BonomédicoBlogHemorroidesSíntomas de las hemorroides en el embarazo

Síntomas de las hemorroides en el embarazo


Comentar
Publicado en Hemorroides

Dentro del ano, y atravesando los músculos -esfínteres anales- que se encuentran dentro de este, hay un entramado de venas llamado pleno hemorroidal. Dichas venas se dilatan cuando existe un incremento de la presión abdominal o cuando las heces se aglutinan en el recto a causa del estreñimiento. Cuando esta presión es puntual, las venas vuelven a su forma normal una vez que ya no existe la causa para que se dilaten. Pero si el incremento de presión se vuelve frecuente y dura mucho tiempo, las venas, además de dilatarse, se deforman desplazándose hacia el exterior del ano y produciendo las hemorroides.

Cuando el tamaño de estas venas es pequeño, no producen síntomas ni hay dolor. Pero conforme van creciendo, su presencia y síntomas son cada vez mayores.

Verduras en un plato. Bonomédico.

Llevar una dieta equilibrada ayudará a mejorar la circulación, y a su vez, al tratamiento de las hemorroides-

 

Las hemorroides suponen un problema para la persona que las padece, porque entre sus síntomas están el sangrado, el dolor y el picor. Pero este problema es un poco mayor cuando afecta a mujeres embarazadas, ya que en esa etapa de la vida no se pueden tomar apenas medicamentos ni utilizar ciertas cremas. Además, durante el embarazo las hemorroides se agravan, pues el útero, más grande de lo normal, causa presión en la última parte del intestino, produciendo estreñimiento durante la gestación. El cambio hormonal asociado al embarazo -con incremento de progesterona desde el inicio del embarazo- hace que se dilaten más los vasos sanguíneos del cuerpo y las pequeñas venas del ano acusándose aún más los síntomas hemorroidales. Cuando se produce el parto, las hemorroides que han aparecido durante el embarazo se dilatan más al expulsar al bebé, pues en el canal del parto se comprime el sistema de venas situado alrededor del ano.

Las hemorroides suelen afectar más a las mujeres con problemas circulatorios previos al embarazo, como por ejemplo las varices.

Los síntomas que sufrirán las futuras mamás con hemorroides son:

  • Expulsión de pequeñas cantidades de sangre muy roja con las heces o al limpiarse con papel higiénico.
  • Dolor al defecar.
  • Prolapso venoso (las venas se desplazan por el ano y resultan visibles).
  • Picor continuo e intenso.
  • Sensación permanente de necesidad de defecar.

Estos síntomas hace que la embarazada entre en un círculo vicioso en el que, por miedo al dolor que le producirá el defecar, evite este acto, haciendo que el estreñimiento sea aún mayor y le resulte más doloroso ir al excusado. Por todo ello, es fundamental evitar el estreñimiento durante el embarazo para reducir la aparición de las hemorroides o disminuir su gravedad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

A medida que el embarazo avanza, las hemorroides más empeoran, pues la presión continua del útero dilatado sobre el recto hace que se incremente la presión y, por tanto, del desarrollo de las hemorroides sea mayor.

El parto, con los consiguientes pujos, hará que al incrementar la presión abdominal, las hemorroides se dilaten más y se prolapsen. Pero pasado el parto, la situación hemorroidal mejorará e incluso en algunos casos se solucionará de forma espontánea.

Medidas preventivas de las hemorroides durante el embarazo

Durante el embarazo, el médico aconsejará prevenir las hemorroides de forma natural:

  • Una buena y equilibrada alimentación, rica en fibra y donde la fruta y verdura sean las protagonistas.
  • Beber abundante líquido, en especial agua, dos litros diarios, también será muy conveniente.
  • Evitar alimentos picantes o muy grasos.
  • Hacer largos paseos al aire libre.
  • La natación y la gimnasia serán medidas muy buenas.
  • Controlar el incremento de peso.
  • No estar ni de pie ni sentada durante mucho rato vendrá muy bien para evitar esta enfermedad hemorroidal.

Tratamientos de las hemorroides durante el embarazo

Prevenir las hemorroides es más fácil con una ingesta adecuada de líquidos

Prevenir las hemorroides es más fácil con una ingesta adecuada de líquidos

Los tratamientos durante el embarazo tienen que ser muy suaves. Entre estos, estará el hacer baños de asiento con agua fría y templada, alternando ambas, para aliviar y bajar la inflamación hemorroidal. En caso de que se padezcan hemorroides externas, se podrán reducir mediante un suave masaje comprimiéndolas con cuidado. Limpiar el ano siempre después de defecar con toallitas húmedas, evitando la aparición de infección.

Colocar hielo -no directamente, sino metido en algún envoltorio como un paño o una bolsa- sobre la zona dañada varias veces al día, ayudará, pues el hielo ayuda a bajar la hinchazón. También será muy bueno aplicar compresas frías empapadas en agua de hamamelis (el hamamelis es una planta con propiedades antiinflamatorias).

Por su parte, el médico podrá aconsejar la aplicación de pomadas antiinflamatorias en las hemorroides durante varias veces al día, pero durante un máximo de dos semanas y siempre bajo su supervisión y control. Otra medida muy buena será no evitar ir al baño, sobre todo si la futura mamá está estreñida o las heces son duras. En esos casos podrá ponerse supositorios de glicerina y evitar permanecer mucho tiempo en el váter sentada.

Otra de las cosas que se pueden hacer son los ejercicios de Kegel, que, además de ayudar a recuperar la musculatura pélvica, son muy recomendables para mejorar la circulación de la zona anal y disminuir la probabilidad de padecer este mal. 

La embarazada podrá pedirle a su médico que le recomiende algún calmante en crema o supositorio medicinal para que le alivie los síntomas dolorosos de las hemorroides. La mayor parte de esas cremas se usará solo una semana, pues a largo plazo pueden causar incluso más inflamación.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

En cualquier caso, será el ginecólogo quien determine el tratamiento adecuado.

Conclusión

Si la persona que padece estos síntomas durante la gestación o después del parto también sigue sintiéndose mal pese a haber realizado todas las medidas preventivas señaladas para aliviar su mal sin un buen resultado e incluso continúa teniendo hemorragias, deberá ir a su médico para que le aconseje qué debe hacer para acabar con las hemorroides.



Normalmente, la mayor parte de las mujeres, tras parir, mejoran los síntomas utilizando solo las medidas preventivas señaladas, aunque alguna de ellas deberá acudir a un médico especialista (proctólogo) para que le realice un tratamiento que le alivie y reduzca las hemorroides. Muy pocas veces será necesario utilizar la cirugía para solucionar el problema hemorroidal.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *