 95% y en otras, el 80%. En cualquier caso, estas cifras aseguran el resultado y el cuero cabelludo cubierto. Lo que realmente importa es el resultado clínico y que los pacientes estén satisfechos porque tienen más cabellera y una imagen de mejor calidad.

    El aspecto del cabello injerto es totalmente estético y natural, porque el trasplante se hace con el mismo pelo del paciente,  con una orientación precisa y pelo a pelo. Así se logra un concepto estético en la armonía facial, por medio de la utilización de instrumentos de microcirugía y realizado por un cirujano especialista en la técnica, de modo que no se note el trasplante. Los pacientes que se han sometido a esa intervención dicen que las personas que les conocen no notan nada artificial.

    También, después del trasplante de cabello se debe mantener la higiene habitual. Es necesario lavarse la cabeza una vez al día y en los primeros días hacerlo con un pincel o brocha, y después con la yema de los dedos suavemente. Eso asegura que los injertos se mantengan completamente limpios y secos y que las costras que se forman después del tratamiento no duren más de 10 días. Los medicamentos a tomar son analgésicos, antibióticos y antiinflamatorio durante 3 días.

    ¿Se puede a caer el pelo injertado?

    La clave del éxito del microinjerto capilar está en las características naturales del área donante. La zona de la que se obtienen las unidades foliculares es la parte occipital o posterior de la cabeza, zonas en la que el cabello de forma genética crece toda la vida por tener receptores hormonales inmunes a la hiperactividad enzimática. Es por esto, que una vez  que son trasplantados en las zonas afectadas por la calvicie, no caerán y siguen creciendo habitualmente.

    Técnica FUSS es la técnica de injerto capilar que se basa en la extracción de una tira del cuero cabelludo de 20cm de largo por 1cm de ancho, ahí se saca los folículos pilosos para después implantarlos. Esta técnica y se realiza con anestesia local o general.

    La técnica FUE es una cirugía de extracción individual de folículos, es poco invasiva, Se considera la técnica de trasplante capilar más avanzada en la actualidad,  por ser la solución definitiva comprobada científicamente contra la calvicie. La técnica FUE se hace por medio de procesos de extracción de cabellos, con instrumental quirúrgico para extraer los folículos capilares de manera individual de la zona donante al área receptora, sin necesidad de dar puntos y dejar cicatrices. Las unidades foliculares tienen vasos capilares, glándula sebácea, entre otros componentes, que son importantes. La técnica FUE es la técnica de injerto capilar que se basa en la extracción de los folículos pilosos de las áreas donantes para después hacer el implante. Esta cirugía se considerada como no invasiva.

    La ventaja del trasplante capilar con técnica FUE  es que, por ser muy pequeñas las incisiones que se hacen, no quedan cicatrices lineales y la recuperación es prácticamente indolora y muy rápida, eso permite que el paciente tenga su vida normal en poco tiempo.

    El cabello trasplantado no se cae, es definitivo

    Se considera que el cabello trasplantado no se cae, porque continua manteniendo sus mismas características como si estuviera en la zona donante, pero al igual que el resto de cabello no trasplantado con el paso de años y el efecto del envejecimiento se van perdiendo poco a poco, algunos cabellos que han sido trasplantados no son ajenos a ese proceso natural y por eso se pueden ir cayendo con el pasar del tiempo, pero será un pequeño porcentaje. Es así como la dinámica de la caída es muy inferior en relación con la del pelo de las áreas anteriores, superiores y coronilla que están siempre bajo una influencia genética y hormonal. 

    El efluvio telógeno después de un microinjerto capilar es un proceso transitorio que se ve generado por el estrés, lo que se recomienda es tener paciencia y esperar un par de meses, en los que en algunos casos el médico aplica un tratamiento de PRP en las zonas en que hay efluvio telógeno.

    Siempre para transmitir más seguridad al paciente, que se encuentra preocupado por el proceso de restauración del cabello, se le aclara que la caída del cabello que es producto de la alopecia, no tiene nada que ver con el efluvio del pelo que se produce después de un trasplante de pelo.

    El efluvio en pelo que ha sido trasplantado es la caída de los cabellos que se puede generar en las primeras semanas del trasplante como consecuencia del trauma post-quirúrgico al que se somete como en todo el proceso. Ya en la fase de reposo, se comienza la etapa anágena o de crecimiento a partir del tercer mes del trasplante de pelo aproximadamente. A partir de ese momento, el cabello injertado sigue desarrollando sus ciclos capilares con normalidad.

    Algunos aspectos a ser considerados antes de realizar una cirugía capilar

    Es necesario que al enfrentar una cirugía de trasplante capilar, se tenga en cuenta varias recomendaciones que son prescindibles y que son dadas por el médico que hará la operación quirúrgica, esas indicaciones facilitan todo el proceso para que se obtenga un estado mental y físico adecuado antes de la cirugía, de esa manera se tolera de mejor manera los primeros días posteriores a la operación. Puede ser que el médico profesional le recomiende al paciente tomar algún medicamento específico por un par de semanas previas a la cirugía capilar, pero el mayor cuidado lo debe tener el día anterior y la mañana de la cirugía. El cabello se debe lavar la noche anterior y la mañana de la cirugía, posiblemente el médico recomiende tomar algún antiinflamatorio el día de la cirugía y el día anterior también.
    No se recomienda que se tomen bebidas con cafeína o algún medicamento que tenga aspirina, se debe evitar el consumo de alcohol, drogas y fumar por lo menos 24 horas antes de la cirugía capilar, no debe colocarse lociones capilares en el pelo, ni tomar suplementos vitamínicos. Si el paciente toma antidepresivos, anticoagulantes u otro tipo de medicamentos regularmente debe informárselo al médico para evitar contratiempos o posibles complicaciones.

    El paciente debe hacerse masajes diarios e iniciar por lo menos 10 días antes de la operación, para que con eso logre tener elasticidad en la zona donante y en la zona receptora del injerto. El día de la cirugía es recomendable que el paciente desayune sanamente y que utilice una camisa que se pueda abrir o que quede suelta. Es necesario que a la cirugía le acompañe de un familiar, porque no podrá regresar solo a su casa, necesita que alguien conduzca.

    Limitantes de trasplante de cabello

    Existen criterios básicos que pueden guiar sobre la pérdida capilar y determinar en qué casos está indicado o no hacer un trasplante capilar. Entre esos están:

    • La Edad: Los pacientes menores de 30 años no son comúnmente buenos candidatos porque la pérdida capilar no ha llegado a su completo desarrollo, es decir, no es estable. El hacer un trasplante muy pronto, y sin asegurar la estabilidad, puede provocar a una mala distribución del cabello trasplantado porque el cirujano no puede saber exactamente qué cantidad de pelo natural se puede perder. Lo que podría ser un gran resultado en ese momento, puede no serlo en un futuro. En el 80% de los casos, la estabilidad por edad se logra a los 40 años aproximadamente.

    • Extensión de la pérdida capilar: Entre más área afectada y menos zona donante disponible tenga el paciente, los resultados son más limitados. Un paciente que se ha tenido una alopecia incipiente, rápidamente controlada con medicación con una zona donante normal puede aspirar a una reparación completa con una mayor densidad en la zona trasplantada. Un paciente con alopecia avanzada puede aspirar a coberturas parciales o moderadas.

    • El Sexo: La distribución de la calvicie en hombres y mujeres varía. En cuanto al área receptora en los hombres las áreas alopécicas son más localizadas y la extensión la desaparición total del pelo es más frecuente. En cambio, en la mujer la distribución es más difusa en toda la cabeza y se presenta como despoblamiento y no como pérdida completa de pelo. En cuanto al área donante, en el hombre, el área donante es más extensa. En la mujer, el área temporal también se ve afectada por el androgenismo, es por eso que frecuentemente sólo se puede usar el área occipital baja.

    ¿Sedación, local o general para el trasplante de cabello?

    Cuando se realiza un trasplante capilar, como se trata de una cirugía estética de mínima invasión, se realiza con anestesia local para controlar que el tratamiento sea indoloro para el paciente. Sin embargo, en algunos casos el cirujano observa que el paciente se encuentra demasiado ansioso, ya sea porque lleva muchas horas sentado esperando a que le realicen el tratamiento o porque ya quiere ver los resultados obtenidos, en esos casos el médico opta por aplicar sedación que causa una sensación de relajación, sueño y olvido del tiempo transcurrido que permite que la persona tenga un tratamiento mucho más confortable.

    Por otro lado, existe un número bajo de cirujano que consideran que para realizar un trasplante capilar se debe emplear anestesia general, debido a que la zona a tratar es muy extensa (zona receptora y zona donante) y porque la duración de ambas técnicas: Follicular Unit Extraction (FUE) o Extracción Folicular Individual, o la técnica Follicular Unit Strip Surgery (FUSS) o técnica de la tira; es demasiado larga (8-12 horas) por sesión. Para estos médicos la anestesia local solo estaría indicada en el tratamiento de alopecias muy localizadas, pero cuando se tratan de alopecias extensas que incluye calvicie frontal, lo prioritario es el uso de anestesia general.

    Efectos secundarios de la anestesia

    En algunos casos, en el periodo de recuperación, la anestesia local, sedación o general puede provocar en el paciente efectos secundarios. Estos efectos secundarios pueden ser mareos o dolores de cabeza. También la persona se puede poner irritable o hasta depresiva, todo a consecuencia de la anestesia que recibió por el tratamiento.

    La incomodidad que puede experimentar el paciente depende de los factores antes mencionados o del tipo de cirugía. Los médicos y enfermeras pueden disminuir estos síntomas luego del tratamiento de trasplante capilar con medicinas orales o con inyecciones.   

    Trasplante de pelo con la técnica FUE en mujeres

    El cabello de una mujer es uno de los símbolos femeninos más apreciados, por la belleza que le agrega a su imagen y lo llamativa que puede ser para el sexo opuesto, por eso, es una de las partes del cuerpo en que la mujer invierte mayor tiempo y dinero para cuidarlo. En caso de que el pelo de una mujer comience a perderse de manera excesiva, el efecto psicológico que causa en ella puede ser grave. La mujer que padece de alopecia puede verse afectada en su autoestima por completo y causarle depresión.

    En los últimos años, se ha observado un crecimiento exponencial de mujeres que deciden dar un paso adelante en el tratamiento contra la alopecia y tener de nuevo cabello con la ayuda de un trasplante de pelo.

    Hoy en día, se disponen de dos técnicas para la obtención de los folículos pilosos del área donante:

    1. Técnica Follicular Unit Strip Surgery (FUSS, por sus siglas en inglés o Técnica de la Tira).

    2. Técnica Follicular Unit Extraction (FUE, por sus siglas en inglés o Extracción individual de folículos).

    Es necesario informar a la paciente completamente de todo el proceso, incluso de sí desea que se le rasure toda la cabeza, o al menos la zona donante o si quiere que se le corten pequeñas cortinillas o flaps del pelo. En caso de que no desee rasurado, la zona donante de pelo es más limitada y por tanto las zonas receptoras (áreas calvas) han de ser pequeñas. En caso de no rasurar la cabeza y se opta por ir haciendo cortinillas, la sesión se disminuye a unas 500 unidades foliculares.

    Como principio fundamental, no hay una técnica mejor que la otra, solo se trata de la manera de extracción de los folículos.

    ¿Cuántos folículos se requieren para hacerme el trasplante capilar?

    Esta es una de las preguntas más frecuentes entre los pacientes, y muy pocos cirujanos capilares realmente analizan meticulosamente la cantidad necesaria. Para evaluar la cantidad de cabello necesario hay que tomar varios aspectos:

    • Características el cabello (color y densidad)

    • Hay que conocer el grado de caída de cabello

    • Edad

    • Densidad de la zona donante

    • Contraste entre el color del cabello y la piel

    • Numero de cabellos por unidad folicular

    • Predecir el grado de caída de cabello futuro

    Según todos esos factores se puede recomendar una cantidad aproximada de cabellos necesarios, así como determinar si se puede realizar en un solo procedimiento o en sesiones consecutivas. Hay que tener en cuenta que el número de cabello a trasplantar comúnmente refleja una cantidad estimada del total de cabello que se puede trasladar y es aplicable a cada paciente individualmente. El impacto de un trasplante depende del área a trasplantar y del número de unidades foliculares utilizadas.

    Para cuantificar la cantidad de cabello, se usa frecuentemente el término unidad folicular, porque ésta es la que determina la densidad por centímetro cuadrado que se puede conseguir.
    El cirujano capilar divide el área de la cabeza, en dos áreas: área frontal y área posterior. El área frontal es dividida en dos secciones: la línea frontal o hairline, y la área central. La cantidad promedio de unidades foliculares por centímetro cuadrado que se necesita para generar densidad varía de persona a persona. En términos generales, la densidad normal de un individuo se encuentran entre los 80 a 100 unidades foliculares por centímetro cuadrado (UF/cm2). Muchos Estudios han demostrado que la calvicie no es aparente hasta que se pierde un poco más del 50% de la densidad normal del cabello. 

    ¿Qué son las unidades foliculares en los injertos de cabello?

    Uno de los conceptos fundamentales para comprender cómo se realiza el injerto de cabello es el de las Unidades Foliculares. Los cabellos de cada persona se encuentran agrupados por 1,2,3, y raras veces, 4 pelos a lo que se le denomina: Unidades Foliculares. Cada persona tiene aproximadamente entre 90.000 y 150.000 cabellos en su cuero cabelludo. Sin embargo, ese número varía de acuerdo a cada persona según su densidad capilar y los especialistas los clasifican según el tipo de pigmentación de su piel. Es decir, según el tipo de cabello, las personas rubias, frecuentemente, tienen la mayor densidad capilar con hasta 150.000 cabellos, mientras que las de pelo negro oscilan entre los 100.000 y 110.000 cabellos, las de pelo castaño por su parte suelen alcanzar los 115.000 cabellos y las pelirrojas son las personas que menor densidad de pelo tienen con unos 90.000 pelos.

    Las personas tienen aproximadamente entre 120 y 260 cabellos por centímetro cuadrado agrupados en unos 60 a 120 unidades foliculares por centímetro cuadrado.

    A parte de la pigmentación de la piel de la persona, también hay variaciones en la densidad capilar en función de la raza del paciente. Por ejemplo, los Asiáticos, tienen Unidades Foliculares solo de un pelo, por eso es de baja densidad. Mientras que los europeos, tienen unidad folicular de dos a tres pelos, siendo de una densidad media. Y los africanos, sus unidades foliculares de dos pelos con densidad media.

    ¿Significa lo mismo decir 1000 unidades foliculares a 1000 cabellos?

    La respuesta es no, debido a que cada unidad folicular puede llegar a tener hasta cuatro pelos por unidad folicular. Se puede afirmar que 1000 unidades foliculares pueden corresponder aproximadamente a unos 2.500 cabellos si nos referimos a que la media es de 2,2 de pelos por unidad folicular. Pero todo dependerá de la cantidad de unidades foliculares de dos o tres pelos que tenga la zona donante del paciente.

    ¿Tengo que cortar el pelo para hacerme la cirugía?

    Una de las preguntas más comunes que hombres y mujeres se realizan antes de someterse al injerto capilar es si es necesario rasurar su cabello antes de recibir el tratamiento. Lo cierto es que en algunos casos sí y en otros no. Vamos a explicar a qué se debe ello.

    Lo primero que se le pide al paciente es que acudan a la primera consulta sin cortarse el pelo o rasurarlo, es decir deberá llegar con el cabello de uso habitual para que de esa manera el cirujano y su equipo médico pueda evaluar el pelo existente y el nivel de cobertura que ofrece. Si ofrece un amplio nivel de cobertura, porque es abundante, puede que sí se pueda optar por alguna alternativa de corte de cabello, pero en el caso que no, como sucede en la mayoría de los casos entonces se deberá de rasurar.

    Justo antes de realizar el tratamiento, el médico procederá a rasurar el área de la que se extraen los folículos pilosos. Para realizar el trasplante de pelo, usualmente se rasura toda la cabeza por completo. Aunque algunos cirujanos optan solo por rasurar el área donante y en casos excepcionales, cuando el paciente tiene el pelo largo o en mujeres, se rasura en tiras pequeñas que se disimulan con el pelo largo. No obstante, sólo el médico puede analizar lo que es más conveniente para cada caso.

    ¿Me tendré que cortar el cabello para la aplicación de la técnica capilar FUE?

    Sí. Los folículos del pelo deben ser visibles sólo en la superficie de la piel con el objetivo de poder ser extraídos de manera individual de forma sencilla. Eso necesita un corte de pelo al 1. No obstante, si la pérdida de pelo se observa en un área limitada y sólo es necesario un pequeño número de folículos pilosos,  es posible que no se necesite cortar todo el cabello del paciente.

    Complicaciones del injerto capilar

    Los riesgos del trasplante del injerto capilar son escasos, independientemente de la técnica empleada FUE o de la FUSS o tira (Strip), sin embargo, es importante que los pacientes los conozcan.

    Infección: En toda intervención quirúrgica existe este riesgo, en el injerto capilar no es la excepción, no obstante en este tratamiento quirúrgico es mínimo, menor de un 1% y se trata con una higiene correcta y con antibióticos.

    Inflamación: La mayoría de pacientes pueden sufrir una leve inflamación de la frente o párpados que se desarrolla al poco tiempo después de la intervención y dura entre tres o cuatro días luego de la cirugía. Esta inflamación se produce por la infiltración local de anestésicos. Para evitar este tipo de complicación el paciente deberá descansar y dormir en posición semi sentado, por ningún motivo boca abajo, ya que empeora la condición.

    Cambios sensoriales: Al cortar la tira de cuero cabelludo, también el cirujano corta fibras nerviosas invisibles en la grasa de la hipodermis, por ende se dañan los nervios de la zona y se produce una pérdida temporal de la sensibilidad, una sensación de adormecimiento de la piel del cuero cabelludo y la sensación de tirantez en el área donante. Esta complicación es temporal y dura alrededor de tres a 18 meses luego del injerto capilar. También puede suceder en la zona receptora pero el efecto es también transitorio.

    Cicatriz: La técnica de la tira o FUSS deja una cicatriz larga en la nuca. Generalmente los cirujanos usan el cierre tricofítico que logra mantener intactos, los bulbos capilares y sus pelos a lo largo de la herida, que después se une con una técnica especial de cierre. En los resultados excelentes, el pelo sale de la cicatriz haciéndola prácticamente invisible. Sin embargo, existe el riesgo de mala cicatrización de la piel del paciente, entonces para corregir esa complicación habrá que recurrir a la técnica FUE.

    Cuidados postoperatorios después de una FUE O FUSS

    El paciente que ha recibido implante capilar, deberá evitar realizar esfuerzos físicos durante una semana, eso significa debe evitar agacharse hacia adelante, porque le ocasionará un edema facial. También no hay que sonarse la nariz demasiado fuerte. En caso de aparecer un edema facial, es necesario no realizar movimientos bruscos y al dormir hacerlo hacia arriba. Además en caso de presentarse no hay que alarmarse pues desaparecerá por sí solo en el plazo de 24 a 48 horas.

    Eso también implica que no se deben practicar ejercicios bruscos o intensos como correr, nadar, deportes de conjuntos, etc., así como también evitar actividades demandantes, eso incluye la actividad sexual durante siete días.

    Asimismo se recomienda evitar sumergir la cabeza en agua, eso quiere decir, que durante las dos primeras semanas no debe bañarse en la playa o en piscina hasta que le retiren los puntos de sutura.

    Por otro lado, evite tomar el sol. En caso de que usted prevé que puede pasar muchas horas bajo el sol directo, lo más recomendable es que permanezca en la sombra o que se cubra la cabeza con una gorra o un sombrero. También evite las cabinas de bronceado con rayos UVA, puede alterar la cicatrización.

    Otro aspecto importante a tomar en cuenta en el periodo de recuperación, es que después del implante capilar, se le entregará una crema antibiótica. Aplíquese esa crema a partir del segundo día de la intervención sobre la cicatriz y eso durante una semana, dos veces al día. La crema favorece la cicatrización y evita cualquier tipo de infección.

    La aparición de costras. Durante la fase de cicatrización, le saldrán costras al nivel de los injertos. Por eso es importante enjuagar con agua y jabón el área. También se puede colocar gasas húmedas en el área implantada para que las costras desaparezcan más rápido.

    ¿Cuándo y cómo crecerá mi nuevo pelo?

    Desde el momento de su injerto la piel del cuero cabelludo comienza a trabajar en la adaptación del folículo en su nueva ubicación (lugar del trasplante occipital y lateral). A medida que trascurren las horas de realizado el injerto capilar se van formando una costra en el exterior del cuero cabelludo que suele caerse normalmente en una semana.

    Durante los primeros cuatro días del implante capilar, los folículos injertados quedarán fijados con fibrina (pegamento natural del cuerpo). Fase en el cual se hidratará levemente la zona receptora con suero fisiológico fornecido.

    Los folículos implantados sólo estarán plenamente seguros a partir del octavo día después de la cirugía. Generalmente, el área donante cicatriza superficialmente en dos semanas.

    De la segunda hasta la sexta semana después del trasplante capilar, los cabellos implantados entran en su fase telogena de los folículos pilosos.

    De la sexta semana hasta el tercer mes, el cabello trasplantado entra en su fase de reposo para luego comenzar a crecer.

    Entre el tercer y cuarto mes, en promedio el cabello trasplantado y los cabellos “vecinos” que también sufrieron caída comienzan a crecer naturalmente. Al principio con una textura bien fina y después con el tiempo va engrosando.

    Para el séptimo mes, el paciente puede notar un relevante rebrote, el nuevo cabello tendrá aproximadamente de largo de cinco a siete centímetros.

    Para el décimo mes desde que se realizó el trasplante de pelo, generalmente el paciente ya podrá apreciar un resultado muy parecido al definitivo.

    A los 12 meses, casi el 90% de los cabellos trasplantados habrán alcanzado un crecimiento normal.

    Como se puede leer, los injertos demoran cerca del año e incluso un poco más antes de llegar al resultado final, por lo que se le solicita al paciente tener un poco de paciencia.