BonomédicoBlogCirugía OcularRecuperación tras una operación de cataratas

Recuperación tras una operación de cataratas


Comentar
Publicado en Cirugía Ocular

Una cirugía de cataratas consiste en la realización de un procedimiento relativamente sencillo en el que se extrae el cristalino del ojo del paciente y se sustituye por una lente que se conoce con el nombre de lente intraocular. En concreto, este tipo de lentes artificiales suelen estar elaboradas a base de plástico, silicona o material acrílico y dispone de funciones muy similares a las del propio cristalino natural del ojo del paciente. La recuperación tras una operación de cataratas conlleva el seguimiento y cuidado familiar con el objetivo de que el paciente se recupere lo antes posible. En este sentido, justo después de la práctica quirúrgica, el grupo de especialistas que ha tratado al paciente le explicará tanto a este como a su cuidador las pautas a seguir para optimizar el cuidado del ojo tras la cirugía.

Como es lógico, el paciente no podrá ver al completo por lo que requerirá que su cuidador lo acompañe en coche hasta casa. Puede darse el caso de que el paciente siga bajo los efectos de la anestesia o por el contrario ilusionado por mejorar de repente su visión. Al respecto, según los especialistas ambas reacciones están en el marco de la normalidad. Un apunte a resaltar es hacerse con la medicación recomendada por los especialistas de camino a casa.

Recuperación tras una operación de cataratas

Desde el día posterior a la cirugía hasta una semana después

El paciente podrá volver a sus actividades rutinarias justo al día siguiente desde que tuvo lugar la cirugía de cataratas. En este sentido, el paciente podrá leer, escribir, ver la televisión o andar. En lo que respecta a la actividad física se recomienda comenzar con la realización de ejercicios suaves. Y es que hay que tener en cuenta que tan sólo han pasado unas 24 horas desde que se realizó la intervención por lo que se aconseja evitar, en la medida de lo posible, la ejecución de actividades intensas. Por ejemplo, debemos evitar agacharnos o levantar objetos que pesen más de unos siete o diez kilos.

A continuación apuntamos, a modo de resumen, otros consejos a seguir por el paciente:

  • No restregarse con las manos el ojo intervenido.
  • No mojar el ojo. Al respecto, tanto en el momento del baño como en el de la ducha los ojos del paciente deberán permanecer cerrados. Por otro lado, quedan restringidos los baños calientes o nadar en el mar o piscina.
  • No maquillar los ojos para evitar el riesgo de infección.
  • Dormir sobre el lado contrario del ojo intervenido.

Si bien los cuidados a llevar a cabo no son demasiado extremos a lo largo de la primera semana de la recuperación tras una operación de cataratas, las complicaciones o efectos secundarios siempre pueden aparecer. Por su parte, las complicaciones que se derivan de la realización de una cirugía así no suelen presentarse con frecuencia si el paciente tiene un óptimo estado de salud. Es más, los riesgos se minimizan si no padece ninguna infección ocular grave adicional como puede ser, por ejemplo, una retinopatía diabática.

Si surgen complicaciones o problemas, estos suelen aparecer durante el proceso quirúrgico. Sin embargo, durante los primeros días posteriores a la realización de la cirugía se podrían producir los siguientes problemas:

Hematoma u ojo morado

En el caso de que la zona ocular se haya adormecido mediante la inyección de anestesia lo más probable es que surja alguna hematoma en el entorno del ojo. Esta complicación tenderá a desaparecer con el paso del tiempo.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Infección o endoftalmitis

Que la zona del ojo se infecte tras una operación de cataratas es bastante poco probable. Con la finalidad de evitar este tipo de complicaciones el cirujano suele aplicar colirios con antibióticos en el ojo antes, durante y después del procedimiento quirúrgico. De esta forma se minimizan los riesgos de infección. Por otro lado, la endoftalmitis o inflamación del ojo originada por infección se da en muy pocas ocasiones. Es más común en personas con afecciones capaces de dañar al sistema inmunológico como, por ejemplo, la diabetes.

Inflamación

Suele tener poco importancia en el caso de que no esté directamente vinculada con una infección. Se trata mediante la aplicación de colirio tras la operación.

Astigmatismo pronunciado

En diferentes circunstancias la inflamación de la córnea o tirantez de los puntos pueden llegar a deformar la córnea originando astigmatismo. Este tipo de consecuencias suelen ser también temporales y desaparecer conforme disminuye la inflamación. En el caso de que el paciente tenga puntos, el astigmatismo debería desaparecer conforme se caigan los puntos.

Desprendimiento de retina

Suele aparecer en personas con problemas de bastante graduación de miopía. Sus síntomas se suelen corresponder con la visión de destellos de luz, moscas flotantes o visión que empieza a ensombrecerse.

Lo más probable es que el paciente recién operado de cataratas deba acudir al día siguiente a la consulta del médico con el objetivo de realizarle una revisión postoperatoria. Durante el tiempo en el que profesional y paciente estén juntos será el propio experto el que se cerciore del correcto desarrollo del ojo intervenido.



Transcurridas dos semanas

Justo dos semanas después de la intervención, el paciente entrará en un período de adaptación. Lo más habitual es que, a estas alturas, la recuperación tras una operación de cataratas sea completa. Ahora llega el momento de que las principales funciones de su organismo se acomoden y aprendan a moverse con la nueva visión. Y es que, en este sentido, es el propio cerebro el que debe aprender a trabajar y desarrollar su función natural con el nuevo implante intraocular. El principal objetivo es, sin duda, garantizar la mejor visión. Sin embargo, este proceso puede llegar a generar cierta frustración al paciente. El apoyo y los mimos de los familiares pueden facilitar este tránsito temporal. Los consejos por parte de los familiares se pueden orientar hacia la vuelta a sus actividades rutinarias.

En el caso de que se requiera otra intervención quirúrgica en la que se trate el otro ojo, el paciente deberá cumplir con las visitas al médico programadas. Aproximadamente una vez que transcurran unas dos semanas el paciente deberá acudir a la consulta del oftalmólogo para proceder a la ejecución de la nueva intervención. La correcta intervención de ambos ojos es de vital importancia para garantizar la óptima visión del paciente.

Por otro lado, en el caso de que al paciente se le haya colocado durante la cirugía una lente monofocal, justo un mes después del procedimiento deberá acudir al oftalmólogo con el objetivo de adaptar las nuevas gafas o lentes de contacto.

Transcurridos dos meses

Entre dos y cuatro meses tras la realización de una cirugía de cataratas el paciente continuará en período de adaptación a su nueva visión. Las revisiones al médico será progresivas. En este sentido, el paciente deberá cumplirlas sobre todo si padece de alguna otra afección ocular.

Lo habitual a estas alturas es que el paciente se sienta bastante bien ya que tanto el cerebro como los ojos han conseguido aprender a trabajar juntos. Ahora la nueva visión estará casi al 100%. Sin embargo, el hecho de no tener aún una visión óptima conduce al paciente a seguir poniendo a prueba a su organismo. Puede ser que ya no requiera de la utilización de gafas, así que planifique actividades que le ofrezcan situaciones distintas.

En el caso de que el paciente padeciese, además, de otro tipo de afección ocular como, por ejemplo, retinopatía diabática o glaucoma, lo más lógico es que se encuentre recuperado por completo. Sin embargo, el paciente debe seguir cumpliendo con las visitas al médico estipuladas con el objetivo de garantizar la correcta cicatrización y adaptación del ojo.

Cabe la posibilidad de que el paciente llegue a desarrollar una catarata denominada secundaria o opacificación de la cápsula posterior. Es decir, la cápsula posterior se ha nublado facilitando una visión borrosa. El tratamiento ante esta nueva patología requerirá la aplicación de láser.

Esta complicación en la recuperación tras una operación de cataratas, la cual se puede llegar a producir al cabo de entre dos y cuatro meses, consiste en la opacificación de la membrana que mantiene la lente intraocular implantada. Si bien existen probabilidades de que esto ocurra también existe un tratamiento eficaz. Por su parte, el cirujano ejecutará una intervención láser con el objetivo de realizar un orificio en la membrana y permitir, de esta forma, el paso natural de la luz.

Transcurridos seis meses

Transcurridos unos seis meses desde que se realizó la operación de cataratas, lo más habitual es que el paciente se haya adaptado al 100% a su nueva visión. Sin embargo, ante cualquier duda se recomienda acudir a la consulta del médico para que le oriente en este aspecto.

La visión del paciente es perfectamente óptima por lo que debería de sentirse cada vez mejor conforme vayan pasando los días. Además, con el proceso de adaptación superado el paciente se puede proponer la realización de todas las actividades que se le pasen por la cabeza y que, por supuesto, le permita su estado de salud. En relación al tipo de actividades a evitar sólo se verán restringidas en el caso de que el paciente padezca alguna otra enfermedad o trastorno ocular. En caso contrario, su nueva visión no será en ningún momento un obstáculo para disfrutar de su día a día.

Con respecto a las revisiones médicas, lo más habitual es que las visitas a consulta transcurrido ya un año se realicen precisamente con carácter anual.

Método de operación de cataratas

Definidas comúnmente como las consecuencias del paso del tiempo sobre el cristalino, es decir, el propio envejecimiento de este elemento, las cataratas suelen originar una visión borrosa. Este tipo de patologías surgen al entrar la luz en el ojo recayendo directamente sobre el cristalino, siendo la principal misión de éste focalizar la luz recibida hacia la retina.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

El problema llega en el momento en el que el cristalino se opacifica debido al surgimiento de cataratas. Así, la retina recibirá una imagen borrosa, por lo que la realidad se percibirá de una forma desenfocada. Con el objetivo de paliar este tipo de modificaciones de la visión se suele poner en práctica un procedimiento quirúrgico bastante rápido que requiere de la eliminación del cristalino original. Una vez extraído se procederá a la colocación de una lente intraocular que ocupará precisamente su lugar.

Una de las técnicas empleadas para este fin es el método de facoemulsificación mediante la realización de una incisión de dimensiones mínimas en el lateral de la córnea. Los resultados son excelentes en la mayoría de los pacientes que se someten a este procedimiento quirúrgico.

Una vez que se realiza con éxito la cirugía, llega el correspondiente proceso de recuperación tras una operación de cataratas que hemos descrito con detalle a lo largo de este artículo. Un completo proceso en el que se incluyen determinados consejos y pautas a seguir con el objetivo de que el paciente recupere la visión óptima en el menor tiempo posible.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *