Ortodoncia e implantes dentales


Comentar
Publicado en Implantes dentales

Ortodoncia e implantes dentales: ¿cuándo se necesitan?

Es posible realizar un tratamiento conjunto de ortodoncia e implantes dentales. Aunque son métodos distintos al abordar un problema de esta índole, ambos pueden ser una solución.

¿Para qué se utiliza la ortodoncia?

La ortodoncia favorece la corrección de la mala posición de las piezas dentales mediante la generación de fuerzas leves que van moviendo de forma regular el diente hasta llevarlo a su posición idónea.

El diente es una pieza que se encuentra en el interior del alvéolo de un hueso y, mientras se le empuja, el hueso comienza a reabsorberse. De este modo, se activa y permanece en constante cambio. Un vez que cesan las fuerzas ejercidas por los aparatos, el hueso vuelve a colocarse en su nueva posición.

Ortodoncia e implantes dentales son dos tratamientos muy válidos en la resolución de ciertos problemas.

Ortodoncia e implantes dentales son dos tratamientos muy válidos en la resolución de ciertos problemas.

¿En qué consisten los implantes dentales?

Por otra parte, con los implantes dentales se consigue reponer las piezas que faltan a través de la colocación de una raíz artificial en oseointegración con el hueso.

El implante dental es, por tanto, una estructura de titanio compatible con el hueso que hace que ambos se integren. La unión resultante es lo suficientemente fuerte como para no separarse.

Al colocar el implante, la estructura de titanio penetra en el interior del hueso. La corona no se coloca hasta que hayan pasado unos 2 o 3 meses desde que se pusiera el implante. Es necesario que transcurra este tiempo para que el hueso se integre y no se mueva.

En su colocación, no se debe aplicar fuerza alguna sobre el implante para que pueda integrarse.

¿Pueden combinarse ambos tratamientos?

Por este motivo, si se pone un implante dental, la ortodoncia no debe moverlo. En ese caso, lo indicado sería efectuar un correcto diagnóstico para planificar el tratamiento y rehabilitar adecuadamente toda la boca.

Bajo ningún concepto se puede poner poner un implante después de la ortodoncia.

Ello es debido a que el implante no podría desplazarse al estar integrado en el hueso. Lo que sí puede hacer el especialista es colocar el implante observando previamente, y mediante el uso de las nuevas tecnologías, cómo quedarán los dientes en conjunto tras una ortodoncia.

Tratamiento de ortodoncia en caso de que falten dientes

En algunos casos se tienen en cuenta los dientes que faltan. El fin es alinear las piezas restantes a través de un tratamiento de ortodoncia y sin necesidad de colocar implantes. No obstante, esto solo es posible cuando falta una pieza que, por su lugar o tamaño, permite cerrar un espacio muy grande y visible. Cuando esto sucede, es preciso colocar uno o varios implantes para reemplazar esos dientes ausentes.

En cambio, cuando faltan más de 1 o 2 dientes y se requiere la utilización de implantes, es mejor sería realizar la ortodoncia primero. Ya en la etapa de asentamiento de la oclusión y con todas las piezas alineadas, se colocarían los implantes. De este modo se reforzaría la oclusión sin que los implantes le perjudicasen, pues no se generarían movimientos sobre los mismos y podrían oseointegrarse.

¿Existe alguna otra alternativa?

Ante la ausencia de una o varias piezas dentales, el procedimiento a aplicar será algo diferente.

Ante la ausencia de una o varias piezas dentales, el procedimiento a aplicar será algo diferente.

Sin embargo, en otras ocasiones, primero puede colocarse el implante dental y posteriormente iniciar la ortodoncia para alinear las piezas, manteniendo el hueso en la zona del implante.

Esto podría hacerse cuando el paciente presenta cierta ausencia dentaria y cuenta con el espacio necesario para colocar el implante porque lo tenga ya de antes o porque se ha de proceder a la extracción de una de sus piezas dentales.

Así, al implantar una corona provisional, se conseguiría una apariencia estética acorde y, al mismo tiempo, se eliminaría dicho espacio.

Lo que ocurre es que, en estos casos, el implante se coloca primero y, si es preciso, su instalación se proyecta considerando que no puede moverse durante una ortodoncia. Es decir, se instala en la futura posición que adoptarán los dientes una vez finalice este tratamiento dental.

¿Cómo podría lograrse?

Para actuar de esta forma, tanto el implantólogo como el ortodoncista tendrán que organizarse para planificar en conjunto la posición final de los dientes cuando concluya el tratamiento de ortodoncia. Así se podrá conocer la ubicación tridimensional del implante, pues la cirugía de este tendrá antes que la propia ortodoncia.

En cualquier caso, el resultado es magnífico en caso de realizar un acertado diagnóstico de la situación y de analizar los pros y contras del tratamiento en cada uno de los pacientes.

Y es que, para coordinar un adecuado tratamiento, siempre será preciso un trabajo multidisciplinario entre los especialistas:



  • Ortodoncista.
  • Implantólogo.
  • Protesista.

Diferencias entre ortodoncia e implantes dentales

Como hemos visto, ortodoncia e implantes dentales son distintos tipos de tratamiento pero pueden ser utilizados conjuntamente para mejorar la sonrisa.

La principal diferencia entre uno y otro es que:

  • Con los implantes se reponen piezas dentarias perdidas.
  • Con la ortodoncia se consiguen alinear los dientes torcidos.
La estética y funcionalidad dental se optimizará con la combinación de ortodoncia e implantes dentales.

La estética y funcionalidad dental se optimizará con la combinación de ortodoncia e implantes dentales.

Además, con la ortodoncia se pueden recuperar los huecos perdidos para reubicar implantes y reponer piezas ausentes. Por otro lado, los implantes pueden ser empleados como perfectos anclajes con los que solucionar determinados problemas de ortodoncia.

La opción de las coronas y las fundas dentales

Cuando la ortodoncia se hace sobre coronas y fundas, no surgen los problemas que podrían aparecer con los implantes. Esto es, la necesidad de planificar previamente y a conciencia el hueco resultante tras la ortodoncia para poder colocar la pieza artificial ausente. Y es que la ortodoncia con coronas o fundas ofrece un resultado similar al de los dientes naturales sin estas piezas. La única diferencia es que se utilizarían adhesivos para fijar la ortodoncia.

Puede que los implantes ayuden al tratamiento de ortodoncia en aquellas situaciones más difíciles que presente. Al ser los implantes elementos fijos, los aparatos se pueden anclar en ellos para realizar otros movimientos. Se emplearían los denominados microimplantes. Se trata de unos tornillos que se ajustan a la encía y cuyo objetivo es servir de anclaje para:

  • Juntar algunas piezas dentales.
  • Separar varios dientes.

En definitiva, los tratamientos de ortodoncia e implantes dentales mejoran la estética y funcionalidad de la sonrisa y los dientes.

BonoMédico, entre los numerosos servicios de salud dental que oferta, incluye el de implantes dentales en Málaga, Madrid, Barcelona, Valencia y, prácticamente, en cualquier ciudad importante de España.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *