La liposucción con láser


Comentar
Publicado en Liposucción

Características de la liposucción con láser

La liposucción con láser, también llamada lipoláser, es una moderna y avanzada técnica para acabar con la grasa localizada que tanto molesta a hombres y mujeres. Este método se encuentra en continua expansión por ser mucho menos invasivo que la liposucción tradicional. Además, viene a ofrecer no solo ventajas respecto a esta, sino también nuevas posibilidades.

La liposucción con láser continúa ganando terreno a la convencional por sus numerosos beneficios.

La liposucción con láser continúa ganando terreno a la convencional por sus numerosos beneficios.

Está recomendada para las zonas difíciles, como las cartucheras, los michelines o incluso la papada. Cualquier parte del cuerpo en la que haya grasa acumulada y no seamos capaces de eliminarla con duras sesiones de ejercicio físico ni con sacrificadas dietas. De todas formas, y aunque siempre será el médico especialista el que tendrá que indicar cuál es el tratamiento adecuado para cada paciente, con frecuencia se desaconseja para quienes presenten un sobrepeso excesivo, ya que estas personas probablemente tendrán que someterse a un método típico de liposucción.

Como cada persona requiere que se le haga un estudio personalizado, lo importante es consultar con un cirujano especialista para que le informe sobre las posibles técnicas y los tratamientos alternativos que tiene al alcance. Tras esta visita, el paciente estará más orientado para decidir sobre qué tipo de método cree que se ajusta más a sus necesidades y si este es la liposucción con láser.

La operación consiste en introducir, a través de una pequeña incisión, una cánula a la que se le incorpora un láser para que, por medio del calor, los adipocitos se vayan poco a poco derritiendo. De esta manera, la grasa se eliminará de una manera natural o será succionada por la cánula.

¿Qué beneficios pueden obtenerse con el lipoláser?

Una de las ventajas del lipoláser es que la agresividad de la técnica para el paciente es menor. La piel de la zona también es otra de las beneficiadas cuando se utiliza este método, puesto que, según los diversos estudios realizados y los resultados de las intervenciones llevadas ya a cabo, se acaba con el problema de la piel sobrante o la flacidez que muchas veces surge tras una liposucción convencional; con la liposucción láser se deja la piel más firme y se mejora la producción de colágeno -una de las proteínas de la que dependen el tono y la textura de la piel-.

Con este tipo de cirugías, se logran reducir los depósitos de grasa ubicados en ciertas partes del cuerpo.

Con este tipo de cirugías, se logran reducir los depósitos de grasa ubicados en ciertas partes del cuerpo.

Además de esto, también se puede destacar que al tratarse de una intervención realizada con anestesia local, el paciente no tendrá que permanecer durante mucho tiempo en el centro sanitario después de la misma, y podrá volver a su casa en el mismo día, sin ser necesario el ingreso hospitalario. Su duración también es menor que con otras técnicas, normalmente entre una y dos horas, en función de la zona a operar y también de la cantidad de grasa acumulada.

En cuanto a los resultados de la liposucción láser, no sería desacertado decir que son inmediatos, ya que el paciente podrá notar el cambio una vez finalizada la operación. Eso sí, es importante advertir de que la zona que se ha sometido a la reducción de grasa se apreciará mucho mejor cuando haya transcurrido alrededor de un mes, ya que, después de este tipo de técnicas, hay que dejar que la piel se acomode poco a poco para observar una mejoría total.

Diferencias entre una liposucción con láser y la tradicional

En primer lugar, se puede aplicar a zonas en las que la liposucción no puede llegar por su reducido tamaño. Esto es, en la técnica tradicional, el área a tratar suele ser mayor, por lo que la operación es de una dimensión más elevada, mientras que la liposucción láser está indicada para zonas concretas con grasa localizada. Por lo general, cuando se tiene un sobrepeso importante, lo mejor es tratarlo con una liposucción normal.

La piel de la paciente se ve menos afectada gracias a la utilización del procedimiento de lipoláser.

La piel de la paciente se ve menos afectada gracias a la utilización del procedimiento de lipoláser.

Por otro lado, como ya se ha dicho, cuando la intervención es con láser se hace mediante anestesia local, mientras que para la liposucción es necesario dormir por completo al paciente con anestesia general. En la práctica, esto hace que se reduzcan los riesgos que conlleva el suministro de anestesia y que no se requiera hospitalización.

Asociado a todo lo anterior, está la ventaja de que el período de recuperación después de pasar por el quirófano también será menor, por lógica, ya que si la zona tratada es más reducida, el tiempo de reposo no tendrá que ser de tantos días, pudiéndose volver a la rutina pasadas dos o tres jornadas.

Finalmente, otros de los grandes beneficios del lipoláser es que la piel sufre menos que con otro tipo de intervención quirúrgica. Los estudios desvelan que la piel se refuerza y se tensa, quedando más firme y sin pliegues, una queja común después de la liposucción estándar, que provoca en los pacientes ciertos reparos a la hora de decidirse a hacérsela.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *