BonomédicoBlogReproducción asistidaRiesgos de la fecundación in vitro

Riesgos de la fecundación in vitro


Comentar
Publicado en Reproducción asistida

Como en cualquier otra de las técnicas de reproducción asistida (también hay riesgos en la inseminación artificial o en la microinyección espermática, por ejemplo), existen una serie de riesgos y beneficios de la fecundación in vitro que la pareja debe conocer en profundidad y saber asumir de manera completa para así ser conscientes de a lo que se pueden exponer con el procedimiento. Aunque el campo de la medicina se encuentra muy evolucionado en este ámbito y se han reducido de forma muy importante toda clase de riesgos. En la actualidad, todas las de reproducción asistida son técnicas muy seguras, que tienen un muy bajo índice de complicaciones. Sin embargo, éstas, aunque raramente, se pueden dar y es conveniente conocerlas antes de iniciar el procedimiento.

Riesgos de la fecundación in vitro

Vamos a ver a continuación, algunos de los problemas más comunes que pueden surgir en el desarrollo de esta técnica, como son la gestación múltiple, el Síndrome de hiperestimulación ovárica, los efectos secundarios de la punción, el embarazo ectópico y otros problemas de salud de carácter leve.

La gestacion múltiple

La fecundación in vitro puede dar lugar a una gestación múltiple, es decir, que la mujer se quede embarazada de varios hijos a la vez. Aunque resulta poco frecuente, sin embargo hay que aclarar que, como se transfieren varios embriones al interior del útero para que aumenten las probabilidades de embarazo, puede suceder que todos ellos salgan hacia delante. En España no se pueden transferir más de tres embriones, pero el número de ovocitos que se pueden recuperar tras la introducción de la ovulación no se encuentra limitado. 

El Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

El Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO) es otro de los riesgos de la fecundación in vitro más comunes. En una de las fases del procedimiento, se suministra a la mujer un tratamiento de hormonas con el objetivo de estimular la ovulación. Pues bien, en esta fase se puede originar el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO). Esto ocurre cuando la producción de ovocitos se multiplica de manera exponencial. Cuando esto pasa, se suele tratar de forma ambulatoria con bebidas isotónicas y reposo. Si la situación se hace más grave y empeora el estado de la mujer, puede ser que sea necesario el ingreso hospitalario de la misma, así como otro tipo de terapias más severas. 

Con la fecundación in vitro el embarazo se desarrolla de una forma totalmente natural

Con la fecundación in vitro el embarazo se desarrolla de una forma totalmente natural

Este síndrome es el riesgo más grave para una mujer que se someta a alguna técnica de reproducción asistida, por lo que debe analizarse con mayor profundidad.

La gran mayoría de las mujeres solo producen un óvulo cada mes y, en la mayoría de las parejas, esa producción es suficiente para lograr el embarazo. A aquellas mujeres que no logran el embarazo deseado y acuden a técnicas de fecundación asistida, se les administra la medicación adecuada para producir más óvulos y con ello aumentar las posibilidades de que al menos un óvulo sea fecundado por los espermatozoides.

Pero en algunas mujeres esta medicación provoca una reacción o estimulación excesiva de los ovarios, que entre otros efectos secundarios terminan hinchándose demasiado y dando lugar a la aparición de este síndrome.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

¿Cuáles son los factores de riesgo del Síndrome de hiperestimulación ovárica?

Los especialistas están de acuerdo en la existencia de diversos factores que incrementan el riesgo de padecer este síndrome en mujeres que están recibiendo medicación para la estimulación ovárica.

    • Edad de la mujer: la edad es un importante factor de riesgo que aumenta cuanto más joven es la mujer, ya que aparece con más frecuencia en mujeres menores de 35 años debido a que su órgano reproductor tiene un mayor número de receptores de la hormona GCH, que es la que se administra durante el tratamiento para conseguir una mayor producción de óvulos.
  • Menor peso corporal: la influencia del peso en la aparición de este síndrome no es un tema consensuado entre los especialistas, pero algunos estudios apuntan a la posibilidad de que las mujeres con un bajo índice de masa corporal puedan padecer esta patología con mayor frecuencia.
  • Ovarios poliquísticos: los tratamientos de estimulación ovárica suelen provocar una mayor reacción o una mayor respuesta en las mujeres con ovarios poliquísticos.  
  • Alto nivel de estrógenos: en las mujeres con un elevado nivel de estradiol en sangre aumenta de manera importante el riesgo de sufrir este síndrome. El médico que realiza el control o seguimiento del tratamiento de fecundación asistida siempre vigila con especial cuidado si durante el tratamiento se produce algún incremento elevado del nivel de estradiol, ya que es uno de los principales indicadores de la posible aparición de este síndrome.

¿Cuáles son los principales síntomas de este Síndrome?

Existen diversos síntomas que pueden clasificarse en leves y graves:

    • Síntomas leves como distensión abdominal, dolores moderados o molestias en el abdomen, retención de líquidos y ligero aumento de peso.
    • Síntomas graves como el excesivo aumento de peso en poco tiempo, el dolor muy intenso en la zona abdominal, la disminución de la micción, las dificultades para respirar, las náuseas, los vómitos y la diarrea.
Los riesgos de la fecundación in vitro son mínimos

Los riesgos de la fecundación in vitro son mínimos

Durante todo el tratamiento de fecundación in vitro se realizan numerosos controles a la pareja y en el proceso concreto de estimulación ovárica existen pruebas médicas y analíticas específicamente diseñadas para detectar este síndrome y otras posibles patologías. Son pruebas como:

  • Control del peso corporal.
  • Control del tamaño y volumen del vientre.
  • Ecografía abdominal.
  • Ecografía vaginal.
  • Radiografías de tórax.
  • Analíticas de sangre.
  • Analíticas de orina.
  • Medición de la producción de orina.

Se recomienda que las mujeres que estén sometidas al procedimiento de estimulación ovárica acudan a su médico si detectan los siguientes síntomas:

  • Reducción de su producción de orina.
  • Mareos, vértigos, diarreas y náuseas con excesiva frecuencia.
  • Dolor intenso en la zona abdominal.
  • Incremento importante y muy rápido de su peso corporal.
  • Pequeñas dificultades respiratorias.

¿Cuál es el tratamiento para el Síndrome de hiperestimulación ovárica? 

Gracias a los avances técnicos, a la mayor experiencia acumulada por los centros de reproducción asistida y a los numerosos controles que se realizan a las pacientes, en la mayoría de los casos este síndrome solo presenta síntomas muy leves que no necesitan de ningún tratamiento médico. Son unas simples molestias sin consecuencias médicas para las pacientes.

Las posibles molestias que pueden aparecer se mejoran con estos consejos:

  • Descanso frecuente con las piernas elevadas. Esta postura favorece la eliminación de una posible retención de líquidos. La actividad física moderada siempre ayuda a reducir las molestias y  no se recomienda el reposo absoluto salvo en los casos que decida el médico que lleve el control de todo el proceso. 
  • Tomar dos litros de líquido al día. Se recomiendan aquellas bebidas que contengan electrolitos.
  • Se deben evitar el alcohol y el café.
  • Deben eliminarse las actividades físicas intensas, el deporte de alta intensidad y las relaciones sexuales. Estas
    El síndrome de la hiperestimulación ovárica es uno de los riesgos de la fecundación in vitro

    El síndrome de la hiperestimulación ovárica es uno de los riesgos de la fecundación in vitro

    actividades pueden provocar en algunos casos que los quistes ováricos puedan romperse o puedan expulsar líquidos. Hay ejercicios físicos que llegan a torcer los ovarios e interrumpir el flujo de sangre en esa zona.
  • Aunque se pueden tomar analgésicos, siempre se debe consultar al médico que supervisa el tratamiento hormonal para que recomiende alguno.
  • Control diario del peso corporal para detectar fácilmente un aumento excesivo en un periodo de tiempo muy breve.

En los pocos casos en los que se produzca el síndrome de hiperestimulación ovárica con carácter grave, su tratamiento debe ser hospitalario. Una vez en el hospital se podrá eliminar la retención de líquidos acumulada, se calmará el dolor y se administrará la medicación que resulte necesaria. El control hospitalario logrará hacer desaparecer todos los síntomas. 

Gracias a los avances científicos de esta técnica cada vez existen más pruebas médicas y más controles para detectar y tratar este síndrome. Además, existen distintos métodos para poder detectar e identificar a las pacientes que tienen un mayor riesgo de sufrirlo. Son pruebas y controles que se realizan antes de la estimulación ovárica y, cuando son identificadas mujeres con factores de riesgo, se adoptan las medidas necesarias para evitar que se produzca. 

Gracias a técnicas de prevención y a los controles y revisiones que siempre se llevan a cabo durante la estimulación, se ha logrado reducir notablemente su incidencia, por lo que es uno de los riesgos de la fecundación in vitro que desaparecerá con el paso del tiempo.

Efectos secundarios de la punción

En cuanto a los efectos secundarios de la punción, hay que decir que durante la fase de punción folicular por vía vaginal pueden producirse lesiones en determinados órganos de la mujer tales como, por ejemplo, la vejiga, el uréter o el intestino. Por eso es imprescindible ponerse en manos de un buen médico que cuente con experiencia en esta técnica, pues la precisión que este tenga en el proceso reducirá o ampliará los riesgos que esto pueda conllevar.

Embarazo ectópico

El embarazo ectópico se refiere a que se lleva a cabo fuera del útero, por lo que no resulta factible. Sin embargo, esto sucede en un número muy pequeño de parejas que se someten a la fecundación in vitro.

Otros problemas de salud

Con la toma de ciertos medicamentos, la mujer puede presentar algunos problemas de salud como pueden ser: distensión, dolor abdominal, altibajos en el estado de ánimo o dolores de cabeza, entre otros. Igualmente, hay fármacos que se tienen que suministrar por medio de inyecciones, lo cual produce hematomas en la piel. Normalmente son molestias y complicaciones de carácter leve.

De igual modo, hay que mencionar que este procedimiento resulta bastante costoso si se compara con otras técnicas de reproducción asistida. En ese sentido, las parejas deben conocer las probabilidades de éxito de este procedimiento, compararlas con las de -por ejemplo- la inseminación artificial y saber que, en algunos casos, es necesario realizar el proceso varias veces para que se pueda producir el embarazo de la mujer y el posterior nacimiento de un hijo sano. Sí es conveniente resaltar que los riesgos de la fecundación in vitro se dan muy raras veces y que se trata de una intervención muy segura.

¿Se desarrolla igual que un embarazo natural?

En la fecundación in vitro se ayuda a la fecundación de los óvulos por los espermatozoides en un proceso que se lleva a cabo en un laboratorio, pero una vez fecundados e introducidos en el útero de la mujer ya no existen diferencias en el desarrollo del embrión. Toda la gestación se lleva a cabo de la misma manera que en un embarazo natural. En este sentido no influyen los riesgos de la fecundación in vitro de los que antes hemos hablado.

¿Siempre debe hacerse la amniocentesis?

La fecundación in vitro no conlleva la necesidad de practicar la amniocentesis pero tampoco la excluye. Al tratarse de un embarazo totalmente normal se realizarán las pruebas que el médico considere necesarias para detectar posibles anomalías en el feto. 

Existe una prueba llamada triple test (triple screening) que es la que advierte de la necesidad de realizar una amniocentesis en los casos en los que el resultado obtenido ofrezca unos valores anormales. Este triple test se hace con una analítica de sangre más una ecografía en la que se mide el pliegue de la nuca del feto. Pero, como decimos, no es una prueba obligatoria.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Fases de la fecundación in vitro

La fecundación in vitro (FIV) es una de las técnicas de reproducción asistida más utilizadas en el mundo. Este procedimiento consta de cuatro fases principales:

  1. Estimulación ovárica: se administra determinada medicación a la mujer para provocarle una hiperestimulación ovárica con el objetivo de que maduren un número mayor de ovocitos y se desarrollen más embriones.
  2. Punción ovárica: tras llevar a cabo la estimulación de los ovarios, se recuperan los ovocitos mediante una punción y se escogen los óvulos óptimos para su fecundación por los espermatozoides. En este punto ya se diferencia de la inseminación artificial.
  3. Cultivo embrionario: más tarde se realiza un examen exhaustivo de los óvulos y se comprueba si han sido
    Son varias las fases en las que se desarrolla la fecundación in vitro

    Son varias las fases en las que se desarrolla la fecundación in vitro

    fecundados de forma satisfactoria. En caso de que así sea, se conservarán dentro de una incubadora hasta que el equipo médico considere que es el momento indicado. También se pueden fecundar por microinyección espermática.
  4. Transferencia de embriones: este paso del proceso es bastante sencillo y no provoca ningún tipo de dolor o molestia en la mujer. Asimismo, no requiere anestesia ni apenas preparación previa, por lo que descienden ciertos riesgos como, por ejemplo, la reacción adversa a algún componente. Para la transferencia de embriones, se posiciona a la paciente de manera ginecológica (tumbada) y el médico introduce los embriones en el útero. Tras ello, y al igual que sucede en la inseminación artificial, la paciente debe permanecer en reposo durante un tiempo y después puede marcharse a casa, donde también se recomienda que esté tranquila y sin moverse en exceso -al menos durante un día-.

Tipos de fecundación in vitro

Por otro lado, es importante saber que esta técnica se puede efectuar de distintas maneras, según cada caso particular y dependiendo de la causa que esté imposibilitando el tener hijos -sea por infertilidad o por esterilidad (ya que existen diferencias entre ambas)-. A continuación las mencionamos: 

  • Con óvulos propios y semen de la misma pareja: Se fecundan los óvulos de la mujer con el semen del hombre. Más tarde, el óvulo se convierte en preembrión y se aloja en el útero. Se aconseja en parejas que tienen una cantidad escasa de esperma, cuando hay una obstrucción en las trompas o cuando lo han intentado varias veces con otros procedimientos pero no ha sido posible.
  • Con óvulos propios y semen de un donante: La única diferencia con la anterior técnica es que en el proceso de reproducción se utiliza esperma de un banco, es decir, de una tercera persona totalmente anónima. Se aconseja en aquellos casos que la madre sea soltera, la pareja la constituyan dos mujeres o cuando se han realizado varios intentos de fecundación in vitro con semen de la propia pareja y no se ha logrado la procreación.
  • Con óvulos de una donante y semen de la pareja: en este caso se fecundan los óvulos de una mujer anónima con los espermatozoides del hombre de la pareja y, luego, se transfieren al interior del útero de la mujer de la pareja. Por norma general, la donación de óvulos es completamente anónima y voluntaria. Se emplea cuando hay complicaciones en los ovarios o cuando se sufre de algún tipo de enfermedad genética.
  • Con óvulos de donante y semen de donante: en este caso, se lleva a cabo la fecundación en el laboratorio con óvulos y semen de donantes que siempre serán totalmente anónimos. Tras ello, se transfiere el preembrión al interior del útero de la mujer, el cual se encuentra totalmente preparado para el proceso del embarazo.

La técnica de fecundación in vitro es completamente natural. El proceso de generación es el mismo que el que se produce en una relación sexual plena sin ningún tipo de medidas anticonceptivas. Sin embargo, en este caso se lleva a cabo en el interior de un laboratorio. 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *