BonomédicoBlogMedicina estéticaLifting facial sin cirugía

Lifting facial sin cirugía


Comentar
Publicado en Medicina estética

Entendemos como lifting facial sin cirugía a ese conjunto de métodos estéticos que no requieren de cirugía ni de la aplicación de anestesia o sedación para conseguir una mejora armónica, natural y estable en el propio proceso de envejecimiento del rostro. En concreto, una solo técnica es incapaz de definir este concepto. Y es que para solucionar las marcas de la edad en el rostro disponemos de multitud de técnicas como, por ejemplo, la aplicación de hilos tensores, láser sin cirugía, radiofrecuencia facial, botox o ácido hialurónico. Todo un gran conjunto enmarcado bajo el mismo término: lifting facial sin cirugía.

Según los últimos datos arrojados por la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética (ASAPS) las técnicas enmarcadas en el concepto de lifting facial sin cirugía han conseguido retrasar en unos 15 años el paso por quirófano. En concreto, si bien “en 1995 se realizaban 740 mil procedimientos no quirúrgicos, en 2015, el número subió a 10,8 millones. Al mismo tiempo, en 1995 se llevaban a cabo 900 mil cirugías estéticas y en 2015, no más de un millón.

Con un lifting facial sin cirugía, al margen de las ventajas que ofrece, pueden obtenerse también excelentes resultados.

Con un lifting facial sin cirugía, al margen de las ventajas que ofrece, pueden obtenerse también excelentes resultados.

Hoy en día, el desarrollo de la tecnología sumado al de la medicina nos deja un sinfín de tratamientos capaces de evitarnos el primer paso por quirófano. De hecho, cada vez son más las personas que se centran en la búsqueda de métodos menos invasivos pero eficaces y versátiles. El concepto de mantener la naturalidad pese a someterse a un tratamiento estético se impone en los últimos años. Ya no se opta por aquellas facciones que reflejan el proceso quirúrgico o aquellos labios demasiado rellenos que con el paso del tiempo tienden deformarse. Es por ello, por lo que prolifera el lifting sin cirugía, un concepto que nos asegura resultados naturales, con cierta permanencia en el tiempo y que nos evita aquellas señales de envejecimiento prematuro.

Si bien el lifting facial sin cirugía es aplicable a todas las edades, una paciente de 30 años no requerirá los mismos tratamientos estéticos que otra de 60 años. Las expectativas de ambas también serán diferentes. Y es que una persona más joven lo que busca con estos métodos de lucha contra el envejecimiento es resaltar formas, como los labios o los pómulos, sin embargo, una persona algo más mayor se centrará casi de forma exclusiva en eliminar las arrugas de su rostro. Por ejemplo, uno de los combinados de lifting facial sin cirugía que mayor éxito está arrojando es el compuesto por botox, láser subdérmico, relleno facial con grasa y mesoplastia con plasma rico en plaquetas.

Según el médico otorrinolaringólogo especializado en cirugía plástica facial y reconstructiva, Hernando Harker, “el envejecimiento de la piel comienza desde la niñez aunque los cambios empiezan a hacerse evidentes a partir de los 35 años y están relacionados con factores hereditarios, el tabaco, los hábitos alimenticios, el estrés y el sedentarismo. La exposición al sol y la radiación ultravioleta intervienen en este proceso, disminuyendo en cantidad y calidad las fibras de colágeno, elastina y los sistemas de autohidratación de glicosaminoglicanos”.

Tengamos la edad que tengamos e independientemente de la posibilidad de realizar un lifting facial sin cirugía, las primeras señales del envejecimiento sobre nuestra piel se evidencian en cara y cuello, en concreto, en tres niveles: músculos, grasa y piel. Estas consecuencias del paso del tiempo incidirán en el descolgamiento, la flacidez, las manchas, las arrugas, los poros abiertos, además de en las modificaciones tanto en la coloración como en la textura de la piel.

Lifting facial japonés

Una de las alternativas de la cirugía estética es precisamente este procedimiento capaz de tersar y devolverle el aspecto sano a nuestra piel. El masaje o lifting facial japonés consiste en la aplicación de un método que origina un efecto de estiramiento natural de la piel sin aplicar técnicas invasivas o someternos a procedimientos quirúrgicos.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Se trata de un sistema de rejuvenecimiento de la piel del rostro mediante la aplicación de opciones naturales. Las arrugas tienden a desaparecer debido a los efectos de un tratamiento que se centra en el estiramiento de la piel. En concreto, a través de este método se busca la relajación de los músculos faciales además de los órganos internos. Asimismo, la aplicación de terapias de reflexología y digitopuntura equilibran el estado de humedad de la piel con el objetivo de potenciar el estado físico, químico y emocional del organismo.

El método japonés o la mesoplastia son algunas alternativas que pueden considerarse para el rejuvenecimiento del rostro.

El método japonés o la mesoplastia son algunas alternativas que pueden considerarse para el rejuvenecimiento del rostro.

El lifting facial japonés se puede aplicar en cara, cuello y cuero cabelludo y nos ofrece múltiples ventajas y beneficios. A continuación , señalamos las principales:

  • Potencia la relajación y eliminación de dolores y molestias.
  • Origina una gran cantidad de oxígeno a a piel con la consecuente eliminación de toxinas y células muertas.
  • Incrementa la capacidad de regeneración celular.
  • Estimulación a niveles profundos de la generación de colágeno.
  • Potencia un rostro fresco, relajado, tonificado y elástico.

Otra alternativa: mesoplastia

Siempre existe una opción diferente al lifting facial sin cirugía. Así, la mesoplastia es el resultado de la conjunción de diversos tratamientos estéticos tales como botox, ácido poliláctico o rellenos. El resultados es la activación de la piel en diferentes niveles, desde los músculos o el tejido subcutáneo hasta la dermis y epidermis con el objetivo de potenciar los volúmenes, tensar la piel y reducir las principales señales de envejecimiento.

Lo más común es que la mesoplastia se aplique en dos sesiones. De forma previa se requerirá la realización de una limpieza del área de la cara que se pretende tratar.



Primera sesión

El primer paso consistirá en la aplicación de botox en los músculos de la cara que tienen más actividad, además de en el entrecejo con la meta de reducir las líneas de expresión que se originan con mayor frecuencia en esta zona. Además, tanto en el tercio medio como en el tercio inferior del rostro se aplica ácido poliláctico. Esta sustancia será la encargada de solucionar la flacidez al tiempo que incide en una mejora de la elasticidad de la piel.

Segunda sesión

Transcurridas unas dos semanas desde que el paciente acudió a la primera sesión se procederá a la infiltración de sustancias de relleno reabsorbibles tales como ácido hialurónico reticulado. Con la ejecución de este paso se pretende potenciar el volumen allá donde no lo haya como, por ejemplo, en las depresiones, en los surcos nasolabiales o en las comisuras. Además, se aplican mediante microinyecciones vitaminas, aminoácidos, coenzimas, antioxidantes y otras sustancias hidratantes.

A partir de los 35 años de edad, cualquier persona que lo desee se puede someter a un tratamiento estético de estas característica, ya que resulta muy eficaz en la corrección de la flacidez y en la reestructuración de volúmenes. La aplicación de esta alternativa al lifting facial sin cirugía tiene una duración de en torno a un año.

Asimismo, este tratamiento estético se puede combinar con la aplicación de otras técnicas con el objetivo de potenciar los resultados. En este sentido, la mesoplastia se suele combinar con el Plasma Rico en Factores de Crecimiento, con la radiofrecuencia o con Luz Intensa Pulsada.

¿El lifting facial sin cirugía ofrece los mismos resultados que el tradicional?

El lifting facial sin cirugía es menos invasivo y evita distintos riesgos y complicaciones de pasar por quirófano.

El lifting facial sin cirugía es menos invasivo y evita distintos riesgos y complicaciones de pasar por quirófano.

Los resultados ofrecidos por ambas técnicas no tienen comparación. Ni son iguales ni son comparables. Es decir, lo más habitual es que el envejecimiento se trate en tres planos: volumen, elevación y arrugas. Así que de no aplicar métodos que trabajen este conjunto el resultado no será eficaz.

En este sentido, los rellenos faciales son los principales protagonistas del aporte del volumen perdido. Muchos son los productos que aplicados con una u otra densidad pueden ofrecer una pincelada de juventud al rostro tratado. Por otro lado, las arrugas finas o las manchas de la piel se pueden eliminar también mediante la aplicación de peelings o láser específicos que potencian la calidad de la piel externa.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Múltiples son las técnicas de lifting facial sin cirugía que podemos encontrar en el mercado, sin embargo, hay que saber elegir cuál es la opción más acertada para las características personales y expectativas de cada paciente. Aquí radica la importancia de que el diagnóstico inicial sea realizado por un especialista con experiencia y capacitación en el campo de la estética.

Asimismo, es de vital importancia informarse acerca de los efectos secundarios o los riesgos que pueden surgir al someterse a este tipo de tratamientos estéticos. Los certificados de calidad de los productos también deberán ser especificados por el experto.

En resumen, si bien antes la única forma de combatir las arrugas pasaba por someterse a un procedimiento quirúrgico, las nuevas técnicas sin cirugía nos han demostrado que podemos acceder a los resultados del lifting facial sin pasar por quirófano. No hay que olvidar que la cirugía estética está en constante evolución y que el lifting facial sin cirugía ya ocupa un prestigioso puesto en el mercado estético.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *