BonomédicoBlogConsejosLupus y contagio

Lupus y contagio


Comentar
Publicado en Consejos, Enfermedades

En primer lugar, y en lo referente a la relación entre lupus y contagio, resulta esencial señalar que no se trata de una enfermedad contagiosa. Este hecho se debe a que no son virus ni bacterias lo que provoca el lupus. Tampoco comparte similitudes con el SIDA, infecciones venéreas o, en general, enfermedades de transmisión sexual. Hoy en día aún no se conocen las causas de su aparición, aunque sí se han practicado los estudios necesarios como para confirmar que no se contagia. De este modo, siempre que sus signos se encuentren más o menos controlados, los pacientes de lupus pueden llevar una vida completamente normal siguiendo los tratamientos que se les han indicado.

Si bien es cierto que uno de los principales signos de la afección es -al igual que de otras patologías de la piel- su incidencia sobre la superficie cutánea, no resulta contagiosa, ni siquiera cuando la sangre del paciente contacta con otra zona corporal de una persona no afectada. El lupus arroja una extensa variedad de síntomas aunque ninguno de ellos supone riesgo de contagio.

A lo largo del período de gestación, la madre con lupus no es que contagie al bebé de esta afección sino que son factores hereditarios y cierta predisposición genética lo que puede provocar que el pequeño nazca con lupus, aunque esta probabilidad se sitúa únicamente sobre el 3% de los casos.

Con la finalidad de impedir riesgos y complicaciones, la fémina en estado deberá contar con la colaboración del especialista en todo momento. En aquellos períodos en los cuales el lupus se encuentre en plena actividad no es en absoluto aconsejable que las mujeres queden embarazadas, ya que este hecho podría incluso agravar los signos de la enfermedad. Al no existir una dependencia directa entre lupus y contagio, quienes lo padecen tienen la posibilidad de convivir perfectamente con otras personas. Es esencial tener esto en cuenta, ya que así habrá mayor libertad en las relaciones humanas y el ánimo del paciente se incrementará.

La probabilidad de padecer de lupus

El género femenino es más susceptible que el masculino a la hora de presentar lupus y la franja de edad más común para ello oscila entre los 15 y los 45 años. Además, la proporción entre ambos sexos es de 9 a 1. Esto se debe a que los estrógenos, y en general las hormonas femeninas, son unos de los causantes de la aparición de la enfermedad en aquellas mujeres con cierta predisposición a padecerla. El inicio de la extensión del lupus puede ubicarse en cualquier órgano o sistema y sus manifestaciones no tienen por qué ser comunes entre pacientes. Todo ello complica en parte y al comienzo la detección de la afección.

Los principales signos del lupus serían, entre otros:

  • Inflamación de las articulaciones que deriva en artritis.
  • Cansancio.
  • Dolor pectoral.
  • Dificultades respiratorias.
  • Caída del pelo.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Fiebre sin motivo aparente.
  • Complicaciones de riñón.

Cuando en una persona se manifiestan al menos cuatro de estos signos, puede que haya contraído la enfermedad, aunque esto no significa que lupus y contagio sean dos conceptos que vayan unidos.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *