BonomédicoBlogSaludRemedios naturales para dejar de roncar

Remedios naturales para dejar de roncar


Comentar
Publicado en Salud

Nuestra capacidad para roncar está mucho más extendida de lo que creemos. De hecho, muchas de las personas que roncan al dormir, ni siquiera saben que lo hacen. Con independencia de nuestro conocimiento, roncar es desagradable tanto para la persona que lo hace como para las que están a su alrededor, ya que el estruendo es tal que puede llegar a impedir el descanso de los que se encuentran en casa por la noche. Sin embargo, además de ser un molesto ruido, el hecho de que la persona ronque puede llegar a significar el padecimiento de alguna patología. Si bien existen determinadas posturas a la hora de dormir, también podemos recurrir a diversos remedios naturales para dejar de roncar de los que disponemos en el mercado.

El principal origen del ronquido es la existencia de una obstrucción que, por mínima que sea, impide el adecuado paso del aire por parte de la boca y la nariz. Si bien es cierto que este tipo de factores no se puede considerar como enfermedad en sí, sí que es cierto que dificulta el descanso al tiempo que señala la existencia de alguna complicación en nuestro organismo. En el caso de que su nivel de ronquido pueda ser considerado leve, podría darse la casualidad de que se esté empezando a originar, por lo que la aplicación de determinados remedios caseros puede ser una buena elección.

Remedios naturales para dejar de roncar

A continuación te ofrecemos una selección de diversos remedios naturales para dejar de roncar:

Cebolla

Antes de irnos a dormir podemos partir una cebolla por la mitad, colocar un poco de sal sobre esta parte y depositarla en la mesita de noche que está justo a nuestro lado de la cama. Cuanto más cerca esté de nuestra cabeza, mejores resultados obtendremos.

Sal

Si mezclamos un vaso de agua con media cucharada de sal y un poco de bicarbonato sódico y lo aplicamos en nuestra nariz antes de acostarnos, obtendremos una forma totalmente natural de despejar nuestra garganta sin necesidad de tener que abrir la boca a lo largo de la noche para roncar.

Aceite de oliva y ruda

Se prepara de la siguiente forma: En un vaso relleno de aceite de oliva incorporamos unos 50 gramos de ruda y mezclamos ambos ingredientes en un bol de material hermético. Es importante dejar reposar el contenido a lo largo de unas dos semanas y, una vez transcurridas, colaremos esta mezcla y la guardaremos en un recipiente oscuro. Listo el remedio casero para dejar de roncar, tan solo tenemos que aplicar este compuesto en las aletas de la nariz, el cuello y la nuca por las noches antes de acostarnos.

Té de ortiga

Para prepararlo nos resulta tan sencillo como incorporar una cucharadita de hojas secas de ortigas en una taza de agua hirviendo. Una vez que la hayamos dejado en reposo a lo largo de unos diez minutos, podemos proceder a consumirla antes de irnos a dormir.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Menta

Se trata de una alternativa natural que nos ofrece muy buenos resultados para dejar de roncar. Sus resultados son más eficaces en el tratamiento de ronquidos que se producen de forma ocasional o por determinados problemas respiratorios tales como un resfriado o la gripe. Para consumirla debemos desarrollar un procedimiento bastante sencillo: en un vaso lleno de agua fría incorporamos una gota de menta. Con la mezcla resultante tendremos que hacer gárgaras con el objetivo de que nuestra garganta se refresque y facilite el paso del aire.

Otras alternativas

Además de este tipo de remedios naturales para dejar de roncar existen otras alternativas antes de acudir a cualquier intervención quirúrgica. Por ejemplo, se puede intentar resolver el problema de roncar incorporando más almohadas a nuestras horas de sueño. Bien es sabido por todos que el hecho de roncar viene dado por dificultades en el conducto que facilita el paso del aire. En este sentido, una simple y fácil solución es ubicar algunas almohadas de más bajo nuestra cabeza y cuello. Al permanecer algo más incorporados en nuestra posición habitual de dormir, conseguiremos cierta apertura del mencionado conducto del aire, lo que derivará en la ausencia de ronquido.

Una de las alternativas más fáciles y sanas es dormir de lado. Muy al contrario de lo que podemos llegar a pensar, dormir boca arriba puede ser una de las posturas en la que nuestro cuerpo recibirá un mayor descanso. Sin embargo, también potenciará el nivel del ronquido. Si cambiamos el estar boca arriba por descansar sobre uno de nuestros lados evitaremos, si no roncar del todo, por lo menos reducir su potencia.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

La obesidad y el sobrepeso son, asimismo, unas de las principales causas que inciden en el origen del ronquido. Antes de pasar a segundas opciones, en el caso de que ronquemos, podríamos plantearnos bajar de peso corporal para que nuestro cuerpo pueda mantenerse en ritmos saludables. Para ello, se recomienda un gran compromiso y esfuerzo, ya que la pérdida de tanto peso se debe producir de forma paulatina, lo que puede repercutir en la desesperación de la persona obesa. Lo que no debemos olvidar es que mantener esos kilos de más a raya es imprescindible para nuestra salud. Si aplicamos una dieta saludable y equilibrada, basada en alimentos bajos en grasas, e incorporamos la práctica de ejercicio a nuestro día a día, además de dejar de roncar ampliaremos nuestro potencial de salud.

El hábito del tabaco es otro de los principales factores que incide en la aparición del ronquido. Además de ser sumamente perjudicial para nuestro organismo, el tabaco es capaz de desarrollar hasta cáncer de pulmón. Dejar el mal hábito del tabaco repercutirá en nuestra salud, al tiempo que se observará cómo se eliminan esos ronquidos.

Si con relativa frecuencia optamos por consumir alcohol poco antes de irnos a la cama, lo más probable es que esa noche sea fiel protagonista de sus ronquidos. Y es que el alcohol es uno de los principales causantes de la relajación de diversas partes de nuestro cuerpo, entre ellas la lengua, por lo que el flujo de aire se verá obstruido.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *