BonomédicoBlogReproducción asistidaTransferencia de embriones

Transferencia de embriones


2 comentarios
Publicado en Reproducción asistida

¿Qué es la transferencia de embriones?

La transferencia de embriones es un procedimiento muy sencillo y que utiliza un catéter muy fino en el que se depositan los embriones elegidos. El médico especializado introduce el catéter por la vía vaginal de la mujer hasta alcanzar el interior del útero, lugar donde deposita de forma lenta los embriones y, más tarde, retira poco a poco el catéter de la cavidad uterina. El día que se elige para la transferencia de embriones es el deseado por el equipo de especialistas, ya que analizan cada caso de forma particular y tienen en cuenta determinados aspectos como la cantidad de embriones, su calidad, el endometrio y los resultados de los ciclos previos de reproducción.

¿Cuándo se utiliza la transferencia de embriones?

Algunos métodos de reproducción asistida tales como, por ejemplo, la fecundación in vitro (FIV) o la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) requieren de la transferencia de embriones para poder llevar a cabo con éxito la fecundación fuera de la mujer, es decir, en el laboratorio -a diferencia de otras técnicas como la inseminación artificial-, ya que posteriormente serán introducidos en el interior del útero para que continúe el desarrollo del embarazo. 

Hay que recordar que la fecundación in vitro (FIV) es una de las técnicas de reproducción asistida más empleadas en los últimos tiempos, ya que representa un alto porcentaje de éxito en sus resultados en la lucha contra la esterilidad y la infertilidad -que, aunque se utilicen como sinónimos, tienen sus diferencias-. Este método busca la generación de un embrión humano a través de la fecundación de un ovocito -fase anterior al óvulo- por un

La transferencia de embriones es un paso clave en la fecundación in vitro

La transferencia de embriones es un paso clave en la fecundación in vitro

espermatozoide maduro.

En este caso, la fecundación es la misma que la que se produce en una relación sexual plena sin el uso de ninguna medida anticonceptiva, pero con la diferencia de que se lleva a cabo en el interior de un laboratorio por parte de un equipo profesional. En el procedimiento se sitúan cerca de 200.000 espermatozoides alrededor del óvulo y, una vez fecundado, sigue en la incubadora entre dos y cinco días antes de ser colocado en el útero de la paciente.

De igual modo, la microinyección espermática o inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) es una variante innovadora de la fecundación in vitro tradicional. Este procedimiento consiste en la inyección de un único espermatozoide en el interior del citoplasma del óvulo. El óvulo, una vez engendrado, se convierte en un preembrión y se implanta en el útero de la mujer para que continúe el embarazo.

En lo que se refiere a este procedimiento, también es necesario que los óvulos sean extraídos para que puedan ser fecundados por el esperma. Se cultivan los embriones entre tres y cinco días hasta que se considere favorable su transferencia al útero. La ICSI solo necesita un espermatozoide por óvulo.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Procedimiento de la transferencia de embriones

El proceso dura apenas unos minutos y es que es relativamente corto. Asimismo, es una técnica tan segura como cualquier otra de reproducción asistida. Además, no requiere ningún tipo de anestesia ni calmante puesto que es un proceso completamente indoloro.

Con la transferencia de embriones se introducen a través de una cánula en el interior del útero

Con la transferencia de embriones se introducen a través de una cánula en el interior del útero

En función del tratamiento que se elija para cada pareja mujer, el facultativo determina un tratamiento u otro de estimulación ovárica, para lo cual será necesario prescribir progesterona a la paciente, ya que esta mejora la receptividad del endometrio para la posterior implantación del embrión. Pasadas dos semanas tras la transferencia de embriones, se realiza una prueba de embarazo en caso de que no haya habido ciclo menstrual.

En cuanto a los embriones que se seleccionan para la transferencia, hay que señalar que se escogen aquellos que tengan una mejor calidad. En nuestro país, la ley establece que el máximo de embriones que se pueden transferir son tres, aunque la mayoría de clínicas suelen aconsejar a la paciente que la transferencia sea de dos o incluso solamente de uno, con el objetivo de disminuir las probabilidades de embarazo múltiple. Sin embargo, el equipo profesional será el encargado de evaluar según la historia clínica de la paciente cuántos embriones se deben transferir para alcanzar el fin deseado: tener un hijo.

Por otro lado, hay que destacar que los embriones que no se transfieren al útero, siempre que tengan un buen aspecto morfológico, se pueden congelar durante un tiempo indefinido. Hay parejas que necesitan hacer un nuevo intento o que tras un embarazo desean tener otro hijo. En estos casos, se pueden utilizar estos embriones, denominados criopreservados, de manera que no sería necesario volver a iniciar el ciclo de estimulación ovárica ni recoger esperma, entre otras cosas. Solamente sería necesario administrar medicación para preparar el endometrio de la paciente y realizar la transferencia de embriones. En este sentido, se reducen notablemente los riesgos y se ahorra en coste.

Los embriones donados pueden ser sometidos a pruebas genéticas, ya que mantienen las mismas características que tenían antes de ser donados. De todas formas, el análisis de estos no suele ser común, ya que la mayoría de ellos provienen de la misma serie que los que han generado el embarazo y nacimiento de niños sanos.

Los embriones que se transfieren pueden proceder de parejas que han realizado la técnica de reproducción asistida de fecundación in vitro -que ya no quieren tener más hijos- y donan de forma oficial sus embriones para que otras parejas puedan ser padres. En este caso se puede ser donante tanto de ovocitos –ovodonación– como de esperma y se encuentran congelados. O, por otro lado, pueden proceder de pacientes que desean donar sus embriones “en fresco”, lo cual aumenta las probabilidades de éxito de embarazo.

En cualquiera de los casos, las personas que donan están completamente sanas y se han sometido a diversos análisis que comprueban que no padecen enfermedades infecciosas previstas por la ley. En cuanto a la edad, las mujeres donantes son menores de 35 años y los hombres, de 50 años.

La recepción de embriones puede estar indicada en multitud de casos, dependiendo de las circunstancias de cada pareja o mujer. En algunas situaciones, este procedimiento es la única forma de poder quedarse en estado, mientras que en otros casos se plantea como último recurso.

El médico especializado suele indicar este proceso cuando existe un fallo ovárico, ante enfermedades genéticas graves con alto riesgo de transmisión o cuando fallan repetidamente otras técnicas de reproducción asistida, entre otros casos. Este procedimiento supone un gran avance para muchas parejas que tienen problemas de esterilidad de larga evolución, mujeres con edades más avanzadas o que no tienen pareja e, incluso, aquellas que han sufrido abortos de repetición.

Consejos y cuidados

En cuanto a los cuidados que la paciente requiere seguir tanto antes como durante el tratamiento, hay que hacer hincapié en que la mujer receptora debe recibir un tratamiento hormonal que prepare el útero para la transferencia de embriones. Por tanto, se deben seguir las indicaciones del médico especialista tanto en lo que se refiere a la medicación como a la actividad física que tiene que llevar a cabo. La preparación del útero se realiza en pocos días y se puede pasar a la descongelación y transferencia de embriones sin necesidad de ningún ingreso hospitalario, solo hay que evitar esfuerzos físicos a las horas siguientes del procedimiento. Como en cualquier otra técnica de reproducción asistida (por ejemplo, en la inseminación artificial, en la fecundación in vitro o en la microinyección espermática) existen ciertos riesgos que, aunque mínimos y que se dan en raras ocasiones, es conveniente conocer para tratar de evitarlos y paliarlos, como el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Esta técnica de reproducción asistida tiene una tasa de éxito de embarazos bastante notable. Esto se debe a que se selecciona una población determinada de embriones, los cuales son muy favorables y cumplen los requisitos para

Algunos simples cuidados pueden ayudar a evitar riesgos futuros

Algunos simples cuidados pueden ayudar a evitar riesgos futuros

lograr un embarazo y el posterior nacimiento de un hijo completamente sano.

Para evitar riesgos futuros en cuanto a la asignación de embriones, se suele emplear un sistema que está diseñado para prever que estos cambien de comunidad autónoma o de país. Asimismo, no suele haber lista de espera. Una vez realizadas las pruebas previas e iniciado el proceso de preparación, la transferencia de embriones suele iniciarse entre dos y cuatro semanas después.

Hay muchas parejas con la ilusión de tener un hijo y que, por múltiples razones o circunstancias, les está siendo inviable. En ese sentido, se recomienda acudir a la consulta de un especialista médico que pueda detectar cuál es el problema y qué soluciones existen.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Es imprescindible que la pareja o la mujer estudie en profundidad y con detalle cada una de las distintas técnicas de reproducción asistida que existen en la actualidad. Igualmente, se recomienda visitar a un buen equipo profesional que cuente con una larga experiencia en el sector y asegure buenos resultados. No se debe perder la confianza ni la ilusión, pues existe todo un abanico de medios para poder hacer realidad el sueño de ser padres. 

Sea cual sea la técnica que se lleve a cabo, será preciso que tanto la mujer como el hombre se sometan a múltiples pruebas médicas para determinar la causa que impide el embarazo y posterior nacimiento de un bebé. En la mayoría de ocasiones, se suele realizar una ecografía en el caso de la mujer para comprobar el estado del útero y de los ovarios, una histerosalpingografía para averiguar la permeabilidad de las trompas de Falopio y una analítica hormonal completa. En el caso del hombre, se le realiza un análisis de semen para verificar que el esperma es el indicado para la fecundación. 

Tras ello, el médico indicará unas pautas a seguir y el tratamiento que más se adapte a sus características. Las parejas o mujeres deben conocer con detalle lo que van a hacer, ya que deben asumir todos los riesgos y complicaciones que puedan surgir del método de reproducción.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

2 comentarios

  1. Iris

    Buenos Días, por favor agradecería infinitamente la orientación que pudiesen darme. Me transfirieron un embrion calidad b_c hace 8 dias. Durante el procedimiento de transferencia sucedió algo que no les quedo más remedio que explicarnoslo, porque era obvio que algo andaba mal. Nos dijeron que el embrión se había enconado y que decidió volverlo a sacar. Lo mando al laboratorio otra vez para confirmar que el embrion este en la cánula y ya no estaba. La doctora me asegura que aunque ella, no apretó la cánula para darle el impulso de aire, mi útero hizo succión, que ocurre muchas veces y absorbió el embrión. Dice que aunque no vio la gota del embrion que me quede tranquila porque seguro que el embrión se quedo dentro. Yo no soy doctor pero a mi criterio si no le dio el impulso y el embrión no estaba en la cánula podría haberse quedado en la cánula guía, o a saber, porque ella me dijo que la cánula guia no la revisaron. Dice que hubo un fallo técnico pero que no hay porque preocuparse. En su opinión quisiera saber si esto es frecuente y no tiene importancia o es que realmente hicieron un mal procedimiento. Muchísimas gracias

    1. Bonomédico

      Hola Iris!
      Muchas gracias por tu comentario. Tenemos que recordarte que nuestro blog no es un consultorio médico. No podemos dar consejos a los lectores porque cada caso es distinto y solo un especialista médico acreditado puede responder correctamente tras estudiar a cada paciente. Te invitamos a que visites nuestra web para que encuentres al especialista que necesitas.

      Un saludo de parte del equipo de Bonomédico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *