BonomédicoBlogEnfermedadesRiesgos de la operación de sinusitis

Riesgos de la operación de sinusitis


3 comentarios
Publicado en Enfermedades

Aunque parezca una patología rara, es de lo más común. En el mundo, millones de personas sufren de sinusitis crónica o recurrente. Lo complicado y molesto, en este sentido, es que habitualmente este tipo de enfermedades vengan acompañadas por un cuadro de síntomas que incluyen las cefaleas, dificultades respiratorias o la descarga de mucosidad, ya sea por la garganta o por la nariz. Además de que estos factores son de por sí muy molestos, también pueden llegar a afectar a la calidad del sueño así como la calidad de vida en general, por lo que resulta aconsejable pasar por quirófano pese a la presencia de los posibles riesgos de la operación de sinusitis que se derivan de esta intervención.

En el caso de que el paciente que padece de sinusitis crónica no evolucione de forma positiva pese a la aplicación del adecuado tratamiento, una de las opciones se puede llegar a encontrar en la cirugía endoscópica nasal, un método que facilita al especialista la visibilidad para poder proceder de forma exitosa en el interior de los senos paranasales.

Funcionamiento del sistema de drenaje de los senos paranasales

Con respecto al sistema de funcionamiento de los senos paranasales, se trata de cuatro pares de cámaras que se encuentran llenas de aire. La estructura que llegan a formar estas cámaras se asimila a la de un panal de abejas, es decir, finas láminas óseas insertadas en el interior de los huesos faciales y de la cabeza. En el caso de que el funcionamiento de este conglomerado se desarrolle de forma adecuada, lo habitual es que los senos paranasales faciliten la libre circulación del aire al tiempo que generan y drenan moco con el objetivo de lubricar la nariz y mantenerla libre de partículas y bacterias.

La cirugía mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes, pero conviene conocer al detalle los riesgos de la operación de sinusitis.

La cirugía mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes, pero conviene conocer al detalle los riesgos de la operación de sinusitis.

Una sinusitis crónica llega de la mano de resfriados, alergias u obstrucciones estructurales como, por ejemplo, un tabique nasal desviado o la existencia de pólipos. Factores que pueden llevar a la aparición de un fallo rinosinusal. Lo más común es que, bajo estas circunstancias, la mucosa que reviste los senos paranasales se vea afectada por una inflamación que llega a obstruir la limpieza del moco intrasinusal. La incapacidad de mantener sanos y limpios estos conductos deriva en la aparición de determinados síntomas tales como:

  • Cefaleas.
  • Obstrucción nasal.
  • Drenaje de moco detrás de la nariz.
  • Tos.
  • Reducción del olfato.
  • Sensación de decaimiento en general.

Hay que prestar especial atención a aquellas personas que además padecen de asma, ya que pueden llegar a ver empeorado su estado de salud en general.

A la hora de diagnosticar la enfermedad sinusal, el especialista determinará la realización de determinadas pruebas con el objetivo de encontrar el origen de la aparición de esta patología así como la extensión de la misma. Antes de procesar algún tipo de prueba, lo habitual es que el especialista comience a hacerle al paciente una serie de preguntas que pretenden identificar las causas y síntomas de la sinusitis crónica como:

  • Modificaciones en el sentido del olfato.
  • Obstrucción nasal.
  • Mucosidad espesa que drena por detrás de la nariz.
  • Tos crónica.
  • Cefaleas. 
    Las cefaleas y la tos crónica son dos de los principales síntomas de esta enfermedad.

    Las cefaleas y la tos crónica son dos de los principales síntomas de esta enfermedad.

Otro de los puntos a tener en cuenta es la lista de patologías asociadas a la sinusitis como pueden ser el asma, las alergias o la presión arterial alta. Por su parte, la ventaja de aplicar la técnica endoscópica se sostiene en la facilidad de evaluación ante la presencia de:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Desviaciones de tabique nasal.
  • Moco espeso. 
  • Congestión de la mucosa rinosinusal.
  • Pólipos.

Una vez que se ha realizado una completa evaluación del paciente, y tras haber agotado las variantes médicas, el especialista recomendará la realización de una tomografía axial computada. Los resultados que arroje esta prueba facilitará una visión exacta y general de los diversos cortes de los senos paranasales, lo que le servirá al especialista como una especie de mapa preoperatorio en el que identifique los reparos anatómicos así como la extensión concreta de la patología rinosinusal.

Aplicación de cirugía para la sinusitis

En el momento en el que el tratamiento especificado por el especialista no ofrece los resultados esperados y, además, la tomografía axial computada identifique algún edema en las zonas claves de drenaje rinosinusal con patología subyacente así como otras modificaciones estructurales, el cirujano recomendará la cirugía como tratamiento específico.

Con respecto al método empleado por el cirujano para ejecutar la cirugía, lo habitual es que se emplee el mismo endoscopio que ha servido para determinar el diagnóstico. En concreto, se trata de un telescopio de finas dimensiones, es decir, de unos 4 milímetros de diámetro, que facilita la visión del especialista en el interior de los senos paranasales, Este aparato estará conectado a una cámara y a un monitor que ofrecerá la imagen de alta definición. Por su parte, el experto también introducirá el instrumental quirúrgico requerido para ejecutar el procedimiento de forma paralela al endoscopio y con el objetivo de reparar las alteraciones que se encuentren en el interior de los senos paranasales.

La cirugía de sinusitis se lleva a cabo con anestesia general.

La cirugía de sinusitis se lleva a cabo con anestesia general.

Este tipo de cirugías está destinada a la apertura de los senos paranasales que se encuentran bloqueados. Debido a la mínima invasión del organismo que ofrece el uso del endoscopio en este tipo de procedimiento, los daños se minimizan, es decir, el edema es menor así como el sangrado y las molestias que se originan con la práctica de las cirugías convencionales. En este sentido, también el proceso de cicatrización es mucho más rápido, obteniendo una recuperación tras la operación de sinusitis menos molesta y con un rápido alivio de los factores relacionados con ella.

Lo habitual es que la realización de esta cirugía requiera la aplicación previa de anestesia general. La duración de la misma va a estar directamente relacionada con la existencia o no de determinadas patologías asociadas con la sinusitis así como con la extensión tomográfica de la enfermedad.

En este sentido, el procedimiento se identificará como limitado en el caso de que solo incluya la limpieza de pequeños pólipos u obstrucciones en el meato medio; o extendida, en el caso de que la cirugía comprenda la intervención de estructuras más complejas. Por ejemplo:

  • Las celdillas etmoidales.
  • Los senos frontales.
  • El seno esfenoidal.

Una vez realizado con éxito el procedimiento, el paciente pasará poco tiempo en el centro hospitalario. Lo habitual es que se controle el vaciado de la anestesia y la posibilidad de que surjan hemorragias. No suele ser habitual, además, el uso de tapones nasales, ya que el procedimiento aplicado no llega a agredir tanto el organismo para realizar con éxito su cometido.

La cirugía endoscópica nos ofrece una buena alternativa como óptimo tratamiento de la sinusitis crónica, recurrente y poliposis nasal. Los últimos estudios arrojan nuevos avances en el campo del tratamiento multidisciplinario de enfermedades de alta complejidad incorporando el esfuerzo de expertos en determinadas áreas como:

  • La oncología.
  • La oftalmología.
  • La cirugía de cabeza y cuello.
  • La neurocirugía.

Y es que el método endoscópico ofrece un gran alivio para aquellas personas que padecen de sinusitis crónica al tratarla sin la necesidad de correr los clásicos riesgos de la operación de sinusitis gracias a la aplicación de procedimientos mucho menos invasivos para el organismo.

Período postoperatorio

Tras la realización de la cirugía, lo habitual es que el paciente sea trasladado a la zona de recuperación, lugar en el que una enfermera será la encargada de monitorear los signos vitales de la persona que se acaba de someter al procedimiento en concreto. Una vez que se ve al paciente por completo recuperado de la aplicación de anestesia se suele dar el alta del centro hospitalario.

Ya en casa, lo habitual es recomendar el reposo y mantener la cabeza elevada por encima de la altura de los pies con la colocación de dos o tres almohadas y con la intención de reducir la posible aparición de edemas o inflamaciones. Es importante evitar la realización de cualquier esfuerzo que posibilite el sangrado en el área recién intervenida.



Tras la realización de este tipo de cirugías las consecuencias son visibles:

  • Aparición de notable inflamación en la zona de la nariz.
  • Inflamación del labio superior.
  • Inflamación de las mejillas.
  • Posible abultamiento en la zona de los ojos.

Estas secuelas físicas tan solo se mantendrán a lo largo de pocos días tras la realización de la cirugía y se corresponden con consecuencias que entran dentro de la normalidad. Una de las opciones para aliviar todas estas inflamaciones es la aplicación de hielo en el área de la cara en general, en el puente nasal y alrededor de los ojos tanto tiempo como sea capaz de aguantarlo.

Por otro lado, la aparición de cierto sangrado de nivel moderado por la nariz también entra dentro de la normalidad y lo habitual es que de forma progresiva vaya desapareciendo. En este sentido, el vendaje se irá llenando poco a poco por lo que se recomienda cambiarlo de forma continua a lo largo de las primeras 24 horas postcirugía.

Efectos secundarios de la cirugía de sinusitis

Como cada paciente es distinto, los resultados de la aplicación de una misma técnica serán, por lo tanto, diferentes en cada uno. Lo que sí es importante en este sentido es que el paciente se informe de manera previa a la realización de la intervención de todos y cada uno de los riesgos de la operación de sinusitis a la que se está sometiendo. Y es que, entre ellos, una vez finalizado el tratamiento, podrían presentarse los siguientes factores:

  • Escurrimiento nasal recurrente o resequedad excesiva.
  • Perjuicios en el ojo y estructuras vinculadas con el mismo. 
    Uno de los riesgos de la operación de sinusitis son las posibles lesiones en los ojos.

    Uno de los riesgos de la operación de sinusitis son las posibles lesiones en los ojos.

  • Aparición de zonas permanentemente adormecidas como pueden ser las piezas dentales, el paladar o la cara.
  • Obstrucción nasal como consecuencia de un inadecuado tratamiento de las infecciones surgidas.
  • Molestias que se prolongan y recuperación afectada.
  • Incremento repentino de la cantidad de sangrado de a nariz.
  • Persistencia de una temperatura por encima de los 38 grados pese al incremento del consumo de líquidos.
  • Incremento de la inflamación o enrojecimiento de la nariz o los ojos.
  • Escurrimiento nasal compuesto por un líquido delgado y claro en grandes cantidades y que, además, tan solo surge de una fosa nasal.

En general, el paciente puede llegar a tardar varias semanas en recuperarse del todo y siempre estará directamente vinculado con el nivel de hinchazón y la sensibilidad de la nariz. Puede que arrastre síntomas como resfriados leves o infecciones, por lo que el especialista puede llegar a recomendarle la irrigación nasal o la aplicación de aerosoles de suero salino y lubricantes antibióticos.

Una de las premisas a cumplir tras la realización de este procedimiento para tratar la sinusitis es el adecuado cuidado de la nariz así como de los senos para facilitar una correcta sanación y minimizar las cicatrices. Para asegurarse de que este factor clave se cumpla el experto le recomendará el seguimiento de los siguientes pasos:

  • Con la intención de disminuir la capacidad de sangrado e hinchazón, mantenga la cabeza elevada. Si es posible, la primera noche tras la ejecución de la cirugía hacerlo con el uso de almohadas o, en su defecto, intente dormir en un sillón reclinable.
  • Use el material de taponamiento así como las tablillas de la nariz de forma adecuada. Evite en la medida de lo posible que no estén en el lugar adecuado.
  • En el caso de que el sangrado se prolongue, no dude en ponerse en contacto con su médico.
  • Se recomienda no sonarse la nariz al menos durante la primera semana tras la realización del procedimiento quirúrgico. Además, intente no levantar mucho peso ni realizar ejercicios extenuantes.
  • En el caso de que no pueda evitar el estornudo, realícelo con la boca abierta.

Dependiendo del tipo de cirugía que se le haya realizado al paciente, lo más común es que se solicite una visita transcurridos entre tres y siete días desde la práctica del procedimiento quirúrgico. A lo largo de la cita, lo habitual es que el experto proceda a extraer el material de taponamiento ubicado en la nariz. Además, se asegurará de que las heridas quirúrgicas están sanando de forma adecuada. Por último, le ofrecerá más instrucciones para cuidar la nariz y los senos.

Riesgos de la operación de sinusitis

La evolución de la medicina nos arroja diversos métodos para el tratamiento de la sinusitis en los pacientes. A continuación señalamos algunos de ellos, describimos su procedimiento en concreto y apuntamos los principales riesgos de la operación de sinusitis en cada una de sus variantes.

Etmoidectomía

Justo en el medio de los ojos y el puente de la nariz se ubican los senos etmoidales. Se trata de un lugar clave en el que se llegan a tratar la mayor parte de los problemas al drenar el resto de los senos a través de ellos o junto a ellos. De este hecho podemos evidenciar que, en el caso de que estos senos se infecten, lo más habitual es que esta infección pase también a extenderse.

Un vez extendido el problema, el cirujano procederá a la realización de una etmoidectomía. En concreto, este procedimiento consiste en la extracción de tejidos y huesos infectados en la zona de los senos etmoidales que no permiten el drenaje. 

A pesar de los riesgos, la operación de sinusitis es un procedimiento mínimamente invasivo.

A pesar de los riesgos, la operación de sinusitis es un procedimiento mínimamente invasivo.

Aunque se trata de un método mínimamente invasivo, también puede conllevar la aparición de algún tipo de riesgo derivado de la aplicación de la anestesia así como el surgimiento de infecciones. Si bien lo más habitual es que tras la ejecución de una etmoidectomía se identifique algún sangrado, también existe el riesgo de pérdida de líquido cefalorraquídeo así como otras lesiones intracraneales graves del cerebro que pueden ofrecer dificultad a la hora de aplicar un adecuado tratamiento.

Asimismo, al tratarse de una zona muy próxima a los ojos, existe cierto riesgo de que se perjudique el músculo que controla el movimiento ocular y el propio nervio óptico. La aparición de sangrado puede llegar a afectar a la visión en el caso de que no se ofrezca remedio de forma instantánea.

Por último, y aunque no se produce con mucha frecuencia, el paciente puede llegar a perder parte o todo el sentido del olfato.

Antrostomía maxilar

Ubicados detrás de los pómulos, los senos maxilares, encargados de drenar en la nariz por debajo de la órbita ocular, suelen reproducir infecciones con bastante facilidad. En concreto, este área se conoce como complejo osteomeatal. Para su tratamiento existen dos tipos de cirugías:

  • Por un lado, para despejar la apertura del seno el especialista practicará una antrostomía maxilar.
  • Por otro, para despejar por completo el osteomeatal ejecutará una uncinectomía.

Lo más habitual es que ambas intervenciones se practiquen al mismo tiempo.

Ningún tratamiento que implique el paso por quirófano no asegura un 100% de resultados positivos debido a la aplicación de anestesia y a la posibilidad de que surjan infecciones. En concreto, los riesgos de la operación de sinusitis que implica la aplicación de este procedimiento son:

  • Posibilidad de que se produzca una lesión ocular.
  • Posibilidad de que se lastimen los conductos lagrimales.
  • Producción excesiva de lágrimas.
  • Aparición de hemorragias nasales.

Asimismo, hay que tener en cuenta que en aquellos pacientes que sufran otro tipo de problemas de salud las probabilidades de que surjan complicaciones aumentan.

Septoplastia con turbinoplastia asistida con motor

Este tipo de métodos se pone en práctica ante la necesidad de mejorar tanto la respiración como el drenaje de los senos. Si bien el tabique se corresponde con la pared de cartílago óseo ubicada en ambos lados de la nariz, se supone que este debe estar recto y facilitar el sostenimiento de la nariz al tiempo que favorece la adecuada circulación del aire.

En el caso de que este tabique tenga alguna deformación -o esté por alguna causa torcido-, lo más común es que la respiración nasal se vea afectada, por lo que el paciente será más propenso a desarrollar infecciones en este área del organismo, es decir, tendrá más probabilidades de padecer sinusitis. Además, al producirse cierta torsión del tabique, el espacio entre ambas cavidades de la nariz también dejará de ser equitativo y los cornetes se ensancharán como método de adaptación a la nueva situación, lo que supondrá un agravamiento del bloqueo.

Lo más empleado en estos casos es la septoplastia con turbinoplastia asistida con motor, un procedimiento en el que el especialista se encarga de enderezar el tabique nasal con el objetivo de que el aire pueda fluir de forma natural a través de ambas cavidades de la nariz. En este sentido, los cornetes también se verán reducidos para favorecer una adecuada respiración y un correcto drenaje de los senos además de mantener el tejido necesario para que ambos elementos funcionen de forma óptima.

Lo más común es que la cirugía destinada a tratar un tabique nasal desviado mantenga altos índices de seguridad. Sin embargo, también existen riesgos de la operación de sinusitis derivados de la aplicación de este método. En este sentido, por ejemplo, existen probabilidades de que se extraiga demasiado tejido, por lo que acto seguido el tabique podría llegar a colapsarse mostrando una nariz de apariencia deformada. O incluso cabe el riesgo de que el tabique llegue a perforarse dejando un hueco que suele silbar al respirar y originar hemorragias. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el hecho de que algo así ocurra no es tan elevado con la aplicación de una septoplastia asistida con motor.

Por otro lado, y una vez ejecutada la cirugía, cabe la posibilidad de que el tabique vuelva a adoptar con el paso del tiempo su antigua forma, es decir, su anterior desviación. Y es que hay que tener en cuenta que el cartílago tiene memoria, es decir, es como un muelle que lo que pretende es volver a su forma original, aunque esta sea desviada.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Otro tipo de complicaciones son:

  • Aparición de hemorragias.
  • Entumecimiento de los dientes delanteros.
  • Disminución o pérdida completa del sentido del olfato.
  • Extracción de demasiado tejido que impide a los cornetes funcionar de forma correcta, es decir, calentando y humedeciendo el aire que penetra en ellos.
  • Sensación de una nariz permanentemente seca, costrosa e incluso dolorosa.
  • Inflamación nasal crónica.
  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez

  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

3 comentarios

  1. lina sierra

    Buenas tardes

    Sufro de rinitis desde que tengo uso de razón, se me desvió bastante el tabique e ido a la eps y dicen que no tengo nada, y solo envían inhaladores , loratadina,clorferamina, cetirizina pero no me an echo nada

    Quisiera saber el costo del tratamiento y cirugía y si en el llegado caso que me hagan cirugía me arreglan la imperfección el tabique

    Gracias por su pronta respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *