La liposucción


Comentar
Publicado en Liposucción

¿Qué es la liposucción?

La liposucción es aquel procedimiento de cirugía que se utiliza para extraer los acúmulos grasos presentes en áreas corporales específicas, como:

Por lo tanto, no se trata de ninguna técnica de adelgazamiento, sino de un procedimiento de eliminación de aquellos depósitos de grasa que resisten a la mejora en la alimentación y a la práctica de ejercicio físico.

Cualquier persona que esté barajando la opción de realizarse una liposucción o lipoescultura, ha de disponer previamente de un mínimo de información sobre esta intervención quirúrgica:

  • En qué casos resulta recomendable.
  • De qué modo se practica.
  • Los resultados que podría obtener.

No obstante, estos aspectos siempre variarán según las circunstancias personales de cada paciente y las prioridades del cirujano.

¿Quiénes son sus candidatos ideales?

Las personas consideradas idóneas para una cirugía de liposucción son aquellas no demasiado obesas, aunque con grasa acumulada y localizada en una zona concreta.

Son varias las condiciones que ha de reunir una persona para que pueda optar a esta intervención quirúrgica.

Al margen de la cuestión fundamental relativa a los depósitos grasos, para que un paciente de liposucción se considere apto, también deberá cumplir cierto requisitos:

  • Contar con un adecuado estado general de salud.
  • Ser emocionalmente estable.
  • Asumir qué resultados pueden alcanzarse y cuáles no.

La condición indispensable para lograr una silueta óptima es que el candidato no presente una piel flácida, sino que tenga la suficiente firmeza y elasticidad.

Por contra, esta cirugía no se aconseja en pacientes que:

  • Hayan sido sometidos últimamente a alguna otra operación en el área a intervenir.
  • Tengan problemas de circulación sanguínea.
  • Sufran alteraciones respiratorias o del ritmo cardíaco.

Tampoco hay que ignorar el hecho de que la liposucción no es un remedio para la celulitis. Es cierto que realza el aspecto y aumento la seguridad en sí mismo, aunque no logrará asemejarse a nadie ni ser tratado de un modo distinto. Por ello, antes de que el paciente se decante por esta alternativa quirúrgica, ha de valorar cuáles son sus objetivos y, junto al cirujano, analizar la viabilidad de los mismos.

¿Cómo se planifica una liposucción?

A lo largo de la visita inicial al cirujano, se estudiará del paciente:

  • Su estado de salud general.
  • Qué acúmulos de grasa presenta.
  • El tono y firmeza de su piel.

Además, se le expondrán otros procedimientos similares -como la abdominoplastia- para lograr el perfil que desea y se analizará la posibilidad de realizarlos conjuntamente.

Otras cuestiones relacionadas con la liposucción y sobre las que el paciente recibirá cumplida información, son:

  • El tipo de anestesia a utilizar durante la operación.
  • Si resulta preciso ingresar en el centro en el que vaya a practicarse la cirugía.
  • El precio de la liposucción.

En relación a este último aspecto, el del coste, cabe mencionar que, si la finalidad del procedimiento es puramente estética, la Seguridad Social no se hace cargo del mismo.



Durante la primera consulta, el paciente deberá aclarar todas sus dudas relacionadas con el procedimiento.

Para finalizar, en el intercambio de impresiones con el cirujano plástico, el paciente deberá informarle acerca de si:

  • Ha experimentado algún aumento o pérdida de peso considerable.
  • Es habitual consumidor de tabaco.
  • Se encuentra bajo tratamiento farmacológico o tomando vitaminas.

¿Cuál es la preparación previa?

En caso de que vaya a ser de grandes dimensiones, durante el preoperatorio de la liposucción, podría valorarse la opción de realizar una autotransfusión sanguínea. De este modo, se obtendría con anterioridad sangre del propio paciente para utilizarla posteriormente en la sustitución de la que se pierde a lo largo de la cirugía.

Asimismo, recibirá indicaciones sobre la preparación para la intervención quirúrgica:

  • Ingesta de alimentos, tanto sólidos como líquidos.
  • Consumo de cigarrillos -en caso de ser fumador-.
  • Toma de fármacos, vitaminas y otros suplementos.

Cabe la posibilidad de aplazar la operación de liposucción ante un proceso gripal o alguna infección, especialmente si esta afectase a su piel.

Hay diversos modos de acometer esta operación que elimina la grasa localizada.

Hay diversos modos de acometer esta operación que elimina la grasa localizada.

También se ha de garantizar la presencia de algún pariente o conocido que pueda trasladarle a su domicilio, una vez reciba el alta hospitalaria. En este sentido, y en determinados casos, se aconseja que dicho acompañante permanezca a su lado durante dos o tres días para prestarle la ayuda que precise.

¿Qué técnica requiere la liposucción?

Según la técnica que se utilice, existen diversos tipos de liposucción, entre los que ha cobrado especial relevancia la liposucción con láser o lipoláser, ideal para otras zonas corporales menos demandadas o a las que resulta más complicado acceder.

Normalmente, la duración de una liposucción oscila entre la hora y las dos horas. No obstante, este tiempo varía según la zona a tratar y la cantidad de grasa que se pretenda eliminar.

Pero, ¿en qué consiste la cirugía de liposucción? En primer lugar, se efectuará un pequeño corte a través del cual se introduce un tubo o cánula. El extremo opuesto de la cánula permanecerá conectado a una máquina de vacío o a una jeringa especial.

Será el cirujano quien proceda a mover la cánula entre las acumulaciones de grasa ubicadas debajo de la piel, rompiéndolas y aspirándolas. En ciertas ocasiones, se requiere realizar más incisiones para acabar con todos estos depósitos. Cuando es anestesia local la que se utiliza para acometer la técnica, es posible sentir algún roce o vibración.

A lo largo del procedimiento, además de grasa, se pierde líquido. Es imprescindible reemplazar este para impedir cualquier posible shock. Con tal fin, al paciente se le administrarán fluidos por vía intravenosa. Además, si el caso así lo precisase, se optará por una transfusión -o autotransfusión- de sangre.

¿Qué sucede tras la cirugía?

Durante la recuperación de la intervención de liposucción, es posible colocar, bajo la piel y a lo largo de dos o tres días, unos tubos de drenaje que reduzcan la probabilidad de acumulación de líquido.

A lo largo del postoperatorio de una liposucción, se han de seguir ciertas indicaciones que garanticen su éxito.

También se utilizarán fajas, medias o medias o vendajes elásticos en el área intervenida en la liposucción para:

Este vendaje se llevará de manera ininterrumpida unos 15 o 20 días. Tras ellos, únicamente durante el día y varias semanas más. Otra posibilidad es la administración de antibióticos para así evitar infecciones.

Por su parte, el dolor postoperatorio puede calmarse gracias a los analgésicos prescritos por el cirujano. A pesar de que puede perderse sensibilidad en el área tratada, se trata de una situación coyuntural y esta volverá. En un principio, el paciente puede presentar cierta tristeza, lo cual es muy frecuente e irá desapareciendo conforme transcurran los días y su aspecto vaya mejorando gradualmente.

Con el primordial objetivo de impedir la formación de trombos en las piernas, deberá empezar a andar en cuanto pueda. Eso sí, los primeros 15 o 30 días no se deben practicar actividades físicas que requieran demasiado esfuerzo.

Alrededor de una semana después, podrán removerse los puntos de sutura. Y será en un par de días cuando pueda reincorporarse a su puesto de trabajo. No obstante, este período puede ser algo superior, dependiendo de la extensión de la cirugía y los consejos del especialista.

¿Existen riesgos en la liposucción?

Este procedimiento ofrece una gran seguridad si:

  • El paciente reúne las condiciones idóneas.
  • La sala quirúrgica posee el equipo adecuado.
  • El cirujano cuenta con la formación requerida.

No obstante, hay veces en las que pueden surgir problemas en la liposucción. Especialmente si se realiza en todo el cuerpo o si se elimina una considerable cantidad de grasa de una única vez. Aunque mínima, otro de los riesgos de la liposucción es el derivado de la acumulación de líquido y el daño de la piel.

Si bien las complicaciones severas son muy poco habituales, las infecciones o las excesivas pérdidas de fluidos sí podrían conllevar un problema considerable.

Es muy poco frecuente que aparezcan riesgos en una cirugía de estas características.

En referencia a las cicatrices resultantes tras una liposucción, estas serán casi imperceptibles. Además, durante la cirugía, las incisiones se realizan teniendo en cuenta este aspecto, de modo que las cicatrices permanecerán ocultas.

Sí es ineludible la posibilidad de que aparezcan ciertas complicaciones de tipo estético:

  • Ondulaciones sobre la piel intervenida.
  • Cambios de pigmentación que, en caso de tomar el sol, pueden resultar definitivos.
  • Asimetrías que requieran una cirugía adicional.

¿Cómo son los resultados obtenidos?

La cirugía de liposucción es de gran efectividad a la hora de optimizar la silueta del paciente. De hecho, cabe la posibilidad de inyectar la grasa extraída con la liposucción en otras áreas corporales en las que se pretenda aumentar de volumen, logrando un mayor equilibrio.

Los resultados de la liposucción pueden ser definitivos si:

  • Vigila su alimentación.
  • Practica deporte de forma regular.
    Normalmente, los resultados que se alcanzan con la liposucción son muy satisfactorios para sus pacientes.

    Normalmente, los resultados que se alcanzan con la liposucción son muy satisfactorios para sus pacientes.

Además, en caso de aumentar de peso, el exceso se repartirá por todo el cuerpo y la grasa recuperada no se centrará en zonas específicas, como sucedía anteriormente.

Casi cualquier persona sometida a esta intervención, ve cumplidas sus expectativas. Disminuyen sus limitaciones de vestuario y su cuerpo le proporcionará mayor felicidad.

Si los resultados que inicialmente esperaba obtener se ajustaban a la realidad, el paciente quedará muy satisfecho con el remodelado contorno que la cirugía de liposucción le ha brindado.

 
  • Artículo escrito por:
  • Doctor Miguel Fernández Calderón

  • Dr. Miguel Fernández Calderón es Licenciado en Medicina por la Universidad de Castilla La Mancha y número 1 en el examen MIR de su promoción. Se especializó en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en el Hospital Universitario La Paz. Se ha formado en cirugía de la mano y de reconstrucción mamaria así como en cirugía estética complementaria (cirugía del envejecimiento facial, contorno corporal y rinoplastia, cirugía de reasignación de género facial, corporal y genital, cirugía íntima…) y cirugía estética mamaria y cirugía del envejecimiento facial.
  • El Dr. Fernández es el miembro número 1.097 de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).
  • Página WEB
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *