Inseminación artificial en Córdoba

Clínica MD

Inseminación artificial en Córdoba por 590 €
Hasta
el
07 ene

BonoMédico te ofrece una inseminación artificial al mejor precio

Pese a que tener hijos puede parecer un sueño inalcanzable para muchas parejas, existen diversos métodos que pueden ayudarte en esa labor y hacerla posible. BonoMédico ofrece para todas esas parejas un tratamiento de reproducción asistida en Córdoba en un centro especializado como es Clínica MD y desde solo 590 €.

Generalmente, podemos decir que existen dos técnicas principales para lograr el objetivo de tener hijos con la reproducción asistida. Estas técnicas serían la inseminación artificial y la inseminación in vitro, aunque existen también otras variantes.

El precio de nuestro tratamiento de inseminación artificial variará dependiendo de si se utiliza semen de la propia pareja o de un donante:

  • Inseminación Artificial Conyugal (IAC): 590 €
  • Inseminación Artificial de Donante (IAD): 990 €

Nuestros especialistas examinarán tu caso en Clínica MD y te aconsejarán el método que mejor se adapte a tu situación y que más garantías de éxito pueda ofrecerte en tu deseo de tener un hijo.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica y estudio previo.
  • Tratamiento de inseminación artificial.

No incluye

  • Posibles complicaciones fuera del proceso médico normal.

Inseminación artificial en Córdoba: más información

¿Qué tratamientos y técnicas existen de reproducción o fecundación asistida en Córdoba?

La reproducción o fecundación asistida consiste en ayudar a un proceso natural a continuar su desarrollo evolutivo cuando éste no puede. Nos referimos a técnicas de reproducción asistida que contribuyen a que una pareja o mujer logren un embarazo y por ende tengan un hijo.

Inseminación artificial

Se acude a ella cuando a los espermatozoides se les dificulta,  por la calidad o falta de cantidad del esperma u otro tipo de obstáculo, llegar hasta el útero; por lo que la Inseminación artificial imita la reproducción natural, dentro del útero, ayudando a los espermatozoides a que cumplan con el objetivo de llegar al lugar idóneo en el momento de la ovulación. 

Dentro de la inseminación artificial se puede decir que existen dos opciones para realizarla. Por un lado, se puede hacer una inseminación artificial con el semen de la pareja a lo que se le denomina Inseminación Artificial Conyugal o IAC. Por otro lado, cuando el problema lo tiene la pareja y no se puede obtener la cantidad necesaria de espermatozoides o  simplemente no existe pareja masculina, la clínica de reproducción o fecundación asistida se encarga de buscar un donante anónimo, a lo que se le denomina Inseminación Artificial de Donante o IAD.

La Inseminación Artificial es una técnica relativamente sencilla con la que se obtienen excelentes resultados; sin embargo, cuando las cosas se complican será necesario recurrir a otra técnica llamada: Fecundación in vitro.

Fecundación in vitro

Cuando es imposible, por cualquier problema biológico que tenga la mujer o el hombre, hacer la inseminación artificial, entonces se recurre a la fecundación in vitro, con la cual se realiza la fecundación del óvulo con un espermatozoide fuera del útero, llevada a cabo en el laboratorio. El tratamiento se puede decir que es sencillo: se extraen los óvulos de la mujer, que estén en buen estado, y con una mínima aguja, se le introduce un espermatozoide dentro de cada óvulo para fecundarlo. A este proceso se le conoce como ICSI, que viene de la expresión en inglés Intra Cytoplasmic Sperm Injection.

Al ser fecundado, el óvulo se transforma en preembrión y se le introduce en el útero a la mujer para que siga el desarrollo normal de un embarazo.

En caso de tener sospechas de que pueden existir alteraciones en los espermatozoides, el médico se encarga de seleccionar sólo los morfológicamente sanos para colocarlos en el óvulo. A esto se le conoce como Inyección intra citoplasmática de espermatozoides morfológicamente seleccionados o IMSI por sus siglas en inglés (Intracytoplasmic morphologically-selected sperm injection).

Para una inseminación artificial y una fecundación in vitro, se puede contar con óvulos o con semen de un donante

Para una inseminación artificial y una fecundación in vitro, se puede contar con óvulos o con semen de un donante

De la misma forma que con la inseminación artificial, en la fecundación in vitro el semen puede ser de la pareja; pero si de la pareja no se puede obtener la cantidad necesaria de espermatozoides o, simplemente no existe pareja masculina, se utiliza semen de un donante anónimo. En el caso de que la mujer no pueda producir óvulos o que éstos no tenga una buena calidad, será una donante anónima la que aporte el suyo, el cual se insemina con un espermatozoide. Luego de que se encuentra en pre embrión, se le coloca en el útero de la mujer que desea ser madre para que siga el desarrollo normal del embarazo.

La fecundación in vitro se puede realizar de la siguiente manera:

  1. Fecundación in vitro con óvulos propios y semen de la pareja (FIV propia).
  2. Fecundación in vitro con óvulos de donante y semen de la pareja.
  3. Fecundación in vitro con óvulos propios y semen de donante.
  4. Fecundación in vitro con óvulos de donante y semen de donante.

¿Qué debo saber sobre el embarazo conseguido a través de la Reproducción Asistida?

Lo primero que debe de saber es que tanto un embarazo natural como uno logrado con la ayuda de un tratamiento de reproducción o fecundación asistida en Córdoba son iguales en el desarrollo del embrión, pues la madre sufre los mismos síntomas que una madre que ha quedado embarazada de forma natural y el desarrollo del bebé es igual en ambos casos. Ya que un embarazo por medio de una técnica de fertilidad, independientemente de que sea ésta una inseminación artificial o fecundación in vitro, es sólo diferente al comienzo cuando se fecunda al óvulo con el espermatozoide.

No hay diferencia en el proceso del desarrollo evolutivo del embrión ni del embarazo, pues se lleva a cabo de la misma manera que el embarazo natural.

Para calcular el inicio del embarazo se restan 14 días a la fecha de la inseminación, de la punción folicular o a la fecha de la punción de la donante para las receptoras de ovocitos. Mientras que las semanas de desarrollo del embrión corresponden a las mismas que las de un embarzo natural, sin existir adelanto ni retraso en el crecimiento del bebé por emplear una técnica de fertilidad.

No hay que tener miedo por el bebé si el embarazo se ha conseguido con una inseminación artificial, pues el desarrollo del embrión se produce en las mismas condiciones que en caso de concepción natural

No hay que tener miedo por el bebé si el embarazo se ha conseguido con una inseminación artificial, pues el desarrollo del embrión se produce en las mismas condiciones que en caso de concepción natural

La importancia de la amniocentesis

El lograr un embarazo por técnicas de fecundación asistida no es la excepción para realizar las pruebas habituales que diagnostiquen una anomalía con el feto. Al inicio, sólo se hará una amniocentesis si el resultado de Triple test (triple screening) dé como resultado un valor alterado. El triple test es una prueba de sangre (cribado bioquímico) y de una ecografía de la medición del pliegue nucal del feto.

En el caso de los embarazos gemelares se debe estar alerta, debido a que la analítica de sangre no es fiable y allí solo la ecografía podrá ayudar al ginecólogo a que conozca el tipo de riesgo que puede tener.

¿Puedo ser padre después de una vasectomía?

La infertilidad inducida por la operación de vasectomía, en nuestros días, es un problema frecuente, ya que las situaciones de cada persona son un factor cambiante que obliga a los hombres a replantearse acontecimientos que antes se creían inamovibles. Afortunadamente, gracias a que la reproducción humana es un área realmente especializada de la Medicina, que comparte conocimientos de la Ginecología y la Biología de la Reproducción, se puede decir que hay solución para poder tener hijos, después de haberse realizado con anterioridad una vasectomía.

Las posibilidades de convertirse en padre son:

1. Microcirugía reparadora de la vía seminal llamada Vasovasostomía.

2. Fecundación in vitro con ICSI, Inyección intracitoplasmática de espermatozoides recuperados de testículo, epidídimo o conducto derefente.

Los factores que condicionan a la elección de una u otra opción de fertilidad son: la edad de la mujer (menor o superior a los 35 años) y la previsión de más de una gestación en un futuro.

¿Puedo ser madre después de una ligadura de trompas?

No es raro que una mujer que se realizó una ligadura de trompas en el pasado, desee una nueva gestación.

La solución a ese inconveniente es la fecundación in vitro, ya que la ligaduras de las trompas de Falopio fueron cortadas quirúrgicamente. Sin embargo, la fecundación in vitro es una elección frecuente para muchas mujeres con ligadura de trompas. Este tipo de técnica permite una gestación a corto plazo sin tener que esperar hasta someterse a una técnica quirúrgica y ver si dio resultado para volver a embarazarse.

Lo único que hay que tener en cuenta con una fecundación in vitro es la edad de la mujer, ya que es un factor decisivo para el éxito de esta técnica, debido a que las posibilidades de embarazo se reducen al incrementarse la edad.

¿Cómo funciona la congelación de embriones? (Criopreservación)

En los ciclos de fecundación in vitro, en ocasiones se tiene que recurrir a congelar embriones supernumerarios de una pareja (tanto el exceso de óvulos fértiles cómo de espermatozoides son congelados), los cuales se utilizan en futuros intentos. Los criterios que deben seguir y cumplir los embriones son muy exigentes, debido a que los procesos de congelación y descongelación para los mismos pueden ser realmente agresivos. A ese proceso de congelación de embriones se le conoce como: criopreservación.

En la fecundación in vitro se suelen congelar los embriones restantes del primer ciclo, para futuras inseminaciones

En la fecundación in vitro se suelen congelar los embriones restantes del primer ciclo, para futuras inseminaciones

El término criopreservación es una palabra griega y significa enfriamiento criogénico. La criopreservación se refiere al proceso que se utiliza para mantener los óvulos fecundados que de forma in vitro se colocan en la mujer (transferencia de embriones).

Para hacerlo más explicativo, la criopreservación se entiende como la congelación de las células en nitrógeno líquido con el objetivo principal de usarlas en el futuro, lo que significa que este proceso no es en sí un método de fecundación artificial, sino una parte específica de contribución dentro de la medicina reproductiva.

Para la criopreservación, la conservación de los espermatozoides se obtiene mediante una biopsia testicular por MESA o TESE. Además, es viable un congelamiento preventivo de los espermatozoides, como ejemplo, si el paciente se va a someter a una radioterapia por causa de un cáncer, lo cual puede provocar la infertilidad. Mientras que, la congelación de óvulos es normalmente mucho más complicada que la de los espermatozoides.

La técnica de vitrificación se ha elevado exponencialmente en número de embriones habilitados con respecto a los transferidos "en fresco", debido a que esta técnica de congelación es mucho menos agresiva para los embriones, si se compara con las antiguas técnicas de congelación lenta.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: especialistas en reproducción asistida en Córdoba

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.