BonomédicoBlogGeriatríaProtocolo de acogida y adaptación en las residencias de ancianos

Protocolo de acogida y adaptación en las residencias de ancianos


Comentar
Publicado en Geriatría

Pese a que, a priori, cambiar de domicilio y de cuidadores puede conllevar cierto recelo, desorientación y tristeza, si se realiza con sumo cuidado, no debería suponer demasiadas complicaciones.

Se trata de una decisión sumamente importante, ya que esa persona anciana normalmente ha estado viviendo sola o arropada por su familia, con la que mantiene estrechos lazos, y su entrada en la residencia supone un cambio sustancial.

Es por todo esto que hay que planificar a conciencia el nuevo día a día de esa persona mayor, tanto por la parte del centro como por la de su propia familia. A través de esta planificación, se podrá preparar de manera adecuada el ingreso y sus allegados podrán examinar con calma qué opciones considera idóneas. Sin embargo, no se trata de una cuestión sencilla, pues el sentimiento de culpabilidad por parte de la familia resulta inevitable, a pesar de que en la actualidad se antoja muy complicado compaginar la vida laboral con la familiar y atender a las personas ancianas como es debido.

En este sentido se elaboran propuestas de participación para la familia, que también se sientan parte de una agradable adopción en el centro y de la atención que requiere el ya residente. Durante el protocolo de recepción, se le formularán a la familia una serie de preguntas para determinar con exactitud qué responsabilidades tiene la misma en lo que a atención se refiere.

Algunos de los puntos que el centro debe aclarar a los allegados del residente son los siguientes:

  • La atención que recibirá la persona mayor será individualizada y personalizada. La residencia constituye su nuevo domicilio, por lo que el trato entre personal del centro y residentes será de gran cordialidad, respeto y cariño.
  • La participación de la familia se considera esencial en todo el proceso y la residencia asistencial facilitará todo lo posible que así sea en cuanto a atenciones, decisiones, horarios de visitas, espacios habilitados, etc.
  • El centro considera prioritaria la independencia de cada residente y estudiará al detalle la individualización de la atención al tiempo que respetará sus espacios privados.
  • Tampoco se pondrá ningún tipo de trabas en lo que a salidas al exterior por parte de las personas mayores se refiere.

En resumen, los principales objetivos de este programa de acogida y adaptación en las residencias de ancianos serían:

  • Colaborar lo máximo posible para que el residente se adapte al centro.
  • Definir los límites de la autonomía del anciano procurando acordarlos con él.
  • Considerar a la familia otro de los pilares importantes en la atención e integración.

Respecto a los profesionales de la residencia, la totalidad de los mismos contará con la finalidad primordial de ofrecer la máxima calidad de vida posible y satisfacer las necesidades de los ancianos -sobre todo los primeros días de adaptación-.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

De manera más específica, las tareas de cada sector de personal son:

  • Equipo sanitario y de rutina diaria

Recabar datos médicos y ayudar al residente en cuanto a compañía, orientación, etc.

  • Trabajador social, terapeuta ocupacional, educador social y animador sociocultural

Análisis de su participación en actividades y recopilación de información relevante acerca de la intervención terapéutica y sociocultural.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Conserjería, personal de cocina y limpieza

En el caso de conocer a algún residente, deberán presentarse y comentarle brevemente qué funciones desempeñan en la residencia.

Al inicio de ingresar en el centro resulta fundamental orientar al anciano y prestar especial atención en facilitarle la adaptación, pues son muchos cambios los que experimenta en pocos días: presentaciones, visitas, compañeros, profesionales, etc. En este sentido, todas estas novedades se realizarán con la calma que el nuevo residente requiera y asuma, ya que de otra forma podría desorientarse aún más. Poco a poco irá aclarando conceptos, ganando confianza y solicitando mayor información.

Una vez finalizada esta primera etapa de acogida, será necesario evaluar la adaptación del residente y comprobar en qué estado de ánimo se encuentra. Para ello se utilizan los protocolos de acogida al usuario y a la familia, de adaptación y de estado de ánimo.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *