BonomédicoBlogOtoplastiaEl postoperatorio en la otoplastia

El postoperatorio en la otoplastia


Comentar
Publicado en Otoplastia

 La otoplastia está indicada, entre otros casos, para los pacientes que posean orejas demasiado prominentes o muy separadas de la cabeza. Esto se debe a que las circunvoluciones del cartílago de la oreja no se desarrollaron bien. En los niños, esta cirugía se aconseja a partir de los cuatro o cinco años, con el objeto de prevenir futuros problemas psicológicos. Los niños no están sensibilizados frente a defectos estéticos demasiados evidentes, como las orejas grandes, contribuyendo a ridiculizar a otros niños con estos defectos. Los resultados suelen ser dañinos y repercuten directamente en la autoestima de las personas.

La operación de otoplastia consiste en el tallado del cartílago de la oreja, mediante el cual se le da la forma correcta. Este procedimiento es bastante sencillo, por lo que se realiza administrando anestesia local, en combinación con sedación. Pero independientemente de la sencillez con que se desarrolla este procedimiento, requiere delicadeza y minuciosidad para no dejar pliegues ni aristas anómalas en las orejas del paciente.

Postoperatorio en la otoplastia

Las cicatrices no son notorias, pues quedan disimuladas en el surco ubicado detrás de la oreja. Esta cirugía se realiza de manera ambulatoria.

 Todo procedimiento quirúrgico implica algún tipo de riesgo. Hablar de estos riesgos y recibir toda la información necesaria relacionada con este tipo de intervenciones resulta esencial, con el objeto de facilitar al paciente de las herramientas necesarias para que se pueda tomar la mejor decisión posible.

Ya no tienes por qué esconder siempre tus orejas

Ya no tienes por qué esconder siempre tus orejas

Todos los pacientes merecen una explicación detallada de la cirugía, los riesgos y complicaciones que conlleva, sobre todo los que no tienen como origen una mala praxis o negligencia médica.

 Los riesgos tienen diferentes niveles y porcentajes de incidencia y van desde complicaciones postoperatorias que encuentran su solución, como por ejemplo una mala cicatrización, seroma, necrosis de la piel, a otros riesgos más serios, como por ejemplo una reacción negativa a la anestesia o una embolia pulmonar, si bien se presenta en muy raras ocasiones.

 Los resultados que un paciente debe esperar tras la otoplastia serán evidentes y definitivos al cabo de los 4 a 6 meses posteriores a la intervención.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Es muy importante que el paciente sea consciente de que con este tipo de intervenciones no se consigue la perfección, sino mejorar sustancialmente el aspecto físico del paciente y elevar su autoestima.

 Antes de que un paciente decida si quiere o no someterse a este procedimiento es importante que conozca cómo es el período de recuperación de esta cirugía y qué debe hacerse antes de la intervención.

 Por lo general, la otoplastia suele realizarse en pacientes de corta edad, es decir, con niños entre los 4 y 16 años, debido al complejo que les causa la estética de sus orejas. Encuentran en la otoplastia, la solución a sus problemas. Esta cirugía se realiza simultáneamente en ambas orejas, a menos que la anormalidad esté focalizada en una sola oreja, aunque incluso en este caso, suelen retocarse las dos para conseguir la simetría.

La anestesia que se suele utilizar es local y a veces puede combinarse con sedación. Si el paciente es muy pequeño, posiblemente el cirujano plástico se decante por la anestesia general.

Durante el proceso de la intervención, el cirujano moldea los cartílagos, consiguiendo que las orejas tengan el tamaño y la posición que el paciente desea. Cuando la operación finaliza, el paciente debe permanecer en observación durante algunas horas, antes de la alta médica.



El período postoperatorio de la otoplastia es sumamente rápido y llevadero, aunque al inicio se presentará con un poco de molestias e incomodidad, si bien podrán minorarse administrando los analgésicos que prescriba su cirujano plástico.

El cirujano plástico le informará acerca de cómo tratar la zona, poniendo especial énfasis en el cuido de la higiene, a fin de evitar cualquier tipo de infección. Tras los primeros dos o tres días del postoperatorio, el vendaje será retirado y el paciente deberá usar otro por la noche, que sin dudas resultará más cómodo y discreto para el paciente. 

Entre los síntomas que resultan bastante normales durante el post-operatorio están la inflamación de las orejas y los dolores de cabeza, pero estos irán aminorándose a medida que pasa el tiempo. En caso de que los síntomas persistan con la misma intensidad durante varios días, el paciente deberá acudir a su cirujano, quien será el responsable de evaluar y decidir qué tipo de tratamiento deberá seguir el paciente para recuperarse con prontitud. 

El regreso al colegio o al trabajo, según sea el caso, suele ser pasada la primera semana del post-operatorio, si bien los resultados definitivos podrán verse tras transcurrir las tres o cuatro primeras semanas desde la intervención, ya que pare entonces la inflamación habrá desaparecido por completo y la oreja podrá ser observada en su verdadera dimensión y forma.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

¿Vale la pena someterse a esta intervención sabiendo cómo es el proceso postoperatorio?

La otoplastia no resulta ser un procedimiento complicado ni durante la cirugía ni en después de ella. El paciente no tiene mucho que temer y al final quedará bastante satisfecho con los logros alcanzados. Cada vez miles de personas se someten a esta intervención y se suman a los pacientes satisfechos porque no solo mejora su aspecto, sino también su autoestima. De hecho, entre los pacientes encuestados, una opinión muy recurrente es lamentan por no haberse sometido antes a esta operación.

¿Cómo es el postoperatorio de la otoplastia?

  • Pueden surgir algunas molestias, si bien se minimizan con el tratamiento adecuado.
  • Puede surgir incomidades a la hora de dormir si el pacienet está acostumbradoa  a dormir de lado, ya que esta postura  no es la más indicada con el objeto de evitar cualquier tipo de presión en la zona intervenida.
  • Generalmente, transcurrida una semana después de la intervención, el paciente estará en condiciones de regresar a su trabajo o a su actividad escolar, en el caso de niños.
  • En cuanto a la posibilidad de realizar actividades físicas intensas y que puedan afectar a la zona intervenida, lo recomendable es posponerlo durante uno o dos meses.
  • Generalmente transcurrida una semana, se podrán retirar los puntos de sutura.
  • La otoplastia o cirugía de orejas se realiza en un hospital y por un equipo médico con experiencia, garantizando en todo momento la seguridad del  procedimiento.
  • La otoplastia, por lo general, siempre se realiza en régimen ambulatorio. El paciente no necesitará quedarse en el hospital, a no ser que la cirugía sea compleja o lo recomiende el cirujano plástico, si bien, resulta más excepcional.

Tras la intervención quirúrgica, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

  • Tras la intervención, la paciente llevara un vendaje  durante dos semanas aproximadamente y deberá dormir boca arriba con la cabeza elevada, evitando presionar la zona intervenida.. La idea es que tras la intervención y durante dicho periodo, las orejas no se doblen. Por este motivo, debe tenerse cuidado con las actividades que se desarrollan y, especialmente,  durante la noche. Transcurrido dicho plazo, el vendaje se sustituirá por una cinta elástica durante unos quince días aproximadamente. El vendaje sobre las orejas contribuirá a proteger el oído de daños y ayudará a terminar de formar o cicatrizar la zona. 
  • Cada vez que se tenga que limpiar la zona intervenida, deberán quitarse las vendas con mucho cuidado. 
    El postoperatorio de la otoplastia es menos complicado de lo que se cree

    El postoperatorio de la otoplastia es menos complicado de lo que se cree

  • Generalmente, los vendajes más pesados serán eliminados y cambiados por otros más ligeros.  
  • Aunque la recuperación completa lleva varias semanas, por lo general, a los pocos días de la intervención, el paciente podrá incorporarse a su actividad laboral.
  • En el caso de los niños, deberá evitarse participar en juegos rudos o actividades que requieran una exposición de la zona o mucho esfuerzo, al menos durante las primeras semanas.
  • Tras la intervención,  las orejas quedaran sensibles e inflamadas.
  • Los cirujanos recomiendan a los pacientes que eviten el exceso de actividad durante las primeras semanas del postoperatorio. Tras cuatro semanas, aproximadamente, el paciente podrá realizar ejercicios livianos y podrá reanudar los deportes de contacto tras el transcurso de seis semanas. Sin embargo, el período de recuperación de cada paciente es único y dependerá de sus propias circunstancias. 
  • Con carácter general,  el tiempo de recuperación es de aproximadamente una semana para que el paciente pueda realizar una vida  normal y de otras tres semanas para quitar al paciente la cinta que debe llevar puesta. El resultado definitivo se valora a partir de los tres meses.
  • •Es conveniente tomar fotos antes y después de la intervención, con el objeto de apreciar los resultados alcanzados con la otoplastia.
  • Es normal que tras la otoplastia, el paciente tenga cierto malestar, inflamaciones de las zonas afectadas e incluso moretones que irán cediendo durante las primeras semanas tras la intervención.
  • El dolor tras la intervención suele ser de leve a moderado, si bien puede aliviarse con la medicación adecuada.
  • También suele sentirse una pérdida de sensibilidad o bien de hormigueo en la oreja, la cual irá desapareciendo con el transcurso de los días.
  • Debe evitarse mojar los apósitos en tanto no se retiren la totalidad de los puntos.
  • Debe lavarse las orejas, incluida las cicatrices, a diario, con agua y jabón neutro, secando la zona afectada con aire frío.
  • Es conveniente dormir con la cabeza y la espalda un poco elevadas, así como  evitar las posiciones laterales.
  • Es conveniente dar masajes con vaselina o con la crema indicada por el cirujano plástico en la zona intervenida, tanto en la cicatriz como en los pliegues de la oreja. 
  • El resultado definitivo se puede apreciar tras los tres meses de la intervención y los resultados suelen se completamente satisfactorios para los padres, el paciente y el propio cirujano plástico.

 Conclusiones:

  • Históricamente, la otoplastia intentaba corregir la falta de la oreja por castigos o traumatismos. En la actualidad, el objetivo de la otoplastia es modificar la apariencia de las orejas, a través de una intervención quirúrgica muy sencilla, con el objeto de elevar la autoestima del paciente, la cual se habrá visto muy afectada durante varios años. Igualmente, la otoplastia permitirá modificar otros detalles del rostro (por ejemplo mejorar la apariencia del paciente al dar mayor libertad en los peinados etc). El precio dependerá del tipo de intervención a realizar. No es una intervención que suela cubrir la Seguridad Social.
  • Generalmente, lo más indicado es programar la cirugía cuando el cartílago este completamente desarrollado, algo que ocurre entre los cinco o seis años. Se trata de una buena edad, ya que si bien el cartílago esta desarrollado y maduro, aún sigue siendo suave y muy fácil de moldear, circunstancias que cambiarán con el paso de los tiempos. Esto no significa que los adultos no sean buenos candidatos.
  • La recuperación es muy rápida. Posiblemente se presenten molestias e inflamación en la zona intervenida, si bien se controla con antiinflamatorios e incluso usando hielo. En cualquier caso, desaparecerá con el paso de los días.
  • Es necesario destacar que la otoplastia en ningún caso afecta al proceso de audición. Durante la intervención quirúrgica no se toca ninguno de los órganos que intervienen en el proceso auditivo. La finalidad de la otoplastia es exclusivamente conseguir una apariencia mucho más elegante y natural de los orejas.
  • Debemos seguir las instrucciones del cirujano plástico con el objeto de aprender a cuidar la oreja, los medicamentos que debemos tomarnos tras la intervención, así como el seguimiento que debemos hacer con nuestro cirujano tras la intervención.
  • Es importante que las incisiones quirúrgicas no se sometan a estiramientos o movimientos bruscos durante el proceso de cicatrización. El cirujano nos dirá que tenemos que hacer o lo que tenemos que evitar.
  • Igualmente, aunque el cirujano lo comentara, es conveniente tener preparadas algunas preguntas que nos sirvan para anticiparnos con carácter previo, de modo, que una vez obtengamos el alta, estemos totalmente preparados al llegar a casa, tales como ¿qué medicamentos debo de tomar?; ¿Si los medicamentos que debo tomar me los suministra el centro médico o los debe adquirir el paciente?; ¿Debo comprar vendajes o apósitos?, ¿durante cuanto tiempo?; ¿Quien me hace las curas?; ¿Cuándo podré volver a la rutina diaria?
 
  • Artículo escrito por:
  • Doctor José Alberto Fernández Álvarez

  • El Dr. José Alberto Fernández Álvarez es licenciado en Medicina y Máster en Investigación Biomédica por la Universidad de Sevilla. Realizó su periodo formativo en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.
  • Web
  •  

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *