BonomédicoBlogPruebas MédicasTest genético para adelgazar

Test genético para adelgazar


Comentar
Publicado en Pruebas Médicas

La obesidad y los test genéticos

Antes de entrar a detallar en qué consiste el test genético para adelgazar, comenzaremos exponiendo que nuestro continente afronta un problema de obesidad de grandes dimensiones que se acrecentará con el paso de los años, según informes de varias organizaciones de salud en los que se recoge que España será uno de los países donde habrá un incremento mayor de los problemas derivados del sobrepeso.

Con el test genético para adelgazar también se busca prevenir futuras patologías.

Con el test genético para adelgazar también se busca prevenir futuras patologías.

Según estos estudios, casi todos los países europeos sufrirán un aumento importante de personas con sobrepeso en ambos sexos, hombres y mujeres.

En nuestro país, un 58% de mujeres tendrán sobrepeso en el año 2030 frente al 48% de los veinte años anteriores y el 21% padecerán obesidad, lo que supone cinco puntos porcentuales más.

El aumento de la obesidad alcanzará países avanzados y de índices hasta ahora muy bajos como Suecia, donde el porcentaje de hombres obesos aumentará entre el 14 y 26% y de mujeres del 12 al 22%, según las últimas investigaciones.

Casi ningún país de los 53 que integran Europa tendrá tasas de sobrepeso y obesidad estables o que disminuyan en el año 2030, excepto Holanda. En este país, el 49% de sus habitantes tendrá sobrepeso y el 8% obesidad en 2030, frente al 54% y 10% de 2010, mientras que en mujeres la proporción de sobrepeso será como la actual y la obesidad disminuirá del 13 al 9%.

Todas estas investigaciones hacen necesarias soluciones para que las personas vuelvan a una dieta saludable y se abaraten los productos que consiguen esto. Dentro de este contexto surge una nueva herramienta que sirve para luchar contra la obesidad y el sobrepeso: los test genéticos contra la obesidad.

Esa prueba genética se basa en el análisis de los genes para determinar las enfermedades que se pueden padecer en el futuro y la alimentación mejor para el organismo. Con ella se puede conocer la predisposición de alguien a sufrir:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Problemas de corazón.
  • Determinados tipos de cáncer.
  • Obesidad.

Existen muchas clínicas que ofrecen este tipo de prueba de carácter genético para localizar la propensión a la obesidad y realizar un régimen adaptado a cada caso.

Por su parte, en internet hay muchas páginas que dan la posibilidad de ofrecer pruebas genéticas a domicilio, sin que lo mande un médico, mediante el envío de una muestra de sangre o saliva desde la casa del paciente. Este tipo de pruebas no es muy recomendada por la falta de rigurosidad.

El test genético para adelgazar

Este test genético para adelgazar, de ADN alimenticio o de perfiles genéticos de la obesidad es una avance científico con el que se puede conocer cómo el cuerpo tolera las dietas y poder adaptarlas para perder o ganar peso y prevenir las enfermedades relacionadas con la alimentación. Y es que en torno al 70% del sobrepeso tiene relación con bases genéticas y, además, son las causantes de, por ejemplo:



  • Enfermedades del corazón.
  • Colesterol.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
Un sencillo análisis de sangre puede ser suficiente para la realización de esta prueba.

Un sencillo análisis de sangre puede ser suficiente para la realización de esta prueba.

Esto quiere decir que, según nuestros genes, tendremos más o menos fuerza de voluntad a la hora de comer ciertos alimentos que nos hacen obesos o tendremos predisposición a sufrir enfermedades relacionadas con la obesidad. Por eso con esta prueba se podrá intentar remediarlo.

Gracias a este test de ADN alimenticio se pueden encontrar fórmulas para perder el doble de peso en la mitad de tiempo y prevenir estas patologías a largo plazo. Todo ello se realiza sin que el paciente sufra, tan solo con una muestra de sangre obtenida con una simple analítica realizada en ayunas o cogiendo la muestra de la saliva contenida en el interior de la boca con un bastoncillo especial.

Como son unos test de naturaleza clínica, deben ser valorados por especialistas en la materia como nutricionistas, que explicarán los resultados en una consulta con el paciente al que le recomendarán la dieta más acorde con su genética y necesidades. También será bueno que el nutricionista explique el resultado del test para que el paciente lo aplique en su vida diaria y a todos los alimentos que tome.

El test por sí solo no consigue que la persona adelgace, sino que es el paciente el que deberá llevar a cabo todos los consejos del especialista para mejorar su salud, por lo que también incluirá la realización de alguna actividad física.

Funcionamiento del test de ADN alimenticio contra la obesidad

En el test genético para adelgazar, cuando ya se tiene la muestra de ADN del paciente, se buscan los genes que puedan estar presentes o no en su mapa genético. Si se encuentran, se debe actuar de distinta forma, pues pueden presentarse algunos sí y otro no como:

Polimorfismo FTO

Cuando aparece este tipo, suele estar relacionado con personas que comen en exceso y alimentos muy altos en calorías que presentan un 70% de probabilidad de desarrollar obesidad. También pueden padecer enfermedades como diabetes. La forma de actuar en estos casos será reeducando la forma de alimentarse de la personas con la incorporación de pautas alimenticias muy estrictas y con una serie de ejercicios específicos.

Polimorfismo GNB3

Las personas que tienen este gen también pueden padecer en un alto porcentaje obesidad, hipertensión, colesterol alto y demás. Suelen llevar mal las dietas bajas en calorías y tienen siempre hambre. En las mujeres hay 6 veces más posibilidades de padecer obesidad después del embarazo. No obstante, pueden bajar peso con el ejercicio físico y controlar el apetito con alimentos ricos en fibra.

Polimorfismo APOAV

Las personas que, al realizarle el test, tengan estos genes y ya padezcan además obesidad o sobrepeso, sufrirán más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Pero cuando hagan dietas pobres en grasa y ejercicio físico, disminuirán muy rápido de peso de forma sencilla y siguiendo unas pautas alimenticias concretas.

A través del análisis del ADN de la persona puede lograrse una importante pérdida de peso.

A través del análisis del ADN de la persona puede lograrse una importante pérdida de peso.

Polimorfismo ADRB2

Los pacientes con este tipo de gen tienen muchos problemas para poder eliminar la grasa acumulada aun realizando ejercicio físico. La alteración de su metabolismo hace que asimilen muy fácilmente carbohidratos, lo que impide que se queme la grasa. Por este motivo, la dieta irá enfocada a eliminar los carbohidratos de la alimentación y a realizar deporte con una actitud sana, aunque con este no se consiga perder peso.

Polimorfismo nMC4R

Quienes tienen este poliformismo, tienden a comer alimentos calóricos con facilidad y, por tanto, a padecer obesidad. Estos pacientes deberán eliminar en la medida de lo posible las grasas y procurar llevar una dieta baja en calorías. Además, un nutricionista los controlará para ayudarles a sobrellevar las tentaciones con la comida.

Polimorfismo INSIG2

Los pacientes con esta variantes tienen más tendencia a ser obesos y experimentan un aumento significativos del índice de masa corporal (IMC). Si además tienen la variante AA del gen FTO, cuentan con el riesgo añadido de poder desarrollar obesidad mórbida. Estas personas tienen mucho problema para mantener el peso adecuado o adelgazar. La clave en este caso será realizar una dieta muy baja en calorías junto a gran cantidad de ejercicio físico.

Motivos para realizarse el test genético para adelgazar

El test genético para adelgazar es producto de muchos años de investigación por parte de organismos nacionales que se adentraron en valorar los riesgos genéticos de cada individuo considerando información como peso, edad, hábitos y genes para encontrar una dieta adaptada a cada uno y que permitiese prevenir enfermedades a las que sería propensa cada persona o a combatir las que ya tuviera.

Entre sus virtudes, se encuentra que aquel que siga las indicaciones de la prueba podrá disminuir el riesgo de desarrollar problemas de salud a los que ya está dispuesto genéticamente. Por otra lado, otra ventaja es que permite diseñar la dieta más sana para cada persona de forma individualizada siendo más efectiva y llevadera y enseñando al paciente a elegir los alimentos que más le convienen y a sustituirlos por otros si estos no estuvieran disponibles. Por último, ayuda a adquirir hábitos de vida mejores según su carga genética.

Por todo ello, las dietas que cuentan con el perfil genético de cada paciente suponen un avance en el tratamiento contra la obesidad y son de gran utilidad para conocer las enfermedades producidas por este mal como:

  • Hipertensión.
  • Diabetes.
  • Colesterol.
No es una razón exclusivamente la que impulsa a hacer el test genético para adelgazar.

No es una razón exclusivamente la que impulsa a hacer el test genético para adelgazar.

Con estas dietas de precisión se tienen en cuenta los gustos y preferencias individuales, lo que incrementa la probabilidad de que el éxito aumente.

Otro motivo para realizarse esta prueba, además de sus múltiples beneficios, es que es sencilla y que además ya se puede encontrar en muchas farmacias de nuestro país, así como en clínicas especializadas.

Las farmacias la realizan con un pequeño algodón que se frota en el interior de la boca del paciente y que se envía a analizar. Después recibirán los resultados y los cruzarán con otros datos médicos e información de la persona como:

  • Estilo de vida.
  • Alimentación.
  • Sexo.
  • Peso.
  • Índice de masa corporal.
  • Alergias.
  • Intolerancias a alimentos o medicamentos.

Conseguida toda esta información, se realizará una dieta personalizada con los gustos y preferencias y estilos de vida de cada persona en particular, pues hay pacientes que comen a diario en la oficina, otros en su casa, etc.

Esta prueba contra la obesidad es diferente a las que se realizan para encontrar alergias, intolerancias o al listado de alimentos que engordan. Y algunas pruebas incluso se utilizan no para el exceso de peso sino para encontrar el riesgo genético de desarrollar enfermedades cardíacas o de otro tipo.

Las investigaciones sobre este test genético para adelgazar confirman que las dietas basadas en el ADN de la persona ayudan a los pacientes a perder 33% de peso más que quienes siguen una dieta hipocalórica. Estos estudios además concluyen que los pacientes que realizaron dietas personalizadas, fruto del test genético, redujeron su índice de masa corporal en 1,8 puntos de media, mientras que las que solo tenían dietas basadas en contar calorías lo disminuyeron en 1,3 puntos. También estas dietas consiguieron incrementar la masa muscular de quienes las seguían en una media del 6,1% en comparación con el 5,3% del otro grupo estudiado.

Cómo aplicar los resultados

Algunos autores consideran que la información es poder y en el tema de la lucha contra la obesidad esto también se convierte en una verdad absoluta, pues el uso que se realice de las conclusiones del estudio del test hará que las rutinas del día a día hagan posible que el paciente adelgace de forma definitiva. Esto será posible aprendiendo a comer en función de las necesidades de cada cuerpo y con sentido común. Así, los alimentos serán cocinados a la plancha, al vapor o, en el caso de algunas verduras, se tomarán en ensaladas o crudas. De este modo se aprovecharán mejor sus nutrientes y se adelgazará de forma más sana.

Cuando se realiza este tipo de pruebas, algunas personas suelen encontrarse con la sorpresa de averiguar que son intolerantes a la lactosa. Entonces se ven en la coyuntura de empezar a sustituir alimentos que antes tenían incluidos en su dieta original como leche, yogures, helados y demás por otros productos enriquecidos con un tipo de vitamina como A, D y K, evitando así que aparezcan otras enfermedades como la osteoporosis.

Las personas que toman pasta y puedan hacerlo, según los resultados del test genético para adelgazar, deberán comerla junto a verduras ricas en fibra como:

  • Brócoli.
  • Berenjena.
  • Calabacín.
  • Pimiento rojo.

También podrán incluir pollo (bajo en grasa), que le dará un rico toque y proteínas.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Los nutricionistas desempeñan un papel fundamental para la consecución del objetivo deseado.

Los nutricionistas desempeñan un papel fundamental para la consecución del objetivo deseado.

Además de la pasta, el paciente tomará legumbres en su dieta tal y como le indique su nutricionista y alternándola con la pasta. Será bueno que estos alimentos estén planificados en el menú semanal y en días alternos.

Por último, el nutricionista, con los resultados del test, le planificará al paciente una tabla de ejercicio físico adecuada, pues habrá personas que tengan más resistencia a perder peso practicando ejercicio físico que otras debido a menos capacidad para utilizar los depósitos de grasa.

En conclusión, la obesidad está relacionada con la genética en un 25 a 40% junto al estilo de vida. Esto hace que, si se tienen determinados genes, estemos más predispuestos a sufrir obesidad de una forma más fácil que otras personas. Por ello, el disponer de esta herramienta del test genético para adelgazar supone un gran avance para intentar prevenir los kilos de más y luchar contra las posibles enfermedades que podremos padecer en un futuro.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *