Riesgos de la liposucción


Comentar
Publicado en Liposucción

Conocer los riesgos de la liposucción y el modo del que estos pueden prevenirse, resulta de vital importancia antes de afrontar esta cirugía. Y es que, pese a tratarse de un procedimiento seguro, no deja de ser una intervención quirúrgica, por lo que siempre existirán ciertas complicaciones. Previamente a someterse a una liposucción, la persona debe tiene que haber sido debidamente informada de cuáles son los riesgos que pueden surgir durante la intervención en sí o a lo largo del postoperatorio.

Por ello, es recomendable acudir a un buen cirujano que:

  • Estudie cada caso de forma personalizada.
  • Explique con detalle en qué consiste la cirugía.
  • Aconseje la mejor manera de abordar la intervención.

Únicamente así, el paciente puede tener plenas garantías de que está optando por el tipo de liposucción adecuado para obtener los resultados que desea, con los mínimos riesgos posibles.

La anestesia, uno de los principales riesgos de la liposucción

Uno de los principales riesgos de la liposucción, como sucede con cualquier procedimiento quirúrgico, es el derivado de la aplicación de la anestesia. En este caso, la liposucción es una intervención que se realiza normalmente con anestesia general más sedación. No obstante, si la zona a tratar es muy amplia, entonces se optará por la anestesia general.

En cualquier caso, las complicaciones relacionadas con la anestesia pueden reducirse prácticamente por completo si la operación es llevada a cabo por un cirujano con experiencia y en un centro médico preparado para una cirugía de estas características. Asimismo, una parte esencial del preoperatorio son las pruebas realizadas por el anestesista con las que se evitará cualquier inconveniente o reacción alérgica ante la anestesia.

Otras posibles complicaciones de la cirugía de liposucción

Gracias al avance de las técnicas quirúrgicas y a la experiencia acumulada de los cirujanos plásticos, se ha conseguido que hoy en día la lipusucción sea una intervención segura con un bajo índice de complicaciones. Sin embargo, es muy importante que todas las personas que se vayan a someter a esta operación estén debidamente informadas acerca de los posibles riesgos de la liposucción. Algunos de ellos son los que se explican a continuación.

Sangrado

No es habitual que se presente esta complicación durante la intervención de liposucción, ni tampoco en el postoperatorio. No obstante, hay que saber que existe dicho riesgo y que de producirse, suele requerir un tratamiento específico para extraer la sangre acumulada.

La ingesta de determinados fármacos podrían afectar a la coagulación de la sangre, ya que aumentan el riesgo de sangrado.

Para evitar el riesgo de sangrado, es importante que el paciente siga las indicaciones del cirujano después de la liposucción. Por ejemplo, deberá evitar la ingesta de medicamentos como las aspirinas o los antiinflamatorios, u otros similares, ya que esto puede afectar a la coagulación de la sangre.

Infecciones

Aunque la liposucción es una operación muy segura, pueden presentarse complicaciones.

Aunque la liposucción es una operación muy segura, pueden presentarse complicaciones.

Es un efecto que se produce en muy raras ocasiones, ya que la desinfección o esterilización de los materiales empleados, así como de los quirófanos, reducen al mínimo este riesgo. No obstante, en caso de aparecer, será necesario un tratamiento adicional, incluyendo antibióticos o cirugía.

Cambios en la sensibilidad de la piel

Es posible que el paciente presente una reducción temporal de la sensibilidad de la piel después de una liposucción. Esta situación es temporal, puesto que disminuye paulatinamente y la piel irá recuperando su sensibilidad. Es muy poco frecuente pero se han dado casos de pérdida parcial de la sensibilidad en la piel con carácter permanente. La insensibilidad total y permanente en el tiempo es extremadamente infrecuente.

Hematomas

Actualmente el número y tamaño de los hematomas es bastante más reducido que los que aparecían en las primeras liposucciones. Son más frecuentes en las liposucciones que tratan zonas grandes realizadas con cánulas de mayor tamaño y que posteriormente necesitan fajas o vendas de compresión para reducir los posibles hematomas. Desaparecen por sí solos con el paso del tiempo.

Los hematomas se producen por el sangrado interno, en un espacio cerrado debajo de la piel. Su duración depende del tamaño de cada hematoma y de la circulación de cada persona. Son incómodos y pueden producir alguna molestia pero no suelen ser motivo de preocupación para los especialistas, por lo que no se puede consideran como uno de los riesgos de la liposucción más importantes.

La aparición de hematomas en la piel es uno de los posibles riesgos de la liposucción.

La aparición de hematomas en la piel es uno de los posibles riesgos de la liposucción.

Existe una modalidad concreta, como son los hematomas genitales, que aparecen en la zona de los genitales tras una liposucción de abdomen. Una vez terminada, puede ocurrir que parte del suero o líquido utilizado se tiña de sangre y baje por efecto de la gravedad hasta la zona genital. No tienen importancia médica y desaparecen en muy pocos días.

Drenajes

Las zonas en las que se han introducido las cánulas se dejan un poco abiertas para permitir el drenaje de los líquidos o soluciones analgésicas utilizadas en la intervención. Este drenado de líquidos reducirá la inflamación de la zona. En los casos en los que el cirujano considera necesario cerrar estas incisiones con puntos, la retención de líquidos es mayor y se produce una mayor inflamación.

En algunos casos aparece la llamada paniculitis o inflamación motivada por un drenaje incompleto de la anestesia empleada que forma pequeños bultitos o serosas y provoca enrojecimiento de la zona inflamada. Desaparece en pocas semanas.

Problemas del contorno de la piel

Es posible que se den irregularidades y depresiones en el contorno de la piel tras la intervención, tales como arrugas palpables y visibles que puedan requerir una intervención adicional. Es un tratamiento que elimina un volumen importante de grasa de una zona específica por lo que esa zona queda vacía y la piel debe adaptarse al nuevo volumen de la zona. Cada paciente es distinto a los demás y la aparición de estas irregularidades dependerá de la piel y tejidos de cada uno y de su capacidad de adaptación al nuevo volumen tras la intervención.

Cuanta más elástica sea la piel del paciente, mejor resultado podrá obtener pero hay que tener en cuenta que siempre se tardará un tiempo en esa adaptación. Este problema se ha reducido mucho en los últimos años debido a la utilización de micro cánulas.

Hinchazón de la piel

La inflamación de la piel se presenta normalmente tras la liposucción, si bien desaparecerá con el paso de los días y la piel irá recuperando su aspecto.

Muchos de los riesgos de la liposucción pueden evitarse eligiendo un buen cirujano.

Muchos de los riesgos de la liposucción pueden evitarse eligiendo un buen cirujano.

Cicatrización

Generalmente no se producen problemas de cicatrización, ya que las cánulas que se utilizan son muy pequeñas -de unos 2 mm-. Por este motivo, prácticamente no dejan cicatrices en la zona. Sin embargo, en algunas personas pueden generarse cicatrices anormales tanto en la piel como en los tejidos profundos.

Las cicatrices pueden ser poco estéticas o de color diferente al de la piel circundante. Si sucede este caso, pueden necesitarse tratamientos adicionales, incluyendo una cirugía para tratar la cicatrización anormal. El paciente debe informar al cirujano si tiene propensión a formar queloides, un defecto de cicatrización, pues podría suponer uno de los riesgos de la liposucción que desaconsejase esta intervención.

Asimetrías

Es posible que el resultado no tenga un aspecto simétrico en todo el cuerpo. Hay varios factores que pueden contribuir a una asimetría normal en los rasgos corporales, tales como:

  • El tono de la piel de cada paciente.
  • Sus huesos.
  • Los músculos.

Normalmente, estas asimetrías ya existen antes de la intervención.

Pérdida de piel

Es extremadamente rara. Estos casos se pueden corregir con nueva cirugía.

La liposucción excesiva puede evitarse optando por un cirujano con amplia experiencia.

La liposucción excesiva puede evitarse optando por un cirujano con amplia experiencia.

Seromas o los acumulación de fluido

Muy poco frecuentes. Se producen por la fuga de líquidos o sueros utilizados en la intervención en zonas debajo de la piel en las áreas donde se ha realizado liposucción. Se pueden eliminar con tratamientos específicos o con cirugía.

Resultados no deseados o expectativas poco realistas

Este puede ser uno de los problemas o riesgos de la liposucción que mejor pueden evitarse con una adecuada información por el cirujano. El descontento del paciente con el resultado conseguido se considera una complicación importante por lo que es fundamental que tenga unas expectativas realistas de lo que se puede conseguir y de lo que no se podrá conseguir.

Si el cirujano se lo explica correctamente antes de la intervención, este riesgo desaparece completamente y el paciente debe ser totalmente sincero con respecto a sus expectativas.

Una persona nunca debe pretender alcanzar la perfección con la cirugía de liposucción.

Manchas o Eritemas

El eritema es una mancha de carácter permanente que tiene su origen en la decoloración de la piel. Este tipo de manchas suele ser de color rosáceo al estar motivadas por la decoloración de la piel que se produce cuando se raspa o se daña el interior de la piel en una liposucción poco profunda. Ese raspado puede provocar daños en la red vascular de esa zona, dañando pequeños capilares que terminan provocando las manchas. Es uno de los riesgos de la liposucción que tiene más difícil solución y que no suele mejorar con el tiempo.

Necrosis en la piel

La necrosis es la muerte de las células de la piel de la zona donde se ha realizado la cirugía. Es un riesgo extremadamente infrecuente. Viene provocada por un posible exceso en la liposucción o una mala práctica que puede causar un daño irreparable en las pequeñas venas que nutren la piel.

Esta muerte celular también puede producirse por:

  • Lesiones térmicas, como quemaduras o congelación.
  • Infecciones.
  • Lesiones en los vasos capilares.

En la técnica de liposucción asistida ultrasónica, son más frecuentes los casos de necrosis celular, ya que la energía ultrasónica puede quemar la piel o los vasos sanguíneos.

Pigmentación excesiva de las incisiones

En algunos casos durante la liposucción se pueden producir pequeñas lesiones en la piel dañando sus células y como consecuencia se puede producir una especie de fuga o extensión de la melina que contienen esas células.

Es importante saber que son mayores los riesgos de la liposucción si se extrae mucho volumen el mismo día.

Es importante saber que son mayores los riesgos de la liposucción si se extrae mucho volumen el mismo día.

Esta fuga de la melanina puede provocar una reacción en la piel al tratar de eliminarla que tiene como resultado un exceso de pigmentación de esa zona dañada. En las personas de piel clara este problema se soluciona solo en unos pocos meses pero las de piel oscura pueden tardar bastante más tiempo. 

Liposucción excesiva

Este es uno de los riesgos de la liposucción que puede evitarse eligiendo un buen cirujano con amplia experiencia en esta operación. Si se extrae demasiada grasa en una gran liposucción, puede resultar incluso peligroso. Y si se extrae de una forma irregular o desigual puede tener unos resultados estéticos no deseados como la aparición de surcos o irregularidades.

Todo exceso es desaconsejable. La liposucción debe extraer la grasa adecuada en cada momento y que, en muchos casos, se trata de cantidades pequeñas pero que no pueden ser eliminadas por la paciente y, además, están en zonas muy visibles.

Liposucción escasa o de poco volumen

Aunque en un principio no pueda considerarse uno de los riesgos de la liposucción, este es el motivo fundamental de queja de los pacientes que se someten a esta intervención, ya que muchos piensan que, al salir del quirófano, ya no tendrán nada de grasa en la zona tratada. Un buen cirujano siempre debe ser prudente, ya que si extrae una cantidad de grasa menor de la esperada, siempre puede realizar otra intervención. En cambio, si eliminase más de la recomendada, puede provocar efectos no deseados y algunos con carácter irreversible.

Para minimizar las cicatrices tras la liposucción, la operación se planifica al máximo.

Para minimizar las cicatrices tras la liposucción, la operación se planifica al máximo.

Síncope vasovagal

Este síncope es un simple desmayo tras la operación y es una reacción automática o refleja del cuerpo que afecta al cerebro y al corazón. El desmayo se produce ante la falta de riego sanguíneo del cerebro, por lo que se pierde el conocimiento durante unos minutos.

Es una reacción que puede producirse tras cualquier intervención quirúrgica, no solo en la liposucción, y suele tener su origen en:

  • Cuadros de ansiedad.
  • Dolor intenso.
  • Tensión nerviosa.
  • Nervios excesivos ante visiones no deseadas, como la de sangre.

El síncope vasovagal es una reacción muy frecuente pero que suele carecer de riesgo alguno.

No obstante, sí entraña cierto peligro cuando el paciente está de pie, ya que puede golpearse con algún objeto al caer tras el desmayo.

Bultos o protuberancias

Son muy frecuentes tras la operación al menos en los primeros 15 días pero son una consecuencia normal del proceso y desaparecen en poco tiempo.

Aumento del ritmo cardíaco

Se produce en pocos casos y es consecuencia directa de la medicación utilizada en la anestesia. Desaparece en poco tiempo y si permanece puede eliminarse con la medicación adecuada.

¿Qué riesgos de la liposucción entrañan mayor peligro?

Complicaciones pulmonares

De los riesgos de la liposucción, este en concreto se produce muy raramente, lo que sucede solo cuando llegan gotas de grasa en los pulmones. Esta es una complicación muy poco frecuente. Si ocurre una embolia grasa o cualquier otra complicación pulmonar tras la liposucción, puede necesitarse tratamiento adicional incluyendo hospitalización.

Error en las zonas operadas

Es un error grave que no se produce si existe una buena comunicación entre paciente y cirujano. Solo puede producirse por un error en la comunicación si el paciente tiene diversas zonas a tratar y no expresa claramente sus prioridades. Algunos cirujanos recomiendan dejar por escrito la decisión del paciente, sobre todo si se va a operar con anestesia general, ya que no podrá saber qué zonas se están operando.

El compromiso por parte de los pacientes es esencial para reducir posibles riesgos de la liposucción.

El compromiso por parte de los pacientes es esencial para reducir posibles riesgos de la liposucción.

Embolia pulmonar

Es una complicación grave que apenas se produce y que puede venir causada por:

  • El uso de anestesia en personas que no la toleran.
  • Un traumatismo quirúrgico.
  • Una obesidad excesiva que afecte al normal desarrollo de la operación.

Perforación abdominal

Este es uno de los riesgos de la liposucción que puede conllevar una enorme gravedad pero con el diagnóstico oportuno cualquier lesión en la cavidad abdominal se soluciona sin mayores problemas. Pero si una cánula llega a perforar el intestino es fundamental un diagnóstico inmediato antes de que se generalice una casi segura infección que puede tener muy graves consecuencias.

Si se utiliza anestesia local una lesión en el intestino suele provocar bastante dolor por lo que se detectará fácilmente pero con anestesia general no se sentirá dolor alguno y puede pasar desapercibida esta complicación hasta que la infección sea grave.

Edema pulmonar

Es un riesgo muy poco frecuente y que tiene su origen en la acumulación excesiva de líquidos o fluidos en los pulmones.

Reacción alérgica a la anestesia o a los medicamentos

El objetivo de la liposucción es eliminar grasa localizada, no el tratamiento de la obesidad.

El objetivo de la liposucción es eliminar grasa localizada, no el tratamiento de la obesidad.

Este es una de las complicaciones comunes a todas las intervenciones quirúrgicas y puede minimizarse con análisis y estudios preoperatorios.

Lesión en los nervios

Es muy poco frecuente, pero es otro de los riesgos de la liposucción y puede aparecer en cualquier cirugía.

Pérdida excesiva de líquido

Es una complicación que se presenta en casos excepcionales, ya que en todo momento existe un control por el equipo médico. Si se llega a producir una pérdida excesiva de líquido puede producir graves complicaciones.

Otros efectos a largo plazo

Es posible que se den alteraciones subsecuentes en el contorno del cuerpo del paciente como producto de:

  • El envejecimiento.
  • La pérdida o ganancia de peso.
  • Otras circunstancias que no estén necesariamente relacionadas con la liposucción.

Si el paciente se ha realizado una liposucción tumescente es posible que los grandes volúmenes de fluido que contienen la anestesia local diluida y epinefrina o similar que se inyectan a los depósitos grasos en el proceso de la cirugía contribuyan a sobrecargar de fluidos o generarse reacciones negativas a estos medicamentos. Es posible que se requiera un tratamiento adicional y es posible que el paciente se quede hospitalizado por un tiempo.

Reacciones alérgicas

Es posible que surjan reacciones alérgicas, si bien en casos muy aislados.

Se han presentado alergias locales provocadas por:

  • La cinta adhesiva.
  • El material de sutura.
  • Cremas de uso tópico.

Las reacciones integrales son las más graves y se pueden presentar debido a los fármacos utilizados durante la cirugía y las medicinas administradas. Es posible que las reacciones alérgicas requieran algún tratamiento adicional para aliviarlas.

Una vida saludable tras la liposucción es parte fundamental del éxito de la cirugía.

Una vida saludable tras la liposucción es parte fundamental del éxito de la cirugía.

Quemaduras y lesiones

Otro de los riesgos de la liposucción por ultrasonido es que la energía generada puede llegar a producir quemaduras y daños en los tejidos, ya sea en la zona donde es insertada la cánula o en las otras áreas cuando el tubo de la cánula toca la superficie interna de la piel durante mucho tiempo. En estos casos será necesario un tratamiento alternativo y cirugía.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *