BonomédicoBlogCirugía OcularRiesgos de la operación de cataratas

Riesgos de la operación de cataratas


1 comentario
Publicado en Cirugía Ocular

Antes de entrar de lleno en señalar los riesgos de la operación de cataratas, conoceremos qué son estas y qué tipos de cataratas existen. La catarata se produce cuando el cristalino -que es una parte del ojo que ayuda a enfocar la luz sobre la retina- se vuelve opaco, impidiendo una buena visión. Cuando el ojo no tiene ninguna afección, la luz atraviesa el cristalino transparente hasta la retina. Cuando llega allí, la luz transforma las señales nerviosas que se envían al cerebro. El cristalino debe estar transparente para que la retina pueda recibir la imagen clara. Si el cristalino no está así por culpa de una catarata, la imagen que recibirá el paciente estará borrosa.

Clases de cataratas

La mayoría de las cataratas se deben al envejecimiento del ojo, pero hay otras como:

  • Catarata secundaria
    Es aquella que se ha producido después de una operación, por ejemplo, de glaucoma. También aparece asociada a otras enfermedades como la diabetes o al uso de esteroides.
  • Catarata traumática
    Es la que aparece como consecuencia de una herida en el ojo después de varios años.
  • Catarata congénita
    Es aquella con la que nacen algunos bebés. Puede no afectar a la visión, pero si lo hace debe ser operadas.
  • Catarata por radiación
    Son las que aparecen tras la exposición a cierto tipo de radiación.

Causas de las cataratas

La principal causa de que se padezca de cataratas, como hemos señalado, es el paso de los años y el envejecimiento, en este caso, de los ojos. Más de la mitad de las personas, cuando llegan a los 80 años de edad, tienen un catarata o se han tenido que operar de ellas. La catarata puede darse en uno o en los dos ojos y no es algo que se transmita.

Otras veces, la causa de la pérdida de transparencia del cristalino es un golpe o es consecuencia de enfermedades como la diabetes o la toma de medicamentos como corticoides. Algunos niños pueden también nacer con cataratas. También pueden producir cataratas el consumo excesivo de alcohol o tabaco o la exposición prolongada a rayos ultravioletas del sol.

Síntomas

Los síntomas de la catarata van evolucionando según la etapa de desarrollo en que se encuentre la enfermedad. Al principio la visión será turbia y los objetos perderán sus contornos. Esto puede notarse al conducir, sobre todo de noche, o al tener dificultad para leer letras pequeñas.

Después, al mirar un objeto al que le dé una luz brillante puede aparecer una especie de halo a su alrededor o dar la sensación de que una tela tapa la visión. Cuando el estado de la catarata es avanzado -se dice que está madura-, la persona solo puede ver la luz.

En resumen, los síntomas más habituales son:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Visión borrosa u opaca.
  • Destellos y aureola alrededor de los objetos.
  • Los colores parecen desteñidos.
  • No se ve bien de noche.
  • Visión doble o imágenes múltiples en un ojo.
  • Cambios frecuentes en los cristales de gafas o lentillas.

Estos síntomas se pueden también atribuir a otras enfermedades oculares, por lo que será conveniente acudir al médico para que determine si son o no de cataratas.

Cómo se diagnostican las cataratas

Lo primero que hay que hacer si se sospecha de que se puede tener cataratas es ir al médico. Entonces este determinará la realización de un examen completo del ojo compuesto por:

  • Prueba de agudeza visual
    Con este examen se mide la vista a distintas distancias mediante el uso de una tabla optométrica.
  • Examen con dilatación de las pupilas
    El oftalmólogo pondrá al paciente unas gotas para dilatarle las pupilas y le revisará la retina y el nervio óptico con una lente de aumento especial para ver si hay señales de daño u otros problemas de ojo. Después el paciente puede que sienta molestias o visión borrosa al mirar de cerca durante unas horas.
  • Tonometría
    Se trata de medir la presión ocular utilizando un instrumento especial. Para ello el médico puede poner unas gotas para dormir los ojos.

El médico decidirá si realizar más pruebas o no para averiguar cómo se encuentra la salud del ojo.

Tratamiento

El único tratamiento efectivo para las cataratas es la cirugía. Con ella, el médico removerá el cristalino opaco y lo reemplazará por una lente artificial. Aunque esto lo hará solo en el caso de que la pérdida de visión interfiera en la vida normal del afectado por ella.

El paciente deberá estar muy bien informado antes de decidir operarse de cataratas y no importará el tiempo que tarde, pues aplazar la operación no dañará los ojos ni dificultará la cirugía.



En algunos casos el oftalmólogo removerá la catarata para poder tratar otros problemas de los ojos como la degeneración macular o la retinopatía diabética.

La cirugía de cataratas es muy efectiva y ayuda a recuperar la visión en el 90 % de los casos.

Tipos de cirugía para cataratas

Hay dos clases de cirugía para cataratas:

Facoemulsificación o Faco

Consiste en hacer un pequeño corte en el borde de la córnea -que es la superficie transparente en forma de cúpula que cubre la parte delantera del ojo- y luego introducir una pequeña sonda en el ojo. Dicha herramienta emite ondas ultrasónicas que ablandan y destruyen el cristalino para poder removerlo y aspirarlo. Es la cirugía más utilizada y se la conoce además como cirugía de cataratas con incisión pequeña.

Cirugía extracapsular

El cirujano realiza un corte más largo en el borde de la córnea para extraer el centro opaco del cristalino de una sola pieza. Lo demás lo saca mediante aspiración.

Una vez extraído el cristalino, se reemplaza por una lente intraocular artificial denominada LIO. Se trata de un lente de plástico transparente que no necesita cuidado y que se convierte en una parte más del ojo. Con esta lente se enfoca la luz de forma clara sobre la retina y mejora la visión sin sentirla ni verla. Los ojos de todo el mundo no admiten este tipo de lente, sobre todo si padecen otras enfermedades de los ojos o ha tenido problemas durante la intervención quirúrgica. En eso casos se pueden utilizar lentes de contactos blandas o anteojos con un grado elevado de aumento.

Riesgos de la cirugía de cataratas

Ahora sí abordaremos de lleno los riesgos que este tipo de cirugía conlleva.

Los riesgos de la operación de cataratas se podrán disminuir si la intervención la realiza un cirujano experimentado, pero aun así -como en cualquier otra operación- puede haber problemas de infección o pérdida de sangre. Antes de operar, el médico puede pedirle al paciente que no tome medicamentos que aumenten el riesgo de hemorragia durante la operación. Finalizada la operación, el paciente debe mantener limpio su ojo u ojos, lavarse las manos antes de tocárselo y no olvidar tomarse los medicamentos recetados para disminuir el riesgo de infección. Las infecciones son muy peligrosas porque pueden hacer perder la visión ocular.

Otro riesgo añadido sería el incremento de desprendimiento de retina que supone esta operación. Esto ocurre cuando, además de cataratas, el paciente tiene un alto grado de miopía. La persona que tenga desprendida la retina verá muchos destellos o cuerpos flotantes en el ojo. Estos cuerpos son como pequeñas telas de araña o manchitas que flotan en el campo visual. En ese caso la persona acudirá de inmediato al médico. El cirujano deberá examinar el ojo lo antes posible, pues el tratamiento temprano de esto puede prevenir la pérdida permanente de la visión. Cuanto más tiempo esté desprendida la retina, más probabilidades habrá de que la persona no recupere la visión tras recibir un tratamiento. Puede que incluso aunque se trate a tiempo el paciente pierda la visión del ojo afectado.

El desprendimiento de retina no causa dolor.

Otro riesgo es que se produzca hemorragia expulsiva que acabe con la visión el ojo operado, aunque esto es muy raro y se ha reducido con el tipo de operación de pequeñas incisiones.

Algunas complicaciones añadidas serían que la cápsula posterior que se deja después de la cirugía se vuelva opaca. Esto pasa transcurridos dos años tras la operación y solo en un 10 % de pacientes operados, que suelen coincidir que son jóvenes y diabéticos. Por ello, el cirujano tiene que volver a operar realizando una pequeña incisión en la cápsula con láser para reestablecer la visión conseguida con la cirugía de cataratas. Esto lo hace en poco tiempo, aunque puede aumentar el riesgo de desprendimiento de retina.

En ocasiones contadas se puede producir edema de córnea, que no es más que la acumulación de líquido en la córnea que se puede curar con tratamiento médico. Esto se da en los casos de personas con córnea congénitamente débil.

La operación de cataratas casi no tiene riesgo moral, sobre todo si se utiliza anestesia local y se realiza un control cardiológico durante toda la operación. Ni siquiera existe apenas este riesgo en pacientes de mucha edad.

Se trata, por tanto, de una cirugía muy segura y apenas existen riesgos de la operación de cataratas.

Antes de la operación

Como en cualquier cirugía, el médico pedirá que se realicen una serie de análisis para comprobar el buen estado de salud del paciente una o dos semanas antes de la operación. Esto puede incluir la medición de la curvatura de la córnea y el tamaño y forma del ojo. Con estos datos, el médico elegirá el tipo de lente más adecuada para el paciente.

Además, puede pedirle a la persona que no coma ni beba 12 horas antes de la operación.

Durante la cirugía

El médico o enfermero le pondrá al paciente en el hospital unas gotas en el ojo para dilatarle la pupila. Después le limpiarán muy bien la zona de alrededor del ojo. La operación dura aproximadamente una hora y es prácticamente indolora. Muchas personas prefieren que se la hagan despiertas y otras son adormecidas durante poco tiempo. En caso de permanecer despierto, el paciente recibirá un anestésico local para adormecer los nervios del interior y alrededor del ojo.

Finalizada la operación, se le colocará un parche en el ojo para que este descanse. El personal sanitario observará al paciente para que no se produzca ningún problema como sangrado. Casi todo el mundo que se somete a esta intervención puede volver a su casa el mismo día, acompañado de alguien que lo lleve.

Después de la cirugía

Al paciente le picarán los ojos y sentirá una leve molestia una vez operado de cataratas. Puede que su ojo segregue líquido y le moleste la luz o al tocarse. En caso de molestias, el médico podrá recetarle algo para aliviarle el dolor. Pasados uno o dos días, las molestias desaparecerán.

El médico puede aconsejar que use gotas después de la operación para que le sane la herida y se disminuya el riesgo de infección. Él indicará cómo usar las gotas, con qué frecuencia y sus efectos secundarios. Además, el paciente deberá llevar un visor especial o gafas para protegerse el ojo. No podrá frotar ni presionar el ojo.

Una vez en la casa, deberá evitar agacharse y levantar objetos pesados. Podrá caminar, subir escaleras y todo lo que necesite siempre y cuando no requiera de mucho esfuerzo.

La recuperación en este tipo de operaciones suele producirse después de ocho semanas. Posteriormente la persona pasará por la consulta para hacerse revisiones y así comprobar si se ha producido un progreso.

Posibles problemas

Al hilo de los riesgos de la operación de cataratas, señalar que este tipo de intervenciones no suele dar problemas, aunque en escasas ocasiones se da alguno. Entre estos se encuentran:

  • Problemas de infección.
  • Inflamación.
  • Sangrado -dolor, hinchazón, rojez-.
  • Pérdida de visión o visión con alteraciones -ver doble-.
  • Presión ocular baja o alta.

Aun así, estos problemas se pueden solucionar si el médico los trata a tiempo.

En otras ocasiones, el tejido del ojo que cierra la lente -LIO- se nubla y se puede convertir la visión en opaca. Este hecho, también conocido como postcatarata u opacificación de la cápsula posterior, suele aparecer meses o años después de la cirugía de las cataratas. El médico puede solucionar la opacificación utilizando un láser para realizar un pequeño corte en el tejido del ojo detrás del cristalino y dejar que pase la luz.

Resultados de la operación de cataratas

Generalmente, el paciente que se opera de cataratas se recupera de forma rápida y se reincorpora a sus actividades diarias aunque al principio vea un poco borroso. El ojo precisará de un tiempo para adaptarse y enfocar bien con el otro ojo, sobre todo si solo se ha operado uno de catarata. Por su parte, el médico dirá al paciente cuándo podrá volver a conducir.

Si a la persona le pusieron una lente -LIO-, podrá notar los colores muy brillantes. Esta lente -LIO- es clara, diferente al cristalino natural que puede presentar un tinte amarillento o marrón. Pasados unos meses de haber recibido una lente -LIO-, el paciente se acostumbrará mejor a percibir el color con los ojos. Además, puede que cuando el ojo sane necesite unas gafas nuevas.

Los pacientes que antes de operarse utilizaban gafas después de la operación del primer ojo pueden tener algunas incomodidades porque el ojo operado no necesitará aumento y el otro sí. Algunos de estos pacientes pueden dejar de usar gafas hasta que se operen el segundo ojo.

En casi todos los pacientes operados la visión sin gafas es suficiente para sus necesidades. Se puede necesitar una nueva cirugía con láser sobre la córnea para estos pocos casos y mejorar la visión sin gafas.

Si la persona ha sido operada utilizando la técnica antes expuesta de facoemulsificación verá bastante bien durante los primeros días y alcanzará la mejor visión pasadas una o dos semanas.

El utilizar o no gafas dependerá de lo que las necesiten los pacientes y del tipo de operación que se le haya realizado así como de la tecnología de lente intraocular implantada. Si se le pusieron lentes monofocales seguramente deberá utilizar gafas para leer. Si se le pusieron lentes multifocales o lentes acomodativas, no necesitará gafas para casi ninguna actividad.

Tras ser dado de alta, y si no hay ninguna otra indicación, el paciente deberá ser operado de nuevo pasados seis meses desde que se operó.

Prevenir las cataratas

Para prevenir las cataratas se pueden emplear gafas de sol, un gorro o sombrero o cualquier otro elemento que impida que entren en los ojos los rayos ultravioletas del sol. Otra forma de prevenir las cataratas es dejar de fumar. Además, también ayudará a prevenirlas una buena nutrición -basada en comer vegetales de hojas verdes, frutas y otros alimentos con antioxidantes- para reducir la aparición de las cataratas que se produzcan por la edad.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Los médicos aconsejan a las personas de más de 60 años que se realicen un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas al menos cada dos años. Además, si el paciente presenta ya cataratas, el oculista podrá comprobar si existe degeneración relacionada con:

  • Edad.
  • Glaucoma.
  • Otros problemas de los ojos.

En el caso de enfermedades de los ojos, el tratamiento temprano puede evitar que se pierda la vista.

Por todo lo expuesto hasta ahora, señalar que la cirugía de catarata moderna con facoemulsificación, realizada por un profesional experimentado y en una clínica u hospital apropiado, presenta un índice de éxito muy alto, por lo que apenas existen riesgos de la operación de cataratas.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

1 comentario

  1. Angel

    Hoy he estado en Valdecilla con mi madre para consulta de anestesia. Se va ha operar de cataratas del ojo derecho del izquierdo ya está operada y muy contenta.Soy su hijo, mi comentario es que nos a sorprendido la insistencia del médico anestesista para que no se opere .Razones que al tener 89años y ver bien por el ojo ya operado le tendría que bastar . Posibles derrames , sangrado,etc,etc .Teniendo la misma patología que cuando la operaron hace unos meses del ojo izquierdo. Hemos salido asustados .Cuando en la primera intervención no nos asustaron de esta forma.Me creo que esto es debido ha los recortes.Gracias por leerlo y entender nuestro malestar.No da miedo la operación si no el anestesista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *