BonomédicoBlogEnfermedadesTipos de meningitis

Tipos de meningitis


Comentar
Publicado en Enfermedades

Una de las premisas fundamentales a la hora de determinar el tratamiento adecuado para la recuperación del paciente es establecer si esta enfermedad surge como consecuencia de una bacteria o de un virus. Y es que la principal diferencia entre ambas es su grado de peligrosidad para la vida del paciente. En este sentido, los profesionales señalan dos tipos de meningitis en concreto.

Meningitis vírica

Estamos ante el tipo de meningitis que menor riesgo supone para la salud de la persona que la padece. La meningitis vírica se la conoce también como meningitis aséptica ya que la mayoría de los análisis responsables de evidenciar la existencia de microorganismo en las muestras suelen ser negativos. Los virus que pueden llegar a causar un cuadro de este tipo de meningitis son varios. Con una mayor frecuencia los virus que causan meningitis son los denominados enterovirus. Además, en este sentido, también reproduce la infección el virus del herpes simple.

En concreto, la vertiente vírica de la meningitis suele ofrecer un cuadro clínico mucho más leve que la versión bacteriana. A continuación señalamos algunos de los síntomas que suelen acompañar a la infección del paciente por meningitis vírica:

  • Fiebre. 
    La vírica es, tal vez, el tipo de meningitis menos grave para la salud.

    La vírica es, tal vez, el tipo de meningitis menos grave para la salud.

  • Dolor de cabeza.
  • Síntomas similares a la meningitis bacteriana pero que se presentan con menor intensidad.

Lo habitual es que este conjunto de síntomas que se corresponden con la meningitis vírica comiencen a desaparecer al cabo de unos pocos días. Comúnmente, se trata de procesos benignos que se desarrollan sin ofrecer mayores complicaciones, por lo que su tratamiento se suele orientar hacia el alivio de los síntomas de paciente.

Por el contrario, el tipo de meningitis vírica originada por el virus del herpes simple requiere prestar especial atención ya que aumenta las probabilidades de que el paciente llegue a desarrollar una encefalitis. Es decir, la inflamación del cerebro capaz de originar ciertas modificaciones neurológicas importantes capaces de incapacitar al paciente de por vida.

Es por ello por lo que una vez que el especialista diagnostique meningitis vírica por virus del herpes simple al tratamiento aplicado se le añada uno específico para erradicar este virus, además de mantener al paciente en observación.

Meningitis bacteriana

Estamos ante uno de los tipos de la esta patología más conocidos. En este caso, los diferentes microorganismo que son los causantes de esta infección están directamente relacionados con la edad en la que se encuentre el paciente además de otros factores como, por ejemplo, el adecuado estado del sistema inmune del paciente. Y es que el sistema inmunitario de cada persona supone la principal barrera de protección del organismo frente al resto de las agresiones externas como, en este caso, la bacteria de la meningitis. Un sistema inmunitario débil significa una menor protección del cuerpo humano ante las infecciones.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Las bacterias que provocan los diferentes tipos de meningitis están relacionados con la edad del paciente y el estado de su sistema inmune.

Las bacterias que provocan los diferentes tipos de meningitis están relacionados con la edad del paciente y el estado de su sistema inmune.

Las bacterias que con mayor frecuencia suelen provocar la meningitis son:

  • Streptococcus pneumoniae o neumococo: Se trata de uno de los orígenes más comunes de la meningitis. Este tipo de bacterias se instala con bastante facilidad en el área de la faringe de los pacientes sin ofrecer ningún tipo de síntoma ni patología distinta. Afecta a entre un 5 y un 10% de las personas sanas en edad adulta y a entre un 20 y un 40% de los niños sanos. Por otro lado, puede darse la casualidad de que el sistema inmunitario del paciente no puedan evitar su evolución por lo que llegue hasta las meninges mediante el riego sanguíneo o directamente por contigüidad si los senos paranasales se encuentran infectados, o el oído medio o por la existencia de una fractura craneal tras traumatismo. Además, el neumococo también puede originar neumonías asociadas de forma poco frecuente con la meningitis. La meningitis se suele presentar con una mayor frecuencia en aquellas personas con deficiencias del sistema inmune, en diabéticos, alcohólicos, personas con insuficiencia renal o hepática o personas desnutridas. Ofrece unas tasas de mortalidad bastante altas, es por ello por lo que se han desarrollado una serie de vacunas capaces de cubrir algunos de los serotipos de neumococo bajando su infección entre los más pequeños. 
    Ante la meningitis, los tratamientos antivíricos son el mejor tratamiento.

    Ante la meningitis, los tratamientos antivíricos son el mejor tratamiento.

  • Neisseria meningitidis o meningococo: Esta cepa suele ser una de las principales responsables de la infección de meningitis entre los jóvenes y los más pequeños. Es habitual que el meningococo pueda llegar a establecerse en la faringe de las personas aunque no se llega a desarrollar la enfermedad ni se presenta síntoma alguno. Si bien la meningitis suele afectar más a aquellos pacientes con un sistema inmunitario débil también se puede llegar a establecer en personas perfectamente sanas. Para paliar el desarrollo del meningococo se ha desarrollado una vacuna que, sin embargo, no es capaz aún de cubrir todos los serotipos de la bacteria.

Por otro lado, la edad del paciente va a estar directamente relacionada con los tipos de meningitis que se llegue a desarrollar en su organismo. En este sentido, tanto en los recién nacidos como los ancianos las bacterias que originen esta patología diferirá de las del resto de la población. Es decir, en los recién nacidos es más común la infección de meningitis a causa de la bacteria conocida como Streptococcus agalactiae o Estreptococo del grupo B. Esta bacteria puede estar presente en el tracto genital femenino en el momento del parto. Sin embargo, la aplicación de una vacuna en concreto ha logrado minimizar los riesgos. Asimismo, en menores de cinco años era común la infección de meningitis por la bacteria conocida como Haemophilus influenzae B y que se suele localizar en el tracto respiratorio.

Si bien, en la actualidad, el calendario de vacunación ha logrado reducir la infección de esta patología siguen existiendo grupos más débiles. Por ejemplo, los más pequeños, los ancianos, las mujeres embarazadas o algunos pacientes inmunodeprimidos pueden padecer meningitis por la infección de la bacteria conocida como Listeria monocytogenes. Este tipo de cepa suele estar vinculada con el consumo de lácteos o verduras crudas.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *