BonomédicoBlogReproducción asistidaReposo tras la fecundación in vitro

Reposo tras la fecundación in vitro


Comentar
Publicado en Reproducción asistida

Hay diversas opiniones sobre si, después de someterse a la transferencia embrionaria de mediante una técnica de Reproducción Asistida (RA), la mujer debe o no guardar reposo. A este respecto, han surgido recientes estudios que indican que el guardar reposo tras la fecundación in vitro no incrementa la posibilidad de tener un bebé. Y aunque la mayoría de mujeres, después de someterse a esta técnica o a una inseminación artificial, guarda reposo creyendo que así disminuyen los riesgos y se asegura la buena consecución del embarazo y un parto exitoso, esto no es del todo cierto.

Hace años, se aconsejaba a las mujeres seguir un reposo casi absoluto durante las primeras horas. Esto hacía que muchas permanecieran en la cama las 24 horas siguientes a la transferencia de los embriones. Sin embargo, a día de hoy son muchas las investigaciones que han demostrado que las mujeres que, tras someterse a una transferencia embrionaria, se acostaban unos 10 minutos al día eran incluso menos propensas a tener un hijo que las que se levantaban y ponían a andar tras la intervención.

Verdades sobre reposar tras una fecundación in vitro

La fecundación “in vitro” es un procedimiento mediante el cual el médico introduce, en el consultorio médico, un catéter (tubo delgado) con embriones dentro del útero mientras la mujer está despierta. El tiempo que se tarda es de cinco a diez minutos. La forma en que se realiza es con la mujer tumbada y con los pies en alto apoyados en un reposapiés.

Tradicionalmente se ha pensado que el reposo tras la fecundación in vitro era beneficioso para lograr el embarazo.

Tradicionalmente se ha pensado que el reposo tras la fecundación in vitro era beneficioso para lograr el embarazo.

Finalizada esta técnica, las mujeres suelen quedarse en una sala de recuperación descansando durante unos minutos e incluso horas, pero hay algunas que prefieren levantarse y salir de la habitación.

Los estudios incluso afirman que el reposo tras una fecundación in vitro perjudica el poder tener un bebé y que es mejor andar después de ser fecundadas, aunque no hay certeza científica en este punto. La postura en la que la mujer se encuentra al estar de pie, con el útero en posición horizontal es, según algunos médicos, mejor para que la transferencia embrionaria sea un éxito.

Por último, señalan que, aunque el reposo no asegure conseguir la meta y sea conveniente andar, la futura mamá sí que deberá reducir el estrés que provoca caminar después de someterse a este procedimiento, pues dicho estrés sí puede influir en el hecho de que la técnica logre o no el deseado embarazo.

Concluyendo: los investigadores afirman que el andar no causa ningún daño a la mujer que se ha sometido a la transferencia embrionaria.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Recomendaciones después de la transferencia embrionaria

Hechas estas matizaciones sobre la conveniencia o no de guardar reposo después de una fecundación in vitro, señalaremos ahora las recomendaciones que tendrá que seguir tras la transferencia embrionaria:

  • Tomará la medicación prescrita por el médico cuando se le da de alta después de realizarle la transferencia embrionaria. 
  • Deberá inyectarse a diario o tomar píldoras de la hormona progesterona de 8 a 10 semanas después de la transferencia embrionaria. Esta hormona es muy importante y la suelen producir de forma natural los ovarios. La progesterona ayuda a engrosar el revestimiento de la matriz (útero) y así facilitar la implantación del embrión. La mujer que tenga escasas cantidades de progesterona durante las primeras semanas del embarazo puede que sufra un aborto espontáneo.
  • Evitará el estrés y llevará una vida lo más tranquila posible, dentro de la normalidad, hasta que se haga el test de embarazo.
  • Evitará hacer ejercicio físico intenso como correr, aerobic, etc.
  • No levantará peso ni cargas excesivas -coger maletas, bolsas de la compra, etc.-.
  • Si siente malestar como dolor de cabeza, de pecho o dolor en la zona baja abdominal, podrá ingerir algunos analgésicos.
  • Podrá viajar en cualquier medio de transporte sin problemas -coche, avión, tren-. 
    Cada vez son más los estudios que afirman que es preferible continuar con la vida normal tras la FIV.

    Cada vez son más los estudios que afirman que, frente al reposo, es preferible continuar con la vida normal tras la FIV.

  • Podrá conducir y podrá trabajar, siempre que su empleo no implique grandes esfuerzos físicos.
  • Llevará una alimentación equilibrada, tomando todo tipo de alimentos -pero no en grandes cantidades- y controlando el consumo de alcohol y café. Dicha dieta deberá basarse en productos ricos en fibra para evitar la aparición del estreñimiento. También tomará 2 litros diarios de agua. La mujer deberá observar que no haya retención de líquidos. Esto lo sabrá si se siente hinchada.
  • Evitará mantener relaciones sexuales -con coito vaginal- hasta la prueba de embarazo.
  • No preocuparse al sangrar un poco, pues la progesterona puede hacer que esto pase. En ese caso, la paciente deberá estar de 24 a 48 horas en reposo hasta que desaparezca el sangrado, pues no se sabrá si todo va bien hasta que se haga la prueba de embarazo.
  • Si tiene fiebre -más de 38 grados-, hinchazón y dolor abdominal fuerte, e incluso dificultad para respirar o sangrado en la orina, deberá ir al médico lo antes posible.
  • La paciente podrá darse baños e ir al spa poniéndose, como mínimo unas horas antes, los óvulos de progesterona para que la medicación pueda hacer su efecto en el organismo.

Habrá mujeres que se encuentren muy bien, sin ningún tipo de señal. Esto no quiere decir que no se hayan quedado embarazadas, ya que cada organismo reacciona de modo diferente a los procesos hormonales y al estado de gestación.

Seguir con la rutina

Para resumir, se podría decir que a día de hoy no hay evidencias que respalden la idea de que mantener reposo tras la fecundación in vitro aumente las posibilidades de éxito del tratamiento. La prioridad es aliviar el estrés y la carga emocional tras la inseminación es la prioridad.

Para ello, son muchos los expertos que insisten en que lo recomendable es que la pareja continúe su vida con normalidad, lo que contribuye a rebajar los niveles de estrés que sí podrían afectar negativamente al proceso.

Para favorecer el embarazo, se recomienda evitar el estrés más que guardar reposo después la fecundación.

Para favorecer el embarazo, se recomienda evitar el estrés más que guardar reposo después la fecundación.

El mito que la gravedad afecta al embrión

La creencia de que la gravedad puede perjudicar al embrión recién implantado en el útero es otro de los mitos que, durante décadas, ha llevado a las mujeres a permanecer en reposo después de la fecundación in vitro. Sin embargo, esto es completamente falsa.

Así lo han demostrado también varios estudios, en los que se ha observado la posición y los movimientos de una burbuja dentro del útero, en función de la postura que adopte la mujer.

De esta forma, lo que se ha podido ver es que la posición no varía si se realizan tareas cotidianas o si se está en reposo. La explicación es que el útero, en la mayoría de las mujeres, tiene una posición flexionada hacia adelante, lo que hace que su posición sea un poco más horizontal si la mujer está de pie y más vertical cuando está tumbada.

¿Qué es la fecundación in vitro?

La fecundación “in vitro” se encuadra dentro de las técnicas de reproducción asistida y consiste en la extracción de un óvulo que puede ser de la propia paciente o de una donante –ovodonación– que se coloca junto al esperma -también puede ser de la pareja de la paciente o donado- en un laboratorio, fuera del cuerpo de la mujer, para que se produzca el embrión que posteriormente se le transferirá. Dentro de la fecundación in vitro, cada vez se utiliza más la Intra Cytoplasmic Sperm Injection, que es una microinyección de esperma al óvulo en vez de colocarlo junto a este sin más. El hecho de inyectarlo asegura más la creación del preembrión.

La fecundación “in vitro” está indicada cuando existen problemas de esterilidad (diferente concepto al de infertilidad), tanto en el hombre como en la mujer. Es una técnica compleja y a la que suele recurrirse con bastante frecuencia por su alto índice de éxito.

Tras obtener mediante cirugía los óvulos y tratarlos en el laboratorio junto al esperma para conseguir el embrión, se pasa a realizar la transferencia a la mujer.

Esta, una vez tenga el embrión dentro de su útero, volverá a su domicilio y esperará hasta que se tenga que hacer la prueba de embarazo pasados unos 15 días.

Inconvenientes de la fecundación in vitro

La fecundación “in vitro” supone para muchas parejas, o mujeres que la asumen en solitario, una gran responsabilidad física, emocional y económica, pues deben invertir en el objetivo de ser padres tiempo, esfuerzo físico y dinero. Por ello, muchas parejas o mujeres tendrán tendencia a padecer depresión y estrés.

En algunos casos, seguir un cierto reposo ayuda a evitar riesgos, pero esto siempre debe ser refrendado por el médico en cada caso concreto.

En algunos casos, seguir un cierto reposo ayuda a evitar riesgos, pero esto siempre debe ser refrendado por el médico en cada caso concreto.

Es además una técnica muy costosa, bastante más que la inseminación artificial. Su precio va desde los 5.000 euros en adelante, dependiendo de si los óvulos son de la paciente o son donados, si el esperma es o no de su pareja, etc. La Seguridad Social en algunas comunidades autónomas financia esta técnica. Tal es el caso de la Comunidad Autónoma de Madrid, aunque el tiempo de espera es muy largo y está en torno a los 400 días en los hospitales públicos de nuestro país.

Los medicamentos que se toman para conseguir la fecundidad pueden ocasionar cambios de humor, dolor de cabeza, dolor abdominal y otras secuelas. Algunos de estos medicamentos se tienen que inyectar varias veces al día pudiendo ocasionar hematomas.

Por otro lado, la mujer también puede sufrir hiperestimulación ovárica por acumulación de líquidos en abdomen y tórax producidos por la medicación para la fecundidad. Esto le producirá dolor y distensión abdominal, aumento rápido de peso, disminución de la micción, náuseas, vómitos e incluso dificultad para respirar. El tratamiento para los casos leves pasará por guardar reposo, mientras que para los casos graves se realizará un drenaje del líquido con una aguja.

Cuando se retira el óvulo para tratarlo en el laboratorio, a veces se producen en la mujer reacciones a la anestesia, infección, sangrado e incluso daños en las estructuras que rodean los ovarios, intestinos y vejiga.

Con la técnica de fecundación “in vitro” convencional o con la microinyección espermática se corre más riesgo de tener un bebé prematuro y con bajo peso al nacer que con un embarazo natural. Si encima la mujer fecundada se queda embarazada de varios bebés, este riesgo se incrementa.

Desde www.bonomedico.es apoyamos tu decisión de ser madre y, para ayudarte a conseguirlo, ponemos a tu disposición los más cualificados centros y especialistas de tu ciudad, con las mayores garantías de calidad y al mejor precio.

Riesgos de la fecundación in vitro

Durante el proceso de reproducción asistida con Fecundación in vitro pueden surgir algunas complicaciones, aunque por lo general son fáciles de tratar y de controlar. La mayoría de problemas tienen que ver con los efectos secundarios de la punción folicular y del tratamiento hormonal suministrado a la paciente para estimular la ovulación.

A la pregunta de si guardar reposo tras la fecundación in vitro disminuye las posibilidades de sufrir estos riesgos, el especialista será el encargado de responder de forma acertada.

El síndrome de hiperestimulación ovárica

Consiste en una producción excesiva de ovocitos, como resultado del tratamiento hormonal para estimular la ovulación de la mujer que se va a someter a la fecundación in vitro. Se trata de uno de los riesgos más comunes y serios que producen, aunque normalmente se puede tratar de manera ambulatoria con bebidas isotónicas.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Efectos secundarios de la punción

La punción folicular se lleva a cabo por vía vaginal, de modo que es posible que la mujer sufra alguna lesión en los órganos cercanos (uréter, intestino o vejiga). La precisión del médico especialista será fundamental para reducir estos riesgos.

Embarazo múltiple o ectópico

Las posibilidades de tener un embarazo gemelar se multiplican cuando la concepción se consigue gracias a una fecundación in vitro. Aunque este es un efecto cada vez más vigilado, por ejemplo, en España no está permitido transferir más de tres embriones al útero materno.

Por su parte, el embarazo ectópico es aquel que se produce fuera del útero, algo que ocurre en un porcentaje muy pequeño de casos de fecundación in vitro.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *