Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Córdoba

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Córdoba

La vejez y las residencias de ancianos en Córdoba

Las residencias de ancianos en Córdoba suelen acoger a personas adultas mayores de cincuenta y ocho años, con carácter general, contando con el apoyo de servicios e instalaciones especialmente diseñadas a sus necesidades.

Hay muchos sitios que en la actualidad se ofrecen como suites y departamentos de lujo, incluyendo los principales servicios básicos en sus costos para que los adultos mayores vivan sin preocupaciones en esa etapa de su vida. Sin embargo, debemos preguntarnos por el concepto de vejez y aunque la respuesta pueda parecer fácil, no lo es.

El envejecimiento no responde a una definición tan sencilla como para plantearla en términos biológicos, o desde el punto de vista psicológico o desde el punto de vista social. Hay que reconocer que todos, en algún momento de nuestras vidas, llegaremos a ser viejos. No obstante, en ocasiones las personas no lo aceptan.

La vejez es una importante etapa de la vida

La vejez es una importante etapa de la vida

Hay un problema cuando se pretende determinar el concepto del envejecimiento a través de parámetros que, a veces, no resultan convincentes, pues la vejez se ha abordado desde diferentes perspectivas como por ejemplo, por el paso del tiempo, el deterioro físico, la pérdida de capacidad funcional o como una etapa más del ciclo de la vida. Y es que lo cierto, es que ninguna por separado aborda de manera definida y por completo esa etapa a la que llamamos vejez.

Desde hace años, la definición de vejez se adopta como un fenómeno fisiológico y psicosocial natural, y en algunos casos, hasta deseable. Es por ello que todos los aspectos relacionados con los adultos mayores se han visto limitados durante mucho tiempo y no han sido valorados e interpretados desde el ámbito de la geriatría, que se define como la rama de la medicina encargada del estudio terapéutico, clínico y preventivo de la salud y las enfermedades de los ancianos.

Desde finales del siglo pasado, los aspectos sociales de la vejez han tomado mayor relevancia, tanto en la definición del proceso como en la aceptación y abordaje de las circunstancias y problemas que se derivan del mismo. De lo anterior ha resurgido la gerontología, como una ciencia mucho más multidisciplinar, y que tiene como finalidad tratar de acercase y explicar la vejez a través de la reunión de diferentes especialidades que participan en la delineación de un fenómeno que incumbe a los aspectos biológicos, psicológicos y sociales de las personas.

De hecho, cuando se trata de definir el envejecimiento desde las distintas disciplinas que han pretendido un acercamiento, lo primero que se reconoce es la parcialidad de las diferentes formas de identificación y de su análisis.

Hasta ahora los médicos, biólogos, antropólogos, enfermeros, psicólogos y los sociólogos, solo han podido percibir una de las partes del envejecimiento, la que afecta a su parcela, sin abordar, o al menos, relacionar sus estudios con lo que hacen los otros al respecto, por lo que a menudo ignoran una parte muy significativa de la dimensión del fenómeno. A veces se provoca una decepción, por la falta de integración en las investigaciones gerontológicas.

Durante mucho tiempo los profesionales vincularon el envejecimiento de forma casi exclusiva a las situaciones de enfermedad y dependencia, lo cual no concuerda en la mayoría de los casos con la realidad, por cuanto la mayoría de las personas mayores ni están enfermas ni están limitadas.

El envejecimiento, desde la perspectiva del ciclo vital, no tiene por qué definirse como un proceso patológico que resulte como un impedimento para realizar los roles sociales productivos y que necesariamente deba asociarse con la enfermedad. Al contrario, este constituye una etapa vital como la de la niñez, la madurez o la adolescencia, con las enfermedades características y también con oportunidades propias y oportunas.

Según varios autores, el envejecimiento es una etapa cronológica de la vida y se define como la suma de todos los cambios que se dan en un organismo con el paso del tiempo. También se define el envejecimiento como un proceso de deterioro biológico, vinculado a un deterioro celular y molecular. A pesar de estos ligeros avances en la delimitación del concepto de vejez, hay que tratar de establecer un criterio generalizado que no discrimine la etapa.

Anciano en blanco y negro

Anciano en blanco y negro

Pero hay que preguntar cuándo uno está viejo, y es que la frontera de la edad entre la madurez y la vejez, es evidente, transciende más allá de cumplir determinada edad. “La frontera entre la edad madura y la ancianidad es solo una cuestión de definición social y cualquier intento de delimitarla en términos estrictamente cronológicos está plagado de dificultades” (Kelh y Fernández, 2001: 134). En la actualidad, la edad de los 65 años se define desde el punto de vista sociodemográfico como la frontera entre personas adultas y ancianas.

El “envejecimiento cronológico” es una mala definición, porque al clasificar al individuo que alcanzan los 65 años de edad o más como viejo, anciano o “de la tercera edad” se acaba con la supuesta objetividad de la edad biológica, y es que se comprueba que el transcurso del tiempo puede tener un impacto diferenciado en cada persona y se transforma en un inconveniente difícil de equilibrar.

Hoy por hoy no se conoce con determinada exactitud si la genética de cada individuo, las condiciones ambientales, las enfermedades que padecen, el estilo de vida que han llevado o las condiciones laborales determinan de manera precisa la forma de envejecer y si son los verdaderos condicionantes de la vejez, más allá del mero transcurso de los años, tanto desde el aspecto físico como social -e incluso emocional-. Por ello, debe establecerse de una manera individual a través de la valoración geriátrica integral.

Definida o no la vejez, lo cierto que es las personas adultas mayores tienen derecho a vivir en una residencia en residencias de ancianos en Córdoba donde se les preste los servicios oportunos.

Y es que la residencia es un centro social para las personas mayores y a quienes se les ofrece una atención integral, incluyendo servicios de carácter personal, social y sanitario en función de las necesidades específicas de cada individuo. La residencia es un lugar de alojamiento que facilita espacios de convivencia y da lugar a que se desarrolle las relaciones personales, garantizando sus derechos y el respeto a sus valores individuales y la buena comunicación entre todos.

Estos centros de desarrollo tienen como fin garantizar la atención básica para el desarrollo de las actividades de la vida diaria y que garantice el mantenimiento de la autonomía de la persona mayor.

Las residencias deben contar con una buena ubicación, un buen diseño arquitectónico, el equipamiento y los elementos de sujeción idóneos, los recursos humanos y los programas de intervención deben garantizar las condiciones necesarias de seguridad -por ejemplo, con un protocolo ante conductas agresivas u otro de prevención de salidas involuntarias- y comodidad de los residentes. De esa manera se estará contribuyendo a desarrollar aún más su autonomía física y el bienestar personal, respetando, ante todo, la intimidad individual para que prevalezcan las relaciones sociales y la labor de los profesionales en cuanto al desarrollo de sus funciones.

Esas residencias se caracterizan por ser establecimientos abiertos con todas las comodidades y con la garantía de contar con los servicios de estancias diurnas, centro de noche y unidades especiales para personas con distintas patologías, cuyos programas se regularán específicamente.

En los últimos años, y como consecuencia de los cambios demográficos y sociales, se está generando una alta demanda de residencias en residencias de ancianos en Córdoba para atender a los adultos mayores o de la tercera edad que se encuentran en situación de dependencia o se sientan afectados por enfermedades crónicas que requieren cuidados personalizados, tanto de tipo mental (alguna clase de demencia senil o alzhéimer) como físico (por ejemplo, la artrosis -de cadera, de columna, etc.- y que requiere un plan especial de rehabilitación y fisioterapia).

Lo anterior puede obligar a los ancianos a permanecer en una residencia, en ocasiones motivado por la falta de la ayuda necesaria para que los ancianos puedan permanecer en su vivienda.

Sin embargo, pese a todas las situaciones adversas, ya se está incrementado el número de centros y plazas residenciales, tanto públicas como privadas. Hoy en día, cada vez es mayor el número de residencias en residencias de ancianos en Córdoba configuradas con los más altos estándares de calidad, con el objeto de hacer la vida mucho más fácil al anciano durante todo el tiempo que decida o lo necesite.

El aumento de la calidad de vida experimentando en España en las últimas décadas conlleva un aumento de la esperanza de vida de millones de españoles. Cada vez son más las personas que superan los ochenta años y que al llegar a determinada edad necesitan ayuda en sus tareas diarias.

Se han construido muchos centros asistenciales de carácter público para atender a las personas de la tercera edad tanto por las Comunidades autónomas como por Ayuntamientos, Diputaciones y en gran medida por entidades privadas.

Cada residencia, así como cada institución, tiene una propia historia dependiendo del contexto en que el se han construido y desarrollado, y en cada momento orientan su visión para comprender las nuevas realidades y las nuevas necesidades sociales y personales de cada época.

La situación actual de las residencias de ancianos en Córdoba es de un periodo de adaptación y definición de un nuevo modelo de servicio para atender nuevas necesidades de sus residentes. Un periodo de nuevas posibilidades y oportunidades para mejorar y en el que se deben buscar estrategias basadas en los posibles escenarios sociales, culturales y demográficos de los próximos años.

Manos juntas de anciano y persona joven

Manos juntas de anciano y persona joven

Una de los aspectos más importantes que deben cuidar estos centros es la fase del ingreso de los nuevos residentes que normalmente consta de tres fases:

Preingreso: El primer contacto que tendrán los familiares y el futuro residente con la institución se produce en esta fase de preingreso, por lo que esta fase es muy importante, ya que puede marcar la pauta de la relación que tendrán en el futuro.

Desde la residencia se deben dirigir directamente al futuro residente para que tome el protagonismo y sea quien efectúe su propia presentación y la de sus familiares, así como los motivos de su ingreso y todo lo relacionado con la decisión de la residencia. Se debe mantener una actitud de escucha activa y plantearle preguntas abiertas para que el residente se exprese libremente y ofrezca toda la información que se necesita saber.

La familia debe participar de la presentación pero no deben ser quienes acaparen la conversación, porque esto podría traer malos entendidos por la diferencia de opiniones que pueden existir entre cada miembro de la familia.

Un ambiente agradable en esta primera reunión es un factor muy importante para crear un espacio de intimidad donde la comunicación entre el futuro residente y el personal de la residencia de ancianos en Córdoba sea lo más agradable posible. En el caso en que las personas que vayan a ingresar padezcan de cierto deterioro cognitivo (como puede ser el derivado de algún ictus), el preingreso se realizará de distinta forma y la información necesaria será aportada por los familiares. Cuando se da este último caso el futuro residente no suele estar presente en la primera entrevista y los familiares tienen un papel muy importante porque de ellos depende que el personal conozca las necesidades que tiene el futuro residente.

En la entrevista los familiares deben aportar el mayor número de datos, una explicación exhaustiva con los detalles de las condiciones en las que se encuentra el familiar que entrará en la residencia. Lógicamente la decisión de que el residente esté o no presente en esta primera entrevista dependerá del estado mental que tenga y de su capacidad de comprensión.

En los demás casos el futuro residente siempre debe estar presente para que comente todos los asuntos que le incumben, ofreciéndole la oportunidad de opinar sobre todas las propuestas del servicio que se le va a otorgar y los cuidados que va a recibir.

Desde cualquier punto de vista es totalmente desaconsejable que por circunstancias económicas, ausencia de apoyo social o la existencia de obligaciones familiares, algunos familiares ingresan a los residentes contra su total voluntad. Este ingreso no deseado provocará numerosos problemas e insatisfacciones en el residente e incluso puede llegar a provocar algún tipo de trauma psicológico, por lo que el ingreso y su futura adaptación resulta mucho más complicada.

Ingreso: La persona que ingrese en una residencia de ancianos de Córdoba debe hacerlo voluntariamente ya que debe ser es un requisito indispensable. En el centro desde el primer día siempre se constata la legalidad del ingreso por el equipo de administración con el apoyo del equipo de profesionales y esta es una de las primeras funciones cuando se recibe a un nuevo residente. Este proceso se realiza con sumo cuidado, porque está en juego el derecho fundamental de independencia y libertad de las personas.

Después de recibir al futuro residente junto con su familia, la residencia procederá a revisar los datos y la documentación que se solicitaron en el preingreso. Se cumplimentan los documentos establecidos en el protocolo de ingreso y se firma el contrato de admisión. Se entrega una copia del contrato para que lo lean con tranquilidad y se entrega el reglamento interno de la institución que se lee junto con los familiares y el residente. Si hay dudas o preguntas, se responden en ese momento, ya sea sobre el reglamento o sobre cualquier documento que se haya entregado.

El primer día de ingreso se ofrece una atención muy especial a la persona que acaba de ingresar. La familia debe ser plenamente consciente de que el residente se ha trasladado a un nuevo domicilio y la labor del personal de la residencia es verificar que su estancia sea lo más placentera posible. La persona encargada de realizar el ingreso siempre atenderá en unas oficinas perfectamente acondicionadas para detectar el estado de ánimo del nuevo residente y cuál ha sido su situación antes del ingreso en la residencia. En los casos en los que el residente presente cierto grado de déficit mental siempre se evalúa el grado de atención y la capacidad de comprensión que presenta para verificar el tipo de comunicación que se puede establecer.

Pareja de ancianos sentados en un banco

Pareja de ancianos sentados en un banco

A los residentes siempre se les trata por su nombre o de usted, ya sean residentes nuevos o que lleven tiempo en la residencia. Siempre se utilizan frases cortas y claras, con un tono de voz suave y agradable.

Siempre se destaca la importancia de las visitas de los familiares y amigos. Existe un régimen de salidas abierto para los residentes, siempre y cuando estén en adecuadas condiciones físicas y psíquicas para realizar dicha actividad. También se fomenta la importancia del contacto telefónico para que el residente sienta a su familia allegada y ligada a él y la residencia siempre es la encargada de facilitar en todo lo posible que se siga manteniendo el contacto entre todos ellos.

En las residencias de ancianos de Córdoba se sigue en la fase de ingreso un proceso previamente establecido para minimizar el impacto de esta situación tan novedosa para el residente.

Adaptación: En las residencias existen ciertas reglas generales que se deben seguir en el proceso de adaptación que suelen estar recogidas en el programa de adaptación de los residentes que suele basarse en los siguientes aspectos:

  • El trabajo en equipo es fundamental. Las actuaciones deben ser concretadas para cada uno de los trabajadores, para que cada uno desempeñe sus funciones pero siempre interrelacionando con los demás trabajadores.
  • El ingreso es un proceso temporal largo, ya que el proceso de adaptación de la persona tardar en finalizar. Los cambios en su situación personal y en su entorno exigen al residente una reacomodación continua en todas las áreas.
  • Todos los actores involucrados deben incorporarse en beneficio del residente empezando por su familia y amigos.
  • La flexibilidad es muy importante. La adaptación no se hace en forma general sino individual, porque el programa de adaptación a la residencia permite realizar actuaciones personalizadas, que sean sensibles a los cambios o las necesidades de cada residente.
  • Los primeros días de ingreso son los más importantes, el residente necesita sentirse escuchado, acompañado y querido, no solo por el personal y los nuevos compañeros, sino también por sus familiares.
  • Se le debe informar de todas las actividades que existen en el centro para motivarlo a participar en ellas y estimularlo en todos los ámbitos.

Dentro de los primeros dos meses, se suele ejecutar el plan de atención individual multidisciplinario para favorecer la adaptación y después se realiza un estudio de los datos para su evaluación.

Las visitas de los familiares después del ingreso del residente son muy importantes, ya que en ellas se les informa sobre el estado general físico y psicológico de su familiar y se les pregunta cómo están viviendo ellos la situación. Una adecuada atención a la familia del residente es muy importante. Se deben escuchar y atender a sus problemas y sus inquietudes, ya que una familia contenta con las atenciones y servicio del centro también afecta directamente al residente.

Protocolo de acogida a residentes

Con el protocolo de acogida en las residencias de ancianos se intenta conseguir la total integración del residente en cada centro, así como la implicación de su familia para conseguir el mejor estado anímico del residente y además lograr un entorno casi familiar en el que el residente y su familia estén muy cómodos.

Siempre se diferencian dos tipos de acogida distintas según el factor cognitivo de cada persona residente, y por tanto se diferencian dos tipos:

  1. Residente que no tiene deterioro cognitivo alguno o deterioro cognitivo leve.
  2. Residente que sí tiene un deterioro cognitivo importante

Este protocolo está pensado y va dirigido a los residentes y a sus familiares.

1- RESIDENTES SIN DETERIORO COGNITIVO O CON UN DETERIORO LEVE

Fase pre-ingreso o primera entrevista. Se diferencian dos fases en la primera entrevista:

Primera fase: Lo principal es obtener la máxima información del futuro residente y de su familia. Hay que dirigirse al nuevo residente para que efectúe su presentación y además también nos presente a su familia, nos comente los motivos de su ingreso en una residencia de ancianos y todas las circunstancias de la decisión de ingresar en la residencia. El personal del centro siempre tendrá una posición de escucha activa intentando realizar preguntas muy abiertas con las que el residente informe de todo lo que se quiera saber. Hay que intentar que la familia participe, pero nunca el futuro residente puede pasar a un segundo plano, para evitar malos entendidos debido a las diferentes opiniones que puedan existir entre los familiares.

Es fundamental observar la comunicación verbal y la no verbal del residente mediante una actitud de observación permanente.

Hay que conseguir crear un ambiente agradable en esa primera entrevista, que no se interrumpa con llamadas u otras visitas, logrando un espacio de intimidad que permita la mejor comunicación posible entre el residente y la persona del centro que lo atiende en ese primer día y realiza el ingreso.

Debe explicarse a su familia que normalmente es necesario un periodo de adaptación de al menos 15 o 30 días. Debe insistirse en que el trato que se ofrece al residente, siempre será cordial y familiar. Siempre se llamará de usted al nuevo residente salvo que él mismo pida lo contrario.

Segunda fase: es muy importante explicar todo el funcionamiento de la residencia de ancianos y en especial detalles como:

  • Horario de visita de la familia.
  • Horarios de las comidas.
  • Dietas disponibles.
  • Detalle de todos los servicios que se ofrecen: lavandería, podología, peluquería y otros servicios adicionales.
  • Horarios de visita del médico.
  • Todas las actividades lúdicas previstas.
  • Ubicación del buzón de sugerencias y reclamaciones a disposición de residentes y familiares.
  • Organización de la higiene del residente.
  • Precio de la mensualidad.

La hoja de pre-ingreso debe reflejar la siguiente información:

  • Informes médicos acerca del historial sanitario del residente, la medicación que toma, fotocopia del DNI, fotocopia de la cartilla de la Seguridad Social.
  • Detalle de todos sus enseres y su ropa marcada.
  • Datos personales del residente.
  • Datos personales del familiar que será su responsable.
  • Teléfonos de contacto de los familiares.

Es importante advertir de la importancia de los objetos personales como las fotos. Siempre debe insistirse en que pueden pedir ayuda al personal del centro siempre que lo necesiten. La persona que realiza la entrevista enseñará todas las instalaciones del centro tanto al residente como a su familia. Tras cada visita se resolverán todas las dudas que puedan haber aparecido. Una vez resueltas, se fija una fecha para el ingreso.

Este primer contacto con el residente y su familia es fundamental para dar una buena imagen de la residencia y mejorar la relación futura del residente con el personal del centro.

Fase de ingreso: Llegado el día del ingreso debe darse una atención especial y muy personal al recién llegado. La familia debe ser muy consciente de que el residente se ha mudado a un nuevo domicilio y que la labor de su personal será conseguir que la estancia sea lo más agradable posible.

Debe insistirse en la enorme importancia que tiene para el residente recibir visitas de sus familiares y amigos, que normalmente pueden ir a comer al centro si avisan con tiempo.

La persona responsable del centro que les atienda durante el ingreso les recibe primero en su despacho, donde preguntará por el estado anímico del nuevo residente en los días anteriores al ingreso. Siempre se le asignará una persona encargada de tutelar su ingreso.

En este primer momento del ingreso siempre se revisa que aporta todo lo que se le ha pedido y de que esté todo correcto. Si está todo bien, se firmará el contrato y se facilita a los familiares el reglamento de régimen interior además de una copia del contrato para su revisión con tranquilidad. Los familiares podrán preguntar cualquier duda que les surja sobre el contrato.

Se deben respetar todos los sentimientos y los recuerdos que puedan aparecer por la ansiedad que provoca esta nueva situación.

Una vez firmado el contrato, se les vuelve a mostrar las instalaciones, se presentará a los demás residentes y a todos los trabajadores del centro encargados de su cuidado.

Una vez hechas todas las presentaciones se acompañará al nuevo residente y su familia a la habitación que se le haya asignado, y si es compartida se le presentará primero a su compañero/a de habitación. Una vez presentados se les dejará solos en la habitación para que puedan ordenar todos sus objetos personales.

2- RESIDENTES CON DETERIORO COGNITIVO

Si existe deterioro cognitivo cambia totalmente el trabajo a realizar en el centro, ya que toda la información necesaria será aportada solamente por la familia que será la única que puede tomar cualquier decisión sobre el cuidado del residente.

  • Fase preingreso: debido a sus limitaciones el residente no podrá estar presente en la primera entrevista y su familia deberá proporcionar toda la información sobre su situación. Toda la fase del pre-ingreso se llevará a cabo igual que con una persona sin deterioro cognitivo pero hablando solo con la familia en lugar de con el residente.
  • Fase de ingreso: En el momento del ingreso siempre se presentará el personal al residente y si fuera posible se le pedirá que nos presente a toda su familia. Esta pequeña prueba nos dará información acerca del nivel cognitivo que esa persona tiene. También nos dará una orientación acerca de qué tipo de comunicación verbal podremos utilizar con él.

Las conversaciones deben utilizar frases muy cortas y claras y siempre con un tono de voz muy suave. Como a todos los demás residentes se le tratará siempre de usted y por su nombre.

El resto del proceso de acogida en la residencia de ancianos de Córdoba será idéntico al de un residente sin deterioro cognitivo.

Tras el ingreso siempre se realiza una exploración física para evaluar su estado general y se concertará una cita con el médico en un plazo máximo de 24 horas.

En el momento del ingreso, el centro debe tomar los siguientes datos:

  • Datos personales.
  • Datos médicos y sanitarios como las enfermedades que padece -como las úlceras por presión- o haya padecido, las alergias, la medicación que toma, las posibles necesidades de atención en la enfermería y si tiene alguna limitación o ha sufrido alteraciones en su dieta diaria.
  • Se valorará su independencia o dependencia funcional.

En las primeras semanas siempre se realiza la valoración inicial que debe incluir:

  • La valoración acerca de su dependencia o independencia en su desarrollo de las actividades de la vida diaria.
  • Su valoración cognitiva.
  • Su evaluación psicomotora.
  • Análisis de la existencia del riesgo de úlceras.
  • Una ficha con todos sus datos de necesidades de enfermería.
  • Una ficha con sus datos funcionales físicos.
  • Una ficha con la valoración de su capacidad para relacionarse.
  • Análisis de su actitud y su motivación para participar las actividades de la residencia.

Los primeros días en el centro son siempre los más importantes para el nuevo residente. En esos días siempre debe sentirse escuchado, bien acompañado y muy querido. Cada día se debe mantener una pequeña conversación para detectar sus inquietudes, necesidades, posibles quejas o simplemente sentirse atendido. En estas pequeñas charlas se le pregunta por sus aficiones, qué le gusta hacer y se le debe informar de todas las actividades programadas en el centro, animándolo a participar en ellas.

Antes de que transcurran los dos primeros meses siempre se realiza un plan de atención personalizado de cada residente, que comprenda todas las disciplinas, fijando objetivos claros y creando una planificación de todas las actuaciones con el residente.

Se debe insistir a la familia de la necesidad de mantener un contacto por teléfono lo más frecuente posible, para que sienta muy cerca a su familia. Ese contacto siempre se facilita en todo lo posible y también se facilitará mantener el contacto con todos sus amigos y vecinos, que siempre podrán acudir verle al centro y a disfrutar de un buen rato con ellos, incluso comer juntos y salir a pasear fuera del centro.

Se planificará un régimen de visitas de los responsables del centro con los familiares para mantenerles informados del estado general del residente. También es muy importante conocer cómo están viviendo los familiares esta situación, y por tanto es muy importante escucharlos, intentar entender todos sus problemas que tengan que ver con el residente ya que conocerlos permitirá mejorar la relación y un mejor cuidado de su familiar.

Siempre debe mantenerse informados a los familiares de todas las actividades que se realicen como fiestas y actividades extras a las que serán invitados.

Es importante conocer la opinión de los residentes y de los familiares mediante la realización de encuestas con los residentes sin deterioro cognitivo o deterioro cognitivo leve y con los familiares si se trata de residentes con deterioro cognitivo grave.

Pasado el primer año debe realizarse la evaluación de todos los objetivos planificados, también debe hacerse un nuevo estudio cognitivo, emocional y funcional para analizar la evolución del residente y en función de los datos analizados fijar nuevos objetivos con todas las actuaciones necesarias.

Protocolo de acogida y adaptación en las residencias de ancianos

El protocolo de acogida tiene una gran importancia porque es una decisión muy relevante en la vida de la persona que ingresa en el centro y que debe separarse de toda su familia.

Por este motivo, el hecho de que existan unas pautas a seguir garantizan el éxito de este primer contacto. El saber la agenda que llevará esta persona mayor día a día al igual que su familia generará tranquilidad. Pero no se trata de una cuestión sencilla pues los familiares que deben dejar a su mayor en estas instalaciones sienten siempre culpa y tristeza.

Por eso, se hacen propuestas de participación para la familia, para que vean este hecho como algo agradable. Durante este protocolo de recepción se realizarán preguntas a los familiares para conocer su responsabilidad de atención con el mayor.

El centro aclarará la siguientes cuestiones a los familiares:

  • La atención que tendrá la persona mayor, que será individual y personal. La residencia es su nuevo hogar y se le acogerá con cariño y respeto por parte de todo el personal del centro.
  • La familia del nuevo residente conocerá todo lo fundamental del proceso y la residencia se ocupará de que así sea y de que conozcan horarios de visita, espacios habilitados, etc.
  • El centro estima que cada residente debe ser independiente e intentará de que así sea y se respeten sus espacios privados.
  • Además las salidas al exterior no se impedirán por parte del centro.

En conclusión, los apartados principales de este programa de acogida y adaptación serán:

  1. Facilitar que el residente se adapte al centro
  2. Delimitar la autonomía del anciano intentando acordarlo con él
  3. Valorar la familia como pilar importante de atención e integración.

Por su parte, todos los profesionales del centro intentarán ofrecerle la mejor calidad de vida posible al nuevo residente y facilitar su proceso de adaptación.

Específicamente cada sector de personal está integrado por:

  • Departamento sanitario y de rutina diaria.

Estos se dedican a recoger datos médicos y ayudar al residente a orientarse, tener compañía, etc.

  • Departamento de asistencia social, educador social, terapeuta ocupacional y animador sociocultural.

Realizarán un análisis de las actividades en las que participen y de la intervención terapéutica y sociocultural.

  • Departamento de limpieza, cocina y conserjería, personal de cocina y limpieza.

Si estos conocieran algún residente se presentarán y le dirán qué funciones desempeñan en la residencia.

Cuando el anciano ingresa en el centro es básico darle buena orientación y atención para que se adapte rápido, ya que son muchos cambios los que experimenta en pocos días: presentaciones, visitas, compañeros, profesionales, etc. Por ello, todo lo que se incorpore nuevo se hará de forma tranquila para que el nuevo residente lo asuma bien. Así la persona nueva aclarará conceptos, ganará confianza y podrá ir incorporando nueva información.

Terminada esta primera etapa de acogida será bueno realizar una análisis de la adaptación y ver el estado de ánimo en el que se encuentra esta persona. Por ello se realizan estos protocolos de acogida al usuario y a la familia para su máxima adaptación y mejora de estado de ánimo.

Programa de estimulación en planta en las residencias de ancianos

Estimulación verbal

Este tipo de estimulación la realiza todo el equipo de la residencia. Para ello le hablarán al residente de forma tranquila, vocalizando, con tono pausado y no discutirá con él. Se dirigirá a esta persona por su nombre y se presentará. Su actitud será en todo momento de respeto máximo y de firmeza si lo estima conveniente.

Al residente se le ofrecerá tanto una orientación espacial como temporal. Así sabrá en todo momento donde se encuentra, la localidad en la que reside, pueblo, provincia, país, etc. Asimismo conocerá el día y hora que es, si es por la mañana o por la tarde y la temperatura y tiempo que hacen en la calle.

Además se hablará con el residente para que conozca las noticias de actualidad y se pueda establecer un debate sobre estas.

En cuanto a la alimentación, se le darán indicaciones sencillas sobre la comida que se le está sirviendo y como utilizar los utensilios para comer.

Además se le tomará el pulso, tensión arterial, temperaturas extremas, cambios de peso y nivel de azúcar en sangre y se le informará sobre su estado de salud.

Estimulación afectiva

Por lo general, el personal mantendrá con el residente una actitud afectiva positiva. Estará a su lado, le tocará la frente, estrechará la mano e incluso le abrazará. Todo para que esta persona note que se le cuida con agrado.

También recibirá ayuda del resto de compañeros de habitación, de mesa y de planta. El que se le escuche de forma atenta contribuirá a que se sienta mejor.

Estimulación audiovisual

Esta estimulación consistirá en leer revistas y diarios; escuchar música agradable, utilizar anuncios y dibujos que faciliten la orientación, escuchar la radio y ver la televisión. Otra cosa que le gustará al residente será repasar álbumes de fotografías antiguas.

Estímulo en las necesidades básicas

El residente podrá elegir la ropa que quiera. En cuanto a la incontinencia, si padece de ella, se le animará a que comunique cuándo quier ir al baño.

Sobre su alimentación, se le ayudará a mover la barbilla de la persona que tenga problemas para masticar, y se le acercarán a sus manos cubiertos y proporcionará líquido suficiente.

La higiene se hará gracias a enjuagues bucales, sesiones de peluquería y demás.

Para evitar escaras se le cambiará de postura y utilizarán colchones y cojines de aire y agua.

Además se promoverá la autonomía del anciano y se realizarán acciones para prevenir las caídas.

Otras estimulaciones

El personal de la residencia analizará si el residente presenta alteraciones y anomalías físicas y emocionales. Además fomentará la visita de sus familiares. También se controlará la ingesta de medicamentos. Por otro lado, se estará atento a que asiste a todas las actividades previstas.

Por otro lado, es importante que el personal acompañe al residente en sus paseos y charle con él.

Otro de los aspectos fundamentales será que exista una buena relación entre los compañeros del centro.

Protocolo de actuación ante úlceras por presión en las residencias de ancianos

La unidad de enfermería se ocupará de atender a los pacientes que puedan tener úlceras así como a prevenirlas. Esto contribuirá a ofrecer una asistencia de calidad a la persona mayor del centro.

Con el objeto de que el tratamiento sea muy efectivo se requerirá la ayuda de todos los cuidadores del centro y que su actuación sea coordinada. Si hubieran aparecido úlceras por presión, o si el residente tiene predisposición a padecerlas, se pondrá en funcionamiento un plan diseñado antes y que deberá conocer todos los profesionales de estas instalaciones.

De ahí a que sea imprescindible una formación continua de los cuidadores en lo relativo a situaciones que se puedan producir en este sentido. Por ejemplo, medidas preventivas, incontinencia, hidratación, higiene, etc.

Valoración de la lesión

Para poder conseguir una mayor eficiencia y rapidez en la comunicación entre el personal responsable, cada vez que se produzca una nueva úlcera se realizará una hoja de registro donde se anotará:

  • Datos personales del residente: nombre y edad.
  • Fecha en la surge la úlcera.
  • Donde apareció: en la residencia, en la clínica, en su domicilio, etc.
  • Lugar del cuerpo en el que está.
  • Situación de la úlcera.
  • Tipo de úlcera.
  • Posibles motivos por los que aparece.
  • Características.
  • Tratamiento que se pondrá.

Datos añadidos:

1. Información de si el residente puede caminar o necesita de ayuda de un bastón o andador o incluso de otra persona, así como si utiliza silla de ruedos o si anda solo. También será importante conocer si la úlcera apareció durante una estancia suya encamado.

2. Si tiene incontinencia y de qué tipo.

3. Dieta alimenticia que sigue: sonda nasogástrica, oral, etc.

4. Posibles problemas de salud que tenga: anemia, demencia senil, fractura de cadera así como otras.

Con estas anotaciones, cada cierto tiempo se hará un exhaustivo control de la evolución que presente y se recopilará distinta información relacionada con esto. Con todo ello, se hará un registro.

Tratamiento de las úlceras

Preúlcera

En esta fase la piel esta intacta y el eritema (piel rosada) desaparece cuando ya no se presiona esta. La circulación se mejora gracias a unos leves masajes que utilizan ácidos grasos hiperoxigenados.

Estadio I

La piel rosada no desaparece y no adquiere su tono original una vez finaliza la presión:

1. Para evitar posibles traumatismos capilares se evita masajear la zona

2. Se lava con suero fisiológico al 0,9%

3. Se seca la úlcera

4. Se ponen vendajes hidrocoloides parcialmente oclusivos. Estos se sustituyen cada semana, y se utilizan almohadillas para la lesión si es necesario. También se pueden emplear ácidos grasos hiperoxigenados, según sea la gravedad de la herida.

Estadio II

La piel empeora y puede presentar vesículas.

1. No se usarán antisépticos locales para que tarde menos en curarse la afección.

2. Se secarán las vesículas que aparezcan y se quitará la piel dañada.

3. Utilizar suero fisiológico al 0’9% en el lavado.

4. Secar la zona que se encuentre en mal estado tomando todas las precauciones posibles

5. Aplicar vendajes

6. Reemplazar vendajes teniendo en cuenta el exudado.

Estadio III

En este estadio más avanzado la piel puede tener hasta tejido necrótico. Si esto ocurre se eliminará dicho tejido para ayudar a las etapas de granulación y epitelización.

Si la necrosis sea seca, se actuará de dos maneras:

Realizando incisiones en el lugar de la necrosis para conseguir una mayor efectividad de los productos, aplicar pomadas enzimáticas de colagenasa, aplicar un vendaje de gasa húmeda, realizar curas diarias y desbridamiento manual para hacer más rápido el procedimiento.

Utilización de hidrogeles y protección de la zona dañada con vendajes hidrocoloides.

En caso de que la necrosis fuese húmeda:

Se curará con la utilización de colagenasa.

Se emplearan hidrogeles y vendas.

Para las úlceras exudativas se pondrán vendajes diferentes: poliuretano, alginato cálcico e hidropoliméricos.

En caso de heridas profundas se emplearán vendajes de poliuretano y en la cavitación o tunelización, hidrogeles, alginato cálcico.

Estadio IV

Se trata del estadio más avanzado en el que la piel pierde totalmente su grosor, se produce necrosis en el tejido o lesión muscular, ósea, etc. En este caso la actuación no es muy diferente al estadio III.

Actuación en caso de infección

1. Si fuera necesario se hacen cultivos y tratamientos globales.

2. Se hará un lavado con clorhexidina al 0’5%.

3. Se emplearán pomadas antibacterianas.

4. Se utilizarán hidrogeles y vendajes de alginato para tratar las úlceras con infección.

 

Si desea saber más:

Residencias de ancianos en Córdoba: noticias relacionadas

Derechos humanos para las personas de la tercera edad

Las personas de la tercera edad tienen muchos derechos y en su mayoría son violentados o no respetados por otras personas: Por ejemplo, el derecho a los alimentos es una prioridad para las personas de la tercera edad y si se cumple se les asegura una vida digna, en combinación con una asistencia médica en caso de enfermedad. La seguridad social es una serie de prerrogativas que son: el apoyo neuropsiquiátrico, atención médica, prestaciones por conceptos de vejez, apoyo para la rehabilitación física y fondo de retiro, para ser acreedor a ese derecho se necesita que el anciano haya cotizado y cumplir con los requisitos que la ley establece.

Asimismo, las personas de la tercera edad tiene derecho a la justicia, en los tribunales se les debe dar una atención y un trato especial, escucharlos con paciencia y comprender sus problemas.

Otro de los derechos importantes el de transporte y la viabilidad, porque dentro del sector poblacional de ancianos muchos de ellos padecen de alguna discapacidad o tienen dificultad para transitar en la vía pública por lo que se necesita infraestructura adecuada para que puedan transitar de manera libre y segura.

Alimentación para personas con demencia senil

Además de las dificultades para tragar las personas que tienen demencia senil tienen poco apetito, y se aburren de comer o masticar. También se puede tener una alimentación básica adaptada que consiste en dietas trituradas de alto valor nutricional que se adapten a las características de las personas que tienen dificultades para alimentarse normalmente, con un aspecto de un plato de hogar. Además se pueden consumir suplementos nutricionales que son preparados con alimentos completos y de diferentes consistencias y sabores, según sean las necesidades y los gustos de cada persona, que se agregan a la dieta frecuente brindando nutrientes extras. Es asegurar un aporte nutritivo que complementa la dieta habitual y previene la desnutrición.

También es importante tener reglas generales para solventar la dificultad de la alimentación:

  • Intentar que coma sentado o si está en cama lo más incorporado posible.
  • Mantener unos horarios de comidas.
  • Repartir los alimentos y líquidos en seis ingestas al día.
  • Evitar las prisas al comer, los ambientes ruidosos y las distracciones.
  • Tener en cuenta sus gustos alimenticios.
  • Poner a su alcance solo lo que necesite.
  • Usar cubiertos de plástico, porque pesan menos.

Recomendaciones a la hora de empezar la actividad física

Si una persona de la tercera edad va a iniciar un programa de ejercicio, tienen que ser analizados los factores de riesgo de dolores, lesiones o accidentes, porque un ejercicio excesivamente intenso o prolongado puede provocar una fatiga extrema, o una convalecencia que retardará los beneficios del ejercicio y que además desanimará al adulto mayor a continuar ejercitándose.

Siempre es recomendable que se realice una actividad física de tres a cuatro veces por semana y que tenga una duración moderada de aproximadamente 30 minutos, siempre y cuando sea de una intensidad suficiente para que la persona de la tercera edad puede obtener los efectos deseados y que se minimicen los riesgos de la práctica de la actividad. También puede ser que no siga un programa estricto de ejercicios, sino que salga a dar una caminata, trotar o andar en bicicleta y eso contribuye grandemente a su salud física y mental.

Se recomienda además, que las personas realicen la actividad física que más le gusta, y debe seguir los lineamientos básicos de prescripción de la intensidad, frecuencia y duración, porque cada persona mayor es diferente y algunas tienen más limitaciones físicas o medicas que otras.

Alimentarse sanamente en la tercera edad

Si una persona de la tercera edad vive puede buscar ayuda con las compras, debe pedirle a un familiar, amigo o vecino que le acompañe a la tienda de comestibles para que le ayuden a elegir los alimentos que no necesitan de una preparación tan complicada o extensa. Puede abastecerse de comidas congeladas, frutas, verduras, quesos, carnes enlatadas y panes que se elaborados con cereales integrales.

También puede pedirle a la gente cercana que coma con ellos o pueden asistir a reuniones familiares o comidas comunitarias en el hospital o en el asilo de ancianos, de esa manera tendrá compañía y le inspirará a comer más y de una gran variedad de alimentos, además acompañado se disfruta más de los alimentos.

Otro punto importante es que realice ejercicio ligero si cuenta con las capacidades necesarias  para que estimule el apetito, puede buscar clases especiales para personas de la tercera edad en un gimnasio cercano o simplemente puede dar un paseo con algún vecino o con el cónyuge, de esa manera no solo se ejercita sino que también refresca su mente, elimina stress y mejoras sus ánimos para tener una vida más placentera y agradable.

Adaptar la casa a las personas de la tercera edad que utilizan silla de rueda

Las puertas están diseñadas con una medida estándar, por lo que si una persona de la tercera edad utiliza silla de rueda, el traslado de un punto a otro dentro de la casa se convierte en algo completamente difícil. Es por eso que se sugiere que se mida el ancho de la silla y se compare con la medida del marco de la puerta. De esa manera se sabrá si es necesario hacer modificaciones para lograr que la silla se desplace sin ninguna dificultad.

Lo más importante que se debe conocer es que la seguridad del hogar no puede pasar por alto si se vive con personas de la tercera edad, al estar en casa no solamente les llena de amor, también es una manera que tiene que retribuir todos los momentos en que ellos dieron la vida por hacernos feliz. Se debe recordar que cada día que pasa los adultos olvidan un poco más las cosas, se vuelven más dependientes y necesitan más amor de sus familiares. Es necesario preocuparse por disfrutar los años de experiencia y su amor hasta que dejen este mundo.

El conversar con sus padres en el envejecimiento es de mucha ayuda

Es importante hablar con su papá o mamá cuando ya están bien entrados en la tercera edad y comienzan a llegar los problemas de salud asociados con la edad.

La conversación no tiene que ser formal, para evitar que ellos sientan que usted desea controlarlos, ya que de lo contrario sus padres se pondrán a la defensiva. 

Lo primero que se debe de hacer es escucharlos y tener una conversación amena. Recuerde que el hecho de ser mayor no significa estar incapacitados para poder decidir cómo desean vivir, decir los problemas de salud que tienen y cómo pedir ayuda, en caso de necesitarla. Los hijos tienen que poder prestar atención a lo que sus padres sobre lo que les están diciendo y aprender a respetarlos.

Es necesario dejar claro, que uno de los grandes errores que la mayoría de veces cometen los hijos es el de pretender que la vejez transforme el carácter o la forma de vivir de sus padres. Los progenitores no tienen por qué cumplir con las expectativas de los hijos. Por ejemplo, hay hijos que desean que sus padres salgan con amigos o que vayan a nadar o a hacer ejercicio físico con compañía cuando durante toda la vida fueron personas de estar en casa después del trabajo, es decir, solitarias, eso no tiene ningún sentido. Se envejece como se ha vivido.

La actividad física en el adulto mayor

Realizar actividad física en la tercera edad permite obtener muchos beneficios como:

  • Previene caídas.
  • Mejora la capacidad funcional de las personas que padecen  problemas en la realización de las actividades de vida diaria.
  • Incrementa la capacidad aeróbica, la flexibilidad y la fuerza muscular. 
  • Aumenta la capacidad respiratoria y la oxigenación de la sangre.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Elimina el colesterol, disminuye el riesgo de arterioesclerosis e hipertensión.
  • Hace más efectiva la contracción cardíaca.
  • Favorece la movilidad articular.
  • Previene la atrofia muscular.
  • Evita la descalcificación ósea.
  • Reduce el riesgo de formación de coágulos en los vasos, así también evita la formación de trombosis y embolias.
  • Evita la obesidad
  • Incrementa la longevidad.

A pesar de que existen muchos beneficios de la actividad física, es necesario recordar, que antes de hacer cualquier actividad física se debe tener la debida autorización del médico. Además es recomendable visitar a un especialista capacitado para evaluar a la persona de la tercera edad y diseñar un programa personalizado que se adapte a los  problemas médicos actuales del  paciente en concreto, así como a sus necesidades.

La independencia también se puede conservar en la tercera edad

No se debe olvidar que la independencia es necesaria para tener calidad de vida en la tercera edad, por eso los adultos mayores deben:

  • Poder disfrutar de sus derechos humanos y libertades fundamentales cuando residan en instituciones donde se les brinden cuidados, con pleno respeto de su dignidad, creencias, necesidades e intimidad, así como de su derecho a adoptar decisiones sobre su cuidado y sobre la calidad de su vida.
  • Tener acceso a servicios sociales y jurídicos completos.
  • Tener acceso a servicios de atención de salud que les ayuden a prevenir o retrasar la aparición de enfermedades.
  • Tener acceso a medios apropiados de atención institucional que les proporcionen protección, rehabilitación y estímulo social y mental en un entorno humanitario y seguro.
  • Recibir un trato digno, independientemente de la edad, sexo, etnia, discapacidad u otro tipo de condiciones, y han de valorarse independientemente de su contribución económica.
  • Poder aprovechar las oportunidades para desarrollar plenamente su potencial.
  • Tener acceso a los recursos educativos, culturales, espirituales y recreativos.
  • Poder vivir con dignidad y seguridad y verse libres de explotaciones y de maltrato físico o mental.

Cuidados al comprar e ingerir medicamentos en la tercera edad

Solicite al médico que escriba en la receta la razón por la cual se expide el medicamento y el nombre comercial y genérico  del medicamento, cuando se lleve la receta a la farmacia se debe solicitar que escriba la etiqueta en letras grandes y que especifique la razón por la que se expide en la etiqueta.

Cuando recoja la medicina, el personal de la farmacia debe solicitar que firme una declaración certificando que declinó el consejo del farmacéutico. Aunque firmado eso, de cualquier manera se puede hablar con el farmacéutico. Siempre se debe tratar de acudir a la farmacia cuando no esté llena, para sentir comodidad de hacer tantas preguntas como quiera. En la consulta, debe pedir, una revisión del expediente de medicina personal, y una explicación exacta de la dosis del nuevo medicamento. 

Algunas preguntas que son muy útiles son:

  • ¿Qué efectos secundarios son más probables en las persona mayores?
  • ¿Con o sin comidas o bebidas?
  • ¿Cuándo se toma? ¿Cuántas veces al día? ¿A qué hora del día?
  • ¿Se puede tomar al mismo tiempo que otras medicinas?
  • ¿Cuántas veces puede surtir esa misma receta?

Higiene y seguridad en la tercera edad

En casos frecuentes, las personas de la tercera edad no desean bañarse a diario, para solucionar esa situación es necesario tener una noción de los hábitos de aseo general de esa persona. Se debe abordar la situación de manera indirecta, eso evita que se genere demasiada presión en el ser querido. Es importante que la persona de la tercera edad se sienta cómoda antes de sugerirle un cambio en la rutina de higiene personal, porque puede ser molesto y difícil para muchos adultos mayores.

Para tratar ese tema se puede iniciar preguntándole si tiene suficientes artículos de aseo personal, preguntarle algo como si la cantidad de jabón es suficiente para las duchas y baños de esa semana, preguntarle cuantas duchas aproximadamente toma, y que tanto las disfruta.

Es necesario sugerir cambios en la rutina. Si se sabe que se baña menos de dos veces por semana, se debe expresar la preocupación. Así se puede abordar el problema desde un punto de vista médico y resaltar la importancia de la higiene para la salud general. Se le debe explicar que los médicos recomiendan bañarse por lo menos tres veces por semana para evitar infecciones.

Buena alimentación para adultos mayores

Una buena alimentación es necesaria en cada una de las etapas de la vida, que va desde la infancia hasta la ancianidad. Los elementos básicos de una dieta son los mismos en toda la vida, pero las necesidades nutricionales de cada persona son diferentes a medida en que se va envejeciendo. También la correcta absorción de los alimentos se puede ver afectada por una enfermedad. Las personas de la tercera edad necesitan los mismos nutrientes que una persona joven, siempre es necesario consumir carbohidratos, proteínas, vitaminas, grasas y minerales, pero en cantidades diferentes. Algunos son más necesarios que otros. También las personas de la tercera edad necesitan mucha fibra, porque es esencial para mejorar la digestión y así evitar el estreñimiento.

A medida se va envejeciendo, se necesitan menos energía, por lo tanto, se deben ingerir menos calorías que cuando es joven. Eso es porque los procesos naturales del cuerpo necesitan menos energía porque es menor la actividad física y la masa muscular. Aunque la necesidad calórica es diferente según la edad, el nivel de actividad, en una persona mayor necesita de 1600 calorías aproximadamente, y se deben elegir procurando que aporten los nutrientes necesarios.

Aprender cocina mediterránea en la tercera edad

La cocina mediterránea es bastante sana, se puede disfrutar de una alimentación balanceada, indicada para la tercera edad, así se pueden disfrutar de muchos alimentos, elasticidad, silueta y salud. Envejecer no preocupa por la simple apariencia, lo que realmente preocupa son los achaques de salud que llegan con la edad, en esa etapa de la vida se tienen ciertas limitaciones para la alimentación puesto que exceder el consumo de algo o prescindir de la ingesta de otra cosa puede perjudicar gravemente la armonía de la salud en el cuerpo.

La dieta mediterránea se conforma con la identidad de alimentación propia, es por eso que existe un dicho que dice: dime como comes y te diré quién eres. La dieta mediterránea es el mejor método para recuperar los beneficios de una vida más sana, que se toma como algo básico del régimen alimentario, para una mente y cuerpo completamente sano y muy placentero, para que se continúe esa dieta han experimentado mejoras en el cuerpo y si es de contar calorías también tiene muchos beneficios, por eso es que se recomienda que las personas de la tercera edad aprendan a cocinar una dieta mediterránea.

La espiritualidad lleva a la verdad

Las personas siempre están buscando la verdad, sobre todo por encontrar la verdad de uno mismo. Es la verdad que hace libres a las personas. En la tercera edad, las personas siempre necesitan saber más de ellos, de conocerse y de sentirse bien consigo mismos, por eso se requiere de una espiritualidad profunda que les ayude a comprender cada una de las etapas y de las relaciones que tienen con los demás. En muchas ocasiones se presentan algunos factores en la cultura que hacen que se cumplan o no algunos roles o que afectan las expectativas de los demás. La espiritualidad permite llegar a la verdad que les lleva a ser auténticos, para que pongan la confianza en algo que es trascendental e importante para ellos mismos. De esa manera se establecen escalas de valores en la vida. La espiritualidad permite hacer un recorrido en la historia con una suficiente serenidad como para aceptar los cambios de la vida y dar a cada cosa la importancia que se merece. Permite enfrentar la culpa de manera liberadora, no angustiosa. La verdad y la espiritualidad enseñan a poner en primer lugar lo que realmente es valioso.

Las ventajas del té verde en los adultos mayores

Para las personas adultas mayores el té verde le trae muchos beneficios a su salud, debido a que es un antioxidante que contribuye a conservar la flexibilidad y la fuerza muscular. Al mismo tiempo, brinda un sinfín de beneficios a quienes lo consumen, por lo que antes de incluirlo en la dieta diaria le aconsejamos que lea sobre todos los beneficios que le puede traer a su salud.

  1. El consumo de té verde se relaciona con un menor riesgo de enfermedades que provocan discapacidades en el adulto mayor, como el deterioro cognitivo luego de sufrir un derrame cerebral o la osteoporosis que es tan frecuente en la etapa de envejecimiento.

  2. El té verde contribuye a adelgazar, debido a que naturalmente quema grasa, es un agente de termogénesis, acelera el metabolismo y es un diurético, por tal razón, las personas que tienen altos los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y beben este té se les normalizan los resultados.

  3. Es un antioxidante, lo cual contribuye a la longevidad.

  4. El consumo diario de té verde tiene la capacidad de aumentar la densidad ósea tanto en hombres como en mujeres.

Una relación de amor con el cónyuge en la tercera edad es muy importante

Las parejas de la tercera edad no solo se preocupan por su físico, sus pensamientos y sus sentimientos, ellos cultivan su espíritu, saben que deben trabajar como si todo dependiera de ellos porque nunca podrán determinar cuánto más o cuanto menos deben entregar como ingrediente necesario para su matrimonio, el elemento sobrenatural, y que facilita las relaciones es que las mujeres tienen una facultad de captar y comprender las diferentes situaciones más fácilmente que los hombres.

Las personas de 60 ó más años, han tenido más tiempo y oportunidades que los jóvenes para aprender el significado del amor. Cuando se es joven casi nunca se sabe lo que es amar de verdad; más bien es un enamoramiento y pura pasión. Esto quiere decir que en la mayoría de los casos ese amor recibe toda su fuerza del impulso instintivo. Más que ser un amor es un deseo corporal que busca al otro para sentirse feliz, pero casi nunca se busca le felicidad de la pareja, sino la suya propia. Al pasar la juventud, el amor es más maduro y se es capaz de amar de verdad. 

Prepararse para el retiro es un paso importante

Al hablar sobre la etapa del envejecimiento se plantea un problema social, porque las personas mayores como grupo diferente e importante en el ámbito demográfico, tienen rasgos culturales específicos, intereses propios, y exigen a la sociedad que se garantice el incremento de su bienestar, el que puedan desempeñar algunos roles que den sentido a sus vidas, donde puedan desarrollar actitudes diferentes para obtener una falta de integración social, a la inseguridad, a la baja calidad de vida y a todos los mitos, prejuicios y estereotipos que envuelven en el proceso de jubilación y el envejecimiento.

Es necesario que cada persona reflexione sobre lo que el proceso de envejecimiento significa para sí mismo. Al reflexionar debe conocer qué entiende por envejecimiento y cuáles son los cambios que espera en su vida y a los que se deberá enfrentar. Así podrá prepararse y educarse para afrontar ese proceso, de una forma sana y adaptativa.

El paso del tiempo y el desarrollo evolutivo, se ve más claro en los demás que en nosotros mismos, por eso frecuentemente se comienza de forma más clara cuando inicia a aparecer la evidencia del fin de la actividad laboral.

Los adultos mayores también necesitan un celular

El acceso a las nuevas tecnologías se considera como un efecto social democratizador, así se crean sociedades más justas e iguales porque las personas pueden tener una mayor autonomía y se les facilita el acceso a más información, sin embargo, es necesario que esa tecnología sea fácil de usar, sobre todo porque a las personas mayores se les complica utilizar los celulares debido a algunas limitaciones que padecen porque el devenir de los años, como problemas de audición y visión.

Las personas mayores pueden beneficiarse del uso de celular para:

  • Comunicarse con familiares o amigos.

  • Controlar su salud sin desplazamientos.

  • Búsqueda de información.

Cada vez existen más personas de la tercera edad en España que usan celular no solamente para llamar a sus familiares sino también para informarse sobre productos y servicios de consumo. Según muchas investigaciones científicas, el aprendizaje del el uso del celular y el internet en las personas de la tercera edad tiene un impacto psicológico positivo porque se traduce en una mejora significativa de su autoestima y creatividad, ya que ha superado las barreras tecnológicas y los prejuicios sobre la dificultad del manejo de esos aparatos.

Un conductor seguro

Hay personas que son conscientes de que para ellos es un problema conducir de noche, en autopistas o en mal tiempo. Muchas personas también tienen problemas a la hora de girar, de pasar y utilizar las rampas de las autopistas, ceder el paso y cambiar de carril.

Lo que pueden hacer para su seguridad es lo siguiente:

  • Debe revisar su habilidad para manejar. existen programas para conductores y clínicas que examina su forma de conducir y también sugieren maneras de mejorar la habilidad para conducir
  • Actualizar la habilidad para manejar tomando un curso de repaso. 
  • Buscar diferentes rutas que pueden ayudarle a evitar lugares donde manejar puede ser un problema, ya sea porque hay mucho tráfico o porque hay giros a la izquierda que pueden ser peligrosos porque debe poner atención a muchas cosas a la misma vez.
  • Si existen dudas sobre el clima, no debe salir. La lluvia o la nieve provocan que cualquier persona tenga dificultades para manejar. Debe esperar a que el clima se despeje.
  • Si considera que le cuesta manejar mejor tome  los autobuses, taxis u otro tipo de servicio de transporte disponible en la localidad donde reside.

Ventajas y desventajas del carnaval

Los carnavales tienen muchas ventajas pero también desventajas, si se van a llevar a una persona de la tercera edad es necesario que se estudien ambas opciones para no tener una mala experiencia.

Primeramente, entre las ventajas destacan la diversión, puesto que son momentos que brindan mucha alegría y disfrute de todas las actividades que ahí se pueden realizar, también significa que el carnaval permite que las persona pasen un día entero entretenidos, compartiendo sus gustos y entretenimientos, se pueden observar cosas que no conocían, y obtener nuevos conocimientos, se conocen nuevas personas, por lo tanto se puede obtener una mejor socialización y al igual se pueden reencontrar con viejas amistades. El compartir es un principio fundamental, además se pueden compara muchas cosas porque los artículos tienen precios baratos.

Entre las desventajas se encuentran que muchas veces se dan peleas entre los asistentes y pueden golpear a alguien inocente, pueden suceder asaltos, ya que entre la multitud de personas muchas veces es imposible darse cuenta que han hurtado las pertenencias de los bolsos, si quedan lejos son de difícil acceso, en ocasiones se arman trifulcas que no siguen las instrucciones que han brindado los organizadores.

Problema de la tercera edad que afecta el uso de la computadora

Los adultos mayores, tienen muchas restricciones físicas y mentales, que se relacionan con la edad, por ejemplo presentan una disminución de la capacidad visual, padecen de enfermedades crónicas o degenerativas, pérdida de memoria a corto plazo, entre otras. Esas enfermedades son propias de la edad y representan un obstáculo que hay que vencer en el proceso de aprendizaje de la computadora y el internet. A eso se le debe agregar que con frecuencia experimentan niveles más altos de ansiedad y sus actitudes son menos favorables que las de la gente joven, por sus niveles más altos de ácidos sin grasas, que son una respuesta metabólica del cuerpo al estrés.

Algunas actividades con los dispositivos de entrada como el mouse causan problemas a las personas de la tercera edad, como la simple acción de arrastrarlo, hacer clic o doble clic o mover objetos es dificultosa. Además, el diseño poco amigable de las pantallas, menús o las páginas web, o si el tamaño de la fuente es muy pequeño, los colores del fondo o las letras los confunden. Incluso hay problemas culturales lingüísticos relacionados con la terminología de las computadoras.

Rutinas de respiración en la tercera edad

Noticia número 20

Una buena rutina de respiración conlleva respirar de una manera profunda, fluida, suave, rítmica, y placentera; nunca hay que forzarla. Si se logra respirar así de manera natural, se obtienen los siguientes beneficios para la salud:

  • Incrementa del funcionamiento del sistema nervioso: los músculos se relajan y los latidos se reducen. Todo eso significa que existe buena actividad cerebral, que incide en el estado de ánimo.
  • Reduce el esfuerzo del corazón y la tensión arterial, mejora de la circulación sanguínea y disminuye del riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.
  • Rejuvenece las glándulas y la piel.
  • El oxígeno ayuda a la quemar la grasa más fácilmente y brinda un buen nivel de alimentos a los tejidos.
  • Incrementa del número de glóbulos rojos, sangre, que ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo.
  • Incrementa la capacidad del cuerpo para digerir y asimilar los alimentos, perfecciona el tránsito gastrointestinal y brinda un óptimo funcionamiento de los órganos del abdomen ya que los movimientos masajean el diafragma en la respiración.
  • Los pulmones se vuelven más elásticos, porque se fortalecen y se vigorizan, ampliando su resistencia y capacidad potencial y  frente un esfuerzo.

Ciclismo y tercera edad

Hacer ejercicio diariamente previene la aparición de enfermedades en todas las edades, sobre todo en los adultos de la tercera edad. El ciclismo a esta edad ayuda a que se reduzcan los síntomas de problemas físicos como asma, depresión, hipertensión arterial y artritis. También, mejora la función pulmonar y la circulación, mantiene las articulaciones en movimiento y fortalece los músculos de las piernas, brazos y columna, es considerada como una actividad divertida que siempre conlleva nuevas experiencias, y eso fomenta la motivación y las ganas de seguir socializando, puesto que se puede hacer en compañía de otros ciclistas y esto favorece la vitalidad.

A diferencia de otro  tipo de ejercicios, pedalear es una actividad que demanda poca energía física en el adulto mayor, es por eso que se puede hacer por más tiempo que cualquier otra actividad.

Cuan se llega a la tercera edad, sobre todo si existe algún antecedente de enfermedad cardiaca, tabaquismo u obesidad, es importante que se evalúe el estado de salud para asegurarse de que ejercicios es adecuado. La práctica de bicicleta estática sustituye perfectamente al ciclismo y no hay que dudar en hacerlo en personas con limitaciones del movimiento.

La importancia de las actividades recreativas para la tercera edad

El envejecimiento no significa que la vida de la persona debe ser solo sedentarismo y esperar a que la muerte llegue, al contrario, envejecer puede ser sinónimo de una etapa llena de vitalidad si así la persona lo desea.

Durante la etapa productiva del adulto lo principal que “reina” es el trabajo, mientras que en la vejez podría ser el culto al ocio. La recreación en la tercera edad sirve para mejorar la calidad de vida en los adultos mayores, ya que ofrece a los ancianos buen uso del tiempo libre que antes utilizaba para trabajar y el cual no le permitía hacer muchas cosas que deseaba para divertirse.

Por esa razón, es importante que en las residencias de ancianos se realicen actividades recreativas que eviten el sedentarismo en los adultos mayores.

Entre las actividades recreativas que se pueden realizar es participar en eventos de verano. Está actividad se realizan al aire libre, donde se pueden hacer juegos de mesa, lo que permite a la persona de la tercera edad participar y disfrutar de las mismas, al mismo tiempo los hijos y nietos pueden acudir a dicha actividad y ocupar su tiempo libre de forma que el abuelo o padre se sienta acompañado, además de combatir el estrés, la ansiedad, la depresión y los sentimientos de soledad. 

Alimentación sana en la tercera edad: calidad de vida para el adulto mayor

La ancianidad, es una etapa de la vida, resultado del proceso natural de envejecimiento, caracterizado por el conjunto de cambios en la estructura y función de los órganos, como también de los tejidos corporales que se van desmejorando a lo largo del tiempo.

Para ayudar a que el adulto mayor tenga una mejor calidad de vida, es necesario que él o ella tengan una alimentación sana que ayudarán a que esos cambios en sus órganos, tejidos corporales y estructura ósea sean leves y se tarden en aparecer.

Para que la persona tenga una alimentación sana siga los siguientes consejos:

  1. El ambiente a la hora de comer debe ser relajado, armonioso, sociable y ameno, en compañía de sus amigos para que se la persona se motive a comer. En caso de comer solo, de vez en cuando se puede invitar a alguien a hacerlo para que sea el momento más agradable.
  2. Prefiera los alimentos ricos en vitaminas, minerales, proteínas y fibras (frutas, verduras, legumbres, granos, cereales integrales).
  3. Escoja alimentos con un aporte calórico algo menor, porque en la vejez la actividad física es menos y por tanto quema menos calorías. Además los alimentos con muchas calorías puede llevarlo a que se le incrementen los niveles de colesterol y triglicéridos.

La pintura en la tercera edad

El cerebro interviene activamente en la actividad artística de la pintura. Tanto el hemisferio izquierdo del cerebro, responsable de las tareas lógicas, se encuentra presente, como el hemisferio derecho, responsable de la actividad y la marginación. Debido a eso, cuando pintamos se trabaja el cerebro y se desarrolla su capacidad.

Al pintar la persona entra en un estado de concentración avanzado que se llama Alpha. Durante este estado, una parte del cerebro está consciente y la otra hacer surgir el inconsciente, existe mayor creación porque la energía pura se trasmite a lo que se está creando.

Además el adulto mayor puede pasar horas sin sentir fatiga ni dolor o padecimiento, ya que se encuentra muy concentrado en lo que está haciendo.

Ese estado avanzado de concentración es el mismo que se puede conseguir por medio de la oración, la meditación, la música, el enamoramiento y la aromaterapia.

Es más sanación temporal de artritis se han visto en pintores de la tercera edad, quienes mientras realizan esa actividad consiguen mover sus manos atrofiadas, y les sirve como terapia, tampoco sienten dolor alguno mientras crean o ejecutan los movimientos.

También pintar mejora la coordinación, ya que permite que las personas de edad avanzada refuercen la coordinación mano-ojo.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Córdoba

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.