BonomédicoBlogGeriatríaCómo elegir la mejor residencia de ancianos

Cómo elegir la mejor residencia de ancianos


Comentar
Publicado en Geriatría

¿Cómo elegir la mejor residencia de ancianos?: Ésta es una pregunta a la que más tarde o más temprano se deberá enfrentar una buena parte de la población, ya sea para sí o pensando en un familiar cercano. Elegir una buena residencia de ancianos es una decisión muy importante y que puede condicionar nuestro bienestar o el de nuestros parientes durante el tiempo de estancia en  dicho centro. 

Es por ello que la opción por una u otra residencia debe ser el resultado de la toma en consideración de varios factores que deben llevarnos a reflexionar antes de elegir la residencia más adecuada. Dichos factores dependen, claro está del centro (instalaciones, servicios que presten, cercanía, personal, etc.), pero también del estado y de las circunstancias personales del mayor (autonomía, necesidades médicas y de atención, estado de salud, etc.). 

Existe un abanico muy amplio de posibilidades. Vamos a intentar aclarar en este artículo algunas de las principales dudas que surgen a la hora de elegir una residencia de ancianos, explicando los tipos que hay, sus diferencias, los servicios que prestan cada una y a quién, principalmente, van dirigidas. Pero empecemos por la primera cuestión que debemos plantearnos: ¿Qué es exactamente una residencia de ancianos?

¿Qué es una residencia de ancianos?

Una residencia de ancianos es un centro de servicios sociales orientado al alojamiento temporal o permanente para personas mayores y en donde se les ofrece alojamiento, alimentación y cuidados integrales que les permiten una mejor calidad de vida.

Tipos de residencia de ancianos

I. Residencia para válidos

Hay que distinguir entre residencias para ancianos válidos y asistidos

Hay que distinguir entre residencias para ancianos válidos y asistidos

Este primer tipo de residencias de ancianos para válidos está destinado a la atención de personas de la tercera edad que tienen autonomía para realizar sus actividades diarias, y quienes, por diferentes motivos, no pueden o no desean permanecer en su propia casa y encuentran un nuevo hogar en el centro de ancianos. Estar mejor atendidos o más acompañados pueden ser algunas de las razones que lleven a una persona a ingresar en este tipo de residencias. Suelen tener un carácter bastante abierto y muchas facilidades para disfrutar de la compañía de sus hijos, nietos o mascotas.

II. Residencia mixta

A la hora de elegir la mejor residencia de ancianos, también se puede optar por una mixta. Ésta está destinada a la atención de personas mayores, donde la gran mayoría pueden valerse por sí mismas para realizar sus actividades de la vida diaria pero dispone de unidades para la atención de ancianos que tienen problemas en el desempeño de todas o algunas de sus actividades y necesitan apoyo de los profesionales de la salud que trabajan en la residencia. 

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

III. Residencia asistida

Este último tipo de residencia está orientada especialmente para personas mayores afectadas de minusvalías físicas (problemas auditivos, artrosis) o psíquicas (demencia senil, alzheimer, ictus) que necesitan, aparte de los cuidados básicos para hacer sus actividades diarias, una atención especial de enfermería y un control médico.

Se recomienda optar por una residencia de ancianos de acuerdo con las necesidades que el futuro residente necesite. Si es una persona que tiene total autonomía para hacer sus cosas y lo único que necesita es sentirse acompañado de otras personas en similares situaciones (por ejemplo, personas que han enviudado y desean encontrar el amor), entonces necesitará una residencia para válidos. Si el futuro residente está en perfectas condiciones físicas y psíquicas pero su deterioro comienza lentamente, se recomienda una residencia mixta ya que las residencias de ancianos sólo para personas válidas no ofrecen las condiciones adecuadas para alojar a las personas cuando llegan a necesitar ayuda en su vida diaria. En el caso de una persona mayor que tiene minusvalías físicas o psíquicas necesitará una residencia asistida para que lo cuiden profesionales de varias disciplinas.

La elección de la residencia de ancianos adecuada es una decisión muy importante

La elección de la residencia de ancianos adecuada es una decisión muy importante

Cada residencia de ancianos tiene sus propios objetivos pero todas planifican los siguientes:

  • Atender adecuadamente y con la máxima profesionalidad las necesidades personales básicas, terapéuticas y socioculturales (algún voluntariado) de sus residentes.
  • Mantener, siempre y cuando sea posible, el máximo grado de autonomía de los residentes que se alojen en las residencias, independientemente de que sean residencias para válidos, mixtas o asistidas. La opinión de los residentes siempre debe ser respetada hasta que un psicólogo u otro profesional de la salud determine que lamentablemente la persona ya no puede tomar sus propias decisiones.

Consejos para elegir la mejor residencia de ancianos

Vamos a exponer a continuación algunos de los puntos a tener en cuenta para elegir la mejor residencia de ancianos:

  • Existe numerosa información en webs como www.bonomedico.es que seleccionan los mejores
    Existen varias recomendaciones para elegir una buena residencia de ancianos

    Existen varias recomendaciones para elegir una buena residencia de ancianos

    centros. Una vez elegido alguno, tanto el futuro residente como sus familiares deben visitarlo para comprobar cómo es el ambiente en la misma. La opinión del futuro residente es fundamental y debe ser tenida en cuenta.
  • Se debe hablar con el responsable acerca del funcionamiento, personal a cargo, servicios que ofrecen, horarios, lo que incluye la cuota mensual y si se tiene que pagar una cuota extra al usar algunos servicios, etc.
  • Al visitar las instalaciones se debe observar con especial cuidado que la ubicación sea preferiblemente en edificios exclusivamente destinados a residencia de mayores.
  • Que la información para usuarios de Residencia para Mayores se encuentre colocada en un lugar de fácil lectura.
  • Los accesos deberán estar perfectamente acondicionados, sin escalones ni tampoco pendientes excesivas, porque incrementan el riesgo de caídas de los residentes.
  • Los pasillos interiores deberán tener barandillas en todo el recorrido, incluso en los ángulos y no deben tener barreras. Deben contar además con iluminación suficiente y accesible a los usuarios.
  • La residencia deberá contar con un ascensor en caso de haber más de una planta.
  • La residencia debe contar con sistema de agua caliente, calefacción, prevención de incendios, teléfono público, sistema de llamadas de urgencia en las habitaciones y baños adaptados a personas de la tercera edad.
  • Se recomienda que cada habitación ocupe 2 camas como máximo. Cada cama debe ser de 90 cm con colchón de firmeza adecuada y con algún tipo de protección. Debe existir total accesibilidad en todos sus elementos con una separación mínima de 0.80 metros entre ellos. Además cada residente debe tener en su habitación una mesilla con cajón y una silla. Un armario individual de al menos 1 metro de anchura, con barra para colgar ropa, con tiradores manipulables y llave para que se tenga una total privacidad.
  • La habitación deberá contar con luz y sistema de llamadas accesibles desde la posición de acostado del residente para cualquier emergencia.
  • Para evitar cualquier tipo de accidente es necesario un sistema de oscurecimiento en las
    Para elegir la mejor residencia de ancianos es preciso conocer los distintos servicios que prestan

    Para elegir la mejor residencia de ancianos es preciso conocer los distintos servicios que prestan

    ventanas, ya que en la tercera edad, las personas tienden a tener más problemas de visión.
  • Las puertas tanto de las habitaciones como de las demás áreas de la residencia deberán tener un espacio mínimo de 0.80 metros, sin llaves o con apertura desde el exterior.
  • Los servicios sanitarios deben estar adaptados para la utilización de personas con silla de ruedas aunque la residencia sea para personas válidas.
  • Para que las duchas de la residencia sean seguras deben tener un sistema de cierre que posibilite la apertura desde el exterior en caso de emergencia. Todas las habitaciones deben contar con ducha integrada, apoyos en ducha e inodoro, los lavabos no deben tener pedestal para que permitan el acceso a la utilización de silla de ruedas, grifos con sistema de presión o cualquier otro sistema que evite que el residente tenga que girar su mano para utilizar el grifo.
  • Debe existir una programación de la alimentación que tenga en cuenta las necesidades y peculiaridades de cada residente.
  • Debe tener un completo catálogo de actividades lúdicas y terapéuticas que se desarrollen por los residentes (viajes de vacaciones, visitas a balnearios, utilización de nuevas tecnologías, etc.).
  • El centro debe contar con un equipo de profesionales que atiendan todas las necesidades de los residentes (médico, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, etc.).
  • Las normas de funcionamiento del centro deben estar expuestas a disposición de los familiares de los residentes.

Las residencias que cumplan con estas indicaciones mínimas están en condiciones de garantizar una adecuada atención a sus residentes.

Algunos protocolos de actuación en una residencia de ancianos

Acogida y adaptación

Aunque es cierto que habitar un nuevo domicilio y contar con otros cuidadores puede suponer cierta desconfianza, no tiene por qué ser una difícil tarea siempre que se lleve a cabo con especial precaución.

Es una decisión de vital importancia, puesto que la persona mayor anteriormente vivía sola o junto a su gente cercana y el ingreso en la residencia de ancianos es una importante variación.

Debido a ello, es conveniente que la propia residencia y sus familiares analicen exhaustivamente el nuevo devenir que le espera. No obstante, no es un asunto fácil, ya que sus allegados suelen sentirse inevitablemente culpables. Pero es una opción difícil de evitar, puesto que hoy en día no resulta en absoluto sencillo combinar trabajo y familia -especialmente los mayores-.

En relación a esto se crean propuestas para que sus familiares colaboren y sean partícipes de un adecuado ingreso en la residencia.

Uso de sujeciones físicas

Entendemos por sujeción física el procedimiento o aparato que se adapta al cuerpo del anciano con la finalidad de que su libertad de movimientos del tronco, brazos o piernas disminuya.

Casi el 50% de la personas mayores que habitan estos centros emplean ciertos dispositivos con motivo de su mermada condición física. Sin embargo, esto puede acarrear determinados efectos contrarios como, por ejemplo:

  • Funcionalidad física inferior.
  • Baja tonificación de músculos.
  • Aumento del riesgo de infecciones.
  • Surgimiento de úlceras por presión.

Asimismo, se ha podido comprobar la teoría de que incrementan las secuelas de las caídas u otros accidentes relacionados. De esta forma, los ancianos se vuelven más dependientes al tiempo que pierden confianza y seguridad en sí mismos. Para evitar llegar a esta situación se intenta reducir a su mínima expresión el uso de las citadas sujeciones físicas.

El motivo esencial que se esgrime en la utilización de ellas es la supuesta protección que proporciona a las personas mayores en casos de caídas y accidentes. Tampoco es desdeñable el aspecto relativo a las demandas que sufriría la residencia de ancianos en el hipotético caso de que se produjese alguna de esas caídas. Además, pueden ayudar para adoptar ciertas posturas, emplearse en tratatamientos y servir ante comportamientos imprevistos o agresivos.

Hospitalización

A veces, hay situaciones en las cuales es necesario derivar de forma inesperada hacia la unidad de urgencias de un hospital a algún residente. Las circunstancias que pueden conducir a estas situaciones son diversas y entre ellas podrían destacarse: el empeoramiento de su afección, el surgimiento de otras enfermedades que precisen un tratamiento distinto, etc.

Con el básico objetivo de que este desplazamiento se lleve a cabo con la máxima rapidez, eficiencia, preservando los derechos de la persona mayor y cerciorándose de que sus cuidados no se detienen, se confecciona este protocolo de actuación que marca con exactitud los pasos a cumplimentar en el caso de que sea necesario.

Rehabilitación y fisioterapia

Hoy en día, la importancia del fisioterapeuta respecto a la persona mayor de una residencia continúa creciendo, al igual que lo hace su participación en los diferentes equipos de cuidado constante del anciano. De este modo, hay diversos aspectos relativos a la rehabilitación del paciente que podrían incluir los servicios del fisioterapeuta:

  • Problemas del aparato locomotor.
  • Complicaciones respiratorias.
  • Problemas neurológicos.
  • Anomalías cardiovasculares.
  • Procedimientos de prevención.

En lo que a la fisioterapia en sí se refiere, uno de los principales sectores de aplicación es la traumatología, ya que la osteoporosis es bastante habitual cuando se cumple un determinado número de años y favorece que se produzcan fracturas.

Prevención de úlceras por presión

Si lo que se pretende es alcanzar una verdadera efectividad en la aplicación de este tratamiento, se requerirá que toda la plantilla de cuidadores de la residencia de ancianos participen y actúen de forma colectiva y coordinada. Así, si apareciese una úlcera, se echará mano del protocolo elaborado para esa finalidad, por lo que la totalidad de empleados han de estar al tanto del mismo.

Cuando el anciano ya ha ingresado en la residencia se elabora su historia clínica, en la cual figura un pormenorizado análisis de su estado de salud. Este análisis cuenta con una previsión del riesgo de sufrir úlceras que tiene cada persona mayor del centro. Para crearla se utiliza la escala de Norton, de modo que si la puntuación no es mayor de 14, se trata de residentes que cuentan con un importante riesgo de padecer alguna úlcera. Es una evaluación que se revisa continuamente debido a la posibilidad de que surgiese cualquier cambio en la puntuación y evitar de esta manera posibles complicaciones a la mayor brevedad posible.

El comentado conjunto de procedimientos se utiliza asimismo en los residentes que, sea cual sea el motivo, presentan escasa movilidad y han de permanecer en la cama a lo largo de más de 24 horas.

Las visitas familiares, fundamentales

Desde hace unos cuantos años, la población anciana continúa incrementándose hasta el punto de haber llegado a superar la quinta parte del total en nuestro país, de modo que la elaboración de programas que aumenten la calidad de vida de las personas mayores se antoja esencial.

El conjunto de ancianos no debe considerarse como dependiente de terceros, puesto que buena parte de ellos se valen por sí solos para realizar sus actividades cotidianas y poder desempeñar una vida perfectamente normal. Además, en las situaciones en las que se presentan determinadas limitaciones, la cuestión fundamental es que su familia o allegados no disponen del tiempo suficiente como para encargarse debidamente de una persona mayor y temen que pueda sucederle algún contratiempo cuando esté sola, mientras los familiares estén -por ejemplo- en el trabajo.

De este modo, en las residencias podrían disfrutar de:

  • Una activa vida social.
  • Cuidados que le proporcionen una mayor calidad de vida.
  • Atenciones por parte de un personal multidisciplinar.

Todo ello favorece a una notable mejora de su salud, tanto mental como física..

Como es evidente, elegir la mejor residencia de ancianos y llevar allí a la persona mayor no quiere decir que la familia vaya a dejar de atenderla. Es más, no sería extraño que sea en este momento cuando se produzca un mayor acercamiento entre ambas partes.

Todas las residencias de ancianos inciden en la importancia del papel que la familia desempeña en la adaptación del residente durante las fases iniciales. La finalidad primordial es que mediante la compañía de familiares se alcance la total integración en las etapas de preingreso, ingreso y adaptación. Así, el nuevo residente no experimentará un cambio drástico en su vida y, sobre todo, no tendrá la sensación de estar marginado por los suyos. El personal de la residencia de ancianos ha de fomentar un ambiente cercano en el que tanto la persona mayor como sus familiares dispongan de las máximas comodidades.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Consejos durante el preingreso

Es en esta fase cuando se crean las primeras impresiones acerca del trato entre el personal de la residencia y el residente y familiares. En este sentido, el equipo multidisciplinar pedirá al anciano que sea él el que le presente a los suyos y exponga las razones de su ingreso. En todos los casos se procurará que los familiares participen de la conversación sin excluir por ello al residente. Siempre habrá que evitar cualquier discusión derivada de las distintas opiniones que puedan existir entre los familiares en relación al propio centro y a la decisión de ingresar a su ser querido allí.

Consejos posteriores al ingreso

Es de vital importancia que, desde el primer día que el nuevo residente ingrese en la residencia de ancianos, sus familiares se comprometan a visitarlo asiduamente. Se recomienda que lo hagan, como mínimo, cuatro veces semanales, pues de esta forma el anciano no se sentirá solo.

Para facilitar este asunto las residencias disponen de una extensa flexibilidad de horarios, hasta bien entrada la noche y abriendo el mediodía, para así poder conciliar las visitas con el mundo laboral.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *