BonomédicoBlogConsejosRiesgos del sexo oral

Riesgos del sexo oral


Comentar
Publicado en Consejos, Enfermedades, Salud sexual

Los riesgos del sexo oral son un motivo de preocupación creciente en la sociedad.

En la actualidad, el sexo oral es una de las prácticas sexuales más extendidas tanto entre parejas heterosexuales como homosexuales. Se trata de una práctica sexual en la que se estimulan los órganos genitales masculinos y femeninos con la boca, la lengua y los labios, con la finalidad de proporcionar placer al otro. Al igual que el sexo vaginal o el anal, también existen riesgos del sexo oral, aunque muchas personas lo consideran libre de peligros.

Los especialistas atribuyen este desconocimiento a la falta de educación sexual, especialmente en la población joven, e insisten en que el sexo oral también tiene riesgo de infecciones e incluso tumores inducidos por virus, como el virus del papiloma humano (VPH).

¿Cuáles son los riesgos del sexo oral?

Aunque el sexo oral suele conllevar un peligro menor de transmisión de enfermedades que otras prácticas como la penetración vaginal o anal, en ningún caso se puede decir que el sexo oral esté exento de riesgos que pueden ser graves para la salud.

En este caso, los síntomas afectan normalmente a la boca, labios, lengua, laringe y faringe. De forma que entre los riesgos del sexo oral se encuentra el de contraer sífilis, gonorrea, herpes, VIH, cáncer de faringe y/o boca, el virus del papiloma humano, clamidia, etc. Cualquiera de las tres prácticas antes descritas puede originar alguna de estas enfermedades, aunque cada tipo de sexo oral tiene sus particularidades.

Por ejemplo, en el anilingus hay que tener en cuenta que el ano puede ser portador de bacterias, parásitos o virus, como la hepatitis A, B y C, clamidia, lombriz intestinal, VPH, gonorrea y herpes. Además, existe el riesgo de que algunas bacterias como la Escherichia Coli se extiendan a la uretra cuando la boca se aproxima a los genitales después de haber tenido contacto con el ano.

En cualquier caso, a continuación se detallan los riesgos más frecuentes del sexo oral.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Sífilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) de cuyo contagio es responsable una bacteria llamada Treponema pallidum, una bacteria que provoca una infección cuando penetra en la piel o en las membranas mucosas rotas, generalmente de los genitales. La forma más frecuente de contraer sífilis es mantener cualquier tipo de contacto sexual, incluido el sexo oral.

riesgos del sexo oral

Es importante saber cuáles son los riesgos del sexo oral y cómo prevenirlos.

En una primera fase, la sífilis se manifiesta con el chancro sifilítico, una lesión ulcerosa que no suele ser dolorosa y que puede aparecer tanto en los genitales (en caso de penetración vaginal), como en el área anal (cuando hay sexo anal) o en la boca, lengua, labios o faringe (si se practica sexo oral).

En muchos casos, este primer síntoma desaparece por sí solo, sin tratamiento, pero en los casos más graves puede derivar en erupción de manchas rojas por todo el cuerpo. En una fase más avanzada de esta infección, puede darse fiebre, caída del cabello, fatiga, dolor de cabeza y garganta y pérdida de peso, entre otros.

Pero el verdadero peligro de la sífilis es, precisamente, que después del contagio puede pasar desapercibida y mantenerse latente durante años en el cuerpo. Si esta patología no se llega a detectar y a curarse, puede provocar ceguera, además de daños graves en órganos a nivel interno y derivar incluso en la muerte del paciente.

Herpes

El herpes es uno de los riesgos del sexo oral que con mayor frecuencia se producen. Este virus también se puede contraer con cualquier tipo de contacto sexual y provoca la aparición de llagas en la zona de los genitales, el recto, la entrada del ano y, también, en la boca, labios o faringe.

Cuando estas úlceras aparecen en las zonas de la vagina o el pene resultan bastante dolorosas, sobre todo cuando surgen por primera vez. Un herpes genital o anal se puede extender a la boca mediante sexo oral, con mayor riesgo en caso de que haya úlceras. También hay que decir que, en muchas ocasiones, las manifestaciones del virus comienzan a aparecer años después de haberse sufrido el contagio.

En la actualidad, el tratamiento para el herpes se basa en antibióticos específicos que luchan contra el virus y que, aunque minimizan sus síntomas de forma eficaz, no lo curan de forma definitiva. Es importante saber que cuando este virus accede al cuerpo, permanece para siempre y sus síntomas pueden volver a aparecer en cualquier momento.

Clamidia

riesgos del sexo oral

El contagio de enfermedades de transmisión sexual como el virus del papiloma humano es uno de los principales riesgos del sexo oral.

Esta patología infecciosa se transmite a través de un parásito genital, con la práctica de sexo oral, vaginal y anal. Además, también se puede contraer al compartir juguetes sexuales, y las mujeres la pueden transmitir a los bebés durante el embarazo o el parto. Se conoce como ‘infección silenciosa’, porque en la mayoría de los casos es asintomática.

Sus síntomas son parecidos a los de un resfriado común, y su tratamiento es farmacológico con antibióticos. Como la mayoría de los riesgos del sexo oral y de otras prácticas sexuales, la mejor forma de prevenir la clamidia es el uso del preservativo.

No obstante, hay que subrayar que aunque permanezca silente sin dar lugar a síntomas claros, la clamidia es susceptible de provocar infección en células del cuello del útero, la uretra, el recto, los ojos o la garganta. En el caso de las mujeres, las principales manifestaciones de haber contraído esta enfermedad infecciosa de transmisión sexual son:

  • Presencia de un abundante flujo vaginal.
  • Excesivo sangrado durante el acto sexual o entre las menstruaciones.
  • Un dolor en la zona inferior del abdomen al mantener relaciones o al miccionar.

El virus del papiloma humano (VPH)

Hoy en día, el virus del papiloma humano es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes y una de las más peligrosas sobre todo para las mujeres, ya que existe un elevado riesgo de que derive en algunos tipos de cáncer.



Los expertos afirman que la probabilidad de que un hombre o una mujer sexualmente activos contraigan este virus en algún momento de su vida es alta. Aunque se transmiten con mayor facilidad durante la penetración vaginal o anal, el virus del papiloma humano también es un riesgo del sexo oral, incluso cuando la persona infectada no presenta síntoma alguno.

Hay muchas variantes del VHP, pero casi todas ellas originan verrugas en la zona de los genitales. Las cepas más agresivas del virus pueden causar displasia (anomalías en el desarrollo de un órgano o tejido, algo que se diagnostica mediante citología), cáncer de cuello de útero, de ano, de pene y de vulva.

Uno de los cánceres derivados de este virus es el de orofaringe. Si bien la mayoría de las causas de este tipo de cáncer son desconocidas, según una investigación publicada en 2007 en The New England Journal of Medicine, existe una estrecha relación entre la práctica del sexo oral y el desarrollo del cáncer de orofaringe. Dicho estudio decía, además, que las personas que habían mantenido sexo oral con seis individuos diferentes tenían un mayor riesgo.

riesgos del sexo oral

Se recomienda evitar el contacto de la boca con los genitales en caso de tener llagas o heridas.

Es frecuente que la infección por el virus del papiloma humano se desarrolle como una infección latente (sin síntomas ni lesiones) o subclínica (sin síntomas pero con alteraciones en la células del cuello uterino). Asimismo, también se puede presentar como una infección clínica que causa:

  • Verrugas en los genitales, llamadas condilomas, de aspecto rosáceo o gris. Pueden ser de gran tamaño, ser dolorosas y provocar picor.
  • El carcinoma invasivo, un cáncer que puede desarrollarse años después de la infección del VPH en zonas en las que previamente se ha producido una displasia. 

Para prevenir el virus del papiloma humano existen en la actualidad algunas vacunas que disminuyen sus efectos o que protegen contra los tipos de cáncer causados por este. Además, el uso de preservativo durante las relaciones sexuales también es una forma de prevenir esta enfermedad.

Cáncer de tipo oral

Uno de los riesgos del sexo oral más graves es el desarrollo de algún tipo de cáncer. Los especialistas han detectado un repunte de estos casos, que muchos asocian al aumento de la práctica de sexo oral y que se relaciona también con la infección por virus del papiloma humano. En este punto hay que hablar de:

  • Cáncer de boca: Su aparición también está ligada al VPH, y aunque la tasa de este tipo de cáncer no era muy alta, en los últimos años su incidencia se ha visto incrementada. Muchos especialistas consideran que la práctica del sexo oral ha motivado este repunte. 
  • Cáncer de laringe y lengua: Es el que afecta al área de las amígdalas y de la lengua. Se supone que los cambios en las conductas sexuales también han propiciado una mayor incidencia de este cáncer.
  • Cáncer de faringe: Es otro de los riesgos más importantes que pueden surgir al mantener relaciones sexuales de forma oral con una persona que padezca el virus del papiloma humano.

Gonorrea

riesgos del sexo oral

La gonorrea es una de las infecciones que con mayor frecuencia se trasmiten mediante sexo oral.

Esta es una de las enfermedades más frecuentes por sexo anal, pero también constituye un importante riesgo del sexo oral. Sus signos suelen aparecer desde el día siguiente hasta las dos semanas posteriores a la práctica sexual. Se trata de una infección bacteriológica de contagio sexual que puede afectar a la garganta (en el caso del sexo oral), la uretra y el cuello uterino (por penetración vaginal) y el recto o el ano (con el sexo anal).

En el caso de la gonorrea oral la persona afectada suele tener problemas para tragar y dolor de garganta. Pero también son frecuentes otros síntomas como el ardor al orinar, secreción anormal y amarillenta en las mujeres, sensibilidad anormal en los testículos, dolor intenso en la parte baja del abdomen, incluso episodios de fiebre alta en los casos más severos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que se trata de la segunda enfermedad de transmisión sexual más contagiada, después de la clamidia. Se suele tratar con antibióticos, pero los especialistas advierten también de una resistencia cada vez mayor de estos patógenos a los antibióticos, especialmente cuando se localizan en la boca o la faringe. En caso de no seguir el tratamiento adecuado, la gonorrea puede causar esterilidad tanto masculina como femenina o una enfermedad de inflamación pélvica en las mujeres.

Sida o VIH

El VIH, siglas de Virus de la Inmunodeficiencia Humana, infecta a las células del sistema de defensa de la persona afectada, hasta acabar con ellas. Esto merma considerablemente la capacidad del individuo para combatir el cáncer y cualquier otra enfermedad. Hay que decir que la enfermedad del SIDA se puede transmitir por la sangre, la leche materna, los flujos vaginales y el semen, de forma que este es uno de los principales riesgos del sexo oral.

riesgos del sexo oral

El uso del preservativo es la forma más segura de prevenir los riesgos del sexo oral.

Así, los modos más habituales de contagio del VIH son:

  • Sexo oral, anal o vaginal sin el empleo de preservativo.
  • Uso compartido jeringuillas o agujas ya infectadas.
  • Este VIH puede propagarse de la madre al bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia.
  • Transfusiones de sangre.
  • En algunos casos, cuando dos personas presenten heridas bucales, también puede propagarse mediante besos.

Sus síntomas pueden tardar en aparecer, de forma de diagnosticar el virus es a través de un análisis de sangre. Todavía no hay cura definitiva para el SIDA, pues una vez que se produce el contagio la infección permanece para siempre en el cuerpo.

Cómo se produce el contagio

Los distintos patógenos, virus y bacterias se pueden encontrar en distintas zonas del cuerpo. Y cuando se practica una felación, cunnilingus o annilingus existen riesgos de contraer cualquier infección de transmisión sexual, al entrar en contacto las mucosas bucales de un individuo con la mucosa genital de otra persona. 

Son varias las situaciones que, aunque a priori parecen inofensivas, pueden incrementar los riesgos de contagio. En el área oral, por ejemplo, las úlceras, llagas, inflamaciones bucales e incluso las encías sangrantes, se pueden convertir en una puerta de entrada de bacterias al practicar sexo oral. Además de esto, también se debe tener en cuenta la presencia de heridas en el área genital o anal, o a la presencia de sangrado durante dicha práctica (incluyendo aquí el flujo menstrual).

Por su parte, los principales fluidos transmisores de las infecciones sexuales son el semen y el flujo vaginal. De estos dos, el líquido seminal es el que tiene una carga viral más elevada, de forma que el riesgo se incrementa en los casos de felación sin preservativo cuando la eyaculación se produce dentro de la boca.

Cómo prevenir los riesgos del sexo oral

El empleo de preservativos es la principal medida de prevención ante los riesgos del sexo oral, como sucede con el resto de prácticas sexuales. Asimismo, también es muy importante la buena higiene de los genitales, así como vigilar cualquier herida o llaga en la boca o en el área de los genitales, evitando realizar sexo oral en dichos casos.

riesgos del sexo oral

Muchas enfermedades de transmisión sexual se pueden contagiar a través del semen.

El uso de un dique dental para las relaciones sexuales orales, estos diques son finas láminas cuadradas, hechas de látex o silicona, que se colocan sobre la vagina o el ano durante el sexo oral. De esta forma, también se ayuda a prevenir el contagio de ciertas ETS, como el SIDA, además de la hepatitis.

Por otro lado, dado que el esperma es un líquido a través del cual se pueden transmitir muchas enfermedades de este tipo, los especialistas aconsejan evitar su contacto con la boca y, sobre todo, no ingerirlo. De hecho, hoy en día se considera que el riesgo de infección del VIH es bajo durante el sexo oral siempre que se use condón y cuando la eyaculación tiene lugar fuera de la cavidad bucal.

Cuando en una pareja uno de los dos es VIH positivo, el riesgo de transmisión de la enfermedad por medio del sexo oral es  bajo si este toma fármacos para tratar el SIDA (terapia antirretroviral o TARV) y tiene inhibición viral, o si el integrante que es VIH negativo toma medicamentos para prevenir (profilaxis prexposición o PrEP).

Además, los médicos insisten en que la mayoría de las patologías de carácter sexual que se derivan de la práctica del sexo oral son asintomáticas, por ello aconsejan hacerse un chequeo para su posible detección al menos una vez al año, en el caso de que hayan tenido múltiples parejas. Aún así, subrayan que la forma más eficaz de evitar los riesgos del sexo oral, vaginal o anal es el uso del preservativo. Incluso en los casos de parejas estables se recomienda realizarse las pruebas adecuadas para descartar la presencia de patógenos antes de empezar a tener sexo sin protección.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Tipos de sexo oral

riesgos del sexo oral

Fundamentalmente, existen tres tipos de sexo oral: la felación, el cunnilingus y el anilingus.

Antes de enumerar los principales riesgos del sexo oral y cómo prevenirlos, cabe diferenciar entre los tipos más frecuentes de esta práctica sexual: la felación, el cunnilingus y el anilingus:

  • Felación: La felación es la práctica en la que se chupa o lame el escroto y el pene con la boca, la lengua y los labios, con el objetivo de generar placer en el hombre. Se considera sexo oral haya o no eyaculación.
  • Cunnilingus: Esta variante del sexo oral consiste en lamer y chupar con la lengua, los labios y/o los dientes, los órganos genitales femeninos (labios de la vulva, el clítoris y la entrada de la vagina) con la finalidad de proporcionar placer a la mujer.
  • Anilingus o rimming: En estos casos la estimulación bucal se realiza sobre la zona del ano. Esta práctica, conocida popularmente como beso negro o beso polaco, no está tan extendida como las anteriores pero también puede conllevar riesgos.
  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes

  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *