BonomédicoBlogEnfermedadesCómo prevenir la mononucleosis

Cómo prevenir la mononucleosis


Comentar
Publicado en Enfermedades

La mononucleosis, conocida como ‘enfermedad del beso’, es una afección infecciosa que, en ocasiones, puede pasar desapercibida o ser confundida con una gripe. Se trasmite fundamentalmente por la saliva, pero ¿cómo prevenir la mononucleosis? Se trata de una dolencia leve en la mayoría de los casos, cuyos síntomas más comunes son el cansancio y la debilidad. Pero también hay otros síntomas de la mononucleosis o ‘enfermedad del beso’, los habituales son:

  • Fiebre y dolor de cabeza: los infectados por la enfermedad del beso suelen tener fiebre a lo largo de varias semanas y sufrir picos en los que el estado febril sea más elevado.
  • Cansancio, astenia y fatiga: es normal estar más cansado de lo normal cuando se tiene mononucleosis, por lo que los médicos recomiendan reposo a los pacientes, así como beber mucha agua para tener una buena hidratación y evitar hacer esfuerzos físicos (practicar deporte, por ejemplo).
  • Ganglios inflamados, faringitis y anginas: el 80% de los pacientes con mononucleosis sufren anginas, una inflamación de las amígdalas que hace que los gánglios linfáticos de la garganta aumenten su tamaño de forma considerable.
  • Náuseas y vómitos: este es un síntoma que normalmente solo se produce en los casos más graves de la enfermedad del beso. La hidratación y alimentación son básicos en esta situación.
  • Erupción cutánea: pueden aparecer en la piel pequeñas erupciones o hematomas, aunque este es un síntoma poco frecuente.

Como puede comprobarse, sus síntomas son muy parecidos a los de una gripe o un resfriado común, motivo por el cual muchas personas sufren y se recuperan de una mononucleosis sin saber que la han padecido, a no ser que el paciente empeore hasta un estado grave en el que hay inflamación del hígado y el bazo. La única forma certera de diagnosticar mononucleosis es realizar un análisis de sangre en los que se dejen ver los anticuerpos que aparecen durante y después de la infección.

Cómo se contagia la mononucleosis o ‘enfermedad del beso’

Antes de pasar a dar algunos consejos sobre cómo prevenir la mononucleosis o enfermedad del beso, puede resultar de utilidad comprender las vías de contagio y trasmisión de esta afección, y saber cuál es el principal grupo de riesgo de la misma.

Evitar el contacto directo con un enfermo es clave para prevenir la mononucleosis.

Evitar el contacto directo con un enfermo es clave para prevenir la mononucleosis.

En primer lugar, hay que explicar que el principal causante de la mononucleosis es un virus denominado Epstein-Barr (EBV), esto es, un tipo de herpes. Aunque también hay ocasiones en las que puede estar originada por otros virus, como el citomegalovirus (CMV). Como sugiere su nombre, se trata de una enfermedad que se contagia a través de la saliva y, por tanto, también mediante los contactos íntimos.

Pero no es necesario el contacto directo o íntimo con un portador de este virus para contagiarse. A veces, es suficiente con que una persona sana esté cerca de alguien que padece mononucleosis para que se produzca el contagio. Basta con un estornudo o con la tos.

Por supuesto, compartir utensilios de cocina como los cubiertos o los vasos, una bebida o la comida también aumenta el riesgo. Por otra parte, también ha habido casos en los que una persona se ha contagiado con la enfermedad del beso o mononucleosis a través de una transfusión de sangre, aunque esta es la vía menos probable de contagio.

Hay que tener presente que los pacientes con mononucleosis pueden trasmitir la enfermedad del beso a otra persona no solo mientras pasan la dolencia y tienen sus síntomas, sino también conforme la enfermedad evoluciona, y mucho después de que desaparezca. El tiempo durante el cual una persona es contagiosa varía, pero la mayoría de los especialistas hablan de unos seis meses. Además, el virus puede sobrevivir varias horas fuera del cuerpo, por lo que las precauciones deben extremarse especialmente cuando los síntomas están activos.

Con respecto a los grupos de riesgo, son los jóvenes y, fundamentalmente, los adolescentes de entre 15 y 17 años los que más probabilidades tienen que sufrir mononucleosis. Aunque se trata de una enfermedad que puede desarrollarse a cualquier edad, es más difícil encontrar casos en adultos, probablemente porque muchos la pasaron en su juventud.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Consejos para prevenir la ‘enfermedad del beso’ o mononucleosis

Sabiendo cómo se produce el contagio, prevenir la mononucleosis resulta un poco más fácil. Lo primero que hay que decir es que no hay una vacuna específica para tratar la enfermedad del beso, así que la prevención es fundamental.

Extremar la higiene, y taparse la boca y nariz al toser o estornudar, ayuda a prevenir la mononucleosis.

Extremar la higiene, y taparse la boca y nariz al toser o estornudar, ayuda a prevenir la mononucleosis.

Lo más importante es evitar el contacto directo o íntimo con la persona que tiene esta enfermedad, pero además de esto, hay una serie de consejos para prevenir la enfermedad del beso. Los más recomendados son los siguientes:

  • Extremar la higiene: lavarse las manos con mucha frecuencia, sobre todo antes de cada comida, empleando agua caliente y jabón.
  • No besar mientras persistan los síntomas, ni en los días posteriores al final de los mismos.
  • Evitar compartir cubiertos, vasos y utensilios de comida y bebida.
  • Procurar no estar en espacios reducidos con la persona contagiosa.
  • Intentar taparse la boca y la nariz al estornudar o toser, preferentemente con el brazo.

También puede ayudar a prevenir la mononucleosis tener una dieta equilibrada, practicar ejercicio y descansar unas 8 horas al día.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *