Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Ciudad Real

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Ciudad Real

Son muchos y muy importantes los cambios que han experimentado las residencias para mayores en las últimas décadas. Si hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX se trataba, por regla general, simplemente de lugares en donde se les proporcionaba un hospedaje y una manutención a los mayores, hoy día se han convertido en centros integrales en donde se vela por la salud del mayor, tanto física como psicológica, y se les atiende en sus diferentes necesidades, procurándoles un envejecimiento activo y terapias ocupacionales que les sirvan para alargar su autonomía y retrasar, en la medida de lo posible, su dependencia. Esas necesidades diferentes de cada individuo se determinan gracias a la valoración geriátrica integral.

Al contrario que los centros de día, tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son la valoración del uso de sujeciones físicas, de hospitalización, de casos de defunción, etc..

Es por ello que las residencias para mayores en Ciudad Real se han convertido en centros más abiertos (claro está, con las salvedades que aconsejen la prevención de salidas), con mayor flexibilidad de horarios tanto para los residentes en cuanto a comidas, sueño, etc., como para las visitas de los familiares. También se buscan en ellos, dada la importancia de las relaciones sociales en esta etapa de la vida, realizar distintas actividades, ya sean éstas con los nietos, viajes, estancias en balnearios, actividades de voluntariado, terapias con animales, cursos en donde se les enseña nuevas tecnologías y se procura que los mayores permanezcan informados y activos y que mantengan una buena comunicación. Relaciones sociales entre los residentes que en numerosas ocasiones hacen surgir nuevas parejas y permite a los mayores rehacer su vida.

Por tanto, en las actuales residencias para mayores se busca atender al residente en sus necesidades específicas, adaptando las instalaciones y la atención al estado y al grado de autonomía del mayor, ya no que necesita la misma atención aquella persona que ha sufrido un ictus, padece alzhéimerdemencia senil -en cualquiera de sus clases- o un problema auditivo, o una artrosis (de cadera, de columna, etc.), por ejemplo. Y entre esta atención, cabe destacar la fisioterapia y la rehabilitación.

Los familiares del residente pueden estar tranquilos respecto a la cualificación de los profesionales del centro ante el tratamiento de posibles complicaciones de salud que puedan aparecer, pues cuentan con una serie de protocolos para ello: de alteraciones de nutrición, de actuación ante úlceras por presión -y también de prevención de las mismas-, de rehabilitación-fisioterapia, etc.

Fisioterapia y rehabilitación en la residencia de ancianos

No se puede hablar de situaciones sanitarias sin hablar del ámbito de rehabilitación. Dentro de este apartado, hay que destacar que, aunque los principales actores son las personas ancianas que residen en los centros, las directrices que se siguen son las que vienen marcadas por las pautas tanto de la fisioterapia como de la terapia ocupacional. Es de suma importancia que se realice una buena combinación de ambas disciplinas e intente, en todo momento, enfocar todas las acciones en el objetivo de atender la persona de la tercera edad, siendo éste un punto importante a la hora de elegir la mejor residencia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1968 definió que la rehabilitación es el “el conjunto coordinado de medidas médicas, sociales, educativas y profesionales destinado a favorecer la recuperación funcional del paciente y a reintegrarlo a sus actividades de vida diaria con la mayor capacidad a independencia posibles”. Aplicando este concepto y conociendo que el envejecimiento es un proceso que se combina, en muchos casos, con la disminución de la capacidad funcional cognitiva y mayormente física, se altera, en cierta medida, la calidad de vida de los adultos mayores. Existen ciertos programas de rehabilitación en los centros especializados que incluyen todas las medidas necesarias para disminuir el efecto de las lesiones que producen dependencia e incapacidad, además mejoran las capacidades y habilidades de las personas con el objetivo de que logren una mejor calidad de vida, por medio del freno del proceso de deterioro funcional.

Existen objetivos en los programas de rehabilitación y fisioterapia que coinciden con los objetivos de la medicina de rehabilitación y estos son de dos tipos: El primario que combate la incapacidad y los secundarios que se enfocan en desarrollar o mantener la máxima movilidad posible, así como propiciar el retraso del deterioro, evitar la dependencia o complicaciones y preservar en todo momento la dignidad de las personas.

La fisioterapia se define como el arte o la ciencia del tratamiento físico, lo cual significa que se trata de un conjunto de métodos y técnicas que, por medio de la aplicación de los medios físicos, cura a la persona o previene de enfermedades, así como promueve la salud y, en cierta medida, recupera, rehabilita y readapta a la persona afectada de disfunciones somáticas o a las personas mayores que desean tener un nivel de vida saludable.

Algunas consideraciones generales:

  • Cuando se intervenga al residente, se deben tomar todas las acciones necesarias para poder preservar, en todo momento, la intimidad del paciente. Es por ello que, ante todo, se debe valorar que ellos puedan acceder a su vida, lo cual no significa que renuncien a ella sino que ponen su confianza en los profesionales y esperan que sean sensibles de la siguiente forma:
  1. Se tiene que proteger siempre a la persona que se está tratando de la vista de los demás.
  2. Al desvestir a la persona que sea solo lo necesario, y lo imprescindible y, en casos específicos, se aconseja que se le coloque la prenda más idónea para que reciba el tratamiento y se evite poner al descubierto las partes innecesarias. Por ejemplo, si se va a tratar una rodilla, lo aconsejable es si es mujer que venga vestida con falda o un pantalón ancho para que evite quitárselo, y, en el caso de los hombres, que utilicen pantalón corto o de chándal con el mismo fin.
  3. Cuando se da tratamiento a mujeres se deben cubrir los pechos y, si es necesario, desvestir toda la zona, se deben tapar con sábanas. En los casos en que se dé tratamiento a los miembros inferiores, tanto de hombres como mujeres, si se desviste toda la zona, lo recomendable es cubrir los genitales.
  4. Lo recomendable siempre es mantener la temperatura adecuada en todas las habitaciones, lo idóneo es de 20 a 25 grados en invierno y alrededor de 20 grados en verano. La iluminación es importante pero eso no es una excepción para utilizar cortinas en las ventanas, para que se evite de miradas indiscretas por parte de las personas en el exterior.
  5. Se debe informar al adulto mayor sobre todo el procedimiento que se le va a realizar, para que no tenga inseguridad, además de ser posible, se le tiene que explicar que es lo que va a sentir.
  6. Ofrecer comodidad por medio de sábanas y almohadas.
  7. No utilizar guantes de látex cuando se va a tratar al adulto mayor, solamente en los casos en que se van aplicar pomadas antiinflamatorias o analgésicas para que la piel del fisioterapeuta no lo absorba o cuando una patología indique medidas higiénicas y sanitarias.

Todas las residencias de ancianos tienen perfectamente delimitadas sus líneas de actuación ante cualquier circunstancia que pudiese surgir a lo largo de la estancia, y es por ello que establecen una serie de protocolos de ingreso, de adaptación, de estimulación en planta, de psicogeriatría, de casos de conductas agresivas, etc.

Residencias de ancianos en Ciudad Real: noticias relacionadas

¿Cómo abordar la disfagia en pacientes con demencia senil?

Para abordar la disfagia es preciso tener cambios en las texturas de los alimentos y en los comportamientos del encargado de supervisar las ingestas. Es necesario que la persona ingiera dos litros de líquidos aproximadamente al día, eso incluye, leche, agua, caldos, sopas, gelatinas entre otros. En la fase avanzada de demencia, los enfermos pierden la sensación de sed o no saben cómo expresarla. Es importante insistirles en que deben beber agua más cuando hace calor porque pueden deshidratarse porque eso puede producir situaciones graves y hasta fatales para ellos.

En pacientes que tienen dificultad para la deglución se debe considerar algunas recomendaciones en la alimentación:

  • Sustituir la leche líquida por yogurt, natillas o cremas. 
  • Los alimentos deben tener una textura homogénea, para que no se atraganten y no escupan lo que no puedan tragar.
  • Añadir proteínas a los purés triturándolas muy bien, porque a los pacientes les cuesta mucho comer carnes y pescados.
  • Evitar los alimentos que se fraccionan en partículas al masticarlos como  las galletas.
  • Enriquecer los alimentos, con queso rallado, yogur, miel o cacao en polvo.
  • Preparar purés en lugar de sopas.

Beneficios de la actividad física en la tercera edad

Se ha demostrado que la práctica del ejercicio físico también contribuye a la salud mental en la tercera edad, porque el ejercicio físico mejora el funcionamiento autónomo, el autocontrol, los hábitos de sueño, las funciones intelectuales y mejora significativamente las relaciones sociales. 

Hacer ejercicio genera un efecto positivo en el estado de ánimo de la persona que lo realiza, porque al instante se siente un nivel de satisfacción por haber hecho el intento y por haber superado toda la rutina, además su autoestima mejora porque sabe que conserva su independencia física y que está contribuyendo de manera significativa a su salud física y mental.

También las personas de la tercera edad que parecen de hipertensión arterial que participan en programas de ejercicio logran tener una presión arterial controlada y tienen hasta mejorías. De esa manera se puede observar que la realización de ejercicio físico tiene muchos beneficios y es por eso que se debe concientizar a las personas de la tercera edad a que lo practiquen porque son muchas las ventajas que conlleva y se deben aprovechar para conservar la independencia y la calidad de vida a la que esta acostumbrado.

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.