BonomédicoBlogConsejosOrfidal: qué es y cómo tomarlo

Orfidal: qué es y cómo tomarlo


Comentar
Publicado en Consejos, Medicamentos

El Orfidal es un tranquilizante utilizado para controlar el nivel de ansiedad de la persona.

El Orfidal es un tranquilizante utilizado para controlar el nivel de ansiedad de la persona.

El Orfidal es un tranquilizante que incide de forma directa en el nivel de ansiedad del paciente que sufre de esta enfermedad. Se trata de un fármaco más bien suave que se emplea en la estabilización del estado psíquico de la personas. Para ello se centra en calmar tanto el nerviosismo como la ansiedad. En concreto, el nombre de Orfidal es la marca con la que se comercializa este medicamento ya que el principio activo tanto de este como, por ejemplo, del Lexatín es el lorazepam.

En concreto, el lorazepam es una benzodiacepina de acción corta con propiedades ansiolíticas, sedantes e hipnóticas. Genera poca sedación diurna y un mínimo de efecto relajante muscular. Se trata de un fármaco que se comercializa en forma de pastillas y que se absorbe con facilidad. Además, su efecto es letargado ya que el organismo tarda entre 12 y 16 horas en eliminarlo por completo.

Gracias a las propiedades sedantes del Orfidal, este medicamento es empleado en el tratamiento de estados de ansiedad y tensión que puedan estar vinculados con trastornos funcionales u orgánicos que incluyen la ansiedad como consecuencia de la depresión y la vinculada a procesos quirúrgicos. Se utiliza igualmente en el tratamiento de aquellos pacientes que sufren trastornos del sueño.

Las propiedades del Orfidal hacen que la persona que lo tome comience a sentirse somnoliento ya que este medicamento genera sedación además del efecto relajante de los músculos. Se trata de un fármaco que se consume por vía oral, que alcanza su estado máximo al cabo de las dos horas posteriores a su administración y que se suele utilizar en el tratamiento de determinados trastornos de ansiedad. Sin embargo, en la actualidad, existen evidencias de que este medicamento comienza a usarse en España con una mayor facilidad.

En este sentido, el psiquiatra del Hospital Doctor Peset de la Universidad de Valencia José Martínez Raga señala que “en España hay mucha ligereza a la hora de utilizar medicamentos. En las series españolas se habla de tomar Orfidal o Trankimazin como si fueran caramelos. Dentro de las campañas de prevención de las adicciones habría que incluir no sólo el tabaco y el alcohol, sino también estos fármacos de prescripción”.

Un exceso de la cantidad ingerida de este fármaco puede conllevar ciertos efectos secundarios.

Un exceso de la cantidad ingerida de este fármaco puede conllevar ciertos efectos secundarios.

Y es que, además, los efectos secundarios de una sobredosis de Orfidal no son tan leves. En el caso de que un paciente supere las cantidades recomendadas de este medicamento podría inducirse el estado de coma, es más, si se consume junto con otros fármacos el problema se agravaría. Según las estadísticas, el consumo de Orfidal más allá de las cantidades aconsejadas generan en el paciente una sensación de gran somnolencia, confusión y letargia. Además, en este sentido, suele ser común la pérdida de coordinación, la hipotensión y la depresión respiratoria. Otro de los efectos secundarios es la dependencia que puede llegar a generar el consumo frecuente de este medicamento. Además, es importante resaltar que la ingesta de este fármaco incide en una pérdida de atención por lo que conducir bajo los efectos del Orfidal se convierte en algo bastante peligroso.

Síntomas de abstinencia

Los últimos estudios realizados reflejan datos bastante alarmante sobre el consumo de este medicamento. España es uno de los países de la Unión Europea que más consume fármacos como el lorazepam. Son datos que se recopilan del estudio realizado en España, Dinamarca, Alemania, Suecia y Reino Unido que ha conducido el doctor Scott Novak y que fue publicado este verano en la revista “BMC Psychiatry” y que evidencia que la mayoría de los medicamentos de este tipo se consumen sin receta médica.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

El consumo de Orfidal sin acudir al médico para que lo recete podría responder a la necesidad originada por el propio síndrome de abstinencia. Lo más habitual es que los efectos secundarios del no consumo de este tipo de medicamentos, es decir, el conocido como síndrome de abstinencia sean totalmente los opuestos a los efectos de la medicación. A continuación señalamos algunos de los efectos secundarios:

  • Insomnio.
  • Ansiedad.
  • Tensión.
  • Trastornos musculares.
  • Incremento del deterioro de la memoria.
  • Aumento del deterioro del funcionamiento cognitivo.
  • Irritabilidad.
  • Pánico.
  • Inestabilidad emocional.
  • Intolerancia a la luz y a los colores brillantes.
La toma de Orfidal puede crear incluso cierto síndrome de abstinencia en algunos pacientes.

La toma de Orfidal puede crear incluso cierto síndrome de abstinencia en algunos pacientes.

Sin embargo, cuanto mayor sea la dosis que se acostumbra a consumir, mayores serán los efectos secundarios. Lo común es que el nivel del síndrome de abstinencia esté directamente relacionado con el medicamento consumido, el uso, la dosis y la duración del consumo. Asimismo, las características personales de cada paciente además del consumo de Orfidal junto a otros medicamentos también influyen. Lo que sí se ha logrado diferencia en el consumo de este tipo de fármacos es la abstinencia de dosis bajas y la abstinencia de dosis altas.

Según Novak uno de los principales inconvenientes de tomar Orfidal sin control o sin que esté recomendado por el profesional es precisamente la gravedad de los efectos secundarios. “Ningún medicamento es inocuo y muchos de los sedantes producen falta de visión o no se deben consumir si el paciente va a conducir ya que es peligroso”, destaca. Al respecto, los autores del estudio anteriormente señalado han conseguido determinar que en el momento en el que se emplea un calmante para el dolor se multiplican por ocho las probabilidades de tomar analgésicos recetados en otras ocasiones.

Aunque va a estar directamente relacionado con el tiempo de consumo, una ingesta de bajas dosis de Orfidal también va a provocar cierta dependencia física. Otra de las complicaciones que se suman al consumo de este medicamento es la dificultad para diferenciar entre síndrome de abstinencia y vuelta de los síntomas preexistentes.

En este sentido, la forma adecuada de abandonar un tratamiento a base del principio activo de lorazepam sin tener que hacer frente a los efectos secundarios es bajo la supervisión de un profesional. Lo habitual es que se recomiende la reducción de las dosis de forma gradual durante un período estimado de un mes y medio o dos. Por otro lado, la adopción de una alimentación sana y equilibrada además de la práctica diaria de ejercicio físico facilitarán el control de los niveles de estrés o pánico por dejar el medicamento. Se aconseja evitar el alcohol el café o cualquier clase de estimulante ya que el sistema nervioso del paciente estará bastante sensible a cualquier cambio. Mantener la mente ocupada es otra de las premisas, ya que de esta forma la persona que está dejando el tratamiento de Orfidal conseguirá mantener controlados los niveles de hiperactividad.

Uso de Orfidal para otros fines

El empleo de Orfidal está cada vez más extendido entre los estudiantes.

El empleo de Orfidal está cada vez más extendido entre los estudiantes.

En los últimos años se ha visto un incremento del consumo de este tipo de medicamentos entre la comunidad universitaria. Y es que fármacos como el Orfidal ofrecen la posibilidad al organismo de potenciar las conexiones neuronales, mejorar la memoria, el estado de alerta o la concentración. Sin embargo, lo que se ignora por este grupo de personas es la peligrosidad de los efectos secundarios que pueden aparecer a largo plazo.

En este sentido, según explica el profesor de Toxicología de UCM e internista en el Hospital Clínico de Madrid, Ángel Sánchez, “no es bueno abusar de la farmacología. El efecto placebo tiene un papel determinante y la información que se ha aprendido rápidamente durante la medicación no se recupera en el futuro con la misma facilidad”.

Una de las alternativas que se puede adquirir libremente en el mercado sin necesidad de receta médica es el completo multivitamínico. Según diversos estudios, en concreto las vitaminas del grupo B (que se suelen encontrar de forma natural en alimentos de origen animal) son muy beneficiosas para potenciar el aprendizaje. Sin embargo, pese a las alternativas las recomendaciones médicas coinciden en que la mejor forma de enfrentarse a pruebas intelectuales es una la adopción de una dieta sana y equilibrada apoyada con la práctica diaria de ejercicio físico, además del requerido descanso.

¿Cómo se toma el Orfidal?

El Orfidal es un tranquilizante presentado en comprimidos de un miligramo. Si bien el efecto de este medicamento no debe dificultar las actividades cotidianas del paciente también es cierto que se trata de un complemento de la terapéutica antidepresiva que se puede combinar con otro tipo de fármacos destinados al mismo objetivo. Lo más habitual es que el Orfidal se recomiende bajo las siguientes circunstancias:

  • Como tratamiento a corto plazo de los diversos estados de ansiedad y tensión que están vinculados o no con trastornos funcionales y orgánicos.
  • Como tratamiento para los trastornos del sueño.
Las indicaciones para la toma de este medicamento han de ser prescritas en todos los casos por el especialista.

Las indicaciones para la toma de este medicamento han de ser prescritas en todos los casos por el especialista.

En el caso de que el especialista haya recomendado el consumo de Orfidal para paliar una enfermedad en concreto del paciente es indispensable seguir las pautas marcadas por el experto y ante cualquier duda preguntarle a este o, en su defecto, a farmacéutico. Si, por cualquier motivo, el paciente no tiene clara las instrucciones para tomar Orfidal, se recomienda no hacerlo. En concreto, para los adultos la dosis habitual es de medio o un comprimido, es decir, lo correspondiente a 0,5 o 1 miligramo de Orfidal en tomas de dos a tres veces al día. En este sentido, como máximo se establece la toma de unos 3 miligramos de Orfidal al día. Sin embargo, las dosis pueden variar en función de la edad y necesidades del paciente o sugerencias del médico.

Si por cualquier motivo el paciente se ha excedido en la toma recomendada de Orfidal se debe acudir al especialista. SIn embargo, hay que tener en cuenta que la intoxicación por abuso de este tipo de medicamentos es poco frecuente aunque no está de más identificar los síntomas que son somnolencia excesiva, confusión o estado de coma.



En el caso de que al paciente se le haya olvidado una dosis, la solución no es tomar una doble dosis para compensar el comprimido olvidado. Lo más común es dejar pasar esta toma y continuar como si nada, es decir, mantener el tratamiento de forma habitual tal y como lo estábamos haciendo hasta el momento del olvido.

No se recomienda interrumpir el tratamiento por voluntad propia. En el caso de que esto pasase se debe tener en cuenta que el paciente puede volver a sufrir los síntomas iniciales como son inquietud, temblor, dolores musculares, intranquilidad, tensión, sudores, irritabilidad, confusión, dolor de o cabeza, insomnio, depresión o falta de concentración. Es por ello que antes de tomar una decisión de tal envergadura en relación al Orfidal se recomienda acordarlo con el especialista.

Consumo de Orfidal para dormir

En la actualidad la actividad laboral de las personas responde a interminables jornadas de trabajo. Las situaciones de estrés se incrementan por lo que el descanso se convierte en algo indispensable para poder seguir rindiendo. Sin embargo, ante estados de ansiedad generados en su mayoría por el continuado estrés del trabajo nos deja sin la capacidad de poder conciliar el sueño.

Las molestias comienzan cuando este cansancio extremo se eleva a tal nivel que no podemos desconectar del mundo ni siquiera al cerrar los ojos, ni qué decir de intentar dormir. Además, un organismo con falta de descanso tampoco es capaz de rendir de forma diaria. De esta forma, se ha empezado a optar por el tratamiento de Orfidal como alternativa al descanso.

Al tratarse de un fármaco que facilita un estado de tranquilidad en aquellos momentos en los que el paciente está nervioso o sufre de ansiedad, lo más lógico es que también derive en el descanso de éste. Es decir, el Orfidal relajará el complejo de los músculos para propiciar la búsqueda del sueño. Sin embargo, su recomendación médica se basa en aquellos casos de insomnio más graves.

En determinadas ocasiones se utiliza el Orfidal para intentar conciliar el sueño y no siempre se consigue.

En determinadas ocasiones se utiliza el Orfidal para intentar conciliar el sueño y no siempre se consigue.

El Orfidal como tratamiento para el insomnio se tomará bajo las recomendaciones médicas aunque lo más habitual es que se tome como mucho una pastillas, ya en la cama, y dependiendo del estado de ansiedad del paciente antes de irse a dormir. Una de las medidas a tener muy en cuenta es la no interrupción del tratamiento por cuenta propia, ya que los resultados pueden ser justo lo contrario. En este sentido, a continuación señalamos algunos de efectos secundarios de tomar Orfidal inadecuadamente:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Problemas cardíacos.
  • Amnesia. No se trata de una pérdida total de la memoria pero sí en determinados momentos que se han borrado por completo.
  • Angioedema, es decir, inflamación del tejido ubicado por debajo de la lengua.
  • Cansancia y falta de energía.
  • Descenso de la temperatura corporal.
  • Estreñimiento.
  • Retención de líquidos.
  • Hipersensibilidad en determinadas zonas de la piel, incluso dolor.
  • Incremento de los niveles de bilirrubina.
  • Ictericia, es decir, incremento de la acción del hígado por lo que los ojos del paciente se llegan a teñir de amarillo.
  • Náuseas y fatiga.
  • Adicción en el caso de que no tome de la forma recomendada por el especialista.

Para ser exactos, el Orfidal no es un medicamento para todas y cada una de las personas ya que establece determinadas contraindicaciones:

  • Existencia de problemas de corazón, de riñones o de hígado.
  • Sensibilidad al lorazepam, siendo éste su principal compuesto activo.
  • Existencia de trastornos respiratorios.
  • Existencia de miastenia gravis.
  • En el caso de que el paciente se encuentre en estado de desintoxicación. Bajo este supuesto, el paciente no podrá tomar medicación alguna con el objetivo de evitar la adicción hacia los compuestos químicos.
Existen una serie de contraindicaciones que desaconsejan el uso de Orfidal en la totalidad de los casos.

Existen una serie de contraindicaciones que desaconsejan el uso de Orfidal en la totalidad de los casos.

Si la paciente está embarazada, solo en casos muy puntuales se recetará el consumo de Orfidal. Ya sea por estar sometida a continuas situaciones de estrés o por no encontrar descanso como consecuencia de las incomodidades tanto de una barriga agrandada como de los movimientos de bebé. Una vez estudiado el caso en concreto se puede llegar a valorar el tratamiento con Orfidal. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el consumo de este fármaco puede repercutir en que tanto el bebé como la madre entren en estado de abstinencia. Además, el bebé podría evidenciar los siguientes síntomas:

  • Hipoactividad, es decir, poco movimiento en el bebé.
  • Hipotermia, es decir, fuerte descenso de la temperatura corporal del bebé.
  • Apnea del sueño, o parada de la respiración cuando el bebé se encuentra dormido.
  • Hipotonía o bajo tono muscular.
  • Problemas respiratorios.

En cualquier caso, siempre existen alternativas naturales para el descanso y más cuando estamos hablando de la calidad de salud de un bebé no nacido. Sea como sea, lo imprescindible, además, para evitar problemas de sobredosis, es atender a las cantidades recomendadas por el especialista. Los efectos negativos de aumentar las dosis por nuestra cuenta pueden ir desde perder la coordinación y no perder controlar los movimientos, hasta bajarnos la tensión para provocarnos un paro cardíaco o potenciar el paro del aparato respiratorio. Es por ello, que ante un tratamiento a base de Orfidal se recomienda seguir firmemente las pautas establecidas por el especialista.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *