Cardiólogos en Huelva

Los mejores especialistas médicos

Hipertensión Arterial.

Hipertensión Arterial.

Los cardiólogos de Huelva califican de hipertensión arterial al estado caracterizado por la elevación permanente por encima de 150 mmHg, para la sistólica, y de 90 mmHg, para la diastólica.

Es discutible si se trata de un síndrome o un signo, pero en todo caso debe controlarse adecuadamente ya que por sí misma repercute desfavorablemente sobre diversos órganos.

Los mecanismos mediante los cuales puede instaurarse una hipertensión son los cuatro siguientes, cuya actuación es perfectamente comprensible.

  • Aumento del volumen/latido que en este caso se eleva sólo la tensión sistólica, pues aumenta la repleccion de las grandes arterias al recibir con cada sístole un volumen de sangre supranormal, pero no se modifica sensiblemente la diastólica ya que, al estar alargada la diástole, durante esta fase el árbol arterial no se ve sometido a una sobrecarga de volumen
  • Disminución de la elasticidad de las grandes arterias que supone como advierten los cardiólogos de Huelva suponen una disminución de la capacidad de estos vasos para amortiguar los efectos de la entrada de la sangre durante la sístole y, por ello, la consecuencia es una elevación de la presión sistólica
  • Aumento del volumen/minuto que repercute sobre las presiones sistólica y diastólica, pues supone una elevación del flujo y éste es uno de los factores que actúan sobre la magnitud de la presión arterial.
  • Aumento de las resistencias periféricas por reducción del calibre arteriolar y con el se elevan tanto la presión sistólica como la diastólica, pero fundamentalmente la última, pues la constricción arteriolar realmente actúa dificultando el "vaciado" del árbol arterial durante la diástole.

Causas de hipertensión sistólica: son aquellas que disminuyen la elasticidad de las grandes arterias o elevan el volumen/latido como la arteriosclerosis, que transforma en rígida a la pared de las grandes arterias; las bradicardias intensas, pues en ellas está elevado el volumen/latido y la fiebre, hipertiroidismo, anemia, insuficiencia aórtica y fístulas arteriovenosas, situaciones todas ellas en las que está elevado el

En estos casos también está aumentado el volumen/minuto, y, sin embargo, no sólo no está elevada la presión diastólica, sino que incluso es más baja que en condiciones normales, de tal forma que la presión diferencial es muy amplia en los pacientes de los cardiólogos de Huelva. La caída de la presión diastólica se explica de esta forma:

En la Fiebre, el Hipertiroidismo y la Anemia porque disminuyen las resistencias por estar dilatadas las arteriolas y en la Insuficiencia aórtica y Fístulas arteriovenosas porque la sangre "escapa" del árbol arterial durante la diástole, además de por la vía normal hacia los capilares, refluyendo hacia el ventrículo o por la fístula.

Causas de hipertensión diastólica:Las más significativas son las siguientes, que actúan elevando el volumen/minuto, sin que a la vez disminuyan las resistencias o exista un "escape" y, sobre todo, provocando una arterioloconstricción elevadora de las resistencias periféricas:

Estenosis de la arteria renal y neuropatías,cuyo influjo sobre la presión arterial se manifiesta de diversas maneras.

La estenosis del istmo de la aorta aumenta la resistencia al flujo,pues se trata de una constricción de la aorta, en un segmento situado después del nacimiento de la subclavia izquierda. Esta hipertensión sólo se observa en las extremidades superiores.

En algunas afecciones del sistema nervioso se observa una hipertensión neurógena, atribuible a una disfunción del centro circulatorio, con aumento de los impulsos presores emanados del mismo.

La Hipertensión esencial pertenece también a este grupo, pues cursa con valores altos de diastólica. En cuanto a la causa, parece seguro para los cardiólogos de Huelva que interviene un factor constitucional y hereditario, herencia multifactorial o poligénica. Se ha comprobado que, atendiendo al nivel de renina plasmática, pueden ser diferenciados 3 tipos de hipertensión esencial:

Con renina baja, con renina alta y con renina normal. En los pacientes del primer tipo, hemodinámicamente, se trata de una hipertensión de volumen, por aumento de la volemia, y en el segundo de una hipertensión por incremento de las resistencias periféricas; en la forma con renina normal contribuyen a la elevación de la presión tanto el aumento de la volemia como la elevación de las resistencias. Sólo tiene consecuencias destacadas en los pacientes de los cardiólogos de Huelva la hipertensión diastólica, que es la que repercute directamente sobre el corazón y sobre los vasos e, indirectamente, a través de las lesiones vasculares, sobre diversos órganos, entre ellos el corazón.

La repercusión cardiaca directa tiene lugar sobre el ventrículo izquierdo, que se ve sometido a una sobrecarga de presión, pues debe introducir la sangre en una cavidad, la luz aórtica, en la que la presión, en este momento la diastólica, es supranormal. Esta sobrecarga pone en marcha los mecanismos de compensación y, a la larga,conduce a la insuficiencia ventricular izquierda. La sobrecarga a que está sometida la pared arterial, que por ser alta la diastólica debe soportar una presión elevada permanente, promueve las alteraciones de las capas íntima y media que caracterizan a la arterio y arterioloesclerosis.

De esta forma, la hipertensión actúa desfavorablemente sobre los órganos, especialmente sobre riñon, corazón y encéfalo. Produce en los pacientes de los cardiólogos de Huelva afectación renal porque el déficit de riego conduce a la larga a la sustitución del parénquima por tejido conjuntivo inerte, nefrosclerosis, con la consiguiente insuficiencia renal. También produce una afectación cardíaca indirecta como es la arteriesclerosis coronaria que puede provocar accidentes de angor péctoris e infarto de miocardio y la miocardiofibrosis. Por último también puede afectar al encéfalo y de la retina de varias maneras:

accidentes de encefalopatía hipertensiva, caracterizados por cefalea, convulsiones y obnubilación, con signos de hipertensión endocraneal hemorragias encefálicas, pues tanto la hipertensión como la alteración de la pared de las arterias contribuyen a que se rompan éstas; infartos encefálicos, atribuibles a la arteriesclerosis arterial que promueve el desarrollo de trombosis o, sencillamente, a la isquemia de las zonas irrigadas por las arterias más estenosadas, esto último cuando ocasionalmente decae la función circulatoria; las múltiples manifestaciones de la arterioesclerosis cerebral en el fondo de ojo se observan alteraciones diversas y modificaciones de la morfología de los vasos, exudados, hemorragias.

Hipertensión Maligna. los Cardiólogos de Huelva advierten que es una modalidad que pueden adoptar en cualquier momento de su curso todos los tipos etiopatogénicos de hipertensión. La hipertensión maligna se caracteriza de esta forma en cuanto a la Anatomía patológica por el desarrollo de lesionesde arteriolonecrosis, por una tensión diastólica alta y estable, junto a síntomas y signos de afectación grave de riñón y corazón.

Especialistas relacionados: cardiólogos en Huelva

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.