BonomédicoBlogHemorroidesTipos o clases de hemorroides

Tipos o clases de hemorroides


Comentar
Publicado en Hemorroides

Las hemorroides son venas dilatadas y muy hinchadas que aparecen en el ano cuando este sufre un aumento de presión, por causas que más adelante analizaremos, y pueden ser de muchas clases o tipos.

Señalaremos primero sus causas y después las clases que existen.

Causas de las hemorroides

Hay un amplio abanico de motivos por los que alguien puede padecer almorranas, que es como vulgarmente conocemos a las hemorroides y que pueden ser:

Chica comiendo una manzana. Bonomédico.

Llevar una dieta equilibrada puede retrasar la aparición de las hemorroides.

  • El estreñimiento, que causa la deposición de heces duras y compactas que presionan las venas de la zona del ano.
  • Hacer mucho esfuerzo al defecar.
  • Diarrea excesiva, al causar irritación en la zona del recto.
  • Embarazo, debido a la presión que ejerce el feto sobre la zona baja del vientre y sobre las venas hemorroidales.
  • El parto, ya que la mujer realiza un sobreesfuerzo sobre la zona baja del vientre para ayudar a que salga el bebé.
  • Hereditarios, ya que si familiares de primer grado, padres o abuelos las han padecido, los más probable es que también las padezcamos.
  • Sedentarismo o el estar mucho tiempo de pie y quietos.
  • Sobrepeso, padecer exceso de grasa en el abdomen genera presión en las venas hemorroidales.
  • Enfermedades del hígado como la cirrosis (pues provocan que se estanque la sangre en los vasos sanguíneos que rodean el recto).

Tipos de hemorroides

Dependiendo del lugar en que se encuentren situadas hay dos tipos de hemorroides: internas y externas.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Hemorroides internas: son venas dilatadas que se sitúan por encima del ano y por debajo del recto.
  • Hemorroides externas: se localizan en la zona baja de la unión entre el ano y el recto. Pueden salir al exterior del ano como un bulto.

Según la gravedad de los síntomas, existe la siguiente clasificación por grados de las hemorroides:

  • Grado I: Las hemorroides no salen (prolapsan) fuera del ano pero pueden sangrar.
  • Grado II: Las hemorroides se desplazan fuera del ano con la defecación pero se reintroducen al finalizar esta.
  • Grado III: Las hemorroides se desplazan también fuera del ano. El paciente debe reducirlas de forma manual o con cremas, baños de asiento, etc.
  • Grado IV: Las hemorroides están siempre fuera del canal anal por las fibrosis que han sufrido.

Síntomas de las hemorroides

Mujer tenista sonriendo. Bonomédico.

Realizar ejercicio físico a menudo puede ser beneficioso contra la aparición de hemorroides.

Tanto en las hemorroides internas como en las externas el síntoma más habitual es el sangrado rectal normalmente no doloroso. Puede haber dolor al sangrar si la hemorroide tiene un trombo o no puede volver a colocarse en el interior del ano. Las hemorroides externas duelen y son más molestas que las internas.

También puede darse el caso de que la hemorroide sobresalga como un bulto (prolapso) del ano y sea difícil colocarla de forma manual en el cana rectal.

El picor o dolor alrededor del ano también pueden ser síntomas de hemorroides.

¿Cómo saber si tenemos hemorroides?

Cualquier sangrado que se sufra a través de la defecación o por el recto debe ser tenido en cuenta y consultado con un médico, ya que las causas pueden ser muy diversas e incluso graves, como un cáncer anal o colorrectal.

El médico puede diagnosticarlas mediante un simple examen de la zona del recto, cuando se trata de hemorroides externas.

Además de este examen existen diversas pruebas para detectar las hemorroides:

  • Sigmoidoscopia. para realizar esta prueba se utiliza un sigmoidoscopio, que es una sonda flexible, que se introduce a través del ano. Este aparato lleva una cámara en su extremo y se mueve hasta llegar al colon. Una vez allí, se insufla aire dentro del mismo para que se expanda la zona y el médico pueda verla mejor. Durante este proceso se pueden experimentar deseos de defecar o expulsar gases. Si hubiera que extraer líquido o heces se succionará la zona. Se puede utilizar la succión para extraer líquido o heces. Este aparato permitirá al médico extraer muestras de tejidos con una minúscula herramienta para realizar un análisis posterior o biopsia. Además hará posible utilizar calor para extraer pólipos o realizar fotos del interior del colon. Este método también se utiliza con un sigmoidoscopio rígido para tratar afecciones del ano o del recto.
  • Anoscopia. En este procedimiento, tras un examen mediante tacto del recto, el médico introducirá un instrumento lubricado, denominado anoscopio, por el ano y unos centímetros dentro del recto. Este aparato además puede llevar una luz en su extremo para que así el médico pueda ver toda la zona que le interesa. Al igual que el sigmoidoscopio permite realizar una biopsia.

Ninguno de los dos procedimientos entraña riesgos para el paciente.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Prevención de las hemorroides

Las hemorroides son una enfermedad que afecta por igual a hombres y mujeres y es más común a medida que las personas cumplen años. De hecho, a partir de los 50 la sufren casi la mitad de las personas. Por ello, la prevención es fundamental para no padecerlas, o al menos intentar evitarlas el mayor tiempo posible.

Para prevenir las hemorroides hay que:

Chicas con leggins ajustados se toman un selfie. Bonomédico.

No es conveniente, si padecemos de hemorroides, vestir con ropa demasiado ajustada.

  1. Realizar ejercicio físico suave como caminar o nadar, ya que mejoran la circulación, el tránsito intestinal y tonifican la musculatura.
  2. No todo ejercicio físico es saludable para este tipo de afección, por ejemplo aquellas actividades que requieran de un gran esfuerzo (levantar pesas) no son buenas. Tampoco son recomendables deportes como la equitación, el motociclismo o el ciclismo.
  3. Llevar una dieta sana y rica en fibra que favorezca el tránsito intestinal y facilite el acto de defecar. Para ello será fundamental beber mucho líquido, sobre todo agua, para evitar padecer estreñimiento. Además eliminar la sal o reducir su consumo al mínimo es fundamental, ya que este condimento suele favorecer la congestión en las venas y la retención de líquidos. El alcohol, el café y las especias o productos alimenticios muy picantes se deben evitar o eliminar (ajo, chile, vinagre, etc.).
  4. No permanecer de pie o sentado mucho tiempo.
  5. No realizar tareas que requieran coger mucho peso a menudo.
  6. Evitar vestir ropa ajustada.
  7. Evitar el estreñimiento. Mantener un hábito diario para ir al baño y no retrasarlo cuando se sienta la necesidad de defecar es fundamental, así como no permanecer mucho tiempo sentados en el váter.
  8. Las personas que sienten dolor al defecar por el estreñimiento evitan el máximo tiempo el defecar lo que agrava su situación y puede provocar hemorroides.
  9. Mantener un peso ideal y evitar los kilos de más o el sobrepeso, sobre todo, si la grasa está concentrada en el abdomen, pues comprime las venas hemorroidales.

Todas estas recomendaciones servirán para evitar que padezcamos esta dolencia tan desagradable e incómoda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *