Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Huelva

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Huelva

Las residencias de ancianos en Huelva es un sector con un importante crecimiento, ya que durante las últimas décadas se han conseguido numerosos avances en medicina, en todo lo relacionado con la alimentación, en los hábitos saludables y en un mayor control sobre el medio ambiente que han influido directamente tanto en la calidad de vida como en el aumento de la esperanza de vida de los españoles. Y las previsiones es que a medio o largo plazo esta tendencia se mantenga o aumente.

Se calcula que en el año 2020 el número de defunciones será igual que el de nacimientos y desde ese momento se invertirá la tendencia actual lo que provocará una situación en la que la población de la tercera edad será la mayoritaria en la sociedad. Si se confirman las tendencias actuales en el año 2050 la mayoría de población española estará en un rango de edad de 70 a 80 años. Este futuro ha avivado los debates sobre la necesidad de hablar de un envejecimiento activo que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida a medida se envejece. Esa calidad de vida incluye recibir servicios integrales por personal profesional especializado y esto sólo se logra en centros homologados de atención al mayor: las residencias de ancianos o de tercera edad.

Un aspecto fundamental en el funcionamiento de las residencias de ancianos en Huelva es el acceso a la información de los residentes así como de todas las personas interesadas en sus servicios para que conozcan todos los aspectos acerca de los cuidados que se ofrecen en el centro.

Al contrario que los centros de día, tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son la valoración del uso de sujeciones físicas, de hospitalización, de casos de defunción, etc.

La persona que desea ingresar en una residencia de la tercera edad, en la medida de sus posibilidades físicas e intelectuales, seguirá teniendo una vida completamente normal y por eso tiene el derecho a una adecuada información para poder tomar las decisiones oportunas en relación con su estancia o futuro ingreso. El acceso a la información es fundamental para que toda persona lleve a cabo un correcto proceso de toma de decisiones.

Los centros de mayores desarrollan acciones específicas con el propósito de mejorar el acceso a la información que desarrolle las distintas cuestiones organizativas de carácter general como reglas internas, normas de funcionamiento, horarios, actividades desarrolladas, entre otras. Es decir, todo lo relacionado con el residente que puede incluirse en su Plan Personalizado de Atención (PPA) así como todo lo relativo a las relaciones con los demás huéspedes, el uso de las instalaciones, las obligaciones del residente, el uso y cuidado de sus objetos personales y todo lo relacionado con la convivencia y comunicación diaria. El contenido de esta información así como su diseño y distribución tiene que adaptarse a las necesidades, competencias y demandas de cada persona.

Las residencias de ancianos tienen perfectamente asumido que el derecho a la información es una parte importante de la relación asistencial. En este sentido han realizado una sistematización racional de toda la información del centro para asegurar que sea conocida y accesible para todos los residentes. Además, esa información siempre se entrega o se pone a disposición de los familiares o del representante del residente ya que es un aspecto básico para el ejercicio de los derechos esenciales de los residentes.

Los familiares del residente pueden estar tranquilos respecto a la cualificación de los profesionales del centro ante el tratamiento de posibles complicaciones de salud que puedan aparecer, pues cuentan con una serie de protocolos para ello: de alteraciones de nutrición, de actuación ante úlceras por presión -y también de prevención de las mismas-, de rehabilitación-fisioterapia, etc.

Estos centros residenciales garantizan el acceso y divulgación de la información relevante y en ese sentido inciden en ciertos elementos esenciales. El equipo de profesionales de la residencia evalúa las actitudes, los estereotipos y las creencias de los residentes a través de la valoración integral. El derecho a saber es un elemento básico en la calidad de vida de las personas y por tanto los centros no ignoran esa responsabilidad. Y tienen muy presente que el derecho a la información se conserva hasta el final de la vida, incluso en situaciones de enfermedad.

Lo que varía en cada caso es la forma de hacer valer ese derecho ya que se puede hacer directamente con la persona o bien se informará a un familiar o tutor legar, aquella persona que pueda tomar la mejor decisión para el residente en el caso de que este haya sufrido algún ictus o padezca algún tipo de demencia senil o alzhéimer.

Los centros sistematizan la información por medio de soportes escritos y facilitan esos documentos principales no sólo a los huéspedes sino también a sus familiares.

Documentación en las residencias de ancianos

Alguna documentación indispensable que debe estar a disposición de los interesados es la siguiente:

  • Normativa de régimen interno.
  • Carta de deberes y derechos de los residentes donde se detalle específicamente la vida cotidiana en el centro.
  • Plan de intervención o funcional del centro residencial.
  • Horarios.
  • Cartas de servicios o de compromisos de calidad en la asistencia.

Es básico que los residentes conozcan la existencia de toda esta documentación y cómo acceder a ella, dónde se encuentra. La dirección del centro es la responsable de que esa información sea conocida y accesible para cada persona y su familia. Siempre se evita que la información sólo esté disponible para los profesionales de la residencia o que se conciba como algo ajeno e inaccesible para los residentes.

Siempre se intenta adaptar la información a los residentes en función de sus intereses, necesidades, demandas y preocupaciones. Para que eso sea posible se llevan a cabo diferentes actividades como una adecuada recogida de la información de las necesidades de cada residente, de sus demandas informativas, de sus expectativas, sus intereses, preocupaciones, necesidades y la respuesta necesaria a todas esas inquietudes se incluyen en un soporte documental.

Todo el equipo humano del centro que presta la atención directa en las residencias de ancianos de Huelva siempre están atentos a las posibles necesidades de información de la persona que allí reside. Es fundamental la identificación de las necesidades de información tanto de información genérica, sobre el funcionamiento de la residencia, prevención de salidas, las actividades y las relaciones dentro de la residencia como de información individual y específica, en aspectos asociados a su estado de salud como el diagnóstico, pronóstico, oportunidades de rehabilitación y la posibilidad de aceptar o rechazar tratamientos o cuidados personales.

En las residencias de ancianos siempre se respeta la confidencialidad de los datos obtenidos así como la intimidad ante las respuestas que se obtengan de los usuarios. Con ello se motiva al residente para que utilice la información del centro en la toma de decisiones que le conciernen.

Los residentes que, a pesar de que tengan mermas físicas derivadas de, por ejemplo, alguna clase de artrosis -de cadera, de columna, etc.-, tienen la capacidad intelectual intacta siempre son informados de todos los asuntos de su interés. En los caso de los residentes que tienen limitaciones en su autonomía, el equipo de profesionales del centro intentan adaptar la información a las capacidades de cada persona. En cada caso el equipo debe evaluar qué tipo de información se puede proporcionar al residente, mantener siempre una actitud ética y evitar ocultar información.

La información al residente y a los familiares

La información delicada que deba transmitirse al residente siempre se evalúa por el equipo y se consulta con los familiares, para buscar siempre la forma de comunicación más adecuada. En estos se toman en cuenta los siguientes siguientes:

  • Capacidad cognitiva para comprender la información brindada.
  • El impacto en la persona valorando siempre el nivel de angustia que puede generar dicha información en la persona residente.
  • Las consecuencias psicológicas que puede generar si se da un mal uso de la información.

Siempre se adapta el lenguaje utilizado de acuerdo a la capacidad o formación de cada persona. Los documentos siempre están escritos en lenguajes comprensibles para todas las personas y se adaptan a las capacidades de todos los residentes. Esta adaptación se realiza a través de sistemas de comunicación aumentativa.

El equipo humano encargado de cada residencia conoce y adapta el sistema de comunicación para que sea el más idóneo para cada persona de acuerdo con sus necesidades para que de esa forma se aseguren que la información se comprenda y entienda por todos.

La información es una herramienta básica para el autogobierno, así como para el mantenimiento del rol adulto en los residentes y cuando la persona no puede tomar decisiones por ella misma es la herramienta adecuada para que un familiar decida por ellos.

Los profesionales de estos centros tienen que enfrentarse a la complejidad de cada individuo. Los conocimientos, las competencias y las experiencias de cada profesional le ayudan a identificar si la persona la desea o no, y en qué momento hacerlo. También valoran el momento y el estilo de comunicación al hacerlo sobre todo cuando hay que dar malas noticias a los residentes para que no afecten a su vida.

Todas las residencias de ancianos tienen perfectamente delimitadas sus líneas de actuación ante cualquier circunstancia que pudiese surgir a lo largo de la estancia, y es por ello que establecen una serie de protocolos de ingreso, de adaptación, de estimulación en planta, de psicogeriatría, de casos de conductas agresivas, etc.

Residencias de ancianos en Huelva: noticias relacionadas

Combatir el estrés en la tercera edad

Es normal que el flujo de hormonas de estrés puede ser bastante difícil de sobrellevar para los cerebros de las personas de la tercera edad, según algunos estudios, el cortisol excesivo puede dañar el hipocampo con el paso de los años, esa es la parte del cerebro que es imprescindible para almacenar y recuperar la memoria. También se ha descubierto que el cortisol alto va de la mano con el deterioro de la memoria, de manera que se puede atribuir esos momentos delatadores de vejez al estrés.

A medida pasan los años, el estrés emocional puede incrementar el riesgo de que la persona padezca alzheimer. Las personas de la tercera edad que sufren de mucho estrés son dos veces más propensas de padecer dicha enfermedad.

El estrés no solo hace que las personas de sientan mayores, sino que tiene la capacidad de acelerar el proceso de envejecimiento. El estrés puede agregar varios años a la edad de las células del sistema inmunológico. Ahí radica la importancia de que las personas deben aprender a manejar el estrés y buscar actividades que les permita sentirse relajados y con más ánimos para que eliminen el estrés.

La comunicación efectiva en la vejez

Se considera que la comunicación es un intercambio de mensajes que se da entre dos personas, esos se transmiten por medio de códigos y puede ser oral o escrito y también puede existir comunicación de manera corporal. Además la comunicación puede ser directa, de persona a persona, o puede ser de manera indirecta producida a través de medio de comunicación de masa.

Sin embargo, para tratas a una persona de la tercera edad es necesario practicar la comunicación efectiva, que es una dinámica de acción educativa que permite que se desarrollo un dialogo agradable. Es un proceso metódico e intencional con las personas de la tercera edad, su familia y la comunidad en general. Esta comunicación se da en un tiempo y contexto determinado, hace uso de recursos adecuados para que se logren los objetivos.

También la comunicación efectiva tiene beneficios para los adultos mayores:

  • Reduce los prejuicios en la vejez.
  • Beneficia la identidad.
  • Incrementa el sentido de pertenencia. 
  • Apoyo familiar.
  • Transforma.
  • Incrementa la calidad de vida de las personas de la tercera edad.
  • Respeto por los adultos mayores.
  • Fortalece la participación de las personas mayores.

Condiciones de seguridad en la casa

Cuando una persona de la tercera edad depende de alguien para realizar sus actividades, se debe tener las siguientes condiciones:

  • La estructura de la casa debe tener la seguridad y comodidad para que la persona de la tercera edad pueda desenvolverse en el hogar.
  • En el baño es necesario colocar agarraderos, piso antideslizante o piso preferiblemente rústico.
  • De ser posible debe permanecer sentado al bañarse, porque si la persona de la tercera edad tiene una discapacidad nunca debe bañarse de pie, debe permanecer sentado en un mueble estático que no tenga rueda.

Asimismo no deben dejarse solas a las personas de la tercera edad, puesto que los cuidados de un adulto mayor deben ser especiales. Más si el adulto mayor está en cama, siempre debe estar vigilado, en esos casos  se le debe cambiar de posición cada 2 horas.  Se le debe revisar su pañal desechable, en los casos de que no hable o no escuche. 

Siempre se tiene que procurar brindarle la mayor seguridad posible a las personas de la tercera edad porque realmente lo necesitan a todo momento, para poder desplazarse o realizar las actividades que más le gustan.

¿Estás próximo a ser responsable de un adulto mayor?

Si su padre o madre ya entraron a la etapa de la tercera edad y comienzan a tener problemas de salud, de ser independientes para hacer sus tareas, no tenga temor de conversar con ellos sobre estos temas. Es importante no hacerles notar que el dialogo es autoritario o de control, sino una plática amena donde se van a tocar puntos importantes sobre la vida del progenitor.

Hable con sus padres sobre los planes que tienen para cuando el fin se acerque. Aunque suene desagradable pero, en la mayoría de casos, la gente mayor aprecia que se escuchen lo que ellos quieren. Es más se recomienda, que los hijos lo escriban para que no haya ninguna confusión  en los casos de que se llegue a necesitar asistencia para vivir dignamente.

Indague sobre la condición médica de sus padres para que pueda realizar las preguntas correctas cuando se esté buscando una residencia de ancianos.

También se puede realizar una junta familiar para asignar las responsabilidades de cada uno de los hijos para el cuidado del padre o la madre, cuando ya el progenitor lo necesite.

Acepte ayuda cuando lo necesite. Es fácil que en esta situación se sienta abrumado y no encuentre qué hacer.

Actividad física para las personas de la tercera edad

La actividad física que se le programe a las personas de la tercera edad debe ser tomando en cuenta las contraindicaciones de la actividad física para no arriesgar al paciente, así como previamente se deberán hacer todas las valoraciones médicas y funcionales para cada persona. Ya hecho se debe iniciar la actividad física tres veces por semana sin exceder los 30 minutos cada día, ese tiempo se irá incrementando según la condición física del adulto mayor se incremente. El horario para realizar la actividad física será de 8:00 a 10:00 a.m. ó de 6:00 a 8:00 p.m. porque en ese horario no hace mucho calor.

La actividad física se puede realizar al aire libre o en un lugar cerrado, y esta última es considerada la  mejor opción porque se puede tener un mejor control de la temperatura, que debe oscilar entre los 20 y 22º C, debe tener una excelente iluminación y ventilación, el piso debe ser antiderrapante y libre de obstáculos. 

Para la actividad física se tiene que usar ropa cómoda de algodón preferentemente para transpirar adecuadamente, no debe tener ligaduras y holgada para que permita los movimientos a realizar. 

Determinar el nivel de independencia de su progenitor

Existen hospitales que ofrecen unidades de evaluación geriátrica en la que un equipo médico analiza todos los aspectos de la vida de una persona, su salud, el comportamiento, las medicinas que toma frecuentemente, la seguridad ambiental, y cualquier área de interés personal. Los médicos de atención geriátrica funcionan de igual forma, y las evaluaciones profesionales se pueden durar desde tres horas a varios días para que sean finalizadas. Según del resultado, se puede identificar el nivel de independencia que puede esperar que mantenga la persona de la tercera edad de manera razonable y segura desde la evaluación geriátrica hasta  el progreso del envejecimiento y la condición de salud. Además se ofrecen asistencia práctica, que incluye referencias a servicios locales.

Si no desea visitar a un médico geriatra, se puede hacer la  evaluación entrevistando a la persona de la tercera edad y analizar los mismos factores que evalúa un equipo médico. Se tiene que realizar observaciones de la manera en que responde a diferentes situaciones con las que se enfrenta día con día, para determinar en qué áreas se le tiene que ayudar y permitirle desempeñarse en otras en las que es independiente.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Huelva

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.