BonomédicoBlogEnfermedadesVitíligo: Causas y tratamiento

Vitíligo: Causas y tratamiento


Comentar
Publicado en Enfermedades

El vitíligo o leucodemia es una enfermedad de la piel que puede llegar a afectar a varias partes del cuerpo del paciente. En concreto, es una patología capaz de modificar los colores de la superficie cutánea ya sea originando manchas o anulando la pigmentación en determinadas zonas. Se trata de un problema degenerativo de la piel que se origina como consecuencia de la muerte de las células encargadas de pigmentar la piel, es decir, de los melanocitos. Un proceso que deriva en la falta de producción de la melanina generando manchas o zonas de la piel que se exhiben sin pigmentación alguna.

El efecto del vitíligo sobre el cuerpo de las personas va a estar directamente relacionado con el tono natural de la piel de éstas. Es decir, aquellos que tengan una piel más oscura mostrarán manchas rosadas, sin embargo, para aquellos que tengan una piel más clara, las marcas serán blancas.

Causas del vitíligo

Comúnmente, estas manchas presentan formas circulares aunque el tamaño puede ser muy diverso y ofrecen un contraste cromático con el tono natural de la piel. Si bien los bordes de estas manchas se definen por sí mismos en el caso de que se junten entre ellas las formas se tornarán indefinidas.

La leucodemia tiende a aparecer con mayor frecuencia en las manos, los pies, las rodillas, los codos y la cara de la persona. Casos pocos frecuentes son aquellos en los que el vitíligo surge en el área de los genitales, la espalda, las piernas y los brazos. No hay diferenciación entre hombres y mujeres para esta enfermedad ya que afecta por igual a ambos sexos. Además, en el caso de que en la zona que aparezca la mancha despigmentada haya vellos, éstos se volverán igualmente blancos.

Si bien los efectos de esta patología son visibles y causan desconcierto, no se trata de una enfermedad contagiosa y tampoco es grave. Más bien esta enfermedad requiere de observación médica cada cierto tiempo para observar los cambios que se van produciendo conforme avanza la patología. Otro asunto es el aspecto psicológico. Determinados estudios destacan que los pacientes de vitíligo pueden llegar a desarrollar problemas psicológicos tales como depresión, falta de autoestima o timidez. Consecuencias psicológicas que sobre todo inciden en aquellos paciente con un tono de piel más morena ya que las manchas se evidencian aún más si las comparamos con la de piel más blanca.

El vitíligo es una enfermedad de carácter antiestético de la que aún en la actualidad no se sabe la causa. Sin embargo, se sostiene que podría ser una patología autoinmunitaria. Y es que estas enfermedades surgen en el momento en el que se produce una equivocación por parte del sistema inmunitario por lo que, como consecuencia, éste ataca algunas partes del cuerpo. Mediante la enfermedad del vitíligo, el sistema inmunitario se dedica a eliminar los melanocitos de la superficie cutánea. Por otro lado, también se considera la posibilidad de que uno o más genes sean los responsables de que en una persona se incremente los riesgos de padecer esta patología.

Sin embargo, otras corrientes científicas consideran que son los propios melanocitos los que se autodestruyen. Otra de las causas del vitíligo que se baraja es el surgimiento de una acontecimiento inesperado como, por ejemplo, una quemadura de sol en la piel o graves situaciones que sometan al paciente a niveles de estrés emocional altos. Lo que sí está claro es que se trata de una enfermedad de la que aún se desconocen las causas de su origen.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Pese a que aún no se conocen las causas del vitíligo concretas que dan origen a una enfermedad de estas características, sí que se ha logrado determinar las características generales que comparten los pacientes de vitíligo. Es decir, esta patología suele afectar mayormente a personas de entre 20 y 30 años de edad, se presenta por igual en hombres y en mujeres y, como se mencionó con anterioridad, es más visible en personas de piel oscura.

Por otro lado, aquellas personas que padecen determinadas patologías autoinmunitarias tales como el hipertiroidismo son más propensas a sufrir de vitíligo. Es decir, aunque no existe evidencia científica el vitíligo está directamente vinculado con las enfermedades autoinmunitarias. También puede ser hereditario.

Síntomas del vitíligo

La presencia de manchas blancas sobre la superficie de la piel del paciente son el síntoma principal y característico del vitíligo. Además, se trata de manchas que se ubican con mayor frecuencia en aquellas áreas de la piel que más se exponen a la radiación solar. Son más comunes en zonas como las manos, los pies, los brazos, la cara y los labios aunque también pueden aparecer en otras partes del cuerpo como, por ejemplo:

  • En las axilas y en las ingles. En concreto, donde piernas y brazos se fusionan con el resto del cuerpo
  • Alrededor de la boca
  • Alrededor de los ojos
  • Alrededor de los orificios de la nariz
  • En el ombligo
  • En los genitales
  • En las áreas rectales

Al igual que se trata de una enfermedad de la que se desconoce su causa, tampoco hay forma de saber si el vitíligo se propagará o no. Es decir, si bien en algunas personas no se suelen extender las manchas blancas lo más frecuente es que éstas sí que se propaguen hacia otras áreas del cuerpo del paciente. En determinados casos, esta enfermedad se irá extendiendo de forma lenta con el paso del tiempo; en otros, se puede extender de forma rápida. Uno de los síntomas comunes entre personas que padecen de vitíligo es la extensión de las manchas tras haberse visto sometidos a situaciones de alto estrés físico o emocional.

En el momento en el que se detecten manchas blancas en la superficie de la piel se recomienda acudir al médico especialista. Ya en consulta, el experto le realizará un completo examen físico, pruebas clínicas, además de consultar sus antecedentes médicos y familiares con el objetivo de diagnosticar de forma correcta esta enfermedad. Entre las preguntas que le realizará el especialista para determinar la existencia del vitíligo se encuentran algunas de las siguientes:

  • ¿Tiene familiares que padezcan de esta misma enfermedad?
  • ¿Tiene el paciente o alguno de los familiares alguna patología autoinmunitaria?
  • ¿Le surgió algún sarpullido, se quemó con el sol o tuvo algún otro problema en la superficie de la piel justo antes de que se manifestasen las manchas blancas?
  • ¿Está sometido a altos niveles de estrés?
  • ¿Tiene algún tipo de enfermedad física?
  • ¿Tuvo el cabello canoso antes de llegar a cumplir los 35 años de edad?
  • ¿Ofrece sensibilidad al sol?

Asimismo, este bloque de preguntas se complementará con la realización de pruebas físicas como las que se describen a continuación:

  • El médico podrá tomar una pequeña muestra o biopsia de la piel que se exhibe afectada por las manchas blancas
  • Realización de un análisis de sangre
  • Realización de un examen de los ojos

Tratamiento del vitíligo

El tratamiento destinado a la enfermedad del vitíligo consiste en facilitar que la piel luzca mejor y va a estar directamente relacionado con los siguientes factores:

  • Número de manchas blancas que han surgido sobre la superficie de la piel.
  • Cuánto se han llegado a extender estas manchas.
  • Las preferencias del paciente afectado de vitíligo.

Además, no todos los tratamientos que existen son adecuados para todos los pacientes. De hecho, existen tratamientos del vitíligo que no aplicados al paciente correcto puede derivar en la aparición de efectos secundarios no deseados. Por otro lado, este tipo de tratamientos pueden extenderse a lo largo de los años sin apenas ofrecer resultados visibles. En concreto, las alternativas de tratamientos existen están compuestas de tratamiento médico o quirúrgico, entre otros, y suelen estar enfocados a devolverle el color natural a las manchas blancas.

Estos tratamiento médicos comprenden medicamentos aplicables directamente sobre la piel como las cremas, fármacos que se consumen por vía oral, la conjunción de medicamentos con la aplicación de rayos ultravioleta A o la modificación del color o pigmento del resto de las zonas de la piel que no están afectadas para asemejar su color con el de las manchas.

Por otro lado los tratamiento quirúrgicos suelen incluir la aplicación de injertos de piel del propio tejido del paciente o la realización de tatuajes en pequeñas zonas de la piel. Otras alternativas comprenden la aplicación de bloqueador solar o cosméticos para cubrir las manchas.

Remedios naturales para tratar el vitíligo

En la actualidad, los tratamientos para el vitíligo o, más bien, para hacerlo desaparecer de nuestro piel son poco eficaces e implican el paso del tiempo para poder ver resultados. Además, de su coste económico, éstas son varias de las razones por las que la mayoría de los pacientes tienden a abandonar este tipo de tratamiento transcurridas unas pocas semanas o meses desde que se inició.



Una de las alternativas a las opciones médicos es, sin duda, la opción natural. A nuestro alrededor disponemos de un sinfín de productos que aplicados al vitíligo pueden mejorar el aspecto de nuestra piel. A continuación señalamos algunas de estas terapias naturales:

Aceite de onagra

Se pueden obtener en diferentes puntos de venta, además de en tiendas dietéticas y herbolarios. Se presentan en forma de cápsulas de 500 miligramos y sirve como tratamiento para el vitíligo.

Aloe vera

Por todos es sabido la multitud de propiedades que nos ofrece la aloe vera aplicada sobre la piel. Para su uso lo único que hay que hacer es extender el gel de esta planta sobre las áreas afectadas por el vitíligo. La frecuencia debe responde a una aplicación diaria, preferiblemente antes de irse a dormir.

Factor de protección

No se trata de un tratamiento específico del vitíligo sino de una forma más de no empeorar el color con el que lucen las manchas sobre la piel. Es importante señalar, en este sentido, que las manchas que han aparecido sobre la piel no disponen de una barrera natural para protegerse de los rayos del sol, por lo que debe aplicar un factor de protección con el objetivo de evitar quemaduras solares. Así, se recomienda no salir a la calle sin la aplicación previa de una buena cantidad de un factor de protección elevado o un bloqueador solar.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Buenas costumbres

La adopción de una vida libre de situaciones de estrés también es una de las premisas a la hora de combatir el vitíligo. Como hemos descrito a lo largo de este artículo esta enfermedad no tiene una causa en concreto, sin embargo bien es cierto que el propio estrés es el responsable de la mayoría de los problemas y patologías existentes en la actualidad. Se recomienda, además, usar ropa que protega la zona afectada, no exponerse al sol de forma directa en las horas que se correspondan con el mediodía y sobre todo en verano o usar pañuelos o sombreros.

Lo que sí está claro es que la evolución de la ciencia juega a nuestro favor en relación a la lucha contra el vitíligo. En los últimos años se han desarrollado estudios para conocer más de cerca esta enfermedad con especial interés en la investigación genética. Al respecto, los recientes estudios incluyen:

  • La forma en la que un golpe o una situación de estrés sufrida por la piel puede llegar a originar vitíligo o la aparición de nuevas manchas blancas sobre la piel.
  • Nuevos tratamientos y mayores conocimientos del vitíligo.
  • Identificación de genes que causen o contribuyan a la aparición del vitíligo.
  • Análisis de los genes que ya han demostrado su vinculación directa con esta enfermedad.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *