BonomédicoBlogGeriatríaProblemas auditivos en la tercera edad

Problemas auditivos en la tercera edad


Comentar
Publicado en Geriatría

audifono bonomedico

Los trastornos auditivos se pueden corregir si se tratan inmediatamente desde que aparecen los primeros síntomas.

Con la edad avanzada comienzan a aparecer diferentes problemas de la salud en los pacientes entre los que destacan los problemas auditivos. El envejecimiento no es sinónimo de sordera en ningún caso pero indudablemente al cumplir años el oído se ve afectado por varios cambios relacionados con el envejecimiento que provocan que las personas pierdan audición.

La mitad o incluso más de la mitad de las personas que tienen más de 75 años y aproximadamente una cuarta parte de los pacientes de entre 65 y 74 años padecen pérdida de audición en mayor o menor medida. Esta situación afecta a la vida social de las personas que la sufren, ya que este problema les impide socializar con otras personas provocando que los pacientes se aíslen, situación que se agrava en el caso de encontrarse en alguna residencia de ancianos. En muchas veces porque se cansan de intentar leer los labios y lógicamente este problema les impide usar el teléfono porque no pueden oír o comprender las conversaciones.

Para muchas de las personas con problemas auditivos el mundo deja de tener interés, ya que no solo no pueden escuchar las conversaciones sino que dejan de percibir otros muchos sonidos. Se terminan cansando de pedir que le repitan las frases, e incluso se pueden convertir en objeto de pequeñas burlas.

Otro de los problemas es que algunas personas se vuelven desconfiadas y llegan a creer que sus familiares, amigos o compañeros de la residencia de ancianos pueden hablar mal de él, lo insultan, o están hablando algunas cosas que no quieren que él sepa. En casos extremos puede provocar que el paciente se encuentre en peligro de alucinaciones auditivas o incluso delirios que conlleven otros problemas graves en su salud.

¿Qué causa la pérdida de audición en la Tercera Edad? 

Esta pérdida se puede deber, además de al envejecimiento, a otros muchos motivos como la acumulación de cera en los oídos, el que la persona esté o haya estado expuesta a ruidos con elevado volumen por un período de tiempo largo, problemas del corazón, infecciones bacterianas o virales, derrames cerebrales, tumores, golpes en la cabeza, alguna medicación o simplemente que sea un factor hereditario.

Sin embargo, la causa más común de falta de audición en la mayoría de la población se debe a la presbiacusia, lo cual significa que la persona sufre una disminución auditiva a causa del propio proceso de envejecimiento que se deriva por una otosclerosis. Esta patología es bastante común en personas de más de 50 años.

Los problemas de audición son de los más comunes durante la tercera edad

Los problemas de audición son de los más comunes durante la tercera edad

Los pacientes que tienen presbiacusia pueden tener problemas tanto para escuchar las conversaciones con las demás personas como para soportar ruidos fuertes. El deterioro de la audición es lento. Estas personas pueden tener un grado diferente de pérdida de audición en cada oído y con una evolución totalmente diferente a la de otras personas.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

La buena noticia es que la presbiacusia puede ser tratable y el tratamiento puede ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente. Uno de los tratamientos más comunes es la utilización de audífonos para mejorar la audición. Al usar audífonos, el paciente puede lograr relacionarse de nuevo con sus amigos, familiares y participar en todas las actividades sociales de las residencias de ancianos. Ya no se aísla tanto como cuando no oyen bien.

Los audífonos siempre deberán ser prescritos por un otorrinolaringólogo y deben adquirirse en tiendas especializadas en audioprótesis para que cuenten con la garantía necesaria, pues no hay que olvidar que el oído es un órgano muy complejo. 

Además, los audífonos siempre se adaptarán al nivel de audición de cada paciente y deben someterse durante su vida útil (por lo menos cinco años) a un chequeo con el otorrinolaringólogo quien revisará el aparato auditivo. También antes de comprarlos, es necesario un periodo de prueba y así lo recomiendan los especialistas.

Por otra parte, otro problema auditivo que se puede presentar en la tercera edad es el Tinnitus (término médico para referirse cuando se escuchan ruidos en los oídos y no existe una fuente sonora externa). La persona con Tinnitus perciben un zumbido o algún otro ruido fuerte dentro de sus oídos.

El Tinnitus puede ser ocasionado por cierta medicación, por haber estado expuesto a un ruido intenso durante un largo periodo de tiempo, por alergias e incluso por problemas de corazón y en los vasos sanguíneos.

Este problema auditivo puede aparecer y desaparecer por completo sin una razón aparente. En algunos casos puede empeorar o incluso puede llegar a ser permanente.

Esta patología puede tratarse en algunos casos con medicación que disminuye el problema y en otros con el uso de audífonos que ayudan a que los pacientes oigan más fácilmente los sonidos. A veces la música puede disminuir los síntomas disminuyendo los sonidos molestos.

Los pacientes con Tinnitus deben evitar fumar, beber alcohol y los ruidos muy fuertes ya que empeoran su situación.

Los pacientes en la tercera edad también pueden padecer una pérdida conductiva de la audición que se produce cuando se bloquean los sonidos que son transportados desde el tímpano (membrana timpánica) al oído interno del paciente. 

La pérdida conductiva de la audición se debe por acumulación de una gran cantidad de cera en los oídos, por el exceso de fluidos en el oído medio, por un crecimiento anormal de los huesos o por una infección en el oído medio que puede llegar a perforar un tímpano.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.



Si la pérdida de la audición se debe a demasiada cera, la American Academy of Otolaryngology- Head and Neck Surgery recomienda que el paciente aplique aceite para bebé en sus oídos, aceite mineral o glicerina para suavizar la cera. Pero, si el problema se debe a otro motivo se deberá consultar con el médico especialista para que sea él quien recomiende el mejor tratamiento al paciente.

Cómo actuar delante de una persona con problemas auditivos:

A continuación le ofrecemos algunas sencillas recomendaciones que favorecen enormemente la comunicación con una persona que tiene problemas de audición:

  • Antes de hablarle, deberá llamar su atención.
  • Háblele claramente y a una velocidad razonable. Mire a la persona a su cara.
  • Evite cualquier obstáculo entre su rostro y el de la persona.
  • No oculte su boca, ni coma o mastique chicle, no fume,  evite comer cuando hable con ella porque eso dificulta que la él o ella pueda leer sus labios.
  • Use expresiones o gestos faciales que le ayuden a la persona con dificultad para escuchar.
  • Busque un lugar con buena iluminación y donde se puedan reducir los ruidos de fondos.
  • Siempre debe estar tranquilo y con mucha paciencia para hablar con la otra persona.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *