Tipos de empastes


Comentar
Publicado en Salud dental

Se suele decir que para que una persona pueda conservar su dentadura íntegra a los 75 años, debe haber empezado a cuidarla en la niñez, a los 6 años, justo cuando se pierden los dientes de leche y salen aquellos con los que tendrá que convivir durante el resto de su vida. Pese a esto, históricamente ha sido habitual que a la dentadura no se le preste la atención debida hasta que empieza a fallar, siendo la aparición de caries uno de los primeros indicadores. Así, los empastes dentales es la técnica más conocida entre la población y la más aplicada en términos de salud dental para la eliminación de caries.

Si en una consulta cualquiera, el dentista detecta un daño en un molar o premolar, aconsejará realizar este tratamiento. El empaste dental es un procedimiento odontológico que, generalmente, se usa para la eliminación de caries, pero que también sirve para corregir una lesión o fractura. En general, únicamente está contraindicado cuando hay un desgaste en los dientes frontales, fruto de síndromes como el bruxismo.

Cómo se hace un empaste

Antes de pasar a detallar los distintos tipos de empastes dentales, es muy interesante explicar cómo se realizan. Hay que aclarar que el empaste dental abarca desde el cierre de pequeñas caries hasta la reconstrucción de dientes excesivamente dañados.

Así, sea cual sea el tipo de empaste realizado, lo primero que se hace es limpiar la cavidad causada por la caries. Después, se hace un grabado sobre el esmalte, aplicando un adhesivo especial que sirve para sustentar el material de relleno.

Este relleno se coloca por capas y moldea con el objetivo de devolver al diente su forma original y su funcionalidad. Para conseguir endurecer el relleno, se aplica una luz halógena. El proceso concluye puliendo el empaste para darle brillo.

Suele ocurrir que después de un empaste, el paciente sienta una gran sensibilidad a los alimentos muy fríos o muy calientes. Durante los primeros días esto es habitual y no hay que preocuparse por ello, pero si el problema persiste se recomienda volver al dentista porque puede que sea necesario retirar el empaste y sustituirlo por uno nuevo.

Tipos de empastes dentales

Son varios los tipos de empastes que se pueden encontrar en la actualidad, dependiendo de factores determinados, como el material de relleno que se emplee. Así, se puede diferenciar entre los empastes metálicos, de porcelana, de resina y cementos de ionómetro vítreo.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Empastes metálicos

Están hechos con una aleación de metales, los más habituales son una amalgama de plata, oro y cobre -hasta hace poco se empleaba también el mercurio, pero se ha eliminado por su toxicidad-. Su ventaja es que son los que duran más tiempo, hasta 30 años, pero del otro lado tienen el inconveniente de ser poco estéticos, ya que al ser de un color metálico resaltan sobre los dientes, rompiendo la uniformidad de la dentadura.

Empastes de resina

Suelen estar hechos de cerámica y de materiales plásticos, como el composite. No se contraen con la temperatura y son mucho más estéticos que los anteriores y permiten recuperar la apariencia y el color original del diente; por ello, son los que se usan en los diente delanteros, más visibles desde el exterior. No obstante, su valor estético confronta con la menor resistencia -suelen durar un máximo de 10 años-. Además de para reparar caries, también se utilizan para disimular pequeños defectos en los dientes y alteraciones de color.

Otros tipos de empastes

Además de los de metal y los de resina, que son los más habituales, se pueden citar dos tipos de empastes más:

  • Empastes de porcelana: es un material resistente a las manchas y fuerte, con un alto valor estético porque es del mismo color natural del diente.
  • Cemento de ionómetro vítreo: están hechos con acrílico y un material que se encuentra en el vidrio. Se aplican sobre cavidades grandes o en niños con dientes de leche.

Cuidados para evitar los empastes

Como se ha señalado, la durabilidad de un empaste es variable, puesto que depende de múltiples cuestiones, como el material del que está hecho y, especialmente, del cuidado bucodental y del cepillado correcto. Pero, de media, se calcula que duran 10 años aproximadamente.

Lo que se aconseja es someterse a una revisión anual para vigilar el estado del mismo y poder actuar si se aprecia algún tipo de deterioro. Si no se lleva a cabo este seguimiento, el propio paciente debería tener cuidado y acudir inmediatamente al dentista si siente molestias u observa que el empaste se ha oscurecido.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Una buena alimentación, la higiene correcta y una revisión periódica, entre otros cuidados, ayuda a prevenir la aparición de caries y permitirá una actuación precoz si se detecta algún daño en la dentadura. De esta manera, se evitarán enfermedades bucodentales cuyos tratamientos son más complejos y agresivos.

A rasgos generales, podrían darse unos consejos básicos para ayudar a prevenir caries y daños en los dientes:

  • Mantener una higiene dental diaria. Cepillarse los dientes dos veces al día y pasar el hilo dental para mejorar la limpieza, es fundamental para prevenir caries.
  • Evitar alimentos con una excesiva cantidad de azúcar, sobre todo cuando no se sigue una higiene adecuada, ya que no se elimina la placa.

Aún así, pueden formarse caries por motivos ajenos a una deficiente higiene bucodental. Es importante tener en cuenta, que una caries puede permanecer en un diente durante bastante tiempo sin que la persona sepa que la tiene, con lo que se agrava el daño provocado. Por ello, lo aconsejable es acudir al dentista de manera regular, sin esperar a tener molestias o dolor, solo así se podrá atajar el problema en un punto incipiente con algún tipo de empaste dental.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *