Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Jaén

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Jaén

Residencias de ancianos en Jaén

En muchas ocasiones puede llegar el momento en el que los familiares consideran que sus padres, abuelos o familiares de avanzada edad ya no pueden, por sí solos, enfrentarse a las dificultades de la vida diaria. Y mucho menos en la actualidad, donde la globalización y los trabajos de largas jornadas impiden o dificultan que estos mayores reciban las atenciones adecuadas a su edad. Además es una evidencia que tanto los mayores como sus familiares viven en mundos totalmente distintos. El de su familia se llama futuro (trabajar, estudiar, progresar, hacer planes, cumplir metas, plantearse objetivos). Mientras que el de las personas mayores se llama día a día. Cuanto más cómodo y placentero sientan su día, más se habrán cumplido sus expectativas y necesidades.

Un anciano sentado

Un anciano sentado

Para prestar una adecuada atención a los mayores existen numerosas residencias de ancianos en Jaén en las que se les ofrece una atención integral a los residentes, de acuerdo con las necesidades que cada persona necesita, sin perder su autonomía y donde su voluntad siempre es tomada en cuenta por el equipo de profesionales que los atienden.

Una residencia es un hogar, con carácter temporal o permanente, para personas mayores de 65 años donde son atendidos por profesionales como psicólogos, médicos, animadores y enfermeros que brindan una atención y realizan una valoración integral.

Asimismo, en las residencias de ancianos en Jaén los usuarios conviven con personas de su misma edad o mayores que ellos, quienes llegan a estos lugares en busca de compañía (incluso amor) de otras personas de su misma edad y con sus mismos gustos para disfrutar de un agradable día a día.

Las residencias son alojamientos que pueden estar divididas en apartamentos individuales adaptados, en habitaciones o incluso en pisos compartidos.

Su ambiente suele ser alegre, abierto, lleno de optimismo y donde se llevan a cabo diferentes actividades para que las personas se sientan vivas y se diviertan hasta donde sus posibilidades se lo permitan.

Hoy en día existen algunas residencias que solo ofrecen servicios durante el día (Unidad de Estancia Diurna). Es importante que los familiares pregunten por este servicio cuando el anciano requiera solo de atención durante el día.

Dos tipos de residencia de ancianos en Jaén

Las residencias de ancianos en Jaén se dividen en dos tipos según los servicios que presten a los residentes. Existen unas que van dirigidas a ancianos que se valen por sí mismos llamadas centros para personas independientes (centros para válidos). Mientras que hay otras que van dirigidas a ancianos que necesitan colaboración para realizar sus actividades básicas y sanitarias las cuales se denominan residencia para discapacitados o con algún tipo de discapacidad (residencias para dependientes o asistidos).

¿Quiénes se pueden alojar en las residencias?

  • Personas mayores de 60 o 65 años que no padezcan ninguna enfermedad contagiosa.

  • Que no hayan sido expulsados de otro centro asistencial.

  • Que puedan pagar la mensualidad.

  • Que puedan valerse por sí mismos en el caso de residencias para válidos.

  • Que dependan de alguien para hacer sus actividades en el caso de las residencias asistidas.

Las habitaciones deben ser cómodas para los residentes en las residencias de Jaén

Las habitaciones deben ser cómodas para los residentes en las residencias de Jaén

Lo primordial en las residencias de ancianos de Jaén, independientemente del precio que pagan los residentes o sus familiares, es que deben ofrecer una asistencia integral de calidad, más que ofrecer solo lujos, pues lo imprescindible es que las personas se sientan bien atendidos y cómodos en su convivencia con los demás residentes.

Pese a que cada vez se ofrecen más facilidades y servicios a los ancianos por las distintas administraciones, específicamente en asistencia social y domiciliaria, las residencias de ancianos, públicas o privadas, son lugares que garantizan tranquilidad y comodidad a sus residentes así como la adecuada atención a todas sus necesidades.

Las residencias de ancianos, en especial las más modernas, están edificadas con criterios de accesibilidad en todas las zonas individuales y comunes como los pasillos, salones, cuartos de baño, ascensores, comedores, escaleras, enfermería y demás instalaciones.

Errores comunes al elegir residencias

Antes de elegir una residencia de ancianos en Jaén es necesario que los familiares tengan en cuenta los siguientes errores que suelen ser muy comunes en esta elección y que con un poco de cuidado se pueden evitar:

  1. Decidirse por una residencia cuando no es la mejor opción para solucionar el problema del anciano. Es importante que los familiares estén seguros de que es la mejor decisión, ya que en muchos casos provoca un sentimiento de culpa al dejar ingresado al anciano en una residencia geriátrica, cuando en realidad piensan que podían haberlo cuidado en casa. Este sentimiento se acentúa si la persona no presenta ninguna discapacidad mental (como puede ser alguna clase de demencia senil o alzhéimer) ni física (artrosis de cadera, de columna, etc.) y se puede valer por sí misma para hacer sus cosas básicas y solo necesitan un poco de ayuda. Hay que meditar este aspecto antes de tomar una decisión.

  2. Elegir la primera opción sin buscar otras alternativas. Cuando el problema se debe solucionar rápido, los familiares de los ancianos pueden optar por el camino más fácil: quedarse con la primera residencia que visitan o consultan. Para tomar la decisión adecuada es recomendable elegir y visitar como mínimo tres residencias de ancianos antes de tomar la decisión. Visitar las diferentes residencias de ancianos es imprescindible por lo que es recomendable bajar de internet alguna guía de ayuda para comparar residencias de ancianos y poder conocerlas en persona.

  3. Crearse falsas expectativas. La gran mayoría de los residentes que se alojan en una residencia de ancianos en Jaén se encuentran bien atendidos. Sin embargo, en algunas ocasiones los familiares se sienten defraudados porque las residencias no son lo que ellos esperaban y en muchos casos el motivo es que a pesar de que las residencias ofrecen algún servicio médico y sanitario, hay que dejar claro que no están en un hospital. Los familiares se imaginan que sus padres, suegros o abuelos serán examinados por un médico diariamente o controlado en todas sus necesidades diarias. Antes de crearse falsas expectativas, los familiares deberán asegurarse de que la residencia que elijan ofrece esos servicios y que los han contratado.

  4. El peor error es no tener en cuenta la voluntad de la persona que va a ingresar. Lo primordial a la hora de elegir el ingreso en una residencia de ancianos es el deseo de la persona que va a convertirse en residente. Todo ingreso en la residencia debe ser por voluntaria propia, ya que en caso contrario se estarán violando sus derechos fundamentales. Existen algunos casos complicados en los que todos los familiares tengan claro que es necesario ingresar a la abuela, papá, mamá en la residencia, menos el propio afectado.

Una vez se toma la opción del ingreso en una residencia de ancianos, la familia continúa teniendo un papel muy relevante una vez que el anciano dependiente ingresa en la residencia. Es necesario que el centro asistencial cuente con horarios flexibles para que sus familiares lo puedan visitar lo más a menudo posible, sin cerrar al mediodía y con horarios alargados hasta bien entrada la noche. También es necesario dejar claro quién será la persona encargada de acudir a las visitas médicas hospitalarias o de otro tipo fuera de la residencia. Excepto si es alguien de la residencia quien ofrezca este servicio, ya que en la mayoría de centros los acompañamientos fuera del centro no están incluidos en sus servicios.

La residencia es un lugar abierto donde los usuarios pueden entrar y salir del centro a su voluntad junto con sus familiares para ir a pasear, comer o asistir a eventos familiares, salvo en aquellos casos donde el residente padezca alguna afección (por ejemplo, si ha sufrido un ictus) o demencia que haga peligrosas las salidas, debiendo existir, en este caso, un protocolo de prevención de salidas involuntarias.

En España existe un gran déficit de plazas para ancianos en residencias públicas, lo que ha provocado un gran aumento de plazas en centros de carácter privado. Esto provoca que exista un alto grado de dificultad para las personas jubiladas que desean ingresar en uno de estos centros públicos, si no cuentan con el cuidado de algún familiar.

En algunas provincias la situación llega a ser crítica cuando las residencias privadas tampoco pueden atender la demanda de todas las demás mayores que no han conseguido plaza en una residencia pública y que no cuentan con la capacidad económica suficiente para poder pagar una residencia privada.

El aumento de la esperanza de vida de los españoles provoca que este problema se agrave más cada año, ya que cada vez son más las personas que necesitando cuidados para sus tareas diarias no pueden acceder a una residencia pública y no tienen medios económicos para acceder a una privada.

Las residencias de ancianos en Jaén de carácter público tienen ciertas limitaciones y al mismo tiempo ciertos obstáculos para mejorar el servicio que prestan. Las limitaciones comienzan por las plazas ofrecidas, que suelen ser muy escasas porque este tipo de residencias suelen resultar muy costosas para las arcas públicas y en muchos casos se debe a una deficiente administración y gestión de los fondos asignados. El coste por residente suele ser bastante más elevado que en una residencia privada, ya que suelen necesitar más personal para prestar el mismo servicio.

Es necesario que antes de que los familiares seleccionen una residencia se informen sobre los beneficios y desventajas que tiene cada centro, de los medios humanos con los que cuenta, de la capacitación de su personal y del estado de las instalaciones. Asimismo, si es posible deben valorar la opinión de los residentes alojados en cada centro acerca de su proceso de adaptación, si les costó adaptarse, cómo son los compañeros de habitación y del centro, si existe buen ambiente, cuáles son las comodidades con las que cuentan, cuál es el trato que reciben del personal y cuál es su valoración global de la residencia.

Las residencias públicas suelen prestar una buena atención a los residentes que tienen un alto grado de dependencia, como personas con alzheimer, demencia senil, Parkinson, artritis avanzada, alguna discapacidad en algunos de sus miembros superiores o inferiores, entre otras enfermedades. Sin embargo, es necesario saber que las personas diagnosticadas con una enfermedad crónica requieren de una asistencia hospitalaria y no de una residencia para personas de la tercera edad.

Hay residencias que solo cuentan con equipos humanos y materiales para atender a personas física y mentalmente válidas para realizar sus tareas diarias por sí mismos (residencias para válidos). Y existen otras que cuentan con el personal y el equipo necesario para atender a las personas que tienen un cierto grado de incapacidad y que necesitan cuidados especiales (residencias asistidas). También algunas residencias son especializadas en atender a ambos tipos de personas (residencias mixtas).

Es necesario clasificar las funciones de cada residencia porque esto permite a los usuarios y a los familiares identificar qué tipo de servicio necesitan y qué residencia ya sea pública o privada es la más indicada para su familiar.

El precio de las residencias de ancianos en Jaén suele variar en función de los servicios prestados y de la ubicación del centro y suelen ser más caras las situadas en los centros urbanos que las situadas en los pueblos de cada provincia. En España, las residencias privadas para ancianos se pueden dividir en residencias privadas, residencias públicas (Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y Diputaciones) y las residencias sin ánimo de lucros que pertenecen a organizaciones no gubernamentales u órdenes religiosas, las cuales son financiadas con la ayuda de donativos. En los medios de comunicación suelen aparecer noticias sobre el cierre de residencias con cierta frecuencia en diferentes ciudades de España aunque suelen tratarse de centros semiclandestinos situados en pisos sin adaptar que son fácilmente detectables en la visita que los familiares hacen al centro.

Si se decide por una residencia privada, voluntariamente o porque no puede acceder a una plaza en una residencia pública y ya ha identificado qué tipo de servicios necesita su familiar y cómo los necesita, el primer paso antes del ingreso de su familiar debe ser comprobar la legalidad de la residencia, su experiencia en el cuidado y atención a los residentes, su solvencia económica y el precio total de la estancia.

La mayoría de las residencias de ancianos en Jaén han evolucionado mucho en los últimos años y cuentan con instalaciones muy modernas, con grandes avances tecnológicos y muy espaciosas. Ofrecen numerosos servicios de atención al residente que antes no existían o no se ofrecían con carácter general como la terapia ocupacional, además de una buena comunicación con los trabajadores.

En el momento de la firma del contrato de ingreso se podrán comprobar todas las condiciones así como las cláusulas relativas a las normas de convivencia dentro de la residencia, derechos y obligaciones, forma de pago y una descripción general de todo el servicio que ofrecen. El reglamento interno es un documento, muchas veces anexo al contrato, que es una buena muestra de la seriedad y eficacia de la institución.

La lista de precios de los servicios no incluidos en la cuota mensual es otro documento de vital importancia puesto que debe estar actualizado y autorizado por las autoridades correspondientes. La negociación del precio estará sujeta a las condiciones que la institución establezca y también todo dependerá del servicio que necesita que se le preste a la persona que hará uso de la residencia. La posible negociación de los precios dependerá de las plazas que el centro tenga disponibles y siempre se debe verificar el pago de los servicios extras ya que en algunas residencias la rehabilitación y fisioterapia, peluquería, podología, masajes terapéuticos, etc., son considerados como servicios extras y se debe abonar una cantidad por esas prestaciones.

Las residencias de ancianos en Jaén tienen muchas ventajas, entre ellas, la flexibilidad ya que existen las “residencias de día”, donde las personas llegan para pasar el día y por las noches vuelven a sus casas y de esta forma siempre pueden convivir con su familia todos los días. Existen también las “residencias temporales”, donde los residentes pueden hospedarse por un tiempo determinado y después volver a su casa o en su defecto, buscar otra residencia, con nuevas comodidades.

Por otra parte, por la edad de las personas a quienes aloja la institución, la hora de despertar no es temprano, sino hasta que la persona quiere y tampoco comen a determinadas horas. Cada quien come a la hora que desea; tampoco existen los horarios de visita, los familiares pueden llegar a la hora que se le haga posible, permanecer el tiempo que desean y retirarse a cualquier hora, por ello las residencias de ancianos cuentan con horarios flexibles y extendidos.

El ambiente es otro aspecto a considerar, no solo se debe prestar atención en los servicios que ofrecen ni el lujo con el que se cuenta, sino más bien los servicios de calidad que cada institución brinda, las personas que viven allí que se sientan cómodas, alegres de convivir con otras personas de su misma edad, sentir que es un lugar que cubre sus expectativas. Hay residencias que son para personas sencillas y muy comunicativas, por eso cuentan con un ambiente familiar, ameno, acogedor. Mientras que, las personas que se inclinan por la formalidad necesitan una residencia con un entorno formal donde se le trate de usted o señor. En general, a todos los residentes, independientemente el tipo de residencia se le deberá tratar de usted.

Existen una serie de requisitos básicos que deben cumplir los futuros residentes:

  • La persona que desea ingresar en una residencia de mayores válidos deberá encontrarse bien de salud y no requerir de atención sanitaria que deba prestarse en un centro hospitalario con internamiento.
  • El residente no debe padecer trastornos de conducta agresiva que perturben la paz y tranquilidad en la residencia. En caso de que el residente desarrolle algún trastorno mental deberá trasladarse a una residencia para mayores asistidos que están especializadas en ofrecer este tipo de servicios adicionales.
  • En la evaluación inicial antes del ingreso, el residente deberá ser calificado como persona independiente, con autonomía propia y que se vale por sí misma (valoración médica y social) o bien como persona dependiente que puede ser atendida correctamente en el centro elegido que preste este tipo de cuidados.
  • Tener cumplida la edad mínima que exija el centro.
  • Todo residente deberá contar con un representante, ya sea familiar o tutor legal, con la que la residencia de ancianos en Jaén pueda contactar en caso de ser necesario. 

PROTOCOLO DE ACOGIDA DE RESIDENTES

Con el protocolo de acogida en las residencias de ancianos se intenta conseguir la total integración del residente en cada centro, así como la implicación de su familia para conseguir el mejor estado anímico del residente y además lograr un entorno casi familiar en el que el residente y su familia estén muy cómodos.

Siempre se diferencian dos tipos de acogida distintas según el factor cognitivo de cada persona residente, y por tanto se diferencian dos tipos:

  1. Residente que no tiene deterioro cognitivo alguno o deterioro cognitivo leve.
  2. Residente que sí tiene un deterioro cognitivo importante

Este protocolo está pensado y va dirigido a los residentes y a sus familiares.

1- RESIDENTES SIN DETERIORO COGNITIVO O CON UN DETERIORO LEVE

Fase pre-ingreso o primera entrevista. Se diferencian dos fases en la primera entrevista:

Primera fase: Lo principal es obtener la máxima información del futuro residente y de su familia. Hay que dirigirse al nuevo residente para que efectúe su presentación y además también nos presente a su familia. Nos comente los motivos de su ingreso en una residencia de ancianos y todas las circunstancias de la decisión de ingresar en la residencia. El personal del centro siempre tendrá una posición de escucha activa intentando realizar preguntas muy abiertas con las que el residente informe de todo lo que se quiera saber. Hay que intentar que la familia participe, pero nunca el futuro residente puede pasar a un segundo plano, para evitar malos entendidos debido a las diferentes opiniones que puedan existir entre los familiares.

Es muy fundamental observar la comunicación verbal y la no verbal del residente mediante una actitud de observación permanente.

Hay que conseguir crear un ambiente agradable en esa primera entrevista, que no se interrumpa con llamadas u otras visitas, logrando un espacio de intimidad que permita la mejor comunicación posible entre el residente y la persona del centro que lo atiende en ese primer día y realiza el ingreso.

Debe explicarse a su familia que normalmente es necesario un periodo de adaptación de al menos 15 o 30 días. Debe insistirse en que el trato que se ofrece al residente, siempre será cordial y familiar. Siempre se llamará de usted al nuevo residente salvo que él mismo pida lo contrario.

Segunda fase: es muy importante explicar todo el funcionamiento de la residencia de ancianos y en especial detalles como:

  • Horario de visita de la familia.
  • Horarios de las comidas.
  • Dietas disponibles y respuesta a problemas alimenticios.
  • Detalle de todos los servicios que se ofrecen: lavandería, podología, peluquería y otros servicios adicionales.
  • Horarios de visita del médico.
  • Todas las actividades lúdicas previstas.
  • Ubicación del buzón de sugerencias y reclamaciones a disposición de residentes y familiares.
  • Organización de la higiene del residente.
  • Precio de la mensualidad.

La hoja de pre-ingreso debe reflejar la siguiente información:

  • Informes médicos acerca del historial sanitario del residente, la medicación que toma, fotocopia del DNI, fotocopia de la cartilla de la Seguridad Social.
  • Detalle de todos sus enseres y su ropa marcada.
  • Datos personales del residente.
  • Datos personales del familiar que será su responsable.
  • Teléfonos de contacto de los familiares.

Es importante advertir de  la importancia de los objetos personales como las fotos. Siempre debe insistirse en que pueden pedir ayuda al personal del centro siempre que lo necesiten. La persona que realiza la entrevista enseñará todas las instalaciones del Centro tanto al residente como a su familia. Tras cada visita se resolverán todas las dudas que puedan haber aparecido. Una vez resueltas, se fija una fecha para el ingreso.

Este primer contacto con el residente y su familia es fundamental para dar una buena imagen de la residencia y mejorar la relación futura del residente con el personal del centro.

Fase de ingreso: Llegado el día del ingreso debe darse una atención especial y muy personal al recién llegado. La familia debe ser  muy consciente de que el residente se ha mudado a un nuevo domicilio y que la labor de su personal será conseguir que la estancia sea lo más agradable posible.

Debe insistirse en la enorme importancia que tiene para el residente recibir visitas de sus familiares y amigos, que normalmente pueden ir a comer al centro si avisan con tiempo.

La persona responsable del centro que les atienda durante el ingreso les recibe primero en su despacho, donde preguntará por el estado anímico del nuevo residente en los días anteriores al ingreso. Siempre se le asignará una persona encargada de tutelar su ingreso.

En este primer momento del ingreso siempre se revisa que aporta todo lo que se le ha pedido y de que esté todo correcto. Si está todo bien, se firmará el contrato y se facilita a los familiares el reglamento de régimen interior además de una copia del contrato para su revisión con tranquilidad. Los familiares podrán preguntar cualquier duda que les surja sobre el contrato.

Se deben respetar todos los sentimientos y los recuerdos que puedan aparecer por la ansiedad que provoca esta nueva situación.

Una vez firmado el contrato, se les vuelve a mostrar las instalaciones, se presentará a los demás residentes y a todos los trabajadores del centro encargados de su cuidado.

Una vez hechas todas las presentaciones se acompañará al nuevo residente y su familia a la habitación que se le haya asignado, y si es compartida se le presentará primero a su compañero/a de habitación. Una vez presentados se les dejará solos en la habitación para que puedan ordenar todos sus objetos personales.

2- RESIDENTES CON DETERIORO COGNITIVO

Si existe deterioro cognitivo cambia totalmente el trabajo a realizar en el centro ya que toda la información necesaria será aportada solamente por la familia que será la única que puede tomar cualquier decisión sobre el cuidado del residente.

  • Fase preingreso: debido a sus limitaciones el residente no podrá estar presente en la primera entrevista y su familia deberá proporcionar toda la información sobre su situación. Toda la fase del pre-ingreso se llevará a cabo igual que con una persona sin deterioro cognitivo pero hablando sólo con la familia en lugar de con el residente.
  • Fase de ingreso: En el momento del ingreso siempre se presentará el personal al residente y si fuera posible se le pedirá que nos presente a toda su familia. Esta pequeña prueba nos dará información acerca del nivel cognitivo que esa persona tiene. También nos dará una orientación acerca de qué tipo de comunicación verbal podremos utilizar con él.

Las conversaciones deben utilizar frases muy cortas y claras y siempre con un tono de voz muy suave. Como a todos los demás residentes se le tratará siempre de usted y por su nombre.

El resto del proceso de acogida en la residencia de ancianos de Jaén será idéntico al de un residente sin deterioro cognitivo.

Tras el ingreso siempre se realiza una exploración física para evaluar su estado general y se concertará una cita con el médico en un plazo máximo de 24 horas.

En el momento del ingreso, el centro debe tomar los siguientes datos:

  • Datos personales.
  • Datos médicos y sanitarios como las enfermedades que padezca (por ejemplo, una úlcera por presión) o haya padecido, las alergias, la medicación que toma, las posibles necesidades de atención en la enfermería y si tiene alguna limitación en su dieta diaria.
  • Se valorará su independencia o dependencia funcional.

En las primeras semanas siempre se realiza la valoración inicial que debe incluir:

  • La valoración acerca de su dependencia o independencia en su desarrollo de las actividades de la vida diaria.
  • Su valoración cognitiva.
  • Su evaluación psicomotora.
  • Análisis de la existencia del riesgo de úlceras por presión.
  • Una ficha con todos sus datos de necesidades de enfermería.
  • Una ficha con sus datos funcionales físicos.
  • Una ficha con la valoración de su capacidad para relacionarse.
  • Análisis de su actitud y su motivación para participar las actividades de la residencia.

Los primeros días en el centro son siempre los más importantes para el nuevo residente. En esos días siempre debe sentirse escuchado, bien acompañado y muy querido. Cada día se debe mantener una pequeña conversación para detectar sus inquietudes, necesidades, posibles quejas o simplemente sentirse atendido. En estas pequeñas charlas se le pregunta por sus aficiones, qué le gusta hacer y se le debe informar de todas las actividades programadas en el centro, animándolo a participar en ellas.

Antes de que transcurran los dos primeros meses siempre se realiza un plan de atención personalizado de cada residente, que comprenda todas las disciplinas, fijando objetivos claros y creando una planificación de todas las actuaciones con el residente.

Se debe insistir a la familia de la necesidad de mantener un contacto por teléfono lo más frecuente posible, para que sienta muy cerca a su familia. Ese contacto siempre se facilita en todo lo posible y también se facilitará mantener el contacto con todos sus amigos y vecinos, que siempre podrán acudir verle al centro y a disfrutar de un buen rato con ellos, incluso comer juntos y salir a pasear fuera del centro.

Se planificará un régimen de visitas de los responsables del centro con los familiares para mantenerles informados del estado general del residente. También es muy importante conocer cómo están viviendo los familiares esta situación, y por tanto es muy importante escucharlos, intentar entender todos sus problemas que tengan que ver con el residente ya que conocerlos permitirá mejorar la relación y un mejor cuidado de su familiar.

Siempre debe mantenerse informados a los familiares de todas las actividades que se realicen como fiestas y actividades extras a las que serán invitados.

Es importante conocer la opinión de los residentes y de los familiares mediante la realización de encuestas con los residentes sin deterioro cognitivo o deterioro cognitivo leve y con los familiares si se trata de residentes con deterioro cognitivo grave.

Pasado el primer año debe realizarse la evaluación de todos los objetivos planificados, también debe hacerse un nuevo estudio cognitivo, emocional y funcional para analizar la evolución del residente y en función de los datos analizados fijar nuevos objetivos con todas las actuaciones necesarias.

 

Si desea saber más:

Residencias de ancianos en Jaén: noticias relacionadas

¿Es el control del estrés la verdadera fuente de la juventud?

Lo importante es que las personas de la tercera edad aprendan a controlar y reducir el estrés en los ámbitos de su vida para que tengan una mejor oportunidad de vivir una vida larga y completamente sana. Una clave fundamental es que el adulto mayor mantenga un actitud positiva, porque se ha descubierto que las personas que se sienten mejor sobre si mismas al envejecer son las que viven aproximadamente siete años más que las personas que tienen una perspectiva pesimista. Las personas que tienen actitudes positivas son las que manejan mejor el estrés y tienen una voluntad más fuerte para realizar las actividades cotidianas, conservar su independencia y vivir felizmente.

Al mantener los vínculos fuertes con la familia y los amigos se puede tener una excelente herramienta para controlar el estrés, porque el apoyo social puede contribuir a prevenir el estrés y las enfermedades que se relacionan con éste. Los beneficios de las relaciones cercanas con la familia y los amigos tienen muchas ventajas para tener una vida plena, porque el apoyo social disminuye el flujo de las hormonas de estrés en las personas de la tercera edad.

Hablar con las personas de la tercera edad

La comunicación es una manera muy extraordinaria de relación que practican los seres humanos desde que están en la tierra. La comunicación se puede realizar de diferentes maneras, ya sea por escritura, oral o por gestos, sin embargo, a medida que las personas van envejeciendo la comunicación se va convirtiendo un poco difícil debido a múltiples factores.

La vejez significa que la persona ha vivido mucho y por ende existe un deterioro en su organismo, sus sistemas y sus aparatos, puesto que es imposible que funcionen de la misma manera que 50 años atrás. En la tercera edad muchos de los procesos que se requieren para tener una comunicación efectiva tienen defectos, por ejemplo existe una disminución en la audición que es producida por una esclerosis que se puede dar en mayor o menor grado en los conductos auriculares o en otros elementos del sistema, lo que genera que los datos lleguen de una manera errónea y no se comprenda. También en esa edad la edad la atención es bastante volátil y es peor si la persona no escucha bien, asimismo a nivel cerebral existen ciertos déficits que afectan negativamente la memoria.

Usar servicios de prevención para las personas de la tercera edad

En muchas ocasiones, los médicos brindan servicios de prevención para ayudar a evitar problemas de salud o para poder identificarlos antes de que aparezcan. Muchas veces, los problemas que se identifican a tiempo tienen más posibilidades de responder mejor a esos tratamientos. Muchos doctores revisan con mucho cuidado las evidencias de las investigaciones y síntomas que se presentan para poder aconsejar sobre el tipo de servicio de prevención que necesita el adulto mayor, puesto que todo depende del historial médico, de la edad y de los genes. Las pruebas de detección, los tratamientos y los consejos médicos están contenidos en estos servicios de prevención.

Los servicios de prevención tienen mucha importancia, más para las personas de la tercer edad. Eso es porque ellos con el incremento de la edad tienen más riesgos de sufrir problemas de salud. La posibilidad es que tengan una vida más larga, saludable y con calidad es  previniendo los problemas de salud o identificarlos en una fase temprana. Estos servicios de prevención son de mucha utilidad porque se puede ayudar de una forma más eficaz a los adultos mayores y así se pueden tratar mejor.

Adultos mayores realizan oficios domésticos propios o ajenos

Las persona de la tercera edad, sobre todo las mujeres, se dedican a planchar, limpiar, cocinas o lavar, que pese a ser un oficio bastante agotador no reciben ningún salario. Estas mujeres dependen de los ingresos económicos de sus esposos. Cuando lastimosamente él es quien deja la vida primero, al dolor de la soledad y la viudez se él debe agregar que ellas debe buscar una fuente de ingresos para poder subsistir, es en ese momento en que muchas mujeres de la tercera edad tienen que salir en ofreciendo sus servicios como empleadas domésticas con la esperanza de recibir al menos un sueldo que les cubra las necesidades básicas.

La mayoría de las mujeres de la tercera edad que trabajan para recibir una remuneración lo hacen en oficios domésticos, esto se debe en muchas ocasiones a que las mujeres tienen menores niveles de escolaridad, por lo tanto ven limitadas sus opciones para obtener un trabajo bien remunerado, por lo que cuando llegan a una edad mayor a 60 años, ellas o tienen las cuotas necesarias para recibir una pensión, y deben recurrir a trabajar en casas lavando y planchando para tener dinero.

La mascota una buena motivación para el adulto mayor

Los familiares o amgios pueden ayudar al adulto mayor para que esté más motivado al llevarle una mascota, debido a que las mascotas saben dar lo que en muchas ocasiones no se obtiene de las mismas personas como cariño, amistad, lealtad, compañía, entre otras cosas más. Además la mascota puede convertir el entorno de la persona de la tercera edad en un espacio más agradable y reducir la sensación de soledad.

En algunos casos el adulto mayor está triste porque sus hijos ya se casaron y deciden irse a realizar su nueva vida en otra casa o porque extraña a su esposo (a) porque ya falleció o por algún tipo de medicamento o simplemente porque nadie lo visita, sin embargo, en esos casos la mascota puede ayudarlo, ya que el adulto mayor puede interactuar, ya sea planear, hablar, jugar con el perrito, gatito, conejo, loro, etc. Las mascotas ayudan a que la persona esté más feliz y ocupada.

Por otro lado, el tener una mascota tiene otras ventajas, como por ejemplo, necesitará ejercitar a la mascota, por tanto el adulto mayor tendrá que ir a caminar al parque con el objetivo de pasear a su mascota.

El taichí como gimnasia terapéutica para la salud

Noticia número 5

El taichí es importante para prevención y curar muchas enfermedades. Cuando se elimina el estrés, se controlan las enfermedades que eso genera. Así se demuestra que la importancia del Taichíes diferente de otros deportes clásicos y sirven para:

  • Tonificar el corazón y regularizar el ritmo del mismo, porque se mejora la circulación de la sangre, evita enfermedades cardíacas, reumatismo articular, tuberculosis pulmonar, obesidad y otras enfermedades crónicas. Se recomienda para prevenir y combatir dolores lumbares así como otras enfermedades de la  columna vertebral, que es un órgano vital del cuerpo, puesto que se refuerza y flexibiliza al practicar taichí frecuentemente.
  • Reunificar toda la energía que se encuentra dispersa y que se malgasta. Se obtiene una sensación de bienestar en todo el cuerpo, los músculos comienzan a trabajar sin rigidez con una descentración muscular que hace desaparecer las tensiones nerviosas, beneficiando el funcionamiento de las glándulas internas.
  • Aumentarla respiración profunda y abdominal, que brinda beneficios en los órganos internos. Aporta gran elasticidad a los músculos abdominales que cuando se contraen, reciben un masaje el hígado, estómago, bazo, páncreas, intestinos, entre otros, por lo que mejora los procesos nutritivos y digestivos.

La respiración: herramienta clave para meditar

La meditación es un camino muy amplio que tiene ramas hacia la fe y la espiritualidad, al mismo tiempo que es una manera muy real y palpable, que de acuerdo a la ciencia mejora la salud de las personas, sobre todo de aquellas que ya pasan de los 50 años.

Uno de las herramientas claves para hacer una buena meditación es la respiración. La técnica dice que es importante que  concentrarnos en cómo respiramos para que la mente se centre sólo en ese ritmo. La respiración es tan esencial en la vida de las personas, porque no solo permite estar vivo, sino porque contribuye a aclarar y calmar la mente, como también las emociones.

Por otro lado, la meditación se usa con frecuencia como terapia complementaria en pacientes que tienen varios tipos de cáncer y definitivamente, es una técnica muy exitosa para calmar el estrés, debido a que cuando lo padecemos por mucho tiempo puede contribuir a trastornos del sueño, como el insomnio, a mejorar en algunos casos de pacientes que sufren de asma.

Uno de los grandes meditadores reconocidos en la historia fue El Buda Gautama quien dedicó su tiempo a observar la calidad de su mente y dejó este gran legado del que se desprendió el budismo, que hoy en día muchos practican.

Ventajas de utilizar una cinta de correr

Con todas las opciones que se encuentran sobre equipos para ejercitarse, muchas veces se vuelve complicado determinar qué equipo de ejercicio resulta mejor para hacer en casa. Sin embargo, con el avance tecnológico, se ha creado una extensa gama de equipos deportivos novedosos para el entrenamiento personal, pero las bandas de correr continúan siendo una de las mejores alternativas para hacer las rutinas de ejercicios cuando se está en la casa. Esa es la razón, por la que se deben conocer los beneficios y las ventajas de las bandas de correr o bandas sin fin.

En un primer momento se hace referencia a que una de las principales ventajas que se tienen es que la persona por sí misma y sin ayuda de nadie, puede controlar la intensidad de su entrenamiento, esto significa, si la persona decide caminar sobre la cinta, correr en días alternos o hacer una combinación, entonces esa persona está controlando el nivel de intensidad de su rutina de ejercicio. Básicamente será la persona quien determina la forma en que perderá peso con la banda de correr y mientras más trabajo y dedicación ponga en eso, más será su éxito.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Jaén

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.