BonomédicoBlogGeriatríaProtocolo de prevención de úlceras por presión en las residencias de ancianos

Protocolo de prevención de úlceras por presión en las residencias de ancianos


Comentar
Publicado en Geriatría

Para lograr una adecuada efectividad en el tratamiento de úlceras por presión será necesario que la totalidad de cuidadores se encuentren implicados en este asunto y que trabajen de manera conjunta y coordinada, de manera que, en el caso de que surgiese una úlcera, se utilizará el método diseñado para tal fin y que el personal al completo debe conocer.

Con el objeto de disponer de instrumentos que faciliten el control y la evaluación, se efectuarán distintos registros, motivo que favorece una constante formación y un trabajo colectivo para lograr prevenir y tratar las úlceras.

Será el equipo de enfermería el encargado de prevenir la posible aparición de úlceras mediante la adecuada atención médica de los residentes.

Recordemos que, una vez se produce el ingreso del nuevo residente, se efectúa la historia clínica del mismo, que contiene un completo análisis de su estado de salud. Dicho análisis incluye una estimación del riesgo de úlceras con el que cuenta el residente en cuestión y para ello se emplea la escala de Norton. De esta forma, aquellas personas mayores cuya puntuación sea igual o menor de 14, son pacientes que presentan riesgos de padecer una úlcera. Se trata de una evaluación sometida a constante revisión por si se produjese cualquier modificación en la puntuación y poder así prevenir a tiempo posibles complicaciones.

Este conjunto de medidas se emplea también en aquellos residentes que, por cualquier circunstancia, presentan reducida movilidad y van a permanecer en cama durante más de un día.

Por lo tanto, las medidas preventivas a adoptar serían:

  1. Higiene y aseo general

El personal de enfermería diseña un protocolo -que todos conocen y cumplen- con el objetivo de que la piel siempre permanezca limpia y seca:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • En vez de lociones con alcohol en su composición que resecan la piel, se utilizarán cremas de hidratación.
  • Empleando determinados aceites -como los ácidos grasos y las vitaminas- se efectuarán leves masajes que faciliten la circulación.
  • Una extensa exploración de la piel permitirá la temprana detección de la úlcera incipiente.
  1. Incontinencia

Dependiendo de las características específicas de cada uno de los residentes, se empleará uno u otro tratamiento, intentando evitar -siempre que sea posible- el uso de la sonda.

  1. Dispositivos para reducir la presión
  • Hay ciertos pacientes que precisan reclinar el respaldo de su silla de ruedas para así distribuir de manera más uniforme la presión.
  • A todos aquellos residentes con escasa movilidad se deberán facilitarle colchones de aire con presión variable.
  • Los residentes cuyo riesgo sea superior emplearán una combinación de colchones de aire con otras zonas de agua situadas en las áreas de más riesgo.
  • Las camas de cambios automáticos resultan bastante efectivas y suponen una gran ayuda para los residentes con úlceras.
  • Tanto aquellas áreas que presenten riesgo de úlcera como las más delicadas deberán contar con una adecuada protección -algodón, almohadas, cojines, etc.-.
  • Las áreas que presenten síntomas de pronta aparición de una úlcera deberán ser protegidas con vendas hidrocoloides.
  1. Cambios de postura

Cada tres o cuatro horas resultan casi obligatorios y no se limitan a una simple variación de la posición sino que además se deberán considerar estas cuestiones:

  • El residente deberá evitar arrastrarse sobre la cama.
  • Evitar el contacto y la fricción en cualquier postura.
  • Se realizará un exhaustivo análisis de la piel para determinar qué áreas presentan mayor riesgo.
  • Impedir la presencia en la cama de cualquier objeto que pueda ocasionar traumatismos.

Los pacientes permanecerán encamados solo en aquellos casos en los que no exista otra opción. En el caso de aquellos en silla de ruedas, y con la finalidad de impedir una constante presión sobre la misma área, se procederá a realizar frecuentes movilizaciones.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  1. Protección de los pedales de las sillas de ruedas

Se colocarán ciertas protecciones que impidan lesiones a terceros como al propio paciente. En este sentido, una gran parte de las úlceras vasculares son consecuencia de traumatismos directos en las extremidades inferiores, por lo que, con esta medida, se reducen sustancialmente este tipo de úlceras.

  1. Cuidados alimenticios

Dependiendo de las características y necesidades del residente, resulta aconsejable una dieta específica, aunque esta siempre deberá ser rica en proteínas y vitaminas. También puede existir la necesidad de emplear suplementos nutricionales si la alimentación oral resulta insuficiente.

  1. Hidratación

La cantidad de líquidos ingerida deberá ser minuciosamente controlada por los cuidadores de la residencia. Si el paciente tuviese algún problema para tomar líquidos, se sustituirán por gelatinas.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *