BonomédicoBlogGeriatríaProtocolo de alteraciones de nutrición en las residencias de ancianos

Protocolo de alteraciones de nutrición en las residencias de ancianos


Comentar
Publicado en Geriatría

Factores de riesgo

  • Envejecimiento

Por ejemplo, modificaciones fisiológicas, dentición con dificultades para masticar, gusto, olfato, secreción gástrica, modificaciones del metabolismo y dificultades para deglutir.

  • Situación socioeconómica

Aquí se incluyen las dificultades económicas, la incapacidad física, el vivir en soledad, los motivos médicos, etc.

  • Alteraciones inherentes a enfermedades

Patologías infecciosas, inflamatorias, de corazón, de riñón, respiratorias, del hígado, mentales -depresión, demencia, anorexia-, parkinson, cáncer, úlceras por presión, etc.

  • Farmacológicos

Se considera una persona débil o con notable riesgo a toda aquella que cumpla alguna de las siguientes características:

  1. Tiene más de 80 años
  2. Vive sin compañía
  3. Padece una enfermedad crónica que lo incapacita funcionalmente
  4. Ingiere más de tres tipos de medicamentos
  5. Durante los últimos 30 días se le han recetado hipotensores, antibióticos o psicofármacos.
  6. En el último año ha ingresado en alguna clínica
  7. Precisa de servicios médicos
  8. Inestabilidad financiera

Por su parte, el paciente geriátrico:

  1. Es mayor de 75 años
  2. Se encuentra aquejado de distintas enfermedades
  3. La principal patología provoca su incapacitación
  4. Su estado de salud conlleva cierta controversia social

Manifestaciones clínicas

  • Alteraciones morfológicas

Bajada de peso, disminución de panículo adiposo, modificaciones cutáneas, etc.

  • Alteraciones funcionales

Vómitos, gastroenteritis, intolerancia nutricional, falta de tolerancia a ayunar, deshidratación, enemas, modificaciones electrolíticas, infecciones, anemia, tensión baja, etc.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Evaluación del estado de nutrición

  • Exploración física.
  • Encuesta sobre alimentación.
  • Procedimientos antropométricos tanto de peso como de pliegues de la piel -para determinar si existe desnutrición- y del perímetro del brazo.
  • Parámetros bioquímicos

Necesidades de nutrición

  • Necesidades energéticas

Se establecen distintos parámetros según las características de sexo, peso y edad así como dependiendo de la intensidad de la actividad que se vaya a realizar.

  • Hidratos de carbono: entre 250 y 300 gr. diarios
  • Grasas: 60 o 70 gr. cada día
  • Proteínas

En resumen, una dieta compensada debería estar constituida por:

  • Hidratos de carbono: 50 o 60%
  • Grasas: 25 o 30%
  • Proteínas: 15 o 20%
  • Vitaminas
  • Minerales
  • Agua: un litro y medio diario como mínimo

Además, le proponemos las siguientes recomendaciones alimenticias:

  • La nutrición oral es la aconsejada.
  • Gran parte de los residentes le dan una notable importancia tanto a comer como a qué hora hacerlo, por lo que, la falta de comunicación respecto a sus deseos puede provocar que apenas coma y esté descontento.
  • La alimentación debe incluir carne, pescado, aves, leche, legumbres, frutas y verduras.
  • Gracias a su gran aporte cálcico, le leche es primordial en este aspecto.
  • Conforme se va envejeciendo, se recomienda reducir paulatinamente el aporte de calorías.
  • Las preferencias del paciente se tendrán en cuenta a la hora de confeccionar su plan de alimentación.
  • Aprovechar diversos estímulos de otros sentidos para favorecer el apetito.

Prevención de desnutrición y deshidratación

Para la totalidad de residentes se adoptarán una serie de medidas comunes con la finalidad de evitar posibles desnutriciones:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • La dieta será diversificada e incluirá sin excepción cualquier conjunto de alimentos.
  • Existe la posibilidad de elegir menú dentro de ciertas opciones.
  • El comedor deberá contar con un extenso horario.
  • Procurar no utilizar ni el mismo sitio ni la misma hora de comida para aquellos residentes que presenten problemas cognitivos.
  • Con la finalidad de facilitar la aparición de vitamina D, se fomentará una moderada exposición al sol.
  • Es de obligatorio cumplimiento la toma de un gramo de calcio diario.

Respecto a los residentes con factores de riesgo:

  • En los tres turnos de comida y a lo largo de 7 días, se controlará la ingesta.
  • Durante una semana, se determinará la cantidad precisa de calorías tomadas.
  • Beber un litro -como mínimo- de agua cada día.
  • Evaluación de los posibles riesgos según la situación.

En lo referente a evitar casos de deshidratación:

  • Valoración médica de los motivos que han provocado la deshidratación.
  • Anotación personalizada de la cantidad de líquido ingerida.
  • Cuantificación de la orina cada día.
  • Test de baja tensión ortostática.
  • Test para verificar la presencia de disfagia.
  • Estimulación de la hidratación y nivel de tolerancia a las gelatinas.

Tratamiento de desnutrición

  • Tratamiento de la enfermedad latente.
  • Mediante su alimentación y su entorno, provocar estímulos en el residente.
  • Variaciones en la alimentación: se elaborará un plan dietético adecuado y se evitará otro tipo de alimentación, se le sumarán complementos de nutrición, se controlará el nivel de hidratación, se verificará el estado dental o de la prótesis, etc.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *