• Ortodoncia fija con brackets

      Consigue una bonita sonrisa al mejor precio gracias a esta operación que BonoMédico que trae: ortodoncia invisible o con brackets metálicos en Jaén.

      • Jaén:

        • Consulta previa en Jaén
        • Tratamiento en Jaén
        MUY
        PRONTO
        Más detalles

Ortodoncia en Jaén

Contenidos [ocultar]

  1. 1 ¿Qué es la ortodoncia?
  2. 2 Beneficios de la ortodoncia en Jaén
  3. 3 Problemas de las maloclusiones y las malposiciones dentarias
  4. 4 ¿Por qué se producen los defectos en la posición de los dientes?
  5. 5 ¿Cómo se estudian los defectos de la dentadura?
  6. 6 Tipos de tratamientos en la ortodoncia: interceptivos y correctivos
  7. 7 ¿Cómo son los aparatos en la ortodoncia? Aparatos funcionales, aparatos removibles y aparatos fijos, aparatos extraorales, retenedores tras la ortodoncia.
    1. 7.1 Ortodoncia metálica
    2. 7.2 Ortodoncia estética o de zafiro
    3. 7.3 Ortodoncia invisible
    4. 7.4 Ortodoncia lingual
  8. 8 Duración del tratamiento
  9. 9 Limpieza durante la ortodoncia en Jaén
  10. 10 Edad mínima y máxima para la ortodoncia
  11. 11 Preguntas frecuentes: es doloroso el tratamiento/perjudica a los dientes/ se corrigen todos los defectos
  12. 12 Diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños
  13. 13 La periodontitis
    1. 13.1 Síntomas de la periodontitis
    2. 13.2 El tratamiento
    3. 13.3 La periodontitis crónica y la periodontitis agresiva
    4. 13.4 Boca de trinchera o gingivitis ulceronecrosante aguda
  14. 14 Edad recomendada para la primera revisión con el ortodoncista
    1. 14.1 ¿Debo esperar a que mi hijo sustituya los dientes de leche?
  15. 15 ¿A quién puede beneficiar la ortodoncia en Jaén?
  16. 16 Duración de la ortodoncia
  17. 17 ¿Llevar un aparato dental, duele?
  18. 18 Y, ¿cuánto cuesta?
  19. 19 ¿Me garantizan el resultado del tratamiento?
  20. 20 ¿Dentista u ortodoncista? ¿A dónde acudir?
    1. 20.1 ¿Cómo encuentro una buena clínica dental?
  21. 21 Consejos de higiene durante la ortodoncia en Jaén

¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia en Jaén forma parte de la odontología, esto es, de la salud dental. Se encarga de prevenir y corregir los problemas en el desarrollo de las formas de las arcadas de los dientes y la posición de los maxilares para conseguir el equilibrio y función correcta de boca y cara al masticar.

Beneficios de la ortodoncia en Jaén

Existen muchas ventajas en el uso de ortodoncia en Jaén además de mejorar nuestra sonrisa. El tener los dientes correctamente colocados nos ayuda a masticar mejor, realizar digestiones buenas y aprovechar las vitaminas y nutrientes de los alimentos mucho más.

Otro de los beneficios de la ortodoncia es que unos dientes bien colocados se limpian mejor y tienen menos caries y enfermedades periodontales. Así se logra unas encías más sanas y unos dientes más duraderos y menos desgastados.

La ortodoncia en Jaén forma parte de los tratamientos para cuidar de la salud dental.

La ortodoncia en Jaén forma parte de los tratamientos para cuidar de la salud dental.

Problemas de las maloclusiones y las malposiciones dentarias

El ortodoncista en Jaén es el encargado de detectar si existen problemas de las maloclusiones y las malposiciones dentarias.

Hay varios tipos de mordidas dentales. Pues bien, cuando los dientes del paciente no encajan de manera correcta el maxilar superior con el inferior, estamos ante una maloclusión o malposición dentaria y deberá hacerse una ortodoncia.

Entonces se producen los siguientes problemas:

  • Mala articulación temporomandibular que generan dolores musculares en cabeza y cuello y bruxismo (esto es cuando los dientes rechinan, sobre todo de noche, desgastándose más).
  • Dificultad para masticar.
  • Inflamación de encías y caries (esto sobre todo, porque con los dientes mal alineados es más difícil la correcta limpieza bucal).
  • Alteración en el habla (poco frecuente y sólo en casos extremos).

¿Por qué se producen los defectos en la posición de los dientes?

Cuando los maxilares, que son la base de los arcos dentales, crecen mal se producen defectos en la posición de los dientes y maloclusión.

Los defectos en la posición de los dientes se producen cuando los maxilares crecen mal.

Los defectos en la posición de los dientes se producen cuando los maxilares crecen mal.

Normalmente, los defectos en la posición de los dientes se producen por factores como:

  • Genética, se heredan de padres a hijos.
  • Respirar por la boca también produce que la alineación dental sea incorrecta.
  • Hábitos negativos como chuparse el dedo o llevar chupete y tomar biberón más de los tres años.
  • Perder muy pronto los dientes de leche puede hacer que se coloquen mal los definitivos.
  • Desequilibrio en la musculatura y posición de labios, carrillos y lengua que son los que mantienen los dientes en buena posición.

¿Cómo se estudian los defectos de la dentadura?

Los defectos de la dentadura se pueden estudiar con una copia de yeso de la misma, que hará el odontólogo, radiografías especiales o fotografías faciales del paciente para comprobar si existe desfiguración estética. Con toda esta información el dentista podrá saber si hay un problema en la dentadura y cómo tratarlo.

Tipos de tratamientos en la ortodoncia: interceptivos y correctivos

Aunque también existe uno preventivo, en esta ocasión señalaremos solo estos dos tipos de tratamientos en la ortodoncia: interceptivos y correctivos.

  • Tratamiento interceptivo: Intercede sobre los hábitos perjudiciales que pueden influir en el correcto crecimiento de cara y maxilares. Empieza y finaliza con la dentición mixta y temporal. Sin embargo, en casos especiales se puede corregir también después si se produce alguna anomalía añadida.
  • Tratamiento correctivo: Si los hábitos malos han provocado una dentadura mal colocada se corregirá con este tratamiento que empleará aparatos removibles, fijos y funcionales.

¿Cómo son los aparatos en la ortodoncia? Aparatos funcionales, aparatos removibles y aparatos fijos, aparatos extraorales, retenedores tras la ortodoncia.

Estos son los principales aparatos con los que trabajan los ortodoncistas para lograr una bonita y sana sonrisa:

  • Aparatos funcionales: Actúan sobre mandíbula y dientes, es decir, sobre el conjunto de la dentadura y se emplean durante la dentición temporal o mixta.
  • Aparatos removibles o extraíbles. Se pueden mover, es decir, retirar durante las comidas. Están hechos de una placa que se va en el paladar y lleva elementos metálicos para que los dientes y huesos se muevan en la dirección correcta.
  • Aparatos fijos. Se recomiendan en casos difíciles de resolver. Dan muy buen resultado y no se pueden quitar. Están hechos con pequeños soportes pegados a los dientes con alambres que dan energía y movimiento a los dientes.
  • Aparatos extraorales. Cada vez se emplean menos por lo antiestéticos e incómodos que son. Consiguen una fuerza especial para que la cara y maxilares se desarrollen correctamente. Además sirven para mover los dientes al lugar adecuado e impiden que se desplacen en caso de no necesitar hacerlo.
  • Retenedores en una ortodoncia: Estos aparatos se colocan si el dentista cree que es necesario, cuando ya ha finalizado el tratamiento. Su forma hace posible que los dientes se mantengan en un lugar correcto y que los huesos y encía se acostumbren al cambio.
    Hay varios tipos de ortodoncia en Jaén y cada tratamiento está indicado para solucionar problemas específicos.

    Hay varios tipos de ortodoncia en Jaén y cada tratamiento está indicado para solucionar problemas específicos.

Ortodoncia metálica

La ortodoncia metálica, como su nombre indica, engloba aquellos aparatos de metal, los cuales resultan algo antiestéticos y se emplean principalmente en niños. Además de cumplir una buena función, otro de sus atractivos viene determinado por el precio de una ortodoncia de este tipo, menor que en otros casos.

Ortodoncia estética o de zafiro

Son como brackets pero fabricados con un material transparente que hace que sea más estético. La ortodoncia estética o de zafiro es muy empleada por los adultos que se quieren arreglar los dientes pero sin que se note demasiado.

Ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible no se ve porque son férulas de plástico transparente que se colocan como fundas en la arcada superior o inferior y que cumplen una buena función en la corrección dental. El odontólogo debe cambiarlas y adaptarlas a la dentadura cada determinado periodo de tiempo. Existen múltiples beneficios y ventajas de la ortodoncia invisible.

Ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual la instala el dentista en la cara interior del diente sin que se pueda ver.

Duración del tratamiento

La duración de una ortodoncia puede durar desde 18 hasta 36 meses, en los casos peores. Pero todo dependerá de cada situación en particular.

En niños suele durar menos los tratamientos de ortodoncia en Jaén y dan mejor resultado que en adultos.

Los tratamientos de ortodoncia harán que la persona que los lleve consiga una dentadura sana y perdurable en el tiempo.

Limpieza durante la ortodoncia en Jaén

La duración del tratamiento de ortodoncia es variable, pero la limpieza dental es fundamental en todos los casos.

La duración del tratamiento de ortodoncia es variable, pero la limpieza dental es fundamental en todos los casos.

La limpieza y cepillado durante la ortodoncia debe hacerse después de cada comida y de forma exhaustiva.

Los pacientes se cepillarán los dientes, por lo menos, tres veces al día y deberán conocer también cómo limpiar bien los brackets.

En caso de que el paciente lleve aparato fijo tendrá que utilizar cepillos especiales de filamento y con forma de V, así como pasta dentífrica y colutorios especiales para evitar la caries, gingivitis, etc.

Los aparatos removibles podrán además limpiarse con comprimidos efervescentes.

Además de todo ello, el dentista informará al paciente de cómo realizar de la mejor forma la limpieza dental en cada caso en particular.

Edad mínima y máxima para la ortodoncia

En primer lugar, señalar que no existe una edad mínima y máxima para la ortodoncia.

La edad mínima, aunque no está preestablecida en caso de la ortodoncia en Jaén, suele estar en los seis años de edad. Ya que con esos años la persona podrá ser tratada de una forma más efectiva para solucionar su problema dental.

También a partir de los 6 años y hasta los 14 pueden iniciarse los primeros tratamientos, pues es en esa época cuando salen los dientes y muelas permanentes y la mandíbula se desarrolla. Por tanto, es el momento más adecuado para corregir la mala alineación de dientes.

En el caso de personas mayores, los tratamientos actúan sobre dientes permanentes y ya desarrollados y suelen durar más, pero también consiguen arreglar el problema, en casi todos los casos.

Preguntas frecuentes: es doloroso el tratamiento/perjudica a los dientes/ se corrigen todos los defectos

Estas son algunas de las preguntas frecuentes en una ortodoncia y vamos a intentar darles respuesta brevemente.

El tratamiento que utiliza aparatos de ortodoncia suele resultar algo molesto. Pero el odontólogo hará todo lo posible por minimizar o desparecer esos problemas. En pocos casos pueden producir dolor estos tratamientos en la boca.

Por otra parte, la ortodoncia no puede dañar los dientes, pues los aparatos están diseñados para mejorar la dentadura sin afectarla lo más mínimo. Es decir, en este sentido no existen riesgos de la ortodoncia de ningún tipo.

Por último, destacar que los aparatos de ortodoncia en Jaén en casi todos los casos consiguen devolver una posición correcta a la dentadura. Pero, en contadas ocasiones, no arreglan problemas graves de maloclusión que debido a diferencias esqueléticas de gran índole, se corrigen con cirugía ortognática.

Además de estas, existen otras cuestiones normalmente planteadas acerca de los alimentos prohibidos y recomendados tras una ortodoncia, de cómo evitar aftas o llagas -se puede utilizar cera en una ortodoncia-, de cuándo extraer piezas dentales o de en qué consiste la expansión del paladar con la ortodoncia.

Diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños

Hay algunas distinciones entre los tratamientos de ortodoncia en Jaén que se aplican dependiendo de la edad del paciente.

No hay edad mínima y máxima para una ortodoncia en Jaén.

No hay edad mínima y máxima para una ortodoncia en Jaén.

La primera y mayor de estas diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños es la valoración estética que se hace a la hora de utilizar este tipo de aparatos. Los adultos se suelen decantar por todos aquellos que no sean muy visibles (brackets de zafiro, ortodoncia invisible, etc.).

En el caso de los niños esto no tiene mucha importancia y se suelen utilizar más las ortodoncias metálicas y todas aquellas que funcionen bien. La ortodoncia infantil suele corregir o ser interceptiva y su función principal va dirigida a conseguir un correcto desarrollo de la mandíbula, cosa que no puede ocurrir en la ortodoncia para adultos.

Los tratamientos de ortodoncia en adultos se combinan, en niños no. La ortodoncia en adultos busca pues una adecuada erupción dental, correctas estructuras óseas y colocar bien los dientes permanentes. La ortodoncia en adultos va enfocada a dientes definitivos. Los mayores suelen recurrir a estos tratamientos después de haber perdido algún diente o cuando les salen las muelas de juicio y les mueven la dentadura ocasionándole problemas de alineación dental. En este tipo de tratamientos suelen participar varios especialistas como:periodoncista, implantólogo y ortodoncista.

En resumen, hoy por hoy quien quiera lucir una sonrisa bonita, mejorar o solucionar sus problemas de masticación, podrá hacerlo independientemente de la edad que tenga y siguiendo los consejos del ortodoncista en Jaén.

Son muchas las patologías bucales que una buena alineación dental y una mordida correcta pueden evitar. Es por ello que los tratamientos de ortodoncia en Jaén y la utilización de aparatos dentales pueden hacer mucho por tu salud dental y por la estética de tu boca y rostro. Vamos a ver algunas de esas enfermedades que nos pueden afectar y cómo tratarlas y evitarlas.

La periodontitis

Se trata de una gingivitis, pero más aguda, ocasionada en ocasiones en las que, durante las primeras etapas de la enfermedad de las encías, el paciente no tuvo un tratamiento.

La gingivitis en sus primeras manifestaciones (sangrado leve, sensibilidad e inflamación de las encías) es curable con una limpieza profesional que elimine la placa que se ha acumulado entre la encía y los dientes.

Esa acumulación de sarro no es más que una película de suciedad que la conforman mocos y bacterias que se alimentan, por llamarlo de alguna forma, de los residuos de comida que quedan cuando la limpieza bucal es deficiente.

La ortodoncia ayuda a conservar la salud dental y a prevenir enfermedades en las encías.

La ortodoncia ayuda a conservar la salud dental y a prevenir enfermedades en las encías.

La periodontitis es una enfermedad más grave que la gingivitis, pues en ella la infección no sólo se limita a las encías, sino que llega hasta los huesos y ligamentos que sirven como soporte del diente. Lo peligroso de esta patología es que, con el tiempo, el paciente perderá los dientes, pues éstos al no tener un soporte sano, se caen por sí solos.

Y es que primero inicia de una forma que puede parecer, hasta cierto punto, normal. Con una inflamación que por días puede desaparecer, pero durante otros puede volver de una forma más agresiva. Es ese punto cuando, sin el tratamiento adecuado, van formándose como una especie de bolsitas entre los dientes y bajo las encías.

Ahí se alojan las bacterias que ven facilitada su reproducción cuando no hay una limpieza adecuada. Con el paso del tiempo, la placa o el sarro van haciéndose más duros, difíciles de quitar con un cepillado común.

Esa bolsa va provocando que los cimientos de los dientes vayan debilitándose, provocando daños casi irreversibles. Se llega a un punto tal de la periodontitis en el que, en un primer momento, el diente cambia de color en su base, tornándose café o negro, y da la sensación de que en cualquier momento se va a caer lo que efectivamente acaba ocurriendo.

Podemos resumir que la causa principal de esta enfermedad es no haberle dado el tratamiento adecuado y a tiempo a la gingivitis.

Síntomas de la periodontitis

La sintomatología que expondremos a continuación es bastante similar a la de la gingivitis, pues se considera que la primera etapa de la periodontitis es ésta, por lo que en algunos casos suele confundirse.

Sin embargo, la diferencia fundamental radica que en la gingivitis el paciente no presenta los dientes flojos, en esta patología, sí.

  • Encías enrojecidas, inflamadas y hasta brillantes.
  • Dientes flojos.
  • Sangrado pese a que el cepillo que se utiliza es de consistencia suave.

Para saber si se trata de gingivitis o periodontitis, el médico recurrirá a una radiografía, pues ahí verá con mayor claridad el estado en el que se encuentran el hueso y los ligamentos. Si se empieza a notar un daño, es posible que la enfermedad esté en sus primeras etapas, por lo que debe iniciar de inmediato con el tratamiento; sin embargo, si la parte ósea ya está muy tocada, se deben tomar otro tipo de decisiones.

El tratamiento

Según lo dicho y en un primer momento el panorama puede parecer un poco desalentador, pero no está del todo perdido. Cuando la periodontitis no ha atacado todavía las raíces del diente, la idea del tratamiento es que se eliminen las bolsas que se han formado en medio de los dientes, así como quitar la placa en la base de las piezas dentales.

Por tanto, el médico quitará todo ese conjunto de bacterias y recomendará productos de limpieza dental encaminados a eliminar las bacterias restantes, y enseñará al paciente la forma en que debe cepillarse y cómo usar el hilo dental.

La periodontitis y la gingivitis son dos patologías que afectan a las encías.

La periodontitis y la gingivitis son dos patologías que afectan a las encías.

Hay en el mercado enjuagues bucales que ayudan en gran manera a eliminar las bacterias. A esto se sumará también el cambio de ciertos hábitos, como dejar el cigarrillo (si fuma), evitar el consumo de dulces, que propician la aparición de las caries, ser disciplinado a la hora de limpiarse los dientes (hacerlo de forma periódica, bien, y tomándose el tiempo necesario).

Pero, ¿qué pasa cuando la periodontitis ya está en una etapa muy avanzada, cuando ya ha carcomido el hueso y los ligamentos? El médico debe ser sincero con el paciente, pues en algunos casos tendrá que extraer las piezas dentales sobre todo para evitar que la infección llegue a los dientes que están a un lado.

Será necesaria, dependiendo del caso, una cirugía para reconstruir la parte que se ha perdido, así como poner una prótesis.

Sea cual sea el caso, es importante que usted no deje pasar mucho tiempo cuando note que sangran sus encías o las ve inflamadas, pues ésa es la primera señal de alarma de que algo no anda bien y que debe ponerle atención.

Las expectativas de un buen tratamiento son muy positivas para el paciente. Poco a poco la inflamación desaparecerá al igual que la sensibilidad de los dientes.

La periodontitis crónica y la periodontitis agresiva

Cualquiera se confundiría al afirmar que se trata de una misma patología, pero los médicos hacen diferencias entre una y otra.

Para el caso, la periodontitis crónica es común en los adultos mayores de 40 años. Hay pérdida de inserción en los tejidos gingivales, su desarrollo es lento y progresivo. Se puede afirmar que ésta es una de las formas más comunes de la periodontitis.

Por otro lado está la periodontitis agresiva. La primera diferencia que se destaca es que esta patología es común en los personas jóvenes entre los 10 y 30 años por razones genéticas, es decir, que ésta es heredada y lo normal es, por tanto que existan familiares que también la hayan presentado.

También hay pérdida de inserción, pero ésta es más localizada, pues es frecuente que comience en los incisivos y premolares. Además, no sólo afecta a un diente, sino que su radio de infección llega a dañar las piezas dentales adyacentes, lo cual vuelve más compleja la situación.

Boca de trinchera o gingivitis ulceronecrosante aguda

Las enfermedades bucales son tan preocupantes como diversas. Se ha hablado de la gingivitis y de la periodontitis, pero hay una patología que es aún más severa y a la que se le conoce popularmente como boca de trinchera, aunque su nombre médico es gingivitis ulceronecrosante aguda.

Se trata de una infección aguda y muy dolorosa de tipo bacteriana en la que las encías se inflaman, pero aparte de eso el paciente presenta úlceras. Ésta es consecuencia de un número desmedido de bacterias en la boca. Es, claro está, más grave que la gingivitis y la periodontitis.

La boca de trinchera es una patología poco común, pero eso no significa que no se dé entre los pacientes que descuidan su salud bucal o que ven a la gingivitis como una enfermedad sin mayores riesgos. Frecuentemente, ataca a las personas entre los 15 y 35 años.

A continuación detallamos los síntomas de la boca de trinchera:

  • Mal aliento o halitosis.
  • Sangrado abundante ante cualquier contacto en las encías.
  • Dolor.
  • Encías enrojecidas e inflamadas.
  • Sabor desagradable en la boca.
  • Cuadros febriles.
  • Úlceras en las encías.

El panorama se torna bastante complejo, pues en las úlceras que se han formado se alojan, dentro de ellas, una cantidad significativa de bacterias, acumuladas por los residuos de comida, así como por una deficiente o nula limpieza dental.

El tratamiento va encaminado en varias vías. La primera de ellas es controlar los episodios de fiebre en el paciente; luego, reducir la inflamación y el enrojecimiento, para eso el especialista recomendará al paciente enjuagues de agua con sal o con agua oxigenada. La primera servirá para bajar la hinchazón; la segunda, para eliminar todo aquel tejido muerto alrededor de los dientes que lo único que genera es más producción de bacterias.

Luego el médico también tratará de calmar el dolor. Para eso prescribirá fármacos que el paciente deberá tomar antes de comer; éstos aliviarán la situación, pero cuando las molestias son muy intensas, se recurre a medicamentos más fuertes como la lidocaína, la cual se inyecta directamente en las encías.

Una vez que se han solucionado los problemas antes descritos, el paciente debe ir al médico para que éste realice exámenes para ver las condiciones en las que se encuentran los dientes. Podría comenzar con una limpieza para eliminar toda la infección que han causado las bacterias, del mismo modo, eliminar las placas o el sarro.

Pese a que en un inicio la enfermedad parece ser muy difícil de tratar, con los procedimientos adecuados y con tiempo se puede llegar a eliminar todo tipo de molestia en las encías. Para evitar que vuelva a aparecer, el médico dará las siguientes recomendaciones:

  • La limpieza bucal es vital, de hecho es la primera opción que da el médico al paciente. Usar correctamente el cepillo y el hilo dental, así como productos especializados para atacar las bacterias son primordiales.
  • Comer bien también ayuda, sobre todo, dejando de lado los dulces y los picantes.
  • Dejar el tabaco.

Uno de los riesgos más inminentes de la boca de trinchera es que el paciente atraviesa por episodios de dolor muy fuertes, además, las úlceras pueden llegar hasta las mejillas.

Edad recomendada para la primera revisión con el ortodoncista

Debemos ir acostumbrándonos a ver al ortodoncista como un especialista médico de suma importancia para los niños, casi al mismo nivel que el pediatra o el oftalmólogo. Durante mucho tiempo se ha pensado que no había que llevara los hijos al dentista a no ser que tuvieran algún problema visible en los dientes, pero por fortuna esto está cambiando y cada vez son más los padres preocupados por la salud dental de sus hijos. Sin embargo, la mayoría todavía no tiene claro cuál es la edad recomendada para la primera revisión con un dentista especializado en ortodoncia en Jaén.

En este sentido, como orientación, se puede decir que la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia, entre otras organizaciones, aconseja que la primera visita al ortodoncista se produzca antes de cumplir los 7 años, para asegurarse de que el niño no está desarrollando alguna alteración en la boca o los dientes que pueda, en el futuro inmediato o próximo, afectar a su salud.

Según algunas estimaciones, tres de cada cinco niños tienen problemas bucales que pueden afectar a su salud, y estos no siempre son detectados a simple vista. Es decir, muchos de los problemas dentales pueden tener efectos negativos sobre muchos aspectos de la salud general del paciente (problemas digestivos o respiratorios, por ejemplo), es decir, no es solo una cuestión de estética.

Así, contar con un diagnóstico completo antes de cumplir los 7 años ayudará a determinar si se necesita o no tratamiento y, en su caso, a proporcionar el tipo adecuado de ortodoncia en Jaén. En concreto, los especialistas aconsejan esta edad porque es cuando los maxilares aún están en formación, de manera que si se requiere revertir algún tipo de alteración, será más fácil y menos molesto para el niño. Además, el resultado del tratamiento sería más satisfactorio.

Por último, como se ha comentado anteriormente, los padres tienen que tener en cuenta que no todos los problemas dentales de sus hijos tienen una repercusión visible e inmediata, dicho de otra forma, puede que ellos no se percaten de que algo va mal. Por eso es importante hacer un diagnóstico temprano en una clínica dental.

¿Debo esperar a que mi hijo sustituya los dientes de leche?

Teniendo en cuenta lo anterior, no habría por qué esperar a que el niño haya sustituido por completo los dientes de leche para comenzar un tratamiento con ortodoncia en Jaén. Lo ideal es hacer el diagnóstico coincidiendo con el cambio de las primeras piezas dentales. Esto, normalmente, tiene lugar entre los 6 y 7 años, aunque en algunos niños se retrasa un poco. En cualquier caso, este momento es el mejor para detectar problemas maxilares y para prevenir futuras alteraciones.

¿A quién puede beneficiar la ortodoncia en Jaén?

Este es un tratamiento del que se puede beneficiar cualquier persona, independientemente de su edad. Tanto niños como adultos con problemas de malposición o maloclusión en los dientes, deberían acudir a la consulta de un ortodoncista para hacerse un estudio exhaustivo, detectar problemas y recibir soluciones. Las alteraciones más habituales por las que las personas se someten a tratamientos de ortodoncia son:

  • Dientes torcidos o salidos.
  • Mandíbula desproporcionada.
  • Problemas al respirar por la boca o ruidos en la mandíbula.
  • Dificultades para masticar de forma correcta.

La ortodoncia ha dejado de ser cosa de niños, tanto que en la actualidad uno de cada cuatro pacientes con ortodoncia en las clínicas dentales, son adultos.

Duración de la ortodoncia

No hay un tiempo exacto para los tratamientos, sino que dependiendo de cada caso, de las características del paciente, la gravedad del problema a solucionar y la clase de aparato utilizado, la duración de la ortodoncia en Jaén será mayor o menor.

Aún así, con todas las cautelas, se puede establecer una media aproximada. Esta sería de entre un año y dos y medio. De todos modos, será el ortodoncista quien indicará la duración del tratamiento y el que dará al paciente las instrucciones que debe seguir durante ese tiempo.

Hay que ser paciente y cuidar al máximo la salud bucodental, evitando ciertos alimentos y hábitos que puedan resultar dañinos para los dientes o el aparato dental, y que puedan alterar el trascurso normal del tratamiento.

¿Llevar un aparato dental, duele?

Siempre, ante cualquier tratamiento médico, el paciente se plantea la duda de si podrá sobrellevar el dolor del mismo. Hablando de un tratamiento como la ortodoncia en Jaén, más que de dolor se podría hablar de molestias en ciertos momentos del procedimiento.

En la actualidad, con la evolución de las técnicas y los aparatos dentales, se ha conseguido reducir mucho el dolor que los usuarios puedan padecer. Así, las personas que ya se han sometido a una ortodoncia suelen manifestar que únicamente han sentido molestias después de las citas, cuando el especialista ajusta la fuerza del aparato. Aún así, estas molestias no dificultan tareas como comer o hablar, ni tampoco realizar actividades cotidianas.

Y, ¿cuánto cuesta?

El precio del tratamiento depende de muchos factores, entre los que destacan el tipo de aparato utilizado, la duración o la clínica a la que se acuda. Para estar seguro de haberse puesto en buenas manos, se recomienda pedir presupuesto cerrado en varias clínicas dentales y exigir en todas ellas que se lo faciliten por escrito, junto con los servicios que se incluyen.

Además, en la mayoría de las clínicas se permite fraccionar el pago de estos tratamientos de modo que el paciente pueda ajustarlo a su situación económica. Así se facilita que el paciente pueda asumir el coste del proceso. En cualquier caso, también hay que pensar que la mejor inversión que se puede hacer es aquella que repercute en la salud.

¿Me garantizan el resultado del tratamiento?

Atendiendo a las opiniones de otros pacientes, los resultados de la ortodoncia en Jaén son satisfactorios. Aún así, nunca pueden estar garantizados al 100%, como no lo están tampoco con otros tratamientos médicos, ya que dependen de factores individuales, como el tejido óseo, las hormonas, el crecimiento, el problema a resolver, etc.

También de la experiencia del ortodoncista, de los medios técnicos de que disponga y, sobre todo, de la colaboración del paciente. Este último tiene que comprometerse a lo siguiente:

  • No saltarse ninguna de las revisiones periódicas.
  • Si se usan retenedores, tendrá que llevarlos puestos el tiempo que se le indique y acudir con ellos a las citas para que el ortodoncista los ajuste.
  • Evitar conductas que dañen el aparato de ortodoncia.
  • Mantener la higiene bucal y limpiar de forma adecuada tanto los dientes como el aparato dental (brackets).

¿Dentista u ortodoncista? ¿A dónde acudir?

Existe la tendencia de llamar "dentista" a todos los especialistas dedicados al cuidado de la salud dental. Sin embargo, aunque en el argot popular los términos "dentista" y "ortodoncista" se tiendan a utilizar como sinónimos, no son tal cosa. Así, el ortodoncista es aquel profesional que se encarga de estudiar el desarrollo y funcionamiento de las piezas dentales; mientras que el dentista es quien mantiene la boca y las encías sanas.

En realidad ambos especialistas se complementan, de modo que si una persona acude al dentista, es posible que este le recomiende una cita con el ortodoncista para tratar problemas de maloclusión o malposición y que, al contrario, si está ante un ortodoncista, este le aconseje ir al dentista para tratar una caries o problema de encías. Por tanto, hay que tener presente en cada momento el papel que juegan dentistas y ortodoncistas.

¿Cómo encuentro una buena clínica dental?

La ortodoncia en Jaén es una rama de la odontología, que requiere de años de estudio y experiencia, por lo que, cuando se está buscando una buena clínica de ortodoncia, se aconseja optar por aquella en la que haya un profesional dedicado en exclusiva a esta técnica y que esté reconocido por la Sociedad Española de Ortodoncia.

Consejos de higiene durante la ortodoncia en Jaén

Estas son las recomendaciones más importantes para mantener una adecuada higiene bucodental durante el tratamiento:

  • Cepillar los dientes varias veces al día, preferiblemente justo al acabar de comer. Habrá que cepillar tanto dientes como encías, con movimientos circulares y suaves, al menos durante tres minutos.
  • Usar un enjuague con flúor después de cepillarse los dientes, y hacerlo durante un minuto más o menos. Hacer esto por la noche antes de meterse en la cama.
  • Cuidado con algunos alimentos duros o pegajosos que puedan deformar o incluso romper los aparatos, puesto que esto retrasará y dificultará el resultado del tratamiento. Entre los prohibidos, están los chicles, golosinas, snacks u otras chucherías.
  • No picotear entre horas, ya que esto dificultará la adecuada limpieza bucal.
  • No morder objetos como lápices o bolígrafos, ni tampoco comerse las uñas, puesto que esto también podría afectar a la ortodoncia en Jaén.

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.