Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Cádiz

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Cádiz

Residencias de ancianos de Cádiz

Las residencias para ancianos en Cádiz son centros de servicios sociales que están destinados a generar alternativas de alojamiento temporal (como los centros de día) o permanente, alimentación y atención integral que favorezca el desarrollo de las personas mayores que, en muchos de los casos, poseen determinado grado de dependencia.

Las residencias para ancianos están destinadas principalmente para personas mayores de sesenta y cinco años y para aquellas que superando los cincuenta sean pensionistas por cualquier contingencia.

Hay varios tipos de residencias. Entre estas tenemos la residencia para válidos, que se traduce en un centro destinado especialmente a la atención social de adultos mayores que se valen por sí mismas para realizar actividades de la vida cotidiana y que, por distintas razones, no pueden permanecer en su propio domicilio. Estos centros disponen de ascensores en el caso que haya más de una planta.

Por otro lado, hay residencias mixtas y se definen como centros que están destinados a la atención social de adultos mayores que, en muchos casos, pueden valerse por sí mismos. Este tipo de centros también están dotados de una unidad para la atención de personas afectadas de minusvalía física (aquejadas, por ejemplo, de artrosis -de cadera o de columna-, úlceras por presión -tanto para su tratamiento como para su prevención-, etc.) o psíquica (como la derivada de haber sufrido algún ictus).

Una pareja mayor paseando al aire libre

Una pareja mayor paseando al aire libre

Dichos centros están preparados para que no existan barreras arquitectónicas y con dobles vías de evacuación, como medida de prevención en caso de algún siniestro. La residencia asistida es un centro destinado a la atención social de las personas mayores y que están afectadas de minusvalías físicas o psíquicas (alguna clase de demencia senil o alzhéimer), requiriendo, además de los cuidados ordinarios, prevención de salidas involuntarias, una atención de enfermería y vigilancia médica todo el tiempo.

Los principales objetivos de las residencias para ancianos en Cádiz, es la atención de las necesidades personales básicas, terapéuticas y socioculturales de los adultos mayores, así como mantener el máximo grado de autonomía de los mayores que se alojen en los centros, por lo que habrá que valorar el uso de sujeciones físicas en los mismos.

Estos centros de alojamiento, además, pueden prestar múltiples servicios como es de alojamiento, rehabilitación y fisioterapia, atención social y psicológica, psicogeriatríavaloración geriátrica integral, manutención con seguimiento de las dietas y prescripciones médicas. Otros objetivos serian, la vigilancia y cuidados del estado de salud así como los cuidados personales tales como el aseo, lavado de ropa, entre otros. Las actividades ocupacionales y culturales también están incluidas como objetivos, así como la lavandería, peluquería, podología y otros.

Para poder entrar en estos centros se requiere de unos cuantos requisitos como es el de no precisar atención sanitaria en centros sanitarios con internamiento en un hospital, por ejemplo. Además no padecer trastornos de conducta agresiva que puedan perturbar gravemente la normal convivencia en el centro.

Otro requisito es haber sido calificado como persona asistida, dependiente moderado o dependiente severo, con previa valoración médica y social, para así obtener la puntuación exigida para el centro asignado. Es importante que los residentes tengan cumplidos los 65 años o 60 con grado de dependencia severa o moderada. Las residentes tendrán que firmar un contrato de atención.

Una vez expuesto los principales objetivos de los centros de residencias para ancianos en Cádiz, también resulta necesario comentar que dichos centros tienen el deber de garantizar la intimidad y privacidad del residente, así como el hecho de que el residente pueda utilizar, solo o con visitas, su habitación siempre que lo desee. Es importante que la persona adulta mayor pueda cerrar la puerta de su habitación por la noche, si así lo desea. Es deber del centro que la persona pueda elegir quien le baña en caso de existir auxiliares masculinos o femeninos. Es primordial que se respeten sus relaciones personales y puedan utilizar el teléfono en privado. Los centros deberán velar que los adultos mayores puedan y deban guardar bajo llave sus objetos personales, con el objeto de garantizar la privacidad de los mismos así como que tengan libertad de actuación y dignidad de trato.

Los centros deberán garantizar que los residentes puedan expresar libremente sus opiniones e ideas así como gustos y preferencias y una buena comunicación con los trabajadores. Tienen que disponer de suficiente tiempo para realizar por sí mismos su aseo y cuidados personales, a excepción de aquellos casos en que se traten de personas con limitaciones en su capacidad. Los residentes deberán tener buena presencia física, en vestido, aseo y peinado. Es primordial que el residente haya optado libremente por el ingreso y permanencia en el centro de servicios sociales. Los trabajadores del centro se dirigirán hacia a los usuarios por su nombre y de forma respetuosa.

En la libre elección deberá garantizar, como mínimo, que puedan elegir libremente los lugares de permanencia en el centro y que la persona, a su vez, cuente con espacio de tiempo amplio que les permitan elegir el horario para levantarse, desayunar, comer, volver al centro y dormir, entre otros. En la información que se les muestra a los usuarios de residencias para mayores, está la que debe de existir un amplio repertorio de posibilidades que le permita elegir la ocupación de su tiempo libre.

Los centros geriátricos en Cádiz garantizan la participación de los residentes en la planificación de las actividades del centro. Es necesario que existan representantes de los mismos que forman parte de la junta del centro y colaboren con la dirección para la elaboración de normas de funcionamiento. No se puede dejar de lado que tiene que existir un protocolo de actuación para facilitar la integración del residente en el centro.

Para elegir la residencia adecuada hay que tomar en cuenta varios aspectos como el hecho de hablar con el responsable sobre el funcionamiento del mismo, el personal con el que cuentan, horarios, entre otras variantes. Asimismo es aconsejable visitar las instalaciones del centro.

Los usuarios deben tener en cuenta que los accesos asfaltados sean sin escalones ni pendientes excesivas. Igualmente es aconsejable que la persona que vaya a ingresar en una residencia de ancianos en Cádiz, realicen un recorrido por el interior del centro, para constatar que no haya barreras o barandillas en todo el recorrido, incluso en los ángulos. Estos centros deben de contar con iluminación suficiente y accesible a los usuarios.

Deben existir, evidentemente, mecanismos para la prevención de incendios, además de agua caliente, calefacción, teléfono público, sistema de llamadas de urgencia en las habitaciones, baños, entre otras cuestiones. En las habitaciones es recomendable que tenga un máximo dos camas, con accesibilidad a todos los elementos y con una separación mínima de 0.80 metros entre ellos. Todas las personas que estén en los centros tienen que tener armario individual de al menos 1 metro de anchura, con tiradores fácilmente manipulables, llave y una barra para colgar las prendas con posibilidad de colocación a diferentes alturas. Cada habitación tendrá una silla y mesilla con cajón. Allí mismo se dispondrá de luz y sistema de llamadas accesibles, de manera que pueda hacerlo desde la posición de acostado.

Las puertas deben contar con un espacio mínimo de 0.80 metros, sin llaves o con apertura desde el interior provistas con mecanismos tipo manivela. En el caso de los baños, todos estarán adaptados para su uso por personas con minusválidas. Las habitaciones, obligatoriamente deberán contar con sistema de cierre que permita ser abiertas desde el exterior, en el caso que se presentara alguna emergencia. Todos contarán con timbres de llamada, ducha integrada, apoyos en ducha e inodoro, lavabos sin pedestal que permitan su uso en silla de ruedas, útiles de aseo desechables o de un solo uso y grifos monomando.

Durante la estancia de día, la superficie suficiente será de 2,5 metros por residente. Los sillones deberán ser ergonómicos y lavables. Cabe destacar que no se admiten ni tresillos ni sofás convencionales. La documentación que el centro deberá facilitar al usuario es el de Régimen Interior, el cual deberá leerse antes de la aceptación de la plaza, ya que dicho documento recogerá las condiciones de admisión, condiciones económicas, el sistema de baja, así como los derechos y deberes y el sistema de participación en el centro.

Si desea saber más:

Residencias de ancianos en Cádiz: noticias relacionadas

Importancia de alimentarse sanamente cuando se padece de demencia senil

La demencia senil es una patología degenerativa del sistema nervioso, en el que gradualmente se van perdiendo las células y sus funciones. Existen muchas causas que pueden beneficiar la demencia senil. 

Es importante mantener una alimentación sana y saludable para aliviar o prevenir los síntomas, esta alimentación debe ser rica en verduras, hortalizas, frutas y cereales. El germen de trigo tiene una sustancia que se llama octaconasol que protege las neuronas para que no se degeneren y no se oxiden. El magnesio, el fósforo y el selenio protegen las células del sistema nervioso y se puede encontrar en frutas secas como almendras, legumbres, cereales, entre otros.

Para prevenir la demencia senil se recomienda que se mantenga una dieta saludable y que se realicen ejercicios físicos frecuentemente, todo en relación a las preferencias y posibilidades de cada persona, por ejemplo puede salir a dar un paseo, andar en bicicleta, ir a clases de baile, entre otros. También se recomienda tener un buen entrenamiento cerebral, como leer todos los días, revistas, diarios, hacer operaciones matemáticas o aprenderse números de teléfono de memoria, porque  es importante mantener activa la mente y el cuerpo.

Ejercicio y el adulto mayor

En la medida en que las personas van envejeciendo se van produciendo muchas evidencias de modificaciones y alteraciones en el estado de salud física y mental. Esos cambios son bastantes progresivos e inevitables pero el rito de degeneración se puede disminuir con el ejercicio físico. Es así como el ejercicio pueda contribuir a mantener las condiciones física, el estado mental y los niveles de presión arterial de los adultos mayores.

Los cambios fisiológicos que se presentan al envejecer se deben a las alteraciones en las estructuras y la reducción de las funciones de las células y los tejidos que tienen los sistemas del cuerpo, los cambios que aparecen afectan, la respiración, los riñones, la masa metabólica activa, el sistema esquelético, el aparato cardiovascular, los receptores sensoriales, las glándulas sexuales, la médula ósea y los glóbulos rojos, entre muchos otros más.  

Por eso es importante hacer ejercicio físico para que las células se conserven y que además se mantenga o mejore todo el sistema corporal, también no solamente en lo físico se notan los beneficios sino  también la salud mental de ve mejorada, porque las personas de la tercera edad adquieren mejor ánimo y más alegrías, 

Casa adaptada a un adulto mayor

Es necesario mantener las cosas de interés a mano, ya que a muchos adultos mayores les gusta realizar diferentes actividades; como armar rompecabezas, por eso se debe tener cuidado que la mesa en que lo hace sea la adecuada y que no exija posiciones incómodas o que le vayan a causar dolores. Si lo que le gusta es leer es importante que tenga los libros a la mano, y que tenga my buena alimentación. También existen varias actividades que pueden ayudar a mantener la mente ocupada. 

Otro punto importante es anotar los números de emergencia cerca del teléfono o de la puerta, porque la memoria es un factor que comienza a fallar con el paso de los años, por eso es importante que se dejen los números telefónicos de emergencia y de cada integrante de la familia que estén anotados con números bastantes grandes, en un lugar en el que se puedan encontrar con facilidad. Además también existen teléfonos celulares especiales que son diseñados para personas de la tercera edad, que tienen menos funciones, son menos complejos de manejar, pero que son muy útiles para ellos para que se puedan comunicar cuando lo necesiten.

Converse con sus padres cuando lleguen a la tercera edad

El envejecimiento en las personas cambia las reglas del juego en el tablero de una familia. Los hijos, que antes eran cuidados y protegidos por sus padres, ahora deberán ser los responsables del cuidado y protección de los padres. 

Sin embargo, en algunos casos, los hijos enfrentan sentimiento de ambivalencia: sienten el deseo de cuidarlos y ayudarlos, pero también quieren que sus padres sigan siendo independientes para no hacerse cargos de ellos.

Es importante decir, que no abandone a sus padres, que la relación de hijos con padres de la tercera edad es vital para que sus progenitores no se sientan solos y abandonados. Para evitar esa situación es importante que se tenga una comunicación cercana entre hijos y padres.

Dependiendo de su relación con sus padres, puede darles una lista de asuntos que le inquietan y determinar una hora para sentarse a hablar con sus padres sobre dichos temas.

Trate siempre de expresar sus preocupaciones en primera persona (“Yo siento…”, “Yo espero…”, “Yo necesito…”, o “Me preocupas” son menos alarmantes que si las aborda como “tú”). 

En situaciones de que va a conversar con sus padres sobre los problemas para hacer las actividades o de salud, procure no enojar a sus padres, y menos, revivir viejas discusiones familiares.

La actividad física y sus beneficios en la tercera edad

Se considera que hacer actividad física es algo que no encaja en la tercera edad, eso responde a una imagen prejuiciosa de la vejez, solamente es una idea preconcebida de que la actividad física puede poner en peligro la salud del aciano. Normalmente se subestima la capacidad física del adulto mayor sin hacer una evaluación objetiva. No existe una edad en que las personas tengan que dejar de responder al estímulo del ejercicio físico, además se ha demostrado que las personas de la tercera edad demuestran incremento en los niveles de forma física similares a los jóvenes de 20 a 30 años.

Entre los beneficios que la actividad física brinda en la tercera edad están:

  • Mejora la capacidad para el autocuidado
  • Contribuye al equilibrio psicoafectivo
  • Favorece la integración del cuerpo
  • Disminuye la ansiedad, la depresión y el insomnio 
  • Aumenta los contactos sociales
  • Propicia el bienestar general
  • Facilita las relaciones intergeneracionales
  • Conservar la agilidad y los sentidos
  • Induce a cambios positivos en el estilo de vida 
  • Incrementa la calidad del sueño
  • Refuerza la actividad intelectual por la buena oxigenación cerebral

Factores para tener independencia en la tercera edad

Las personas de edad para tener independencia deben:

  • Tener acceso a alimentación, agua, vivienda, vestuario y atención de salud adecuados.
  • Poder residir en su propio domicilio si así lo desean.
  • Tener la oportunidad de trabajar u obtener ingresos.
  • Tener acceso a programas educativos y de capacitación adecuados.
  • Poder participar en la determinación de cuándo y en qué medida dejarán de desempeñar actividades laborales.
  • Tener la posibilidad de vivir en entornos seguros y adaptables a sus preferencias personales y a los cambios de sus capacidades.
  • Tener acceso a servicios de atención de salud que les ayuden a mantener o recuperar un nivel óptimo de bienestar.
  • Permanecer integradas en la sociedad, participar activamente en la formulación y la aplicación de las políticas que afectan directamente su bienestar y poder compartir sus conocimientos con las generaciones más jóvenes.
  • Poder buscar y aprovechar oportunidades de prestar servicio a la comunidad y de trabajar como voluntarios en puestos apropiados a sus intereses y capacidades.
  • Poder disfrutar de los cuidados y la protección de la familia y de conformidad con el sistema de valores culturales de cada sociedad.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Cádiz

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.