BonomédicoBlogHemorroidesRemedios caseros para aliviar o prevenir las hemorroides

Remedios caseros para aliviar o prevenir las hemorroides


Comentar
Publicado en Hemorroides

¿Qué podemos hacer para aliviar o prevenir las hemorroides?

La aparición de la enfermedad de hemorroides o comúnmente llamadas almorranas puede obedecer a diferentes factores. No obstante, existen una serie de hábitos y pautas que pueden ayudarnos a prevenir las hemorroides.

Las hemorroides es una enfermedad que afecta a más de la mitad de la población. De hecho, las estadísticas nos dicen que al menos el 50% de la población ha sufrido o sufre de hemorroides en alguna etapa de su vida.

Por norma general, suelen distinguirse entre dos tipos de hemorroides. Por un lado, las hemorroides internas que se

Una adecuada dieta puede prevenir las hemorroides

Una adecuada dieta puede prevenir las hemorroides

localizan dentro del conducto rectal, y por otro lado,  las hemorroides externas, que se alojan en el exterior del ano. 

Si las almorranas se encuentran en una fase desarrollada, la irritación será mayor y las molestias irán en aumento. Para minimizar las molestias e incluso con carácter preventivo, la alimentación juega un papel esencial, ya que una alimentación saludable y rica en fibra permitirá al paciente eliminar los deshechos de una forma más fácil.

Remedios caseros para prevenir las hemorroides

Entre los remedios caseros usados con el objeto de prevenir las hemorroides o, si ya las tenemos, minimizar las molestias, comentar las siguientes:

  • Pomadas caseras: Se necesita calentar un poco de vaselina hasta que esta se derrita. A continuación, se debe de retirar y agregar una cucharada de miel, una clara de huevo y un par de cucharadas de harina de cebada. Estos ingredientes se deben de mezclar hasta que adquiera una forma compacta (una especie de pasta). La misma se debe guardar en un frasco de vidrio y en un lugar fresco. Se aplicará en la zona afectada para reducir las molestias.
  • Los “Baños de asiento”: se usan para reducir la inflamación de la zona afectada, reduciendo las molestias.  Se usará agua tibia acompañada de hojas o brote de zarzamora. Esta hierba contribuye a bajar la inflamación y a reducir el sangrado. Igualmente, se usan  hojas de roble con el objeto de reducir la inflamación en el ano. Igualmente, puede contribuir a agilizar o favorecer la cicatrización.
  • Hierbas que se suelen usar para calmar las molestias derivadas de las almorranas: el marrubio, la cola de caballo, la malva o la manzanilla.
  • La cebolla o leche contribuyen a aliviar el dolor que producen las almorranas. La mezcla consiste en agregar en un litro de leche, al menos cuatro cebollas grandes que deberán ser cortadas en pequeños pedazos. Posteriormente se deben de calentar a fuego lento. El vapor que genere dicha mezcla, y  con extremo cuidado, puede aliviar las molestias.
  • Ungüento de manzanilla y rosas: Se usan 250 mililitros de aceite de germen de trigo, unos 10 gramos de manzanilla y dos rosas desglosadas por pétalos. A continuación, se pondrá a fuego lento durante una hora. El resultado se deberá colar. Se agregará, a continuación, 20 gramos de cera de abejas y otros 20 gramos de lanolina. El producto resultante se deberá almacenar en un frasco debidamente esterilizado. Se aplicará en la zona afectada.
  • Aloe vera. Puede resultar efectivo para disminuir la inflamación, el dolor, la picazón y el ardor.
  • La patata es otro producto usado  para aliviar los síntomas que producen las hemorroides. Es un remedio económico y excelente. La papa o patata tiene propiedades que contribuye a disminuir la sensación de ardor y reducir la hinchazón. Para su preparación, se debe rayar una y envolverla en papel, Posteriormente se aplica en el área afectada varias veces al día, con el objeto de aliviar las molestias producidas por las hemorroides.
  • El ejercicio físico moderado contribuye a prevenir las hemorroides

    El ejercicio físico moderado contribuye a prevenir las hemorroides

    Ingerir infusión de arándanos puede contribuir a disminuir los síntomas provocados por las almorranas. Ingerir zumo de arándanos ayuda a mejorar la circulación sanguínea. La ingesta de este zumo actuará como antiinflamatorio de las venas hinchadas en el área del borde del ano, las que se les conoce como hemorroides externas o aquellas venas del recto del ano, también conocidas como hemorroides internas. Para la elaboración  de una infusión de arándanos hay que hervir un litro de agua, con unos 75 gramos de frutas de arándanos. Cuando comience a hervir, se retira del fuego.  Se debe tapar el recipiente para que la mezcla se enfríe a temperatura ambiente. Posteriormente, la mezcla se debe  colar y conservar en un frasco limpio y en un lugar fresco, para ser consumido a voluntad del paciente.
  • Baño de asiento: A un baño de asiento con agua caliente agregue unas cucharaditas de sales de Epsom. El agua caliente impulsa la sangre al área afectada y reduce la inflamación de las venas. 
  • Una bolsita de té: Las venas hinchadas externas pueden tratarse con  una bolsita de té húmeda y tibia en la parte afectada. El té contiene taninos, unos compuestos con propiedades anestésicas. Para aliviar la picazón se puede usar una bolsita de té verde. 
  • Bálsamo casero: Fría varios tallos de berenjena. Cuando esté tibia, moje una gasa en la grasita resultante y aplíquelo en la zona afectada.
  • Tomate: El tomate frío aplicado en la hemorroide afectada puede ayudar a reducir la inflamación.
  • Consuelda o caléndula: La consuelda y la caléndula pueden tener efectos beneficiosos para las hemorroides. Busque en tiendas naturistas algún bálsamo que las contenga. 
  • Gel de sábila: Aplique el gel de una penca de sábila (primero se debe lavar bien el gel de la sábila para quitarle el yodo) sobre las hemorroides después de usar el baño.
  • Aceite de linaza: Facilita la evacuación, evitando el estreñimiento y el sobresfuerzo a la hora de defecar.
  • Las hojas de acelga también pueden usarse para aliviar las molestias. Solo hay que aplicar unas hojas de acelga frescas en la zona afectada.
  • Otra opción consiste en poner a fuego lento varios tallos de berenjena y cuando este esté tibio, se moja una gasa con la grasa resultante.  Se aplica la mezcla y al día siguiente se lava la zona afectada con una infusión de manzanilla o de tomillo.
  • Hojas de llantén: Se realiza con una cucharada de cera virgen, otra de lanolina, unas 10 hojas de llantén y 100 mililitros de aceite de oliva.  Las hojas de llantén se tienen que picar y cocinarlas a fuego lento junto con el aceite de oliva durante 30 minutos. Se dejará reposar durante 24 horas. A continuación, se colará la mezcla y se calentará nuevamente a fuego lento. Luego, se le agrega  la cera virgen y la lanolina. Una vez que se enfríe, se aplica el ungüento en el área afectada.

Consejos para prevenir las hemorroides

Por otro lado, conviene recordar una serie de consejos para prevenir las hemorroides:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Evitar permanecer demasiado tiempo de pie o sentado. De lo contrario, se incrementa  la presión sobre las paredes del
    Son varios los remedios caseros que tenemos a nuestra disposición para prevenir las hemorroides

    Son varios los remedios caseros que tenemos a nuestra disposición para prevenir las hemorroides

    ano, dificultando el riego sanguíneo en el área, lo que podría ser un factor añadido para que aparezcan las almorranas.
  • La obesidad o el exceso de peso es otro factor de riesgo. Evitarlo ayuda a prevenir las hemorroides.
  • Se recomienda realizar ejercicio físico diario ya que ayuda a aliviar la presión que se ejerce en la zona. De esta manera, se incrementará el flujo sanguíneo.
  • Usar toallitas de bebé o toallas húmedas para limpiar el área tras la defecación o cuando las almorranas estén activas. El papel higiénico tradicional resulta dañino y contribuye a irritar aún más la zona afectada.
  • Utilizar, bajo control médico, alguna crema antihemorroidal.
  • Para prevenir las hemorroides es muy importante evitar el estreñimiento.
  • Puede ayudar a aliviar los síntomas el aplicar hielo en el área que se encuentra afectada.

¿Qué tipos de hemorroides existen?

Según el lugar en el que aparezcan nos encontramos con dos clases fundamentales de hemorroides: hemorroides internas y hemorroides externas.

  • Hemorroides internas. Se trata de venas dilatadas cuya ubicación es la zona superior del ano, la inferior del recto.
  • Hemorroides externas. Cabe la posibilidad de que se prolapsen, es decir, salgan hacia el exterior del ano en forma de bulta. Se sitúan en el área inferior de la unión entre ano y recto.

Por su parte, y dependiendo de la severidad de sus manifestaciones, tenemos otra tipología atendiendo al grado que pueden presentar estas hemorroides:

  • Grado I: Existe la posibilidad de sangrado, aunque las hemorroides no salen al exterior.
  • Grado II: En el momento de defecar, las hemorroides sí salen hacia el exterior, aunque se vuelven a introducir tras él.
  • Grado III: También se desplazan hacia el exterior pero en este caso no se reintroducen solas, sino que deberá hacerlo el paciente manualmente o mediante la utilización de cremas, baños de asiento, etc.
  • Grado IV: Debido a la fibrosis que han experimentado, las hemorroides se encuentran permanentemente fuera del ano.

Deporte y ejercicio recomendado con hemorroides

Tanto el estreñimiento como una vida sedentaria son factores determinantes en la aparición de hemorroides. No obstante, estos dos motivos pueden desaparecer mediante el ejercicio de un deporte idóneo en el tratamiento de hemorroides.

De este modo, los expertos en la materia aseguran que moverse o practicar ejercicio de pie provoca que la presión de las venas sea inferior. Asimismo, el exceso de peso puede reducirse mediante la práctica de ejercicio y siguiendo una dieta equilibrada.

Hacer ejercicio también favorece una digestión adecuada. Además, se aminora el estreñimiento, que provoca que la persona que sufre de él deba esforzarse en exceso en el momento de la defecación, lo que se traduce en la aparición de hemorroides.

En definitiva, la práctica de actividades favorece la prevención de hemorroides e incluso calma las molestias derivadas en el caso de que ya existan. Para ello resulta primordial hacer ejercicio cada día, pero no todos son recomendables.

¿Qué deportes son los más aconsejados para  las hemorroides?

Aquellas personas que padezcan hemorroides deben practicar ejercicios físicos. Estos son aconsejables en todos los casos, ya que de este modo se favorece el retorno venoso de la sangre.

Pero resulta aún más propicio en el caso específico de las hemorroides, ya que estas suelen surgir por una inadecuada circulación sanguínea.

Si la persona ya sufre de hemorroides, tendrá que optar por aquella actividad que le suponga menos molestias y que más reduzca esta patología. Se recomiendan las siguientes:

Ejercicios cardiovasculares y aeróbicos

El paciente de hemorroides encontrará en la natación el deporte ideal para poder moverse y activar su circulación sanguínea sin experimentar dolor alguno en la zona afectada, ya que se encuentra flotando y en una posición horizontal. Andar aproximadamente una hora diaria y subir escaleras son también actividades que resultan bastante aconsejables.

Ejercicios de estiramiento

Son ejercicios específicos destinados tanto al cuello como a los brazos, idóneos para aquellos pacientes con hemorroides severas y a los que prácticamente se les hace imposible realizar otro tipo de actividad.

Ejercicios de Kegel

Es una clase de ejercicio basado en la contracción y posterior relajación de los músculos de la pelvis. Resulta aconsejable sobre todo para las mujeres embarazadas, aunque en todos los casos deberá practicarse con la ayuda de un experto. De este modo se previenen las hemorroides e incluso desaparecen en determinados casos.

En primer lugar será necesario identificar con claridad de qué músculos se tratan. Para ello, lo mejor será sentarse en el retrete, comenzar a orinar y parar de forma repentina. De esta forma se determinará específicamente el músculo a ejercitar.

Este ejercicio de Kegel debe practicarse unas cinco veces diarias, con series de diez o quince repeticiones de contracción. Si el músculo se ejercita en exceso, existe la posibilidad de que acabe doliendo, motivo por el cual se recomienda no comenzar con demasiadas sesiones al inicio.

Cuando se adquiera la suficiente práctica y el ejercicio pueda efectuarse sin dificultad, posee el gran beneficio de poder realizarse de pie, tumbado o mientras se desarrolla cualquier otra actividad.

Yoga

Hay determinadas posturas de yoga, especialmente las que incluyen estiramientos y flexiones de los muslos y la zona abdominal, que colaboran en la prevención de hemorroides.

Estos ejercicios para estirar son aconsejables durante la mañana y continuadamente. Se empezará por 3 minutos y este tiempo aumentará de forma progresiva hasta llegar a los 10. De este modo se previenen -y hasta pueden eliminarse a largo plazo- las  hemorroides.

¿Qué deportes no están aconsejados para  las hemorroides?

Ciertas prácticas, como por ejemplo aquellas que precisan estar sentado sobre una máquina o animal, no son en absoluto aconsejables en el tratamiento de las hemorroides, ya que estas pueden suponer importantes molestias e incluso empeorar. Es el caso del ciclismo, la equitación o permanecer sentado en ciertas máquinas para levantamiento peso. En concreto esta última actividad puede agravar bastante la situación, ya que precisa de un elevado esfuerzo físico.

Principales alimentos destinados a evitar las hemorroides

Una dieta adecuada y que esté basada en ciertos alimentos para evitar las hemorroides puede resultar de gran ayuda a la hora de su tratamiento. Aquí le propondremos ciertas recomendaciones que, sin embargo, jamás deberán anteponerse a las indicaciones de su especialista.

De este modo, toda dieta destinada a reducir la aparición de hemorroides deberá incluir alimentos con un alto contenido en potasio, puesto que este favorece la curación de hemorroides sangrantes. Un bajo nivel de este elemento es uno de los causantes directos del estreñimiento, el cual se traducirá en hemorroides u otra afección a considerar.

Existe una gran cantidad de alimentos ricos en potasio y entre ellos destacamos las verduras de hojas verdes y oscuras -por ejemplo, las espinacas y la col rizada-, la alfalfa, el plátano y la remolacha.

El calcio desempeña asimismo un papel fundamental tanto en la coagulación de la sangre como en prevenir el cáncer de colon. El sangrado rectal consecuencia de las hemorroides se verá reducido gracias a este mineral. Los principales surtidores de calcio son el yogurt, la leche, el queso, la carne roja, etc.

En relación a las carnes cabe destacar que resulta de mayor importancia el modo en el que se preparen que la propia carne. No obstante, multitud de expertos nutricionistas aconsejan aquellas sin grasa.

La cocción de la carne ha de ser intermedia, es decir, tampoco es recomendable que se encuentre cocida en exceso, ya que los nitritos y nitratos de la misma irritarían el intestino en tal caso.

Además, la quercetina refuerza las venas pequeñas y los capilares, aumentando su impermeabilidad. Se trata de un flavonoide complejo que puede emplearse en la reducción de la inflamación e irritación de las venas como consecuencia de las hemorroides. Los alimentos con un alto contenido de quercetina son la col verde, las manzanas, arándanos, grosellas, peras, uvas, etc.

La ingesta de vitamina E favorece la coagulación de la sangre al tiempo que puede originar un menor sangrado rectal de las hemorroides. Alimentos que incluyen esta vitamina E son los aguacates, las almendras, las semillas de calabaza, la acelga, las espinacas, etc.

La fibra insoluble es aquella cuya descomposición se realiza de manera muy pausada en el aparato digestivo. Facilita la cohesión y el ablandamiento de las heces, lo cual se traduce en una evacuación más sencilla. Así, una dieta que contenga alimentos con fibra insoluble favorece la regularidad de movimientos del intestino. Además, se reduce la irritación provocada por los hemorroides. Aquellas situaciones de hemorroides más leves suelen emplear como tratamiento el consumo de agua y la adición de fibra en la dieta. No obstante, se deberá prestar atención a la la hora de incluir esta fibra. Habrá que hacerlo de forma paulatina para impedir la aparición de gases e inflamación. Alimentos con alto contenido en fibra son los higos, el arroz integral, las pasas, grosellas, etc.

¿Cuáles son los riesgos de las hemorroides?

La principal manifestación de las hemorroides es el sangrado, que a su vez se traduce en anemia y pérdida de tejido -necrosis- en las hemorroides trombosadas. Por lo tanto, los riesgos más importantes de las hemorroides son la hemorragia y la infección.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Asimismo, los pacientes de hemorroides pueden experimentar una sensación de dolor, que sin embargo será puntual y se deberá a la dilatación y presión del tratamiento empleado.

En el caso de que la hemorroide haya sido intervenida mediante la técnica de hemorroidectomía abierta, existe un 5% de probabilidad de que aparezcan infecciones, mientras que el dolor será aliviado con los fármacos que el especialista recomienda. Además, en determinadas situaciones, el paciente puede presentar un fecaloma por el temor a la defecación.

Aparte de hemorroides, existen pacientes que sufren cardiopatías, SIDA o diabetes y en los que el riesgo de tratamiento local se incrementa, aunque las complicaciones derivadas son similares: heces pocos consistentes y continencia de gases. No obstante, en contados casos, puede surgir una lesión del esfínter anal.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *