BonomédicoBlogReproducción asistidaRiesgos, problemas y complicaciones de la vasectomía

Riesgos, problemas y complicaciones de la vasectomía


Comentar
Publicado en Reproducción asistida

Como suele ocurrir después de aplicar cualquier tipo de cirugía, existen ciertos riesgos, problemas y complicaciones de la vasectomía. Así, el paciente puede notar ciertas molestias, inflamación o moretones que normalmente desaparecen a las dos semanas. 

No obstante, existen otros problemas relacionados que el paciente debe comprobar si se presentan o no para alertar al médico en el caso de que apareciesen. Estos son:

  • Infección. El paciente notará fiebre y enrojecimiento así como sensibilidad en la zona del escroto.
  • Hematoma. Sangrado debajo de la piel que puede incluso producir una inflamación muy dolorosa.
  • Dolor testicular continuo. Esto también se conoce como síndrome posterior a la vasectomía. Es raro que ocurra -en un 10% de los casos-, pero puede suceder.
  • La vasectomía no funciona. Puede que en contadas ocasiones se produzca un fallo del método y se dé un embarazo no deseado. Las cifras de los expertos apuntan a que de 1.000 vasectomías que se realicen pueden fallar 11 durante los dos primeros años. La mitad de estos errores se producen en los tres meses posteriores a la cirugía. El hecho de que la vasectomía falle dependerá de que los dos conductos deferentes vuelvan a unirse -cosa muy poco común-, caso en el que el esperma podría volver a ingresar y producir un embarazo.
  • Arrepentimiento del paciente. La vasectomía es un método eficaz de contracepción y no reversible, por lo que el paciente que se someta a él debe estar muy seguro de que no quiere tener más hijos. Generalmente, los hombres que se practican una vasectomía nunca se arrepienten. No obstante, los varones que se sometieron a una vasectomía antes de cumplir los 30 años suelen presentar un mayor índice de arrepentimiento con el paso de los años.
  • Aparición de una especie de bultito en el escroto, denominado granuloma. Se produce porque el esperma se escapa de los conductos deferentes hacia el tejido.

Vasectomía: introducción histórica

La vasectomía, que significa corte o sección de un vaso o conducto, data del año 1823, cuando un hombre -Sir Astley Cooper Bart- se la realizó a su perro en Londres. 

Este método se ha utilizado por distintos motivos. En Europa se practicó de forma masiva durante la Segunda Guerra Mundial para exterminar a judíos y gitanos. Por otro lado, en Estados Unidos se practicó también para esterilizar a violadores y criminales.

A partir de los años 60 se generalizó en todo el planeta como un buen método de planificación familiar, sencillo y muy seguro.

¿En qué consiste la vasectomía?

La vasectomía es la técnica quirúrgica que consiste en la incisión de los dos vasos deferentes, que son los conductos que llevan los espermatozoides desde los testículos a la uretra, para impedir que estos puedan llegar al semen. Se obstruye, de este modo, el canal del esperma.

El hombre sigue produciendo espermatozoides pero, al no tener salida, los absorbe el organismo.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

La cirugía en sí es rápida, pues se emplean como máximo 30 minutos en realizarla. Se utiliza anestesia local y todos los hombres son dados de alta del hospital el mismo día que entran. El profesional que los trata es el urólogo.

La recuperación también es prácticamente inmediata, pues en la mayor parte de los casos el paciente se encontrará en perfectas condiciones antes de una semana.

Lo que no es tan inmediato es su efecto sobre la concepción, pues después de la operación persisten espermatozoides en la vía seminal, lo que significa que se necesitará esperar al menos un par de meses -lo que puede suponer alrededor de 25 eyaculaciones- para eliminarlos todos. El médico realizará varios exámenes (espermiogramas) para comprobar que no queda ningún espermatozoide y medir la efectividad de la operación realizada.

Esta técnica quirúrgica hace que el hombre pueda mantener relaciones sexuales sin dejar embarazada a su pareja, por lo que supone una forma fija y permanente de controlar la natalidad.

Como cualquier cirugía, posee aspectos positivos y negativos, aunque en el caso de la vasectomía las ventajas priman sobre los inconvenientes.

Recomendaciones tras la operación

Ya que el paciente sufrirá pequeñas complicaciones tras la vasectomía -se sentirá hinchado y con moratones que desaparecerán en dos semanas-, se le realizarán una serie de recomendaciones para que se sienta mejor:

  • Descansar durante algunos días.
  • Utilizar una bolsa fría como compresa para aliviar el dolor y la hinchazón.
  • Usar ropa interior que le quede algo ajustada y le sirva de soporte al escroto.
  • Disminuir su ritmo de actividades hasta que se encuentre totalmente recuperado.

La recuperación total suele producirse a las dos semanas de la intervención quirúrgica.

Principales consideraciones de la vasectomía

La vasectomía genera muchas dudas e interrogantes. Ha sido objeto de estudio, por ejemplo, su posible relación con el cáncer de próstata. Sobre este asunto hay opiniones encontradas. Algunos informes médicos determinan que los hombres sometidos a vasectomía tenían tasas más altas de padecer, en un futuro, cáncer de próstata. No obstante, otros informes especializados demostraron que no existe tal relación: los hombres sometidos a una vasectomía no tienen más posibilidad de padecer cáncer de próstata que los que no se someten al procedimiento. Además, tampoco existe relación entre vasectomía y cáncer de testículos.

Vasectomía y reversión del procedimiento

Como hemos señalado anteriormente, hay pacientes que se practican la vasectomía antes de cumplir 30 años. Luego, con el tiempo, tienen pareja estable y desean tener su propia familia. Entonces buscan un modo de revertir este procedimiento. 

Teniendo en cuenta los avances que se han producido en las técnicas de reproducción asistida, podríamos afirmar que, de uno u otro modo, las vasectomías son reversibles. La forma de que esto suceda sería también por un procedimiento quirúrgico que consistiría en volver a unir los extremos cortados de los conductos deferentes. Otra forma seria unir quirúrgicamente un extremo de dichos conductos con la parte del testículo donde se almacena el esperma maduro.

La realización de esta cirugía requiere de anestesia general y se hace en un centro de cirugía ambulatoria o en la zona de atención ambulatoria de un hospital. La realización de la técnica consiste en un pequeña incisión en los lados del escroto para encontrar los extremos cerrados de los conductos deferentes. Posteriormente, se consigue una muestra de fluido del cabo más cercano al testículo para verificar la presencia de esperma. Si existe dicho esperma en el fluido, entonces se unirán los dos extremos de dichos conductos.

Otro modo de realizar esta cirugía sería con la técnica microquirúrgica en la que, gracias a un microscopio de alto rendimiento, se visualizarían los extremos de los conductos deferentes para que el cirujano realizase suturas menores -del tamaño de una pestaña- y de esta forma se reducirían las cicatrices. Este procedimiento tiene entre un 75% y 99 % de éxito.

Puede que tras realizarse una cirugía de revocación no se encuentre esperma en el fluido, lo que significará que hay algún tipo de obstrucción en los conductos deferentes y en el epidídimo, que es el tubo que conecta los testículos con los vasos deferentes -por donde pasa el semen con los espermatozoides-. El cirujano entonces unirá la parte superior de los conductos al epidídimo en una zona que evite la obstrucción. Se trata de una técnica más complicada pero con el mismo índice de éxito que la revocación estándar.

Esta segunda cirugía para conseguir procrear, tras haberse aplicado una vasectomía, tiene una recuperación de 1 a 3 semanas.

También puede presentar los problemas postoperatorios de la vasectomía u otros bastante similares.

El paciente volverá a ser reproductivo 3 meses después de la cirugía, aunque si el cirujano utilizó la técnica de evitar la obstrucción, tardará más en poder procrear -aproximadamente unos 15 meses-.

El hombre tardará casi un año en dejar embarazada a su pareja, si todo marcha bien, tras revertir una vasectomía, aunque esto no garantiza completamente el embarazo, pues influyen otros factores como si la reversión se hizo poco después de la vasectomía (en estos casos la fertilidad se recupera antes) o como el estado en el que se encuentre la mujer. 

Vasectomía y sexo

La vasectomía no influye en las relaciones sexuales. Al contrario, las puede incluso estimular, ya que estas se realizan con la tranquilidad de que no se dejará embarazada a la pareja.

No obstante, no hay que olvidar que es un método de contracepción y no de protección de enfermedades sexuales. Un hombre que tenga la vasectomía hecha puede contraer el SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual si no utiliza preservativo.

Vasectomía y Seguridad Social

La vasectomía es una operación que cubre la Seguridad Social en la mayoría de las comunidades autónomas. No obstante, las listas de espera son muy grandes y hay demoras de incluso más de tres años en algunos hospitales públicos -como los de Aragón, por ejemplo-. El motivo es que no se trata de una enfermedad y, por tanto, se le da prioridad a otras dolencias más urgentes y graves.

A la operación de vasectomía se anteponen otras relacionadas con tumores y que desplazan a estas.

Coste de la vasectomía

La vasectomía también ha generado debates entre médicos y políticos, quienes se han planteado dejar de incluirla en la Seguridad Social en más de una ocasión, aunque la falta de unanimidad en este sentido ha hecho que no se retire. Aun así, algunos médicos no lo verían mal porque consideran que no es una enfermedad y que hay otras afecciones que sí que deberían estar cubiertas y no lo están, como por ejemplo una infertilidad (presenta diferencias con una esterilidad) por causas médicas, que debe pagarla el paciente con su dinero.

El coste de la vasectomía va de los 800 a los 1.500 euros, pues no requiere de muchos instrumentos quirúrgicos, de hospitalización ni de anestesista.

Algunos médicos del sistema público consideran que las listas de espera que hay en la sanidad actual no van a disuadir a los varones que quieran practicarse gratis una vasectomía y que no van a recurrir para ello a la medicina privada, pues pueden esperar.

La vasectomía se erige como el mejor método anticonceptivo masculino actual, pues estos se reducen al uso de preservativo y aún no existen en el mercado farmacéutico píldoras anticonceptivas masculinas lo suficientemente eficientes, aunque ya se están realizando numerosas investigaciones en este sentido.

Las investigaciones realizadas para encontrar una píldora anticonceptiva masculina aún no han conseguido su objetivo, pues los productos desarrollados provocaban demasiados efectos secundarios y no garantizaban la esterilidad del hombre durante su uso. Además es difícil crear dicha pastilla, pues requiere una alta inversión económica y no hay mercado para asumir dicho costo.

De todos modos, se continúa estudiando la forma de obtener este fármaco. Por ahora, habrá que seguir utilizando la vasectomía, los preservativos o la abstinencia sexual para evitar embarazos no deseados.

Conclusiones finales

Estoy feliz BonomedicoLa vasectomía es una de las intervenciones quirúrgicas más demandadas en España y algunos expertos la comparan con la ligadura de trompas, aunque la vasectomía es más sencilla y entraña menos riesgos que la ligadura.

Con la crisis económica, más hombres se han sometido a una vasectomía en nuestro país, que cuenta con un elevado número de intervenciones anuales en comparación con otros países de la Unión Europea. 

El que cada vez más varones se hagan la vasectomía se debe a su alta efectividad -que roza el 100%- y a que no tiene efectos secundarios para la salud. Además, no afecta ni al deseo sexual ni a la erección, que siguen igual que antes.

Los candidatos más habituales a este tipo de cirugía son padres con dos hijos que no desean tener más y que quieren un método anticonceptivo seguro, rápido y con plenas garantías de efectividad.

Cuanto mayor edad tenga el paciente, más demandará esta cirugía. Por lo general, alrededor de un 18% de los hombres se han hecho una vasectomía antes de cumplir los 45 años, pero el 15% de ellos se arrepienten y revierten quirúrgicamente la operación.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

La vasectomía tiene una efectividad anticonceptiva elevadísima, de casi el 100%.

Lo bueno de esta técnica es que tiene solución si el hombre se arrepiente, aunque, como hemos señalado anteriormente, cuanto más tiempo transcurre después de la vasectomía, más disminuye la probabilidad de ser padre después de la reversión. Tras anular la vasectomía, la posibilidad de conseguir un embarazo desciende hasta un 10% por cada año que se mantuvo, pero también hay otros factores más importantes y que influyen como, por ejemplo, la edad de su pareja.

 

 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *